ParaNorman

ParaNorman
Por Wikipedia

ParaNorman es una película estadounidense en 3D lanzada el 17 de agosto de 2012. Es una pelícla animada en animacion stop-motion y es del género de comedia de horror film1 producida por Laika, distribuida por Focus Features.2 Es la primera película en stop-motion para la que se utilizó la impresora 3-D en color para crear las caras de los personajes y la segunda película de stop-motion en ser grabada en 3D.
 
Argumento
En la pequeña ciudad de Hollow Blithe, Massachusetts, un niño llamado Norman Babcock es capaz de hablar con los muertos, incluyendo a su difunta abuela y varios fantasmas en la ciudad. Por desgracia, casi nadie entre los vivos cree que su capacidad es genuina. Es relegado por su familia y ridiculizado y acosado por la mayoría de sus compañeros por sus habilidades aparentemente extrañas.

Sin embargo, Norman hace un amigo, Neil Downe, un chico excéntrico y gordo quien es también acosado y que cree sinceramente que Norman puede ver a los muertos. Durante el ensayo de una obra de teatro que conmemora la ejecución de la bruja de la ciudad hace 300 años, Norman tiene una visión terrible del pasado de la ciudad en la que es perseguido como una bruja por los aldeanos del pueblo. Después, los chicos se encuentran con el extraño y aparentemente trastornado tío de Norman, el Sr. Prenderghast, quien le dice a su sobrino que la visión es una señal de que pronto deberá tomar posesión de su ritual habitual para proteger a la ciudad de la bruja.

Norman se niega a tomarlo en serio, pero luego tiene otra visión durante la presentación de la obra de la escuela, y presa del pánico, grita y corre en el escenario, lo que hace que sus padres se sientan avergonzados. Ahora completamente abatido y aislado, Norman se encuentra en el baño de la escuela con el fantasma de su tío Prenderghast, recientemente fallecido, que le dice que el ritual debe realizarse con un libro especial antes de la puesta del sol de ese día. Después de algunas consideraciones, Norman va a la residencia Prenderghast para recuperar el libro. Convencido de que Neil no podría entender su situación, lo aleja. Llega a las tumbas de los antepasados ​​de la ciudad, incluyendo el juez Hopkins, que supuestamente fueron maldecidos por la bruja a la que condenaron, pero ahí descubre que el libro es simplemente una colección de cuentos de hadas .
Antes de que Norman pueda reflexionar sobre la situación, Alvin, un matón que por casualidad escuchó el encuentro de Norman en el baño, se entromete e interfiere con la lectura, con lo que puesta del Sol llega a su fin. Entonces una tormenta fantasmal parecida a la bruja aparece en el aire, y los muertos malditos se levantan y persiguen a los dos chicos. Norman descubre que estaba leyendo en el lugar equivocado -la bruja no fue sepultada en el cementerio-, y en su huida se topa con su hermana, Courtney, Neil y su hermano, Mitch, que han venido a buscar Norman. Todos son implacablemente perseguidos por los zombis hasta la ciudad, pero Norman logra comunicarse con una compañera de clase que les aconseja buscar en los archivos del ayuntamiento para encontrar la verdadera ubicación de la tumba de la bruja.

A medida que los niños hacen su camino hacia el ayuntamiento, pierden eventualmente a los zombies. Éstos se encuentran confundidos por la sociedad moderna y se ven acosados ​​por el pueblo que los ataca en masa. Durante los disturbios, los niños entran a la sala de archivos pero no logran encontrar la información que necesitan, lo que hace que recriminen duramente a Norman por haberlos llevado. A medida que la multitud se mueve para atacar el Ayuntamiento, Norman, frustrado, ahuyenta a sus compañeros, quienes no logran salir del edificio por los ataques de la muchedumbre. La tormenta de la bruja aparece en el cielo y Norman sube la torre de Ayuntamiento para intentar desesperadamente leer el libro para detenerla, pero la tormenta le dispara un rayo que lo tira de vuelta a la sala de archivos.
Inconsciente, Norman tiene un sueño en el que se entera de que la bruja era realmente Agatha Prenderghast, una niña inocente de su edad que también podía ver a los muertos. Ella fue injustamente condenada por siete miembros de la élite supersticiosa y asustada de la ciudad, los siete que fueron maldecidos después de la ejecución de Agatha. Después de despertar, Norman se encuentra con los zombies y se da cuenta que lo único que querían era hablar con él para asegurarse de que realizaría el ritual para reducir al mínimo el daño de la maldición. Confiesan estar arrepentidos del terrible error que cometieron con Agatha. Sin embargo, Norman decide que este gesto no es suficiente y decide ir en busca del fantasma de Agatha para llegar a una solución permanente.

Norman trata de ayudar a los zombies a escabullirse para que ellos lo guiaran hasta la tumba de Agatha, pero son acorralados por la turba. Sin embargo, Courtney, que reconoce que su hermano sabe lo que está haciendo, se enfrenta a la multitud y todos los chicos convencen a la muchedumbre de retroceder.

La tormenta de la bruja se vuelve más destructiva. El Juez Hopkins guía a la familia de Norman a la tumba de Agatha en un bosque. Por desgracia, la magia de Agatha separa Norman de los demás y tiene que llegar a la tumba por su cuenta.

Norman pronto es confrontado por el espíritu vengativo de Agatha, interactuando con ella en una dimensión espiritual. Ella trata de alejarlo, pero Norman se mantiene firme, diciéndole que él entiende cómo se siente. Mientras ella lucha para alejarlo, Norman persevera y, finalmente, la convence de que, a pesar de tener razones para vengarse, no está logrando más que infligir dolor en gente inocente y la persuade de que se detenga. Norman le explica que incluso en los momentos más oscuros, tiene que haber habido alguien la quisiera. Centrarse sólo en las tragedias y olvidar las cosas buenas en su vida es lo que la redujo a una fuerza malévola desprovista de su verdadera identidad.
Con el tiempo, la niña, llamada Aggie, se tranquiliza y recuerda su verdadera personalidad y los recuerdos felices con su madre. Ella es capaz de encontrar un poco de paz, sabiendo que no está sola, y que una persona en el pueblo la comprende, lo que le permite por fin descanzar en paz. La tormenta se disipa, y ella y todos los zombies se desvanecen. Al despuntar el día, la ciudad considera a Norman como un héroe, incluso cuando los medios de comunicación explican la perturbación como una simple tormenta de gran alcance. Norman, dándose cuenta de que él también debe dejar de centrarse los aspectos negativos de su vida, acepta la compañía de Neil. Al final, Norman mira una película de terror con el fantasma de su abuela otra vez, y su familia se une a él con entusiasmo.

 
Anuncios

Yo nostalgio, tu nostalgias… Memorias del taller 2

Yo nostalgio, tu nostalgias…
Memorias del taller 2
Por: Darío Valle Risoto
Realmente con un primer y fácil análisis alcanza para recapacitar en lo absurdo del sistema capitalista donde uno entra a un trabajo a producir bienes y/o servicios y recibe un sueldo que infinitamente inferior a la riqueza que ayudamos a acrecentar.
 
La cosa funciona así en la mayor parte del planeta: uno entra a trabajar y más o menos en los primeros minutos o la primera hora de trabajo se gana el jornal, el resto irá a engrosar el capital del patrón, patrones o del estado mismo. Generalmente de todos ellos a la vez.
 
Estos administran los bienes tomados de sus empleados con mayor o menor éxito lo que depende de la telaraña de relaciones económicas de este mundo donde el dinero es dios y sus manejadores sus representantes. ¿Alguna vez se preguntaron que estudian los economistas?
 
Volvamos entonces al microcosmos de un trabajo “X” llamémosle una imprenta solo por tratarse de donde he trabajado casi toda mi vida. Uno entra, produce y recibe un jornal que más o menos se negoció al entrar y que se acrecentará dependiendo de nuestro sindicato, el estado de ánimo del patrón y del clima imperante. Se supone que a mayor trabajo habrá mayores ganancias y es cierto pero para la empresa no para nosotros que deberemos hacer trabajos extras para tratar de ganar más dinero.
 
La llamada hora extra es otro de los tantas formas de sobreexplotación del sistema capitalista, paradójico en si mismo donde nos pagan la hora doble luego de la jornada normal de ocho horas, justo cuando tenemos nuestra capacidad de producción diezmada por el cansancio pero supongo que la motivación hará que el sumiso empleado se quede medio día para ganar unos pesos extras tratando de producir en consecuencia.
 
La hora extra también puede ocuparnos sábados y domingos, días festivos y todos aquellos espacios que ya de antes teníamos acotados para algo que algunos ilusos llaman: “Vivir”. Aunque debo reconocer una de las frases que más me han producido terror en mi vida y que les escuché decir a muchas personitas: “El trabajo es mi vida”. Felicitaciones cornuditos míos.
Otra forma de explotación es aquella que nos paga dinero extra por producir mucho más de lo convenido, supongamos que por hora hacemos 100 paquetes y por lo tanto ganamos un monto, lógicamente si producimos 120 nos pagarán más y así hasta que nos transformemos en una especie de pulpo humano que ni siquiera respira en forma para no detenerse en la carrera de producir y producir.
 
A los pocos años de trabajar en los Talleres Barreiro me di cuenta de algunas cosas en torno a las horas extras y quienes las solían hacer a saber:
 
1-Muchos de los que hacían horas extras a diario no tenían una vida muy interesante aparte de estar en el trabajo y usa su casa para dormir.
2-La mayoría sostenía necesitar el dinero pero en realidad era para sustentar una economía hogareña de clase media cuando en realidad no eran menos pobres que yo.
3-Muchos tenían la ilusión de ser reconocidos por la empresa y llegar a escalar alguna posición como la de oficiales en sus tareas o quizás supervisores.
4-Algunos eran verdaderos adictos al trabajo como al alcohol o las drogas, simplemente no podían pensar sus vidas en jornadas normales al punto de que terminadas las zafras se deprimían enormemente.
 
En cuanto al tema de las relaciones de trabajo siempre me produjo una enorme furia el hecho de que si uno pedía dinero “adelantado” se enfrentaba a todo tipo de abusos que iban desde tener que explicar para que necesitaba SU dinero hasta tener que prometer alguna cosa como ir un fin de semana o delatar a algún compañero por algo.
Yo lo hice una primera y única vez y fue terrible como el hijo de puta del supervisor trató de humillarme durante toda la jornada haciéndome esperar horas por una resolución sobre unos pocos pesos que necesitaba para pagar la cuota del agua.
Casi al final de la jornada me viene a decir que me van a adelantar el dinero pero que luego contaban conmigo…
 
Le dije que lo olvidara y desde ese preciso momento la empresa hasta el día de hoy por estas y miles de bajezas pasó a tener todo mi resentimiento hasta el presente. La solución fue pedirle dinero a un amigo que luego devolví en forma y aprender que como obrero no podía contar para nada con que se me “devolviera” siquiera una parte de lo que yo diariamente donaba a las arcas de la empresa.
Así funciona siempre el sistema capitalista y quien no lo quiera ver que se joda.
 
__ “A usted no le gusta trabajar” __ Me decía la encargada cuando volví a aclararle por milésima vez que no me preguntara si me iba a quedar a hacer extras porque había decidido dejar de hacerla. Los últimos diez años que pasé en la empresa solo me quedé un día dos horas más para compensar dos horas de un sábado en que había salido antes. 
__ Por supuesto que no y menos en donde me tratan como la mierda. __ Le contesté cierta vez con total sinceridad y así fue como aprendí entre otras cosas que la relación de trabajo es de explotación y uno deberá fumársela porque por más anarquista que sea vive en un sistema aceptado por la mayoría del mundo que se basa en una filosofía depredadora del hombre.
 
__ Usted pensando así nunca va a progresar. __ Me dijo el jefe del taller cierta vez en el 92 cuando tuvimos tremenda discusión porque me negué a aumentar la producción de mi máquina. __ Nómbreme una sola persona que aquí adentro haya progresado y yo le trabajaré gratis hasta que me jubile. __ Le contesté, lamentablemente no me dijo que él era uno de ellos quitándome el placer de explicarle lo bajo que había caído como ser humano y como hombre por sus dos mil dólares mensuales.