He’s Just Not That Into You

Será que no te quiere
Por: Darío Valle Risoto

A diferencia de la comedia anterior que les comentaba:, la de Hoffman y Thompson, esta es netamente norteamericana y mucho más light, aún así me atrevo a recomendarles esta película que en Uruguay estrenaron ayer y gracias a Fanático pude ver el domingo pasado. Se trata de los habituales culebrones yanquis donde nos venden un montón de caras conocidas al precio de una entrada, es como tener a todos los rostros bonitos del momento y así asegurarse la taquilla, sin embargo en este caso esta mezcolansa de historias cotidianas girando en torno a las relaciones de pareja funciona perfectamente y no decaerá la película en ningún instante pese a que a veces podemos olvidarnos de que estamos viendo frente a los labios de Scarlett Johanson o la belleza sin igual de Jennifer Anniston, en mi caso yo flipo por Jennifer Connelly y estoy dispuesto a casarme hasta por iglesia si me diera pelota… snif.
Como centro encontramos a una chica que permanentemente es olvidada por sus citas y le pide ayuda a un barman para poder entender a los hombres, también veremos a un matrimonio en crisis, una pareja que viven juntos sin estar casados siete años donde destacan: Ben Affleck y Jennifer Aniston, esta historia dentro del film oficia como una buena idea de la que podrían haber hecho toda una sola película.
Muchos de nosotros nos sentiremos identificados por esa extraña búsqueda de señales donde algo que puede ir de lo descaradamente evidente hasta lo más lejanamente sutil, nos explique que tal o cual persona es para nosotros y lo que es más importante: Nos responderá al respecto.
Viejo como el mundo ese monstruo llamado: Amor, les sigue devorando el corazón a los hombres y mujeres en perpetua búsqueda de una felicidad que es tan sencilla de encontrar y por lo tanto difícil.
La recomiendo especialmente a todas las chicas y a algún romántico como yo pero no lo anden divulgando…

Anuncios

Star Trek Un nuevo Comienzo

¡Al Fin una buena versión de algo!
Por: Darío Valle Risoto

El querido amigo Zardoz que tiene un blog treker en Taringa y del que me bajé todita Star Trek Enterprise la vio no bien la estrenaron en Buenos Aires, lamentablemente aquí aún no vi que pasara aún por los cines por lo que cometí el terrible y atroz acto de bajármela antes de verla como se debe… pero ya saben, uno es un infradotado que sueña con morirse y resucitar como tripulante de la nave más famosa de la ciencia ficción mundial. 
A la película: Hay mas o menos once obras para la gran pantalla con las historias de Star Trek, estas comenzaron con los protagonistas de la serie original y luego inteligentemente evolucionaron a The Next Generation, lo que sucede con este tipo de recreaciones de series de TV es que es muy difícil superar el gran nivel de los argumentos en la televisión por lo que uno solo optaba por ver un buen capítulo largo y todo alcanzaba, hay mejores y peores, creo que Star Trek 3 la de las ballenas es la peor y luego Star Trek Insurrección ya más nueva es bastante mala pero salvan el día, lo que se hizo en este caso fue recrear todo el staf de la original, para los extraterrestres que no saben es la del sr Spock, si el de las orejas de punta. Esta recreación como lo mencioné antes se trata de una camada de jóvenes actores todos excepcionalmente no solo parecidos a los originales físicamente sino que proyectan sus personalidades en forma tan correcta como eficaz, ustedes elegirán sus preferidos luego.
La película tiene acción, comedia y un guión inteligente lo que la hace muy buena, el personaje de Spock destaca tanto como el original y además con el aliciente de la participación del veterano Leonard Nimoy como…
Me atrevo a decir que estamos frente al renacimiento de esta saga creada por el moderno Julio Verne, el señor… me paro: Gene Rodenberry que murió pero nos sigue viendo desde algún mundo paralelo.
Basta de joder con la pedorra Guerra de las Galaxias, esto es ciencia ficción adulta, divertida, bien trabajada y absolutamente entretenida sin necesidad de Jedis Gays ni malechores asmáticos, le doy un 100/10.
Tenias razón Zardoz, esta muy muy buena.
Larga vida y Prosperidad.

Publicidad con Conciencia

Publicidad Buena
Por: Darío Valle Risoto

Si bien siempre será controvertido el papel de la Publicidad ya que estamos ante la disyuntiva de si esta se encarga de ayudarnos a satisfacer nuestras necesidades primarias o en cambio nos refuerza la necesidad de generarnos necesidades adquiridas por aspiraciones meramente comerciales: debemos reconocer que las campañas enfocadas en la toma de conciencia para una vida más justa. libre y plena rinden sus frutos.
En este caso les dejo solo una pequeña muestra del material acercado por Danny de Barcelona donde se abordan temas como: el alcoholismo entre los jóvenes, la violencia doméstica, los niños desamparados o los accidentes de tránsito, de nosotros depende consumir buenas cosas.

Un Sabado Infernal (¿Cuento?)

Un Sábado Infernal
Por: Darío Valle Risoto

Este sábado feliz de la vida, tenía dos pizzas con muzarella, jamón y morrones listas para el horno, un par de cocas en botellas de vidrio y la hermosa sensación de que nadie iba a venir a casa a perturbarme mi semanal encuentro con mis animes y películas pero entonces…
¡La grasera!, Me había olvidado que la grasera de la cocina estaba tapada desde hacía tres días con el consiguiente aromita a podredumbre y el desagüe del baño que devolvía un líquido inquietante porque amenazaba a tener vida propia.
Entonces la destapé tratando de sacar a Wendy que se asomaba como toda gata curiosa y allí me apresté a desagotarla tratando de pensar en jardines floridos, campos agrestes… imposible.
Luego de constantes trasiegos de agüita podrida y tras bombear muchos litros de agua con hipoclorito al fin lo logré y todo siguió su cauce felizmente, así que subí a la computadora a ver mis blogs y …
¡Lavar la ropa!
Bajé corriendo, empujé el lavarropas hasta el baño, conecte el cable, la entrada de agua y el desagüe mientras en la cocina calentaba agua para el mate. Resulta que en el baño no tengo lugar para este adminículo limpiador que compró Julia hace un par de años y hay que empujarlo y sacarlo, felizmente solo lavo una vez por semana, pero hay un pequeño inconveniente. Luego de que cargué mis pantalones negros, mis camisas negras y un poco de jabón Skip para ropa… negra claro, adivinaron.
Subí a mi querida PC.
¡La caldera!
Chifló avisándome que estaba lista, llené mi matecito con yerba, el azucarero, la bombillita de bronce y subí a la computadora, un rato después bajé corriendo al baño porque la yerba me…
Problema.
La lavadora queda pegada al inodoro por lo tanto para hacer el número dos tengo que ponerme de costado con las piernas torcidas contra el bidé.
Bueno, mas aliviado subí al cuarto a seguir cargando los cuentos, artículos, creo que estuve como una hora hasta que bajé de nuevo la escalera para buscar algo, no recuerdo qué…, a sí, para desagotar la lavadora y cargarla con más ropa.
¡Sorpresa!
El baño, la cocina y parte del living inundados, yo idiota de pacotilla, había dejado fuera de lugar la manguera del desagüe del lavarropas cuando me senté en el trono y por lo tanto el agua desagotada por la lavadora había llegado a todos los confines de la planta baja.
Wendy con sus grandes ojos amarillos mirándolo todo desde arriba de la escalera.
Estuve como dos horas juntando agua en baldes y más baldes hasta que más o menos todo quedó bien. Pero esto no termina aquí, ya de noche me fui a dar una ducha que buena falta me hacía luego de limpiar la grasera y lo que siguió, cuando estaba en lo mejor de la enjabonada se apagó todo.
¡Pero me ca… en dios!
Imbécil de mí, me había entrado a bañar con la cocina prendida calentando una de las pizzas, ambas: cocina y calentador de lluvia no se pueden usar juntos porque suceden estas cosas.
Mojado, enjabonado, semivestido y caliente como un caballo tuve que revisar la caja de tapones, de todos los distritos de la casa para comprobar a la luz de las velas que no había electricidad pero todo estaba en orden.
Fui al baño a tratar de secarme mejor, pisé a Wendy que pegó un grito, me asustó y me di la cabeza contra la escalera, me sequé y busqué la caja de herramientas, intentando conseguir un poco de sosiego llamé en la semioscuridad mientras estornudaba como loco a Marcelo que me prometió venir de mañana a ayudarme en lo posible a restablecer la luz y la civilización a mi hogar.
Wendy con los ojos iluminados por el reflejo de las velas me vio salir al corredor para mirar el contador exterior de la casa, allí recordé que hace añosl e pusimos una cerradura porque los vándalos me apagaban la luz de vez en cuando.
¿Y la llave?
Ni idea, por lo tanto mientras continuaba estornudando busqué una pequeña linterna que sostuve entre mis dientes y desarmé la chapa de la cerradura mientras el perro de la vecina ladraba contra la puerta de su casa a un medio metro de mi cabeza como si estuviera poseído. Finalmente saqué la cerradura y encontré la vieja llave que abrí y cerré y…
¡Se hizo la luz!
A esa altura ya se me había pasado el día entre grasera, inundación y apagón, solo llamé a Marcelo para decirle que seguía con vida y que estaba todo bien antes de acostarme y dormirme como un bebé.
Hoy entré al trabajo y me preguntaron
¿Qué tal tu fin de semana?

Solitude

Solitude
Por: Darío Valle Risoto

Cuando ya nada les importe
estarás allí
imperturbable y maldita
arrogante e indiscreta,

absorta, lasciva, imprevisible.

Cuando la soledad
te diga
todo
lo que has temido por ahí,

esos fantasmas agrietados,
de los rostros difusos

y las luces malas.

Cuando te apoyes en mil tumbas

y escuches las campanadas

del calvario Gótico,

quiero que aulles y te transformes.

Cuando tiemblen de miedo

y quieran correr
y no puedan,

cuando imploren clemencia

tu les dirás…

masticando sus carnes flojas,

que eres el espíritu solitario

de todas las mujeres
que ellos violaron.

Last Chance Harvey

Siempre queda la esperanza
Por: Darío Valle Risoto

Vengo al borde de la úlcera cerebral, he visto al menos tres comedias horrendas, de esas en que uno está al borde de tirarse por el balcón con el DVD entre los dientes al grito de: ¡Jerónimooooo!, pero llegó esta película.
Creo que debo aclararles que si tienen menos de 30 años tal vez no comprendan realmente la situación del protagonista y no se trata de menospreciar a mis ilustres Muertevideanos sino que estoy seguro de que esta película es de esas que se disfruta de manera diferente según la edad del público y yo… tengo más de treinta, un alguito más.
Vamos a esta gran obra, tenemos a Dustin Hoffman que es un excelente actor pero lamentablemente no todas sus películas son buenas como los casos de un Al Pacino, Robert de Niro o Jack The Master Nicholson, creo que Hoffman es un tipo que a veces no elije bien sus papeles y ha hecho más de una berretada, de igual manera siempre siempre se redime.
En este caso lo encontramos como un veterano divorciado que viaja a Londres al casorio de su hija y allí sufre diferentes humillaciones propias y tal vez merecidas por un padre que no ha estado lo que se debe con su niña, veremos entonces desgajarce a Harvey intentando encajar en un lugar al que ya ha dejado de pertenecer hace tiempo hasta que esos hilos del destino, el karma o la Liga de la Justicia, hacen que conozca a esta mujer grande y solterona.
Kate es interpretada por la esquisita Emma Thompson, actriz de estirpe inglesa si las hay, una mujer con una sonrisa cautivante a pesar de los años que vimos hace tiempo en aquella obra magistral: “Lo que queda del día”, ahora volveremos a sentirnos enamorados de ella tal cual Harvey, pero no será tan fácil.
Que las mujeres pueden ser nuestra salvación, claro… si las sobrevivimos, no se pierdan esta gran comedia, yo le daría un OSCAR.

La Seducción de la Tarde (Cuento)

La Seducción de la Tarde.
Por: Darío Valle Risoto

___No me espíes. ___Le dijo ella.
Pero a Ramón le gustaba verla cambiarse la ropa, allá en el cuarto decorado con ese viejo papel de flores amarillas sobre un verde algo decolorado, las sillas, eran dos, en una estaba él, sentado apoyado del revés con las manos sobre el respaldo, ella tenía la ropa sobre la otra y también sobre la cama destendida.
___Se me hace tarde
Miraron juntos el reloj y las miradas recorrieron la pared y se encontraron con el viejo cuadrito con el mar y ese barco de velas amarillentas que nunca se mueve, solo está allí y detrás el faro con esa lucecita pobre.
___¿A que hora vuelve?
Ramón sacó el viejo reloj de su abuelo del bolsillo de su saco que colgaba de la cama tocando el suelo alfombrado, miró ambos, el de la pared y ese, las dos y treinta y cinco en uno… y cuarenta en el otro.
___Nunca tenemos tiempo.
___Hicimos el amor dos veces. ___Contestó ella mientras se ponía la blusa y se miraba en el espejo ovalado de la cómoda, el mismo espejo tenía una mancha de oxido que la obligaba a bajar la cabeza para tratar de enfocar su vista en lo puesto, atrás estaba él aún sobre el respaldo de la silla fumando y mirándole el trasero.
___No me mires.
___Tienes un…
___No lo digas.
___Perfecto.
___Se me hace tarde, no me obligues a volver a la cama. ___Le dijo con un gesto condescendiente, su cabello era intensamente negro, como una pincelada de espacio sin estrellas, sus ojos marrones oblicuos como almendras. Se llamaba Marta.
Terminó de vestirse y lo besó como si los labios le quemaran, antes de despedirse terminó de verse en el espejo y se fue cerrando despacio la puerta, Ramón seguía en calzoncillos mirando el cuadrito con el velero, el faro y el mar decolorado. Abajo se escuchó un portazo.
Ya en pie acabó las últimas gotas del vaso de vino y miró a la botella vacía, tampoco quedaba salchichón ni pan, la fiesta había sido tan breve.
La cama destendida.
Pasó su mano sobre la silueta perfecta y aún caliente que Marta había dejado de recuerdo sobre el lado derecho, siempre quería dormir a la derecha.
Se puso los pantalones que encontró tirados debajo de la cama y se levantó los tiradores que tuvo que volver a bajar para ponerse la camisa que recogió también de debajo de la cama. Aún se sentía mareado por esa mujer.
___Marta.
Escuchó la puerta de abajo y sonrió.
___Vuelve a hacerlo otra vez. ____Se dijo.
Entonces entró el hombre temblando, con un arma en la mano y disparó varias veces.
El cuadrito se calló con un hueco que dio de lleno en el barco y lo desgajó de la pared con un estampido bestial.
Fue el único disparo del marido de Marta que no dio en el blanco.

FIN