La caída del conocimiento humano

Wallpaper Magic 193 (14)

El conocimiento vencido por la apatía globalizada
Por: Darío Valle Risoto
Técnico en Comunicación Social

Difícil es establecer una fecha desde donde contar hacia este presente y lamentablemente imaginar hacia el futuro la crisis de la educación y por ende del propio conocimiento humano. Probablemente este estado de cosas esté ligado como casi todo a las nuevas formas de producción de bienes y servicios y tras el advenimiento de la llamada revolución industrial podemos encontrar en una nueva concepción del individuo ya no solamente como ser consciente de si mismo sino y por sobre todas las cosas como consumidor.

Las ciencias sociales han encontrado ciertas pistas de hacia donde se encamina nuestra sociedad global, más no han aportado soluciones y solamente tenemos un buen diagnóstico quizás del declive de aquel valor llamado: Conocimiento. Sería de ciegos no admitir una severa crisis en la educación global que salvo pequeñas excepciones parece ir a por un ser humano que solamente sabrá hacer uso de dispositivos electrónicos cada vez más versátiles y sin embargo tendrá severas dificultades para hablar y/o escribir correctamente. Con “correctamente” me refiero a la capacidad de ser comprendido y a la vez comprender a sus semejantes lo mejor posible.

Porque el ejercicio de la comunicación efectiva necesita imperiosamente de un código mínimo común y la palabra escrita es una herramienta valiosísima aunque no la única para esta, más estamos en una generación de lo audiovisual donde todo parece explicarse en un video de pocos minutos y por lo tanto estamos en un enorme brete cuando las nuevas generaciones no saben expresar ni la idea más simple en forma escrita y ni que hablar por medio del habla.

Algunos idealistas no se preocupan de que la gente no escriba ni hable como antes porque sostienen que solamente están cambiando los soportes y estamos frente a nuevas formas de comunicación. Permítaseme dudar y mucho de esto cuando no me es posible que un grupo de alumnos universitarios interprete un texto que hace unas dos décadas era para escolares.
Si bien es cierto que la gente ha cambiado sus formas de lecturas han perdido la capacidad de leer en voz alta un texto y eso es sustancialmente importante a la hora de establecernos como seres hablantes y/o pensantes. Ni siquiera un párrafo conocido por todo un grupo de alumnos ha escapado del fracaso de una lectura que parece interpretada por seres propios de la etapa Neanderthal.

A esto debemos sumarle una apatía generalizada hacia todo lo que implique pensar y razonar sobre algunos temas, ni que decirles si estos se tratan de política o sociedad. Los que antes nos aplastaban con eternas discusiones sobre tópicos como la derecha o la izquierda hoy han sido fagocitados por grupos homogéneos de jóvenes que solamente parecen vivir para teclear incesantemente en sus dispositivos móviles. Pensemos que si bien antes era difícil captar la atención en el alumnado sobre un tema de estudio por más de tres o cuatro minutos, hoy día no sobreviven ni veinte segundos la atención y las miradas sobre el docente.

Una tarea titánica parece ser compartir conocimientos y resulta paradójico que justamente en un momento en la historia donde prácticamente cada ser humano puede tener acceso a toda la información o a una gran parte de ella, no les interese prácticamente ningún tema, al menos un tema con algo de peso intelectual.

La frugalidad, la fragilidad y la fugacidad son las tres “efes” que se dan la mano con el sensacionalismo cuando abordamos la mayoría de los medios, estos como espejo de la sociedad se retroalimentan día con día del declive de aquel pensamiento intelectual que antes admirábamos y hoy se torna por lo menos aburrido. En Uruguay desde la generación del 45 no hay intelectuales que sea interesante escuchar en aquellas maravillosas tertulias donde se abordaban con altura casi todos los temas que hacen a la condición humana.

No podemos resignarnos a nuevas generaciones que dependan de una pantalla táctil para conocer sobre algo y que cuando cambien de aplicación ese dato muera en una superficie alimentada con música plancha y esa nefasta sensación de que nada importa, que todo vale menos que nada y mucho menos el disfrute intelectual de aprender cada día más sobre lo que sea. Enceguecidos por el consumo hemos parido nuevos seres humanos desprovistos de curiosidad intelectual. Ávidos estos de repetir una y otra vez hasta el cansancio: el mismo chiste, la misma monotónica melodía están transformándose en una suerte de zombies solamente funcionales para una cadena de producción y fácilmente gobernables por pobres y mediocres políticos que hace cincuenta años solamente hubieran podido acceder a la portería de un edificio y esto lo digo con perdón de tan humilde tarea. Pero ustedes comprenden a que me refiero.

Tenemos innumerables pistas sobre el declive del conocimiento humano cuando abordamos soportes de conocimiento como el cine, los libros, la televisión, Internet y ni que decirles sobre las redes sociales donde es prácticamente imposible encontrarnos con información que no sean la guarangada del día o la nota pintoresca y por ende absolutamente banal. así mismo la literatura se ha banalizado, las películas son todas sobre la misma receta y en internet es difícil encontrar sitios donde aprender algo realmente útil.

Hoy día los que tenemos un abordaje más o menos regular sobre temas de actualidad y que sabemos tres o cuatro cosas sobre diversos ámbitos somos tomados por intelectuales y eso es una pista realmente preocupante sobre la caída de ese enorme valor llamado: conocimiento.
En una sociedad de consumo donde existir es acumular objetos y todos quieren sus cuatro segundos de fama, es muy difícil al menos para mi pensar en retornar a aquellas fabulosas conversaciones donde se compartían experiencias, saberes y por sobre todas las cosas: respeto intelectual.

FIN.

Anuncios

La mujer paralela (Cuento homenaje)

Wallpaper Magic 310 (27)La Mujer paralela
Por: Darío Valle Risoto

Cuando la vio recordó inmediatamente las largas charlas, apasionantes debates, tertulias familiares sobre un tema demasiado original para gente humilde y de educación pobre. Y sin embargo “ella” al subir al colectivo en la parada de “Tres Cruces” lo avalaba todo, lo probaba sencilla pero rotundamente.

Daniel esta vez no viajaba del todo dormido, el calor y estar sentado del lado del sol lo habían hecho caer en esa modorra que ni el pésimo candombe cantado por dos pibes que jodieron de lo lindo sobre el rodado lo habían despertado, pero despierto debió agradecer al don de la suerte el que ella subiera primero seguida de un grupo de gente variopinta de las que suelen ascender en la terminal ya nombrada.

Ella no podía ser, era la prueba evidente de aquello referido sobre lo que indefectiblemente caían con su padre y el tío “Tito” sobre las diferentes posibilidades de esta vida, debería decir: “a esta vida” si es posible hablar de otros mundos paralelos, el multiverso de las historietas de DC todavía no había nacido y sin embargo con su viejo y su tío lo habían hecho nacer a fuerza de puras conjeturas vino en mano o tomando mate en aquel añorado patio de conventillo.

No bastaba la imaginación, había pequeños trazos de que una sola realidad no es posible y mucho menos solo este mundo triste e inadecuado para tres soñadores, dos veteranos y un Daniel casi niño mamando de tanta conversación inadecuada para un patio de inquilinato donde sonaba radio “Clarín” y se escuchaban ininterrumpidamente los ladridos de los perros.

Sentado calculó que era casi tan alta como él, por sobre el metro setenta, shorts de tela jean, no recordó luego su calzado ni su jersey que era blanco o celeste, pero si el cabello corto negro y el cruce de miradas como si ambos dijeran: “A vos te conozco pero no de esta vida”.
Daniel miró de reojo al asiento vacío a su lado completamente convencido de que ella elegiría otro y así fue pero no bien se sentó más adelante miró para atrás y se cambió a su lado y sus brazos de mangas cortas se rozaron.

Electricidad mediante, el roce subrepticio de la vida recorriendo los leves cabellos de la piel de los brazos y algo aparentemente anormal subiéndole por la garganta con un dejo amargo de tristeza inicua al presagiar la despedida anónima y hostil.

__ Perdóname, se que te debo que conocer de alguna parte.
Podía haberle dicho pero era un irreverendo cobarde, un cagón de primera línea sobretodo al tratarse de ese tipo, un tipo de mujeres absolutamente sobrenaturales.

Su rostro era hermosamente diferente, blanca piel, ojos negros o castaño oscuros, labios casi carnosos, nariz un poco despareja, lo justamente asimétrica para engalanar mejor una cara de puta madre y quizás de una joven de no más de veintidós años.
__ ¿Sos de verdad?
__ ¿Qué?
__ Discúlpame, a riesgo de parecer un imbécil, no puedo creer que seas de verdad.

Un eterno y largo silencio de quizás tres o cuatro segundos y una sonrisa totalmente radioactiva, ella sabía sonreír como ninguna y Daniel supo de inmediato que no hacía falta una respuesta y mucho menos tratar de explicarle lo inexplicable.

__ Se que parece una triste forma de tratar de seducirla pero es que realmente si no le digo algo, luego voy a querer suicidarme de una forma lenta y cruel. __ No sabía por que del tuteo pasó al usted.
__ Tengo novio.
__ Por supuesto, debe ser el hombre más afortunado del mundo y estoy seguro de que no te merece. __ Volvió a tutearla. __ No digo que sea un mal tipo, pero ningún ser humano de este mundo puede merecerte, estoy seguro.

Otra pausa quizás de cuatro segundos y medio y la mirada casi a tiro de un beso y otra sonrisa, Daniel sintió que había ganado un millón de dólares en afecto.
__ Estamos por dejar.
__ Me alegro… para que mentirte, no es buena manera empezar mintiéndonos.
__ ¿Empezar?… ¿Vos como te llamás?
__ Daniel Gorriti, dibujante de historietas e interlocutor aburrido a tus órdenes.
__ Estella Gómez, María Estella Gómez, estudiante de medicina fracasada y a punto de quedar soltera.
__ No te veo como doctora, quizás como una educadora, maestra, profesora, catedrática de la Sorbona de París, de algo extranjero, de otro planeta mejor, de una tierra paralela si se me permite.

Ella pensativa entrecerró sus cejas, sonrió un poco menos, mientras el sentado a su lado no sin cierta dificultad le estrechó la mano y sintió sus dedos perfectos pintadas las uñas de azul.
__ Si te invito a tomar algo puedo parecer ansioso pero: ¿Para que ocultar mi ansiedad si temo que si te dejo de mirar desaparezcas?
__ Me puedo hacer humo, es verdad.

Bajaron en Colonia y caminaron a un bar de dieciocho, ella eligió el sitio, el pensó en que ya no le quedaba saliva para tragar, hacía calor y pidieron dos refrescos.
Pidió permiso para sacar su celular, buena señal, luego intercambiaron números y sonrisas y miradas extrañadas de dos solitarios de mundos diferentes que subrepticiamente colisionan para armar una nueva entidad llamada: “Relación”, el amor es un valor agregado que probablemente nunca desplazaría la sensación de ambas partes de estar conviviendo con un ser de un mundo extraordinario.

Y Daniel regresó a su casa con novia, una reciente novia perteneciente al mundo donde todo lo imposible sucede como no dormirse y conversar con una desconocida absolutamente fabulosa sintiendo que se conocen desde siempre.

Otra forma de comienzo siempre estará condenada al fracaso.
FIN

(Un pequeño homenaje a esa chica que subió en Tres Cruces)

Justine Parker: ¿La rubia perfecta?

justine_parker_casual_wear_for_next_door_models_003La Rubia perfecta?

Por: Darío Valle Risoto

A riesgo de repetir demasiado nuestra sección de chicas, encontré a esta muy linda rubia que es irresistible para no compartir con nuestros lectores, tal vez haya muchas rubias muy hermosas en la web haciéndole justicia a esa cosa tan usamericana de ponernos a las chicas de cabellos de trigo como prototipos de la belleza, cosa que afortunadamente es muy desmentido en la Internet pero acaso ver a Justine con esa mirada y sonrisa de chica de buen carácter nos hace ver que las blondas suelen saber ganarnos el corazón.

justine_parker_black_dress_next_door_models_002justine_parker_one_piece_for_next_door_models_002justine_parker_one_piece_for_next_door_models_004justine_parker_string_bikini_for_next_door_models_001justine_parker_string_bikini_for_next_door_models_002justine_parker_black_dress_next_door_models_008

Los esenciales de Facebook 25

santa pirataLos esenciales de Facebook 25

Por: Darío Valle Risoto

Por tratarse de estas fechas en que se recuerda el supuesto nacimiento de Jebus nuestros carteles versan sobre la navidad y toda esa cosa extraña y mística de creer en dioses y sus hijos, por lo pronto si piensan que ya no hay suficientes religiones les adjunto un cuadro donde con sus iniciales pueden ver como se llamaría su nueva religión. Así que eso es todo amigos pero finalizamos con algo que realmente vale la pena y es un extracto de un libro sobre Durruti… un verdadero anarquista.

mama encuentra todonavidad celularme gusta su auto jefecambiar el mundoarma tu propio partido politicodurruti valores anarquistas

Brindo por eso…

Wallpaper Magic Part 220 (47)

Brindo por eso…
Por: Darío Valle Risoto

Como verán los que más o menos regularmente entran en este sitio los temas son bastante variados y trato de verdad de mostrar y mostrarles todo aquello que me interesa y apasiona de esta vida que se hace corta pero plena de buenos momentos. Momentos que les deseo a todos ustedes sean muy gratos en estos días festejen lo que festejen y crean en lo que crean porque cuando se trata de estar bien cualquier excusa es válida.

Solamente espero un año 2016 con algo de paz, con menos pobreza y especialmente con menos corrupción sobretodo en esta latino América que parece haber olvidado lo que quiere decir ser de izquierdas y socialistas.

Un abrazo a todos: Darío Valle Risoto (Técnico en comunicación social)

Neo Vampiros 40: Las cuarenta

El arte de Toon Hertz (38)

Neo vampiros 40
Las Cuarenta
Por: Darío Valle Risoto

No siempre es fácil escapar a la seducción embriagadora de los no muertos, no importa la edad, la condición social o la cultura de las víctimas, tampoco su sexo, tanto pueden ser seducidos hombres por hombres que mujeres por mujeres, por lo tanto Paula comenzó a sentir un calor enorme que le acariciaba la entrepierna como si alguien la tocara, sin embargo esa enorme mujer rubia y extremadamente delicada estaba sentada frente suyo en la confitería hablándole de Europa.
Pero había algo, una brizna de conciencia lúcida e inquietante que le comenzó a latir desde el fondo de los poros, en algún ángulo oculto de su cerebro algo le decía que no estaba precisamente segura cerca de esa mujer terriblemente sensual.
__ ¿Has estado en Estocolmo?
__ ¿Qué?

El Prat de Llobregat y una extraña sensación que invade a los concurrentes de una plaza pública, algo nuevo hace que los niños atemorizados corran hacia sus padres en pleno día, tampoco cantan los pájaros sobre los árboles y hasta parece que el sol se niega a lamer los escasos árboles que adornan canteros con flores. Barcelona en invierno puede ser una ciudad muerta como cualquier otra y sobre todo contando con extrañas nubes mezcla de grises, algodones pesados, densos transportadores de algo parecido al terror.

Y en el fondo de un pozo abierto con sus propias manos al pie de un nogal, un viejo luchador permanece en letargo recuperando fuerzas y tratando de evitar que su cuerpo se deteriore luego de la reconstrucción casi absoluta de su cráneo.

Piedrafina se despertó sudoroso, fue hasta la habitación de su mujer y golpeó, estaba transpirado y no podía detener el temblor en todo su cuerpo, Nora salió cerrando su salto de cama, todavía podría calentar a un muerto, pensó su marido, aunque la palabra muerto en sus pensamientos, lo llenó de inseguridad.
__ Te dije que dejaras la ginebra, ¡mira como estás!
__ ¡No es la bebida coño!, ¡Algo le ha pasado a Henrich!, Acabo de soñar con él, fue una pesadilla terrible.
Nora lo sentó en su cama, Piedrafina sintió el calor de las sábanas de seda, le trajo un vaso de agua y un sedante, cuando entró reconoció que su marido estaba realmente aterrado, él se negó tragar la pastilla pero bebió todo el líquido de un trago y luego le aferró las manos con fuerza.

__ Le dispararon en la cabeza, pero vive, está enterrado en alguna parte, no lejos de donde esos hijos de puta se lo hostiaron, tenemos que ir a por él.
__ Era solo un mal sueño, llámalo por el móvil y verás que debe estar en su casa.
Piedrafina saltó y se puso de pie, corrió a su cuarto y comenzó a vestirse desordenadamente, tomó lo primero que encontró mientras su mujer intentaba disuadirlo, eran las dos de la mañana de un lunes frío de noviembre.
__ Él me lo dijo, muchas veces, muchas.
__ ¿Qué te dijo que me aterras?
Piedrafina se volvió hacia ella con los ojos desorbitados y sus cabellos canosos desarreglados, se tiró el cabello hacía atrás y se acarició la cara, la barba semicrecida levantó un ruido de lija en el silencio solo corrompido por su respiración exaltada. __ Me dijo que le haga caso a mis sueños, que siempre les haga caso, que los…, los vampiros se comunican así con los amigos.
__ Pero…

Piedrafina tomó los hombros de su mujer y acercó su cara, la miró con sus ojos desorbitados.
__ Si Henrich me pide ayuda es porque algo muy jodido le pasó, el Inglés debe haberlo traicionado mujer y esto se va a poner muy mal, cuando yo me vaya junta tus cosas y vete a Madrid hasta que pase la tormenta.
Nora lo miró asustada pero corrió a su cuarto a vestirse, no lo iba a dejar solo, conocía a su marido y sabía que sin ella se podía derrumbar en cualquier momento, del cajón superior del placard sacó el arma que había heredado de su padre, un viejo falangista del que solo pudo aprender de fuego e infierno.

A miles de kilómetros al sur, cruzando el enorme océano Atlántico, en una tierra gris hasta en verano, alguien permanecía enterrada en estado de letargo, una rara opción que tienen los que dejaron la vida para transformarse en algo más. Solo sucede en aquellos que vagan entre las tinieblas de la noche y las retorcidas brumas del olvido.
__ Padre: ¿Por qué me has abandonado?

No le fue posible cruzar el mar a la velocidad del pensamiento, los viejos, los de las generaciones antidiluvianas lo podían hacer, tal vez Henrich podría, pero ella no, acaso era solo una aprendiz de Nosferatu que sobrevivía saciando su sed de venganza sin saber que la eternidad podía ser el peor de los castigos.

El parque Roosvelt permanecía diferente de donde Henrich se encontraba intentado reconstruirse, al sol los niños corrían y los mayores tomaban mate, mientras que un perro rascaba nervioso la tierra varios metros por encima de la cabeza de Lorena.
Envuelta por un capullo de masa gelatinosa oscura y roja, dormitaba tratando de establecer conexión con su creador, era lo único que sus instintos la llevaron a hacer cuando al borde de la locura intentó por segunda vez hacerse niebla y cruzar el mar. Él le había dicho que confiara en la naturaleza superviviente de los vampiros, que iban a florecer aquellos dones para sobreponerse a los peligros y hasta el tiempo y la distancia.
Pero algo rondaba cerca en Montevideo, evitando que se concentre totalmente en Barcelona y el otro pozo donde su salvador intentaba sanar para derramar sangre sobre España.

Juicio y Castigo.
Jueves, 8 de enero de 2009