La muerte del misterio (Tecnologías)

Wallpaper Magic 249 (28)

La Muerte del Misterio
Por: Darío Valle Risoto

Ayer luego de recorrer diferentes puntos de la ciudad paramos con mi amigo César en un Bar que se encuentra sobre la avenida Agraciada frente al Prado a tomar un refresco frío y comer una buena pizzeta con muzarella.

Mientras conversábamos le llamé la atención de que frente nuestro sobre la izquierda del lugar en la vereda del frente había una chica evidentemente esperando a alguien y por lo prolija y hermosa que se veía no podíamos pensar en otra cosa que en un novio o muy posible pretendiente.

Conversamos sobre ese hermoso instante en que uno va llegando y las ve: “a ellas” arregladas para nosotros y le dije que ese debe ser uno de esos instantes que probablemente jamás olvidemos sea como sea que luego nos vaya en la relación.

La chica creo que se dio cuenta que advertimos su espera y cuando sacó su celular allí comenzó a morir ese misterio de no saber a qué hora llegará o si le pasará algo o si tal vez ella misma llegó demasiado temprano. Y el hermoso evento tecnológico comenzó a matar esa impaciente espera porque un rato después dejó el muro donde se apoyaba en la mueblería y se fue pasando por nuestra derecha.

Le dije a César que quizás le había avisado que venía hacia el lugar y ella fue a alcanzarlo dejándonos sin saber si el fulano era a nuestros ojos indiscretos, un digno partenaire de tal belleza porque la niña de verdad era de película.

Hoy que escribo esto recuerdo alguna cita radial sobre qué hubiera pasado en diferentes eventos históricos y literarios si los protagonistas hubieran tenido el uso de sus teléfonos celulares y el mundo hubiera sido muy diferente pero quizás tan aburrido como ahora comienza a serlo.

Es que estamos matando el misterio para tener las diferentes certezas que van desde lo necesariamente bueno de saber a develar hasta las más intrascendentes noticias cotidianas como: cuando llego, que me pasó, por donde voy, con quien estoy.

Llámenme anticuado pero quiero volver a aquellas ocasiones en que nos quedábamos de encontrar a las nueve frente a tal lugar y desde allí a esbozar aquella sonrisa del reencuentro: había una dulce y hermosa ignorancia.

Anuncios

Montevideo y su Transporte

FB_IMG_1500614763148

Montevideo y su transporte
Por: Darío Valle Risoto

En las horas pico no es raro escuchar preferentemente de alguna señora apretada entre varias personas la frase: “viajamos como ganado” y últimamente a esto casi siempre suelo decirles que hace más de cuarenta años que nos dimos cuenta de este asunto pero no lo hemos resuelto ni lo vamos a resolver. Y para repetir otra frase hecha: “Ajo y agua” como dicen algunos abreviando aquello de: A joderse y a aguantarse.

Hay diversos factores sobretodo: económicos que hacen que nosotros los usuarios del pobrerío nos veamos expuestos a esta especie de orgía sin sexo alrededor de aquellas horas donde la gente entra o sale de sus trabajos y entonces habrá que intentar llegar enteros a casa luego de ese: “subenestrujenempujenybajen” que tan bien inventaron los alemanes.

Montevideo es una ciudad chica que bien podría ser una especie de paraíso dado que también somos pocos, apenas poco más de un millón y medio pero nos la ingeniamos para apretarnos como chinos y ensuciarla como piratas del Caribe si se da el caso. No sabemos convivir y hemos perdido algunos parámetros esenciales en esta convivencia al punto de que muchas veces los empleados de las compañías de transporte nos tratan muy mal y hasta se dan el gusto de compartir a todo volumen su miserable gusto por la música o por programas de radio que apestan, pero: Ajo y agua.

Cierta vez en facebook propuse un paro de usuarios, un buen día en que la mayoría no tomemos colectivos para demostrar nuestro descontento pero claro que nadie se hizo eco, debe haber cosas más importantes o yo debo ser de los pocos que no tiene auto, ni siquiera bicicleta que reconozco que esto último lo he pensado pero creo que aún estoy joven para morir.

Que las paradas deberían llamarse: “Disminución de la velocidad” y que el boleto nos habilita si tenemos la suerte de que el colectivo esté medio vacío a aguantar: raperos, actores de teatro fracasados, cantantes de tango, chicos fumetas con bongoes y señores que en más o menos una hora nos cuentan una historia más triste que la de la cenicienta es un hecho. Que los inspectores pertenecen a las mismas compañías y por lo tanto quejarse de algo es como un chiste porque obviamente defienden a sus compañeros es otro hecho. Que la intendencia de Montevideo a manos del mismo partido hace más de 25 años no ha podido solucionar mucho aunque lo ha intentado es otra realidad y podríamos escribir una larga lista de quejas y sinsabores pero pretendo ser corto.

Para terminar debo agradecer el tema de la tarjeta de transporte metropolitano que nos da la facultad de adelantarles un montón de dinero a las compañías a cambio de pasar la tarjeta por un lector al subir al vehículo y así evitar andar con dinero para que no nos ataquen los cacos. El tema es que cuando la fui a cargar la última vez me dijeron en dos locales que no se podía y me enviaron a los sótanos del Shopping Tres Cruces a un local que se encuentra más o menos en el quinto infierno esquina donde el diablo perdió el poncho y allí me dijeron que la tarjeta está bien pero suelen mandarles a la gente quien sabe por qué motivo. Solo les respondí con una sonrisa y les dije: __Esto funcionaba demasiado bien, era solo cuestión de tiempo para darme cuenta de que estamos en el tercer mundo, Gracias.

15203377_1135846889816821_6563366708591447658_nFB_IMG_150612512444015873451_1265128023555196_8529208790086408930_nFB_IMG_1485747812174cutcsa 101FB_IMG_1495071613519

La Razón de mi Soledad

frases_soledad

La Razón de mi Soledad
Por: Darío Valle Risoto

Hace ya algunos años una tarde me pasó lo que vulgarmente en mi país le llaman: “Me cayó la ficha”, esto quiere decir que mientras estaba sentado a la tarde en una reposera disfrutando del caer del solo en mi terraza me percaté que las cuatro personas que habían sido más importantes en mi vida estaban muertas y de que realmente estaba solo. Bueno, ya era un tipo grande pero me puse a pensar en que habían muerto mis padres y mi amigo Juan del que tanto aprendí y disfruté con el rock and roll y por último Eduardo quién tal vez sin llegar a ser amigo íntimo me enseñó mucho sobre esto de ser anarquista.

Por último y para completarla en el 2004 murió mi primo Sergio quién aún extraño porque era lo más parecido que tuve en la vida a un hermano ya que soy hijo único, además teníamos mucho en común y era una persona realmente imprescindible pero la vida es así.

Y por el mismo hecho de ser hijo único y jugar muchas veces solo en mi pequeño patio es que no tuve muchos amigos más en la escuela tuve un par y luego durante mi vida algunos otros, hoy puedo decir que tengo varios pero de esos que uno no ve casi nunca pero están allí aunque realmente si vamos a ser sinceros solo tengo un amigo de verdad.

Sociables Insociables y la mala música
En general tratamos de acercarnos a quienes manifiestan cierta similitud de gustos con nosotros, eso es lógico y natural pero en una sociedad estructurada sobre fuertes bases judeocristianas por más que hipócritamente se llame “laica” es muy difícil para un ateo conseguir amistades de las de verdad. A esto sumémosle la gran proliferación de personas tanto o más ignorantes como las cristianas que también mezclan un extraño caldo de cultivo Umbandista donde la magia sea del color que sea daría para un buen ataque de risa si no fuera porque pueden ser gente muy mala dado el caso.

Y en una sociedad rápidamente pauperizada en lo cultural no es raro que personas que tienen cierto grado de formación educativa vayan a bailar música tropical o reggaetón porque este fenómeno prácticamente mundial parece no tener fin y baja cada día más y más los peldaños hacia la miseria musical. Y si uno como yo siente verdadero asco por estos ritmos tiene desde luego algún que otro problema para conseguir amigos porque no me he cayado nunca al opinar sobre estas pachangas adormecedoras del intelecto hechas para monos sin cerebro. Esta creciente industria fabricante de excremento musical florece día con día y hace que todo lo que esté relacionado a ella me aleje de inmediato.

Una Cultura Divertida
Los medios masivos de comunicación, la publicidad, el cine, la literatura, todo, todo está enfocado hacia una idea divertida de la vida que no comparto, carezco del mínimo sentido del humor cuando veo indefinidamente las mismas recetas que creen que la estupidez es humor y la falta de tacto una transgresión que lejos está de revolucionar la cultura sino que refuerza a la sociedad de consumo vendiéndonos siempre idénticos productos solo porque los demás o casi todos los demás los consumen.

Desde niño quise vestirme de negro, no me pregunten porque pero fue así y recién de adulto puedo andar como yo quiero, con mi pelo largo atado o suelto y con mi ropa generalmente toda negra. Sé que hoy día hay una moda dark y/o gótica que es más o menos así pero de verdad me visto como me siento más cómodo al punto de que tengo alguna ropa clara que raras veces uso ya que me siento incómodo. Tal vez la explicación de que estoy: “Endemoniado” que le dijo una amiga a una ex novia sea cierta y por eso en aquel momento solo atiné a decirle que sí. ¿Qué le dirían ustedes?

La Naranja Entera
No me siento un ser incompleto, no necesito la llamada media naranja, una compañera que viva a mi lado pero si viene tendría que afrontar esta forma de ser poco ortodoxa que está bastante por fuera de la mayoría de las convenciones sociales y que ama ver películas, escuchar música, tal vez leer algún libro, cómics, escribir, hacer de mis días los más tranquilos posibles. Tuve el honor y el desgaste de vivir en pareja y descubrí que no podía descansar casi nunca porque siempre tenía que estar ocupado por lo que ella quería o necesitaba, debía sufrir largas caminatas en el súper mercado mirando porquerías que no necesitamos y cargando un montón de trastos que hasta hoy día voy tirando de a poco.

Para colmo uno no se junta con alguien, se junta con una familia, con otros compañeros de trabajo, con gente que no quiere conocer y menos tratar y debe por las buenas masticarse la bronca cuando un tipo le da gracias a dios por todo lo que le pasa o la otra me propone bautizarle al hijo y les digo que dios no existe que yo no soy cristiano y que no me jodan que si quieren traigan el bebe y le tiro un poco de vino en la frente y listo y entonces se enojan y ella me dice que soy un insociable y le digo que por cierto que sí.

Apocalíptico y desintegrado
En realidad no odio a la humanidad pero me gustan más los gatos que la gente y de verdad creo que las personas se pierden de conocer a un gran tipo conmigo pero también reconozco que soy difícil, porque raras veces miento y doy mi parecer aunque demasiado a menudo y me ha llevado toda mi vida y me temo que lo que me queda el tratar de ser lo suficientemente sabio como para callarme la boca porque a fin de cuentas como decía mi padre que era un genio para evitar conflictos: No gastes pólvora en chimangos.

¿El Uruguay está cada vez más violento?

Contraluz (25)

¿El Uruguay está cada día más violento?
Por: Darío Valle Risoto

Hace unos días presencié un interesante debate en el programa de TV: “Buscadores” sobre si nuestro país está cada vez más violento o no es así, en tanto las noticias partiendo desde los hoy llamados: “Femicidios” a la violencia de algunos casos de madres contra las maestras de sus hijos que obviamente generan gran descontento y una sensación de inseguridad entre la gente.

En estos últimos casos uno de los panelistas sostenía que las relaciones sociales hoy día son más horizontales y por lo tanto no se respeta la autoridad y es cierto desde la familia a otros ámbitos sociales incluida nuestra relación con por ejemplo los funcionarios del estado: policías, inspectores, etc. ya no tenemos la misma relación que en otras épocas, ya no los vemos igual que antes en que prácticamente la autoridad era inobjetable.

Ambas realidades encierran como todo, cosas positivas y negativas, recuerdo que en mi época de escolar rara vez se ponía en tela de juicio las decisiones de las maestras pero tampoco puedo olvidar que tuve una par de ellas que me tiraban del pelo si me veían conversando en clase y yo me la tenía que aguantar porque si le contaba a mi madre encima me llevaba una paliza. ¿Esto no era violencia?

Las relaciones horizontales determinan que aunque algunos tengan autoridad sobre otros sus decisiones puedan ser cuestionadas y esto le molesta especialmente a los que carecen de una formación idónea para los cargos que desempeñan y por lo tanto no están capacitados para lidiar con opiniones divergentes.

Un puesto de autoridad sobre empleados, alumnos y hasta hijos no da carta libre para hacer lo que se nos plazca sino que nos pone en la responsabilidad de saber confrontar ideas opuestas y buscar una solución a partir de estas lo mejor posible para el colectivo. Lamentablemente no siempre es posible y estalla el conflicto.

Realmente no puedo asegurar que estos tiempos sean más o menos violentos que tiempos pasados pero de lo que sí puedo estar seguro es que hoy se denuncian más las situaciones de abuso y hay una fuerte sanción en lo colectivo a reacciones de violencia o fuerza sobre quienes nos rodean, cosa que antes raras veces pasaba o ni siquiera nos enterábamos.

Con mucho pesar admito que la muerte de mujeres por parte de sus parejas y ex parejas ha sido algo que ha existido desde que el mundo es mundo y que hace muy poquito y ni siquiera en todos los países del mundo estamos tratando de generar que las nuevas generaciones vean a las mujeres exactamente igual que a nosotros los hombres, lo que desde luego es en principio respetar sus vidas y su integridad física ante todo y como siempre debió ser.
Por lo tanto esto es una buena noticia pero cada anuncio de una mujer muerta es un nuevo golpe y un retroceso en lo humano que a todos nos duele y debemos acabar cuanto antes.

Probablemente la sociedad en determinados aspectos se haya vuelto más violenta, especialmente en las comunicaciones porque redes sociales mediante, nos vamos asombrando con la enorme cantidad de personas que ejercen el acoso a través de sus mensajes o demuestran lisa y llanamente su carencia de valores, más todo o casi todo hoy se llega a saber y ya nadie es absolutamente anónimo.

Debemos confrontar la violencia de nuestros semejantes con una actitud educada pero firme, debemos demostrarle a los abusadores e incompetentes que hablando los hombres civilizados se entienden o de lo contrario perdemos todos. Como dijo alguien una vez: Ojo por ojo y todos nos quedaremos ciegos.

Estoy repasando el Folclore

San-Isidro-canta-y-baila-radio-9-digital

Repasando el Folclore
Por: Darío Valle Risoto

Aunque a mi madre le gustaba mucho la música cantada en inglés preferentemente de los Estados unidos y con los años se hizo muy fanática de Pink Floyd y de Queen es obvio que como alguien del interior del Uruguay escuchara folclore.

Teníamos una radio armada por mi padre de la que conservo aún su imagen en mi memoria, sobre un armario en la pequeña cocina de casa, allí escuchaba el programa: “Su cita folclórica” y también unos payadores que pasaban a mediodía pero no puedo recordar el nombre del programa, tal vez era el mismo, no lo sé.

Tengo clavadas en mi memoria algunas canciones como: “El Corralero” cantada por Hernán Figueroa Reyes la que aún me llena los ojos de lágrimas y vi en la película “Argentinísima” en el cine intermezzo interpretada por el mismo cantante luego muerto en un accidente con solo treinta y seis años. También por supuesto la canción de Horacio Guarani, esa que dice: “Este castigo tiene el alma mía” o algo así que yo interpretaba apenas aprendido a hablar. Había grupos como: Los Chalchaleros, Los Fronterizos, Los TucuTucu y muchos otros en una época donde había una importante mirada sobre el campo aún en las ciudades que creo que ya no existe o está limitada a pequeños ámbitos.

los-chalchalerosHoy con unos cuantos años demás y nuevamente gracias a internet estoy bajando algunas canciones que me han hecho pensar en lo fabuloso de la mente humana que varias décadas después hacen que algunas canciones disparen imágenes, aromas, voces y ruidos que uno creía olvidados para siempre. Pero al crecer también trae aparejado este tema de la nostalgia donde uno recuerda con los sentimientos y analiza con la razón y puede analizar la época que nos tocó vivir allá por los años setenta donde nuestro continente convulsionado sin embargo producía grandes intérpretes del folclore que no se comprometían políticamente y otros que dieron hasta sus vidas por una visión socialista y unida de América. Hubo de todo.

Del lado de acá encontré un par de discos de Amalia de la Vega, una mujer con una voz fabulosa que me remite a la tía Blanca, tía de mi madre que tenía ese tipo de rara voz de mujer tan cálida y expresiva a la vez. No pueden dejar de escucharla alguna vez.

Lo que es indudable es que estos cientos de intérpretes, solistas o grupos nos dieron una maravillosa mirada que pintó paisajes de campo en nosotros los bichos urbanos y nos hicieron pensar en nuestras raíces y nuestro lugar en un mundo de concreto que sin embargo existe y come y duerme confortablemente gracias a los anónimos hombres de campo que con una guitarra se divierten contándonos su realidad.

Me he sorprendido encontrando canciones de Zitarrosa interpretadas por Los Chalchaleros, la nefasta canción: “Disculpe” cantada por el citado Hernán Figueroa Reyes, canción que durante la dictadura uruguaya intentó acallar las voces del canto popular nuestro liderado por grandes como Viglietti o Los Olimareños. También he vuelvo a encontrar obras como: “Collar de caracolas” que con su ritmo me han hecho dibujar una sonrisa y volver a ver a mi madre cocinando sus enormes pucheros allá en un rincón de los buenos recuerdos.

El significado de la navidad…

bart navidad

El significado de la Navidad
Por: Darío Valle Risoto

A los que siguen este blog, demás estará decirles que soy ateo militante y por lo tanto no trato de dejar pasar ninguna oportunidad de debatir con la gente religiosa sobre lo absurdo de sus míticas creencias. Obviamente vivo en un país occidental y aunque se denomine una nación laica, esta república es mucho más católica de lo que quisiéramos aceptar aquellos que estamos por fuera de cualquier tipo de creencia en seres invisibles, creadores y o superdotados.

Por esas cosas del calendario cristiano que rige a la mayoría del planeta, tenemos dentro de un par de días las fechas de Navidad y a la semana el fin de año, lo que determina a nivel social todo lo que implica que la gente se vuelva aún más demente a por comprar regalos, comida, bebidas y tratar de llegar de forma famélica a las denominadas: “fiestas”, luego del fin de año una semana después tenemos “la noche de reyes” lo que redobla el ansia de seguir comprando y consumiendo como para comenzar el año suficientemente endeudados por la vida.

Pero todo tiene su lado bueno, tenemos dos días libres como para intentar descansar si esta vorágine nos lo permite y como muchos cobramos el sueldo extra de fin de año la posibilidad de darnos algún atracón o lujo que nunca están demás, y por lo tanto a los ateos poco nos importa lo que se festeje porque para pasarla bien cualquier excusa es buena, hasta el cumpleaños de Papá Pitufo si se me pregunta.

En los calendarios de mi país antes la navidad se leía como: “El día de la familia” y el fin de año para la mayoría implica cerrar cuentas pasadas y recobrar fuerzas para comenzar otro año en nuestras vidas con algunos planes por concretar o intentar una vez más cumplir con aquellas metas que nunca completamos. Todo vale si de pasarlo mejor que lo habitual se trata y bien podemos jugar con nuestros conocidos cristianos a ese extraño mundo donde nació un hijo de un dios y se murió para resucitar, etc. Toda esa cosa como de la guerra de las galaxias… en fin.

Así que espero lo pasen lo mejor posible y que sean lo suficientemente inteligentes para no caer en los engranajes nefastos del consumo que a veces nos alejan de lo simple y mágico que puede resultar tomar una cerveza con algunos amigos y reírse de cualquier cosa. Un abrazo a todos.

Bart culitosimpsons (84)simpsons (82)

 

Amucharse o ser uno mismo…

Wallpaper Magic 306 (18)

Sin declaraciones pero con principios
Amucharse o ser uno mismo
Por: Darío Valle Risoto

Todo fue perdiendo su importancia, cada costumbre, cada ritual, y de quedarme aletargado viendo a mis semejantes repetir constantemente actos y movimientos carentes de toda lógica, decidí alejarme de ellos. No me volví un insociable de un día para el otro, es más, no creo que los sea realmente porque me manejo bastante cómodamente dentro de mi sociedad y puedo hasta soportar esta cultura.

Pero nací con una necesidad imperiosa de no ser como todos y mucho menos cuando estos intentan que repita sus rituales sin otra razón que porque siempre fue así o porque hay que caerles bien a todos, como si fuéramos monos que nos imitamos unos a otros hasta el infinito.

Con los años esta coraza se ha vuelto impenetrable, al principio los acosadores trataban implacablemente de que siga sus modas y sus trágicas formas de vivir apesadumbrados por los combos narrativos de una cultura de tambores, alcoholismo machista y futbol… entre otras cosas.

Dejé de ir a velorios, casamientos, despedidas, actos de homenaje y todo lo que implique que me aburra y me sienta con ganas de salir corriendo de allí a los cinco minutos de permanecer como un extraño en tierra extraña. Solamente añoro aquellas reuniones con dos o tres amigos escuchando rock and roll y manejando nuestro particular humor negro sin ataduras con lo políticamente correcto o este nuevo fascismo del idioma.

No le seguí la corriente a ninguna mujer y por atractiva que fuera me dio asco que pretendan que su belleza encadenara mi libertad de ser como soy para así acomodarme a las neurosis de aquellas que creen que todos somos cazadores de vaginas.
No me importó que aquel fuera homosexual, metro sexual o vegetariano, todo junto, nada o casi todo mientras no me molestara ni me tapara la luz del sol con el orgullo falso de ser diferente en un mundo donde todos, hasta ellos se parecen demasiado.
Supe tempranamente que los políticos son negociadores y que van a conseguir lo mejor para nosotros luego de colarnos con el cernidor del egoísmo y el amor a los estamentos donde hasta la solidaridad tiene un precio y la integridad solamente existe en las personas desconocidas.

Todos somos jueces y ejecutores en una red social y rápidamente deshojamos situaciones y atacamos a otros con el mismo razonamiento del niño que quema hormigas con una lupa enceguecido por un sol inexplicablemente poderoso.
Vamos enumerando gustos, rasgos y pasiones, creemos que hay tendencias cuando la única verdad es que los estúpidos son famosos y los que aún conservamos algo de discreción permanecemos escondidos y aterrados de tanta exposición absurda.

Todo es parte del show, me han buscado contradicciones quienes son los avatares circunstanciales de la probidad de colocar en la web una simple opinión sobre una película que a ellos no les gusta y entonces me investigan en google o facebook tratando de exponerme como otro pelotudo…que lo soy.

Me han echado de grupos a los que nunca pertenecí, me han rechazado colaboraciones solo para luego hacer cosas peores pero a nombre de sus amigos apenas prestigiosos o que simplemente están allí cuando hay velorios, casamientos, tamboriles… fútbol, tal vez cantar el himno o saludar a la bandera.

No soy de amistad fácil, he bloqueado gente a la que no me interesa ni me importa si mastica una bomba de neutrones o se hacen millonarios, no creo en largas explicaciones en el facebook donde todos pasamos de golpe y apenas si nos quedamos para ojear algo, lo demás es pura neurosis narcisista de las redes morales.