1ª DE MAYO: DIA DE LOS TRABAJADORES

 1ª DE MAYO DIA DE LOS TRABAJADORES

HONREMOS A LOS QUE MURIERON PARA QUE NOSOTROS TENGAMOS DERECHO A ORGANIZARNOS AFILIANDONOS Y MILITANDO EN NUESTROS SINDICATOS.
 ESTE PRIMERO DE MAYO NO ES PARA CONSUMIR, COMPRAR O VENDER, NO TRANSEMOS CON CAGONES Y CARNER0S.
 HAY QUE SALIR A LAS CALLES PARA QUE TIEMBLEN LOS OLIGARCAS Y BURGUESES.
 
 
 ASI NOS PAGA EL SISTEMA
ORGANIZACION Y LUCHA
Anuncios

¿Que es una Meido?

Meido
Por Wikipedia

   
Meido (fonología japonesa del inglés “maid” (sirvienta, mucama)) es un término utilizado en la jerga de algunos otaku o fanáticos de manga y anime para referirse a un tipo de personaje femenino común en el manga y anime que trabaja de sirvienta o criada. Es común que este tipo de personajes posean estereotipos o elementos considerados bonitos, así como algunas connotaciones ecchi, dependiendo del autor. La mayoría se dirige a sus patrones como goshujinsama o ojōsama (especialmente el primero; el segundo suele ser utilizado para dirigirse a la hija del empleador).

Los personajes meido se diferencian de la imagen tradicional de la sirvienta típica por ser jóvenes, altamente atractivas, llevando usualmente un traje de sirvienta similar a los diseños franceses. En los manga y anime shōnen y seinen el traje es un fetiche casi universal: corto para mostrar las piernas y el escote, y usualmente con un delantal blanco que varía en longitud.

 
Los personajes meido comparten usualmente las mismas características de personalidad, representando féminas sumisas hacia sus patronos, usualmente con connotaciones sexuales, en series que comúnmente están plagadas de fanservice. Un elemento muy repetido en las tramas con personajes meido protagónicos, es que este personaje posee sentimientos románticos hacia su amo a sus espaldas (especialmente si este es joven).

Las meido se encuentran comúnmente en un contexto de comedia ligera.

Muchas series bishōjo que contienen escenas de personajes en grandes mansiones o haciendo limpieza de primavera frecuentemente utilizan como cliché los personajes meido.

 

Los Fascistas siempre son los otros…

Ustedes son los malos y nosotros los buenos
Por: Darío Valle Risoto
Desde una perspectiva tan lejana como el Uruguay hay ciertos acontecimientos en Venezuela que rondan lo incomprensible, lo bizarro, lo irónico. Cualquier opinión desde este lugar siempre rondará lo injusto pero se me ocurre que tanto en esta república hermana sudamericana como en tantos otros países hay una tremenda falta de asesores en cuanto a la comunicación con el público, no es posible que hable siempre la boca de la violencia en contra del sentido común oponiendo ciudadanos solo porque piensan diferente. ¿Cómo vamos a convencerlos? ¿A palos?

Liniku Ushijima: Cosplayer Intrigante 2

Una propuesta solidaria
Por: Darío Valle Risoto
Ante la posible entrada en guerra en oriente por parte del demente mandatario de Corea del Norte que anda amenazando cual chico escolar a diestra y siniestra con el amigo Bionic Tenshi hemos llegado a la conclusión de que no podemos estar ajenos a esta posible conflagración que podría dejar a miles de chicas orientales sin hogar.
Por lo tanto hemos decidido cada uno albergar al menos doce de estas muchachas mientras dure la guerra de forma absolutamente gratuita y con un fin absolutamente solidario. ¿Alguien lo duda?. Se aceptan adheciones, preferentemente aceptamos chicas sanitas de 16 a 30 años pero podríamos hacer alguna excepción.
 
 
 
 

Como ser una chica Almodovar

Como ser una chica Almodóvar
Por: Darío Valle Risoto

Karen casi del todo fogueada luego de vivir una década con un pelotudo profesional debió adaptarse a tener que tratarlo lo más concientemente posible gracias a que necesitaba la pensión para su hijo en común, por lo tanto debió suspender la idea de partirle la cabeza a hachazos u alguna solución definitiva que haga de su exmarido un recuerdo lejano, muy lejano, lejanísimo.

Pero como los humanos somos seres adaptables y sociables Karen conoció a Pipo que aparentaba ser buena gente: limpito y educado como nos enseñaron las tías viejas sobre esos temas escabrosos de encontrarse compañía.

Casi tres años saliendo, haciendo el amor y por sobretodas las cosas tratando de sobrellevar la calentura de que este muchacho no es muy dado a cumplir con horarios y mucho menos es un buen espécimen para abrigar la idea de que podrían llegar a algo más. Aunque dicen los profetas de churrasquería que la esperanza es lo último que se pierde. También lo pensaron los músicos del Titanic.

Pipo aparece y desaparece como Mandrake en sus mejores temporadas, Karen ya cansada de que su ex marido la mortifique con llamadas constantes a su celular o que se le aparezca con propuestas descabelladas, le apostó unos duros a su relación con este nuevo pibe que funcionaba bien hasta la semana pasada.

Resulta que el domingo se fueron a la rambla con una petaca de whisky, conversaron animadamente y volvieron a casa y el tipo suelta una catarata de confesiones que puso a Karen en la difícil situación de ir corriendo al baño, mirarse al espejo y gritar: ___ ¡Corten!, ¡Va de nuevo!

Pipo le cuenta que ha tenido algunos encuentros con hombres no del todo santos y luego abunda en detalles sobre intercambios amorosos, pero por suerte insiste en que el no es gay lo que tiene la garantía de darle dos o tres casilleros adelante a nuestra querida víctima (Me refiero a Karen) en el extraño juego de la realidad apuntando a un buen manicomio. Tampoco se considera infiel porque fue con otros hombres, Karen lo mira intentando no eliminar de su rostro la cara de comprensión que comienza a ser empujada desde atrás por la de espanto y la idea de pegar un grito y tirarse por el balcón. Lamentablemente están solo en un segundo piso y hasta es probable que sobreviva.

Pipo se enoja porque seguramente esperaba estas reacciones antepuestas por su servidor y en cambio la muchacha haciendo gala del equilibrio perfecto y superado de una persona sensata le aclara que necesitará un tiempo para evaluarlo y nuestro feliz amigo “No gay” le propone hacer un trio con otro pibe ya que lo intentaron con otra chica y no pudo ser.

Parece interesante la vida de Karen, así se lo dije, al menos no puede aburrirse con estas noticias y propuestas como la de estar tirada sobre una cama y ver como penetran analmente a su reciente compañero y como una verdadera mesías del siglo veintiuno disfrutar de esta dulce felicidad. Todo es posible decía una vieja y se tiraba con el paraguas abierto desde el Empire State. Todavía la están juntando. Y fue en 1935.

Suerte que Pipo no se considera Gay aunque lo hace con hombres y tal vez ni siquiera evalúa la no extraña idea de que realmente sea Bisexual y le gusten tanto ellos como ellas y a otra cosa, la infidelidad también es un idem que debería reevaluar este pequeño batracio porque al menos a un servidor le parece que esta funciona con cualquier sexo aunque me pregunto si cuando uno se masturba pensando en Angelina Jolie sigue siendo infiel o es una obligación en todos los hombres sanos desde 1980 a esta parte.

Karen se dio cuenta una mañana luego de despertarse transpirando en posición fetal y chupándose el dedo que es un personaje de una película de Almodóvar y por eso le pasan estas cosas cuando de verdad apuesta todos sus sentimientos a irla llevando sin acomplejarse. Karen estaba pensando en ir a terapia cuando le dije que me parece realmente que el perturbado mental es Pipo y no precisamente porque lo calienten los tipos.

Aquel viejo Mercado Modelo de Montevideo

Aquel viejo Mercado Modelo de Montevideo
Por: Darío Valle Risoto

Pasaron más de treinta años de cuando fui por última vez al Mercado Modelo con mi padre, no sabía que poco después un año o dos iba a morir y que pasado el tiempo yo a medida que maduré en mi corazón comencé a recordar todos aquellos años de mi niñez en que iba a acompañarlo mientras el clasificaba fruta o cargaba cajones y bolsas sobre sus hombros.
Para los que no conocen el Uruguay, el Mercado Modelo es el centro de recepción y redistribución de alimentos vegetales (Frutas y verduras) en Montevideo pero también lo es de animales de corral, granos, otros alimentos, había carnicerías en su primer piso y distribuidoras, etc.
Con muchísimos años sobre si este mercado vio mejores momentos y esta sábado mientras recorría sus calles sucias y veía la cantidad de gente marginal que viven entre bolsas o dentro de cajas en sus alrededores supe que aquellos tiempos fueron los mejores y que hoy vaya a saber como aún sobrevive enrejado, más sucio que nunca y con lo que antes fue lo que mi padre llamaba “la Plaza” completamente rodeada de paredes.
Una paulatina muerte azota este enorme edificio que de espaldas a la calle comercio muestra un reloj inservible y tal vez tampoco tenga como antes aquellos sonidos de gente trabajadora y dispuesta a romperse el lomo para levarse unos pocos pesos pero eso sí: la bolsa de comestibles a su casa. Hice el mismo trayecto de mi padre por la calle Carlos Crocker camino a donde antes estuvo el conventillo donde crecí, las calles parecen más chicas o yo he crecido. Nunca lo sabré.
La Bracafé ahora es un edificio con el nombre Nestle y no encontré la compañía Carrau pero también equivoqué el rumbo y tomé por Felipe Sanguinetti y tuve que deshacer el camino para retomar aquel que miles de veces hizo mi padre regresando a casa luego del mediodía cargando la tradicional bolsa de arpillera cargada de víveres.
Donde estuvo el viejo Bar del gallego Manolo llamado “la Bomba” sigue el edificio pero está tapiado, en frente vivía un griego peluquero: Kantakaris y sobre Juan Jacobo Rousseau donde estaba aquel corredor abierto rodeado de piezas con dos baños colectivos ahora se extendió la textil que en aquellos tiempos pertenecía a unos Judíos Rabinos que a mi me parecían realmente extraterrestres con sus largos cabellos y sus ropajes negros.
Increíblemente en la esquina de Rousseau y Felipe Sanguinetti todavía está el Bar: “Apolo 11” que ya debe tener al menos unos cuarenta años, casi entro y pregunto si queda alguien de aquellos tiempos pero seguí mi camino rodeando la escuela Sanguinetti que está en obras, le están haciendo una especie de plaza en todo el frente de ambos grandes edificios.
Como pueden ver saqué varias fotos con la pobre cámara de mi celular, son de poca resolución por lo que opté por armar una especie de collage donde se ve el deterioro del mercado, unas vistas también del frigorífico Nacional que está frente a él y donde también mi padre supo hacer changas trabajando en el frío con las hortalizas que se conservaban para fuera de estación.
Una de las cosas más tristes fue comprobar (Foto central) que el antiguo comercio donde trabajaba mi padre: Gaimari Hermanos hace años que no existe y hay una carpita azul en la puerta donde algunas personas intentan subsistir en un país que todavía sostiene que se está acabando con la pobreza.
Probablemente ninguno de  estos economistas de pacotilla caminaron por estos lugares en su perra vida.