La Loca

cuervos

La Loca
Por: Darío Valle Risoto

Una luz iridiscente
El espejo de otra realidad
Concepto de viejos sonidos
Pasos perdidos
En el mugriento hospital.

Una ventana de rejas oxidadas
Una cucaracha reseca
Junto a la pared que fue blanca
Y sus ojos seccionando
El paisaje a la nada.

Loca, remanente del odio
Alcanzan sus uñas sucias
A rasguñar la alegría
De saberse despierta
Como una perra dormida.

Gritos desesperados
Otros locos no tan locos
Perdidas elucubraciones
En un ansioso cuadro
De techos descascarados
Y lejanos lamentos imposibles.

Haya hubo quizás esperanzas
Un dios, un perro, una casa
Tal vez un hijo deseado
Y el inesperado hombre
Que la enderezó a cintazos.

Muerte, coágulos de sangre
Desesperanza
Sola ante la vida levantó
El cuchillo para liberarse
Y la confinaron
A pagar su pequeña…
Revolución.

Loca por loca
Pagando con el cuerpo
Cobrando en el alma
El regreso del fantasma
Que la mira sin ojos
Y la golpea sin tocarla.

Loca… re loca
Pobre mujer
Y nosotros, los otros
Que estamos tan sanos
La visitamos
Para preguntarle quizás
Si necesita… algo.

Anuncios

Nuestra conclusión

Wallpaper Magic Part 259 (47)

Nuestra conclusión
Por: Darío Valle Risoto

Yo no te exigí nada
Y sin embargo
Me has dejado vacío
Tampoco te pedí nada
Pero
Me miras con odio
Y ahora
Me reprochas mi despojo.

Algo estuvo mal y no lo vimos
Lo bueno se ha ido transformando
En una especie de cadena
En una prisión de culpas
En sus celdas de sarcasmos.

Ahora el silencio es la solución
Pero las puertas siguen abiertas
Tú no te vas, yo no me voy
En esta soledad manifiesta.

Nunca quise conquistarte
Solo fui tu mejor enemigo
Ahora tendrás que alejarte
No me hagas morir contigo.

Yo cambié tal vez demasiado
O vos abriste los ojos
Te lo dije desde el principio
Pero nunca lo aceptaste
Y es mi absoluta culpa
La que te hace alejarte.

No hay contratos de eternidad
Nunca te dije que te quiero
Lo mejor era vivir hasta que dure
Aunque duela ser sinceros.

Se ira apagando la memoria
Seremos historias que contar
Quiero que te vaya bien
Pero ya no te puedo soportar.

El fin del juego nadie lo monta
Todo termina para bien o mal
Las circunstancias
serán las sombras
De este apagón
Que marcó el final.

La Patria, el Rey, La Bandera

logos superhéroes WALL (85)

La patria, el rey, la bandera
Por: Darío Valle Risoto

Que la patria es el dios
De los que ignoran la certeza
De que somos accidentes
Dentro de nuestras fronteras.

Infortunio de los ignorantes
La patria, el rey, las banderas
Soporíferos estandartes
Que nos mandan a la guerra
Porque somos accidentes
Dentro de cualquier frontera.

Y allí marchan los patriotas
Y trabajan y revientan
Los que mantienen oligarcas
Los que alimentan al sistema.

Baba blanca de rabia negra
Anarquistas sin fronteras
Los que caminamos solos
Sin rey, ni dios, ni banderas
El estómago es la patria
Y la amistad verdadera
El himno de la esperanza
Y del futuro escarapela.

Marchan patriotas a la muerte
O trabajan sin reservas
Fabricando armas y el veneno
Que justifica la fuerza
Única razón de los sin razón
Arbitrio de la violencia.

Digitando nuestro futuro
Para sustentar un sistema
Que nos compra, que nos vende
Que nos lleva al pan y al circo
Futbol, show bisness,
Reunión de gabinete
Banca mundial perversa
Y el pobre ignorante
Agitando su triste bandera.

Cenizas al Mar (Poema)

327 (34)

Cenizas al mar
Por: Darío Valle Risoto

Empujó el recipiente y sus cenizas cayeron
Lluvia seca sobre el mar violento
Tormenta de resacas de ella en el viento
Y un nudo atroz que lo va consumiendo
Su carne, su risa, su voz, sus cabellos
¿Que quedó de todo aquello?

Acaso una brisa de gris melodía
Resecas cenizas de una vida plena
Volcadas sobre el mar que la va recibiendo
¿Donde quedó aquella vida?
Su joven lozanía, sus poemas, sus versos
Tormenta de cenizas de ella en el viento
Consumida una vida y adiós sentimientos

El, hecho todo un hombre, sollozó lento
Mirando un resto en el fondo del cuenco
¿Acaso su risa sea ahora del viento?
Tal vez sus manos acaricien el silencio
Tal vez de sus labios sea el mar inmenso
Un beso del abismo, un nudo del tiempo.

¿Por qué no fue él el quemado a destiempo?
Y no se fueron juntos entre tanto fuego
Para entrar abrazados de ceniza al cielo
De un mar profundo para anidar en sueños.

Porque no quedó nada de ella
Y tan solo los recuerdos
Que labraran en las olas
Aquellos momentos
Porque un hombre llora
Y vivir es tan perverso…

La Gótica desnudez

30

La Gótica Desnudez
Por: Darío Valle Risoto

En las elevadas cumbres del hastío
Glamorosa y esquiva la daga infiel
Cauteriza una vieja prenda de olvidos
Sobre el percal que sangra oscuridad.

Ufana la muerte se ríe ansiosa y vana
Sobre la ubicuidad de un alma senil
Que sufre magnetizada por la aurora
Hundida tormenta de relámpagos heridos.

Ósculos de raso se deslizan desnudando
La pálida simiente de la hembra azul
Sobre un lienzo pintado de múltiples voces
Que templa mil heridas en un cuadro hostil.

Llora la soledad pariendo sus retoños
Sobre la pluma desolada de un libro negro
Y plañideras las horas sobrevuelan inocuas
La mente desorientada del ritual enloquecido.

Llena las tinajas con sus órganos juveniles
Orinando serpientes sobre bandejas de algodón
Una clara letanía de oboes y violines
Que conjugan una serenata que la vida diluye.

Siembra de infortunios la oscuridad discreta
Y en el corredor las cortinas van desflorando
Los relieves de los hijos sordos de la noche
Sobre el regazo de una virgen que escupe dolor.

Próculo bosteza a la musa y sonriente mata
A la irradiada salamandra que bebe absenta
Sobre una alfombra de rostros humanos
Confesando a si misma que nunca habrá de amar.

Gótica y desnuda la alondra recorre cementerios
Sobre las colinas que la noche devora
Caminando entre cadáveres de tumbas
Con nombres ausentes, tristes, desesperados.

No me empujen

Landscapes 5 (19)

No me empujen
Darío Valle Risoto

No me empujen que camino solo
Y ya aprendí a transitar
Entre tanto contratiempo
Soy un experto en avanzar.

No me asusten con paredes
Ni barreras que flanquear
Que en este laberinto
Me puedo caer, me puedo parar.

No me arrojen sus edictos
No me marquen con carteles
Que en esta ruta destruida
Puedo saltearme sus redes.

Voy a mi propio destino
Pero no creo en la suerte
Tampoco en el derecho
Que se arrojan los más fuertes.

Pueden pasarme de largo
Los miserables sirvientes
Los que cargados de oro
Van hacia el mismo poniente.

No me empujen que camino solo
No necesito de sus guías
Ni de maestros, ni de religión
Mi experiencia es mi brújula
Y mi mapa mi propia vida.

Mi Amor…todo cambia

38

Todo cambia mi amor
Por: Darío Valle Risoto

El romanticismo de las horas vanas
La dulce doncella pegada al cristal
El frío de las mariposas sin sus alas
El invierno que nos ha de aguardar.

El corcel herido por flechas de olvido
El príncipe mudo que no supo esperar
La jaula dorada de tus besos perdidos
La dulce mirada que no veremos jamás.

La cápsula de vidrio que tuvo a la niña
El laberinto de hojuelas de arroz
La pálida luna mirando a tu ventana
Y tu brisa desnuda buscando un amor.

Yo y mi retrato que no envejece nunca
Los años perdidos cambiando por vos
La pausa callada de aquel campanario
Donde el cura murió de desolación.

La rápida lluvia en el cementerio
Tus manos huesudas buscando calor
Tus cabellos blancos sobre tu esqueleto
Y la risa perenne de tu boca sin rubor.

El cuervo graznando en el monasterio
Las hojas que el viento lleva hacia dios
La tumba reseca de llamas fulgurantes
El ultimo aliento que conserva un adiós

Vendrá la mañana con el desayuno
Tomaremos el té, sonreiremos con amor
Será todo pasado una pesadilla
Pero ambos sabemos que volverá el dolor.

Un ave negra nos estará esperando
La cuna del grito, la fiebre del clamor
Una magia inquieta que alinea los astros
Todo termina en muerte, no existe el amor.