Estado de Sitio

Estado de sitio
Según Wikipedia

Estado de sitio es una película franco-italiana de 1972, del género thriller político, dirigida por Costa-Gavras. Protagonizada por Yves Montand, Renato Salvatori, Enrique Heine, O.E. Hasse y Jacques Weber en los papeles principales.

En Uruguay, en el año 1970, un funcionario ligado a la CIA perteneciente a una agencia gubernamental estadounidense orientada al entrenamiento de fuerzas policiales extranjeras, Philip Michael Santore (Yves Montand), es secuestrado por la guerrilla urbana uruguaya. Luego de interrogarlo, se condiciona su libertad ante el gobierno, a cambio de la liberación de 150 guerrilleros encarcelados. Esta situación desencadena una crisis política de trágicas consecuencias.

La película explora las consecuencias (a menudo brutales) de la lucha entre el gobierno de Uruguay, apoyado por el gobierno de Estados Unidos, y la guerrilla izquierdista Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros, y expone las acciones de la intervención política estadounidense en América Latina, apoyando los golpes de estado y las dictaduras, y su papel central en la violación de los Derechos humanos.

Antecedentes reales
De 1960 a 1967, Dan Mitrione un agente de la FBI, incorporado a la Office of Public Safety (OPS), fundada en 1957, dependiente de la Agencia para el Desarrollo Internacional (AID), relacionada con la Agencia Central de Inteligencia (CIA), y especializada en métodos de Contrainsurgencia, trabajó con la policía brasileña, en un momento en el que los opositores políticos eran sistemáticamente torturados, encarcelados y asesinados sin juicio, como efecto del Golpe de Estado en Brasil en 1964. Mitrione también había colaborado en la formación de agentes de policía extranjeros, en el contexto de la Guerra Fría.

Mitrione regresó a los Estados Unidos en 1967 para compartir sus experiencias y conocimientos en Washington DC. En 1969, fue transferido a Uruguay, otra vez como funcionario de la AID, para supervisar la accion de la Office of Public Safety (OPS) en ese país. La OPS había apoyado a la policía local desde 1965, proveyendolos de armamento y entrenamiento. Se afirma que la tortura se practicaba en Uruguay ya desde comienzos de la década de 1960.

En este período, el gobierno uruguayo, encabezado por el conservador Jorge Pacheco Areco, del Partido Colorado, tuvo que enfrentar el colapso en la economía, una crisis de desempleo y huelgas estudiantiles, además de la acción de la guerrilla izquierdista Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros. Por otra parte, el gobierno de Estados Unidos temía una posible victoria en las próximas elecciones en 1972, del Frente Amplio, una coalición de izquierda, siguiendo el ejemplo del modelo del gobierno de la Unidad Popular en Chile, presidido por Salvador Allende, desde 1970.

Como el uso de la tortura aumentó las tensiones en Uruguay, Mitrione fue secuestrado el 31 de julio de 1970. Se procedió a interrogarlo acerca de su pasado y de la intervención ilegal del gobierno de Estados Unidos en asuntos latinoamericanos. Además, se exigió la liberación de 150 presos políticos. El gobierno uruguayo, con el apoyo Estados Unidos, se negó, y posteriormente Mitrione fue encontrado muerto en un coche, ejecutado por un comando tupamaro, con dos disparos en la cabeza y sin señales de maltrato (de hecho, durante el secuestro, Mitrione había recibido un disparo en un hombro y después había sido curado en la Cárcel del Pueblo, por “personal de la prisión”).

Mitrione era casado y tenía 9 hijos. Su funeral fue ampliamente difundido por los medios de comunicación de Estados Unidos, y al que asistieron, entre otros, David Eisenhower (nieto del presidente) y William Rogers, secretario de Estado de Richard Nixon. Por su parte Frank Sinatra y Jerry Lewis celebraron un concierto benéfico para su familia, en Richmond, Indiana. Uno de sus hijos, Dan Mitrione Jr., también se incorporó al FBI y más tarde se involucró en un escándalo de sobornos en una investigación por tráfico de drogas de la FBI. Hoy , aunque recordado por algunos estadounidenses, Dan Mitrione sigue siendo un personaje controvertido de la Guerra Fría.

 El gran director Costa Gavras
La película fue rodada en Chile el año 1971, entonces gobernada por Salvador Allende.
    Participaron en la filmación numerosos actores, directores, cineastas y personal técnico chileno.
    El actor que interpretó al Presidente de la República Oriental del Uruguay fue el pintor chileno Nemesio Antúnez.
    El juez chileno Juan Guzmán Tapia, famoso por procesar al ex dictador Augusto Pinochet a partir de 1998, aparece brevemente en la película, junto a su esposa, interpretando a unos periodistas que interrogan a un ministro.
Anuncios

Cowboy Bebop: Una obra para recomendar

Cowboy Bebop
Por: Darío Valle Risoto

A estas alturas suena como reiterado el decir que uno no deja de sorprenderse con la calidad de los animes, en este caso Cowboy Bebop tiene más de diez años pero apenas conocía su nombre y alguna vez vi la película en HBO hace bastante tiempo.

Describir una complejísima serie de aventuras ambientadas en un futuro con estética Cyber punk, donde un personaje sumamente atractivo como Spike acompañado de cuatro compañeros no menos interesantes se gana la vida como caza recompensas, es por demás acotado porque nunca podré darle final a las palabras para narrarles esta aventura inigualable en lo visual y lo sonoro que es Cowboy Bebop.

Se tata de 26 episodios más el largometraje, de los primeros vi hasta el número doce pero son realmente adictivos porque tienen argumentos inteligentes donde es innegable el toque de serie negra usamericana tanto en la música como en la descripción de los personajes que aunque ambientados en la ciencia ficción bien podrían haber vivido lo mismo en la Chicago de los años treinta. Por sobre todas las cosas me gusta ese toque afectivo que tienen las historias que se balancean entre tremendas escenas de violencia muy bien llevadas y las historias de los personajes en torno a sus afectos antes y tras conformar esta tripulación.

Otra de las características particulares de CB es que puede llegar a agradarles a aquellos que no tienen especial afecto por los animes ya que tiene una estética que por momentos y sobretodo en el largometraje, se parece mucho a las grandes obras de Bakshi, la película me hizo recordar a American Pop por muchas razones pero especialmente por la música que engalana escenas muy elocuentes.

Y reitero que si no les gustan los animes (Ustedes se lo pierden), Cowboy Bebop es de los dibujos más universales que vinieron de Japón, salvo el personaje alocado de Ed (la chica-chico hacker), todos se apartan bastante de lo habitual del anime aunque algunos me dirán: ¿Qué tiene de habitual el anime?
Por lo tanto si nunca la vieron a moverse que se van a volver tan adictos como yo que lamento y mucho haberla dejado al fondo de mis pilas de dvds con “de todo”

 De su izquierda a derecha: Faye Valentine, Spike Spiegel, Jet Black, Ein (Arriba) y Ed (Abajo)
 
La serie consta de 26 episodios denominados “sesiones” (en inglés, sessions). Además, los hechos de Cowboy Bebop: la película transcurren en algún momento situado entre los capítulos 22 y 23. Muchos episodios han sido titulados conmemorando canciones famosas: “Honky Tonk Woman”, “Jamming with Edward”, “Sympathy for the Devil”, “Toys in The Attic”, “Bohemian Rhapsody”, “My Funny Valentine”, “Speak Like a Child”, “Wild Horses”, “Hard Luck Woman”, “The Real Folk Blues”, “Black Dog Serenade” etc. El resto de los episodios son titulados mediante la combinación de algún estilo musical con elementos del hilo argumental, por ejemplo, “Mushroom Samba” (La Samba de las setas), “Cowboy Funk” y “Waltz for Venus”. Los títulos figuran en inglés incluso en la versión original japonesa.

Aquel Cine Intermezzo 3

Aquel Cine Intermezzo 3
Por: Darío Valle Risoto

La otra noche estaba con un amigo en un bar y fui al baño, cuando bajé por esa escalera angosta y me sobrecogió el aroma a orines mezclados junto al de la suciedad del lugar, sentí una inesperada nostalgia por aquel cine Intermezzo de mi barrio que tenía el mismo tipo de baños estilo “Mazmorra” donde había que bajar larga escalera para encontrarnos con un sótano completamente cubierto de azulejos amarillentos y varios cubículos con tazas “Turcas” donde si había que hacer el “número dos” había que agacharse en una posición muy comprometedora cuando no hermana del vértigo al ver a las insoldables profundidades del agujero donde “depositar”.

Hoy que asisto a los pequeños cines donde se agolpan la tecnología más avanzada en visión y sonido, ya no encontraré los viejos reflejos del proyector sobre la sábana sucia de la pantalla ni los problemas con el sonido ni los cortes abruptos de la emisión porque el celuloide se prendió fuego o se escapó de sus dientes.
Completamente cómodo en las butacas acolchadas con poza brazos para poner mi refresco extraño aquellos sillones de madera recubiertos de cuero que apenas llegaban a la mitad de la espalda y producían toda suerte de dolor de huesos si uno veía una matinée de varias horas.
También siento nostalgia por esos cines enormes con dos corredores y tres grupos de decenas de asientos, donde la espera era acompañada por el lento apagado de las luces que le indicaban al caramelero que debía dejarle lugar a la fantasía de los espectadores.

Recuerdo los enormes cortinados rojos o negros, el retumbar de los pasos en el piso de madera y que muchos cines tenían un piso alto con más butacas que se habilitaba cuando le público era tanto que ya no quedaba lugar abajo, para muchos niños tirar escupitajos desde arriba y sobretodo a los calvos era un excelso deporte que a veces terminaba en la expulsión de la sala bajo el chiflido de decenas de personas.

La última fila era para los novios que poco interés tenían en el séptimo arte y las filas de los costados eran elegidas por los que se resignaban a no encontrar lugar en el ala central o que  preferían ver desde otro ángulo la pantalla que era gigantesca.

Hace algún tiempo Guely me hizo recordar que del cine muchas veces nos retirábamos llenos de pulgas y nunca había pensado sentir nostalgia de la falta de limpieza de aquellos mundos de fantasía que muchas veces nucleaban personas muy pobres y hasta emigrantes del interior que sin tener donde dormir iban a dormir la siesta a los cines mientras buscaban trabajo y refugio en Montevideo.
Tampoco faltaban los solitarios que se metían a dejar pasar la vida en la oscuridad de las salas mientras algunos mundos lejanos y fantasiosos les mostraban lugares  que solo podrán ver en sus sueños, tal vez esa era la magia más intensa de escapar del gris país sin nombre para encontrarnos en la brumosa Londres, las calles de Nueva York o la órbita de un ignoto planeta en alguna lejana galaxia.

 Los posters pertenecen a sendas películas que en mi niñéz me impactaron en aquel querido cine Intermezzo

Hinchas Uruguayos agasajados por Policia de Nueva York

Policia de Nueva York e Hinchas Uruguayos
Por: Darío Valle Risoto

Como carezco completamente de ese gen que hace que la gente colectivice su alegría tirando cuetes, gritando y sacudiendo trapos nunca en mi vida me veré en la situación de estos pelotillas que en pleno Nueva York salieron a mostrar el amor por la celeste. Parece que ninguno recordó que vive en un estado policial en permanente alerta y mucho más luego del atentado de las torres gemelas y que cualquier muestra pública se transformará ante los desquisiados ojos del poder en posibles muestras de “Terrorismo”.
Esto no quiere decir que aplaudamos un acto de violencia gratuita de estos pero me imagino ser un yanqui promedio y mientras camino por la vereda se me cruzan un montón de latinos enfermitos vestidos de celeste y gritando consigas tipo: ¡¡Vamo’Uruguayyyyyyy!!.
Yo me asustaría mucho.

Cosita Poca llamada Amor 2

Cosita Poca llamada amor 2
Por: Darío Valle Risoto

Es necesario comprender que si conocemos una chica que nos pasa hablando cada dos segundos de su exnovio este espécimen no es para nosotros, es más, no está para nadie y un momento después de escuchar su recurrente conversación en torno a como la dejó: “El Tito” ya tenemos más interés por hacernos amigos del flaco que por seguir con esta loca de la chaveta. Pero muchos hombres somos débiles y a veces con tal de llevarnos algo a la cama le seguimos la corriente hasta a la bolsa de agua caliente y entonces no será raro que entre sus orgasmos fingidos la tontita nos grite entre lágrimas una batería de nombres extraños.

¿Qué le vamos a hacer?
La confusión viene por confundir sexo con amor y amor con artículos de menaje; es decir que ninguna relación que termine entre las sábanas garantiza que perdure o que nos sirva de algo más que escribir tonterías en un blog que no leen ni los perros (¿?). Bueno, me remito al gran maestro Alejandro Dolina cuando sabiamente aconseja en sus programas como debemos hacer para conseguir nuestros objetivos amatorios, la mayoría de las veces paradójicamente es mejor no hacer nada.
No subestimemos a las mujeres declarándoles nuestro amor, ellas se dieron cuenta de nuestras intenciones una semana antes de que se nos cayera la baba cuando se agacharon a arreglarse las medias en aquella clase de la facultad o cuando le gritaron “Putooooo” a aquel juez del partido Colón-Villa Teresa el domingo pasado.

Conocí a una piba encantadora aunque era más flaca que un alfiler, me cautivaron esos pinchos punkies color rojo de su cabeza que llamaríamos cabello con algo de imaginación, la invité a salir y me contestó que tenía novio. (¿No sabía que las punks noviaban?), bueno, le dije que la plata no me alcanzaba para invitarlos a los dos y que tal vez el tipo se molestara cuando la llevara a un hotel… No me volvió a hablar por algún tiempo.
¿Saben cuando me volvió a hablar?
Un tiempo después conseguí una novia, buena chica de la ciudad de Las Piedras, bien contruída pero un poco reacia al tema del sexo, aún así era de muy buena onda y me iba a buscar al liceo (Liceo nocturno) luego de que salía de su trabajo.
¿A que no saben?
Cuando esta Punkie me ve con una mujer se me tira encima olvidándose de que me había escupido como a un carozo de ciruela contra el piso.
Conclusión: Las mujeres son más competitivas entre ellas que un ramo de parlamentarios.

Pero volvamos a Dolina, el tipo la tiene muy clara y ojala hubiera escuchado sus consejos hace unos cuantos años atrás y me hubiera evitado recordar con evidente embarazo mis tristes declaraciones de amor a un montón de tontas al cuadrado; ya les conté en el artículo anterior que nunca fui muy bueno eligiendo entre el sexo opuesto.
En primer lugar hay que recordar lo siguiente: Nunca pero nunca le declaren sus sentimientos a una mujer y si no tienen más remedio que hacerlo es mejor recortarle todos los impuestos posibles, les doy varios ejemplos.
En vez de decirle: te amo más que a mi vida, es mejor: Me importas bastante
En vez de: Quiero casarme contigo, es mucho mejor: La paso bien a tu lado.
En vez de decirle: te extraño todo el tiempo, es mejor: A veces me acuerdo de vos.

Hagan la prueba, a las mujeres les interesa mucho más lo que ven que lo que escuchan y si uno se pasa firmando contratos que solo unos tarados pueden cumplir, pierden más efectividad que el papa en una orgía.
Y nunca, pero nunca escriban boludeces del estilo; “Para el único amor de mi vida” en tarjetas, libros y cartas que destinen a mujeres que seguramente les patearán el culo a la primera de cambio porque con el paso de los años tendrán regadas por toda la ciudad las pruebas evidentes y firmadas de que carecen de sentido común y le declaran el amor hasta a una oruga con tal de satisfacer sus delirantes sentimientos.
__Usted esté ahí. __Le daba como consejo Dolina a alguien que le preguntaba como hacer para conquistar a una chica que le gustaba. Y es verdad, es mejor no decir nada, estar cerca, amigarse y todo sale por cuenta propia, no es necesario bobear con esas técnicas de seducción que solo funcionan en Hollywood (A esa gente le pagan) y como dije en alguna parte de estos divagues: las mujeres son bichos inteligentes y saben mucho antes que nosotros lo que queremos, el tema es si a ellas les interesa o no. No aclaren que oscurece.

El Primer Beso

El Primer Beso
Por: Darío Valle Risoto

Sentí el sueño recurrente
De nadar entre las olas
De lejanas dimensiones
Donde es posible un futuro
De mundos eternos.

Ocurrente entre los ojos
Floreció el sentimiento
De tus labios breves y rojos
Regalándome el primer beso

Y no supe de la trampa
Que son los sentimientos
Cuando despierto me quedé
Acariciándote entre sueños.

Pero el polvo de los caminos
Sepulta los recuerdos
Y las fotos se amarillentan
Más nunca los delirios
De aquel primer beso
Que se escondió…
entre mis sueños.