Manini-Sotelo, la sorda construcción de carreras políticas

20190710-LINNG

10 julio, 2019
InterCambio
DESCARGA AUDIO
Vox Populi, Vox Dei, la columna de Linng Cardozo en InterCambio.

Este tema lo voy a abordar desde dos ángulos: desde la psicología de las edades y desde el detalle del discurso público que muestran rumbos y derroteros.

En estos dos casos, el general Guido Manini Ríos y el periodista Gerardo Sotelo, muestran ciertos paralelismos que desembocan en sus definiciones políticas de los últimos meses –en un caso- y semanas –en otro caso-. Digo paralelismos y no sintonías políticas.

La psicología de las edades
La psicología de las edades estudia las particularidades de los procesos psíquicos y las decisiones que se adoptan según las edades, los factores principales del desarrollo de la personalidad, etc.

Para ser más claro: las decisiones que se toman a los 18 años no son las mismas que a los 40 o 60 años. No se trata de fechas precisas, claras y nítidas. Más bien que son franjas vitales. Puede ser a los 18 o a las 25 años; o a los 40 o 57 años. Se trata de procesos mentales según la peripecia propia de la persona; ni siquiera se podría afirmar que dos personas de 53 años asumen conductas iguales. Ahí opera la historia personal e incluso el sexo.

Definido este marco ambiguo y nada preciso, observemos las edades del General Manini Ríos y del periodista Gerardo Sotelo.

En ambos casos, son dos personas jubiladas o prontas a jubilarse, como Sotelo, con trámite iniciado.

Hace tres años, cuando ubico el nacimiento de la etapa de decisiones –y de operaciones para construir Opinión Pública- los dos protagonistas de esta historia estaban mirando el almanaque de sus vidas.

Esa etapa –cuando se observa que en breve será un jubilado- obliga a imaginarse el futuro. ¿Qué voy a hacer cuando ya no esté para las 8 horas?

Muchas personas en sus casas o trabajos estarán haciendo ese ejercicio e incluso repasarán sus propias historias o las historias de conocidos o familiares.

En algunas cajas paraestatales, hasta se realizan cursos prejubilatorios para intentar preparar a los futuros jubilados para el nuevo tiempo.

No es una etapa fácil. Hay personas que disfrutan enormemente de esa fase, en donde encaran proyectos vitales que le entusiasman y otras que ingresan en una fase depresiva que les cuesta superar.
Pero estamos hablando de Manini Ríos y Sotelo.

Hace tres años ambos comenzaron a imaginarse sus futuros. Manini Ríos -militar con todo el peso de esa profesión que no se deja cuando abandonan los cuarteles- tenía varias opciones por delante. Formado como pocos militares, podía dedicarse a estudiar o escribir, a administrar los emprendimientos rurales de la familia en Artigas o a la política.

El peso de la historia: los Manini Ríos han estado en la política desde principios del siglo XX y esa matriz en el Adn del militar definió la conducta de Manini que estaba próximo al retiro.

Recuérdese que asumió en el 2015 y su presencia al frente del Ejército concluía en febrero de 2020.
Su edad, su historia familiar y su entorno, hicieron lo suyo.

En el caso del periodista Gerardo Sotelo operó algún mecanismo que lo vincula a Manini Ríos: la edad.
Manini Ríos nació en 1958 y Sotelo también en el mismo año.

En los últimos 3 años, Sotelo pareció estar pensando en el día después. Con hijos grandes y pequeños, casado con una periodista, no se imaginó su retiro fuera de los medios.

Su dibujo de futuro parece haberlo comenzado a garabatear cuando se fue de Sarandí y desembarco en radio Carve.

Quienes trabajaron durante casi toda su vida como periodistas, no es fácil desembarazarse de esa profesión. Y su futuro podía estar ligado a escribir columna de opinión –como ya lo hacía- o jugar en otro campo que siempre le sedujo: la política.

Las definiciones, la narrativa opositora y el objetivo oculto: Manini

En ambos casos –recuerdo que los dos protagonistas de esta historia tienen la misma edad y al borde de la jubilación- se vivió una intensa exposición pública que en la lógica binaria de la política, los alejaba de un lado y los acercaba a otro

Veamos caso a caso. El general Manini Ríos pertenece a una familia de tradición colorada y riverista. Su abuelo Pedro, fue diputado, senador y Ministro del Interior en las primeras décadas del siglo XX durante las presidencias de José Batlle y Ordóñez.

Debido a diferencias políticas con este, rompe con la línea batllista y crea su sector dentro del Partido Colorado, conocido como riverismo. Posteriormente fue canciller durante la presidencia de José Serrato y Ministro de Hacienda durante la dictadura de Terra. El tío de Guido, Carlos Manini Ríos, por su parte, también estuvo vinculado a la política. Electo diputado en 1934 y senador en 1946, fue otro dirigente riverista relevante. Director del diario La Mañana, fue ministro de Jorge Pacheco Areco, embajador durante la dictadura cívico militar y luego finalizada esta, Ministro del Interior durante el primer gobierno de Julio María Sanguinetti.

Por estos días nació la segunda etapa de La Mañana, de la mano de la familia Manini Ríos, con su hermano Hugo, ex integrante de la JUP y mencionado como participante de acciones violentas durante el gobierno de Pacheco Areco, en el esquema de financiamiento del emprendimiento periodístico. (De paso: la sede de Cabildo Abierto en la calle Constituyente, queda frente al apartamento de Hugo Manini).

En febrero de 2015 Guido Manini Ríos fue ascendido al cargo de comandante en jefe del Ejército, en un acto público en el cual hizo alusiones al ideario artiguista, la lealtad a la patria y la unidad del ejército.

Al año siguiente, en 2016, Manini Ríos comienza a adquirir un protagonismo que no se había observado en anteriores jefaturas del Ejército.

El 3 de febrero de 2016, afirmó, en referencia a la actuación del ejército durante el terrorismo de estado: «Seguir pidiéndole cuentas al Ejército por lo que pasó hace 40 años […] es casi lo mismo que pedir cuentas por lo que hicimos en la Guerra de Paraguay». El 18 de mayo de 2016, participó con su uniforme militar en el marco del Día del Ejército, en una misa católica -religión que profesa- en la catedral de Montevideo, lo que provocó nuevos debates.

Un dato no menor: el entonces ministro de Defensa, Eleuterio Fernández Huidobro, fallece el 5 de agosto de 2016.

Tras la muerte del ministro, Manini pareció quedar con las manos libres para ejecutar su estrategia de posicionamiento político.

El 29 de junio de 2017 declaró, en referencia a la dictadura: «A la gente de Bella Unión, Salto y Paysandú les importa un comino lo que pasó hace 44 años» y el 30 de noviembre de ese año, la organización Madres y Familiares de Uruguayos Detenidos Desaparecidos denunció que el general deliberadamente brindó información falsa sobre la ubicación de restos de los desaparecidos.9 Este hecho fue uno de los motivos esgrimidos por dicha organización para abandonar el Grupo de Trabajo por Verdad y Justicia creado por presidencia de la república para la búsqueda del destino final de los detenidos desaparecidos.

El 18 de mayo de 2017, 206 aniversario del Ejército Nacional, Manini Ríos hace un elocuente discurso, que se suma a la serie de pronunciamientos que ya venía realizando.

En esta oportunidad, hay un tramo del discurso en donde improvisa. Levanta la vista del papel e improvisa. Según el uso habitual, los discursos militares son entregados al ministro de Defensa para su consideración.

Este tramo que vamos a escuchar no está en el discurso considerado por el entonces ministro de Defensa, Jorge Menéndez, y es, a mi juicio, una verdadera declaración política.

Articulo completo más audio aquí

Rebobinando Historias: Sobre los formatos de audio

02b39af1ba6068d082600d286f28d75dRebobinando Historias
Por: Darío Valle Risoto

Fanático de la música de toda mi vida y ya con algunos años encima estoy permanentemente congratulado de los avances tecnológicos en cuanto a los formatos para contener la misma. El recuerdo más antiguo que tengo de mi infancia es que una vecina me contó que cierta vez mi padre había llevado una fonola o artilugio de aquellos que pasaban discos previos a los tocadiscos modernos al lugar donde vivíamos al que mi madre llamaba acertadamente: “El conventillo”.

Mi padre no se dedicaba profesionalmente pero era un experto en arreglar todo tipo de radios, televisores y otros aparatos electrónicos por lo que en casa nunca faltaba una radio encendida amén de que el mismo había construido una con diferentes partes de otras que duró años sobre la repisa de la cocina.

Nunca tuvimos un “tocadiscos” es que eran realmente caros y ni hablar de los discos long plays y simples que no solo eran de costos onerosos sino que era muy difícil conseguir la mayoría de los artistas extranjeros en el Uruguay por lo que había, si se tenía el dinero, de encargarles aquellos discos a alguien que viajara.

Bien: intentaré ser breve: a mis diecisiete entré a mi primer trabajo oficial y poco tiempo después por el año 1980 aproximadamente me compré mi primer radio grabador: un “Metronics” monoaural  y con una sola casetera.41848833_1812962208771949_3801642172650881024_n

Ni que hablar que comencé a grabar canciones de los programas de radio con las consiguientes “pisadas”, los ruidos característicos del formato “en cinta” como el soplido o el “clic” del dedazo sobre la tecla de stop. Todo por supuesto era análogo y hoy día prehistórico si se lo contamos por ejemplo a un chico de quince o veinte años.

El cassette con un sonido muy por debajo de la calidad de los vinilos ofrecía una forma mucho más barata de obtener música y la capacidad de borrar y volver a grabar encima aquello que quisiéramos. Por lo tanto yo diría que fue un primer paso en la emancipación musical sobre todo de aquellos que tenemos nuestro particular gusto por música que generalmente no es muy comercial que digamos. Lo mismo sucedió con la aparición de las videograbadoras VHS poco tiempo después que me salvaron de la televisión abierta y de los comerciales.

Además de todo esto aparecieron los cassettes “Grabados”, es decir las versiones de los discos en este formato los que eran más baratos y  aquella posibilidad de comprar los llamados: “Truchos” o piratas, cosa que con los discos era prácticamente imposible. Tuve algunos elementos de estos comprados generalmente en la calle que hoy solo me produce pavor recordarlos.

tapecollection

Podría agregar un largo ítem de anécdotas sobre cassettes: lapiceros Bics para rebobinarlos, cintas rotas emparchadas con esmalte de uñas o pegadas por debajo con cinta adhesiva, aquel cassette de Riff que me devolvieron todo “masticado”, el ataque de nervios de algunas caseteras que se rompían y comenzaban a largar un largo vómito de cintas marrones por la puertita semi abierta, etc.

Mi primer grito de libertad fue comprarme luego un reproductor Phillip portátil sin radio que llevaba cuatro pilas medianas, de esos que usaban mucho los periodistas. Lo metía dentro de un bolso y sacaba unos auriculares chinos anaranjados espantosos que me daban la posibilidad de escuchar música por la calle. Esto antes de la soberbia aparición de los “walkmans” que fueron superándose en tecnología como por ejemplo ser: “Autoreverse” y por lo tanto no teníamos que sacar el cassette para darlo vuelta aunque si teníamos que llevar tres o cuatro en un bolsillo si no queríamos viajar escuchando una y otra vez las mismas canciones. Tuve todo tipo de estos artilugios, con radio y sin ella y de todas las marcan imaginables.

Poco después, calculo que por los años noventas hacen su aparición los CD o discos compactos con todo lo que significaron en mejora de calidad de sonido y la posibilidad de contener poco más de setenta minutos de música lo que prácticamente era casi el doble de la capacidad de los vinilos. Pero eran muy caros y permanecí muchos años con los queridos cassettes de los que creo aún a pesar de que en su tiempo regalé muchos tengo aproximadamente unos quinientos sino más.

Me compré mi primer CD: Blizzard of Ozz de Ozzy Osbourne sin tener reproductor por lo que tuve que ir a la casa de un amigo a pasarlo a cassette, tiempo después se lo presté a la hija de una amiga y nunca más.13 (2)

Pensemos que se demoró bastante entre la aparición del CD de audio y los ordenadores y por ende los discos compactos vírgenes donde uno no solo podía pasar datos sino también copiarse la música que quisiera y así se volvió al mercado pirata. Trabajando en la radio comunitaria y con el fin de emitir música que fuera diferente del resto de la programación me fui haciendo con cientos de discos truchos, era imposible para mi economía comprarlos originales por lo que lamento confesar que no tuve más remedio que hacerme de ellos.

En mi defensa solo puedo agregar que siempre intenté comprar dentro de lo posible a los artistas nacionales en formatos originales pero la diferencia de precios era por lo menos de veinte a uno.

Con la inclusión de la lectora de CD en los equipos tuvimos durante un tiempo aquellos con esta y además doble casetera por lo que también uno podía hacerse de la versión en cassette de algún disco que no podía comprar o no tenía la posibilidad de copiarlo a otro cd.

En este caso no puedo olvidar que fui cierta tarde a la casa de un amigo y este se había comprado: Shepperd Moons de Enya y apenas lo puso flipé y tuve que bajar a conseguir un buen cassette de ferro Cromo (Eran lo más adelantado que había) para copiar esa obra maestra.

Hay una conversación que he tenido en variadas ocasiones con diferentes personas que me aseguran que yo tuve un “Discman”, es decir: Uno de aquellos aparatos portátiles para escuchar CD al mejor estilo de los mencionados walkmans pero no, nunca tuve uno aunque pensé en comprármelos pero nunca lo hice. Tal vez la insistencia de estos amigos radique en dos cosas: en que siempre se me veía escuchando música y en que no pueden creer en que un melómano como yo no los haya tenido.ea0ebc1d79bcd0d4d6b3429e73292069

La razón es muy simple: cierta vez leí un artículo sobre la inminente aparición de un nuevo formato de audio que solamente contando con una memoria podía almacenar música sin la necesidad de un objeto exterior tipo; cassette o CD, estaban hablando de los reproductores de MP3 que fueron apareciendo lentamente en el mercado uruguayo y que luego obviamente compré, primero uno chino y luego un Phillips ambos con la capacidad de un giga cada uno. Los jóvenes se reirán pero piensen que pasar en pocos años de tener un cassette en un walkman a poder albergar un montón de discos en un aparatito mucho más chico, con mejor sonido y la posibilidad de cambiar una y otra vez su contenido fue realmente apoteósico, al menos para mí.

Me quiero detener en algo importante, en mi vida siempre llegué a la tecnología un poco tarde por mi condición económica aunque tratándose de música y cine siempre puse todo de mi para hacerme de los mejores objetos posibles, a fin de cuentas gran parte de mi vida la dedico a estos entretenimientos: no me gusta el fútbol ni la mayoría de los productos comerciales masivos por lo que llegar a tener la posibilidad de libremente conseguir y disfrutar de aquello que me importa ha sido formidable.

Hoy día el celular a desplazado a mucha tecnología de la comunicación porque admite una calidad impresionante tanto de sonido como de imagen y la capacidad de albergar muchísima música o vídeos. Tuve una tarjeta de memoria de 32 gigas con mis discos preferidos en mi anterior celular, lamentablemente esta tarjeta falleció pero por suerte tenía todo respaldado, hoy día he bajado diferentes aplicaciones que me permiten escuchar: Blues, Tango, Heavy metal tanto de formatos que contienen los discos como de radios especializadas en diferentes estilos y todo está en la nube, ya no hay que desenredar cintas o andar cambiando discos.

Otra condición fabulosa de las nuevas tecnologías es el Blue Tooth el que me costó un poco dominar en un nuevo equipo de audio que tengo hace más o menos un año pero luego que le encontré “El jeito” la verdad que no puedo dejar de agradecerle a esta vida esta enorme posibilidad que desde mi celular manejar la música desde las mencionadas aplicaciones. Y finalmente claro que debo referirme a esos queridos pendrive que tengo como por ejemplo uno de 32 gigas con varias discografías completas de Heavy metal y que me dan largas horas en mi trabajo o en casa de disfrute sin igual.

¿Qué vendrá luego?… vaya uno a saberlo.heavy metal fotos (51)

PD: Al subir este artículo me doy cuenta de que olvido de algo importante y quizás sustancial en todo esto y es que paradójicamente la posibilidad de conseguir prácticamente toda la música que queramos nos pone en la situación de que vamos perdiendo aquella vieja posibilidad de disfrutar lenta y tranquilamente de la misma y andamos escuchando pedazos de temas, saltando aquí y allá sin aquella vieja historia de sentarnos, poner un disco y escuchar una a una las canciones leyendo el sobre y tratando de meternos en las melodías.

Probablemente el peor signo de estos tiempos sea que nos volvemos absolutamente millonarios de contenidos pero estamos al borde de perder la capacidad del lento disfrute de los mismos. Espero equivocarme, de verdad.

Lennon: Monumento eterno

John Lennon

Estatua de John Lennon en Havana, Cuba

Estatua de John Lennon en Havana, CubaLa estatua es un monumento conmemorativo para John Lennon. Lo puedes encontrar en Lima Perú.

La estatua es un monumento conmemorativo para John Lennon. Lo puedes encontrar en Lima Perú.Monumento a John Lennon, por el escultor David Webster, en Liverpool, UK.

Monumento a John Lennon, por el escultor David Webster, en Liverpool, UK.Statue of Beatle John Lennon outside th Hard Day's Night Hotel in Liverpool, ENGLAND.

Statue of Beatle John Lennon outside th Hard Day’s Night Hotel in Liverpool, ENGLAND.Yoko Ono con estatua de John en el Aeropuerto John Lennon de Liverpool

Yoko Ono con estatua de John en el Aeropuerto John Lennon de LiverpoolSAMSUNG DIGITAL CAMERA

Eleanor Rigby by The Beatles

Como me cuesta leer a Onetti

onetti te señala

Como me cuesta leer a Onetti
Por: Darío Valle Risoto

Hace algunos años atrás la esposa de un amigo luego de leer algunas cosas mías me aconsejó leer: “El Pozo” del escritor Juan Carlos Onetti, quizás pienso ahora, porque encontró cierta aproximación que no puedo hoy día imaginar cual, o mejor creo que fue para que aprendiera a escribir mejor que las porquerías que sigo escribiendo. Me apego más a esto último por más que no me guste.

Demoré un tiempo hasta que compré el pozo y lo leí y no me gustó pero creo que allí nació esta idea que hoy reafirmo de que el tipo era un escritor de puta madre como dicen los españoles, o sea: Muy bueno, excelente, pero no me llegó, era como si yo fuera la roca que las aguas de un mar oscuro quieren abrazar pero está muy cerca de la orilla.

Mi amigo el artista plástico Cesar Ureta me regaló los primeros cuatro tomos de una colección de obras completas de este escritor e intenté leer: Juntacadáveres y volví a pensar como vuelvo ahora que en el taller de escritura estamos dando: “Los adioses” que Onetti era un verdadero monstruo de la literatura pero no hay caso, mi gusto literario va por otro lado. Y eso es lamentable en varios sentidos.

En ese ínterin desde Juntacadáveres a la fecha leí dos novelas de Mario Vargas Llosa que si me puede y ando con otra de Haruki Murakami los que admiro porque por ahí andan mejor mis apetencias literarias, quizás porque su escritura es menos barroca, mucho menos gris y aderezada que la de mi compatriota por más que ahora en este Montevideo otoñal acuciado de lluvias desde la tarde de ayer y tras ver el documental: “Jamás leí a Onetti” vuelvo a acercarme a ese viejo hosco como un puercoespín al decir de Galeano.

Hay una interesante anécdota donde Eduardo Galeano remite a un consejo sobre escribir a mano que Onetti le da cuando se entera que este lo hacía a máquina y no puedo más que añorar mi vieja máquina de escribir que hoy añoro porque este ordenador me resulta por demás frio y ajeno. Por otro lado escribo mucho a mano ya que tengo una computadora de mesa, carezco de una laptop y por lo tanto suelo garabatear ideas en cuadernos que andan por toda la casa y luego vengo aquí y los transcribo a la pantalla.

Para mi escribir a máquina tenía una calidez que hoy se potencia con este frio teclado carente por completo de aquella percusión de tipos sobre el papel y el ruido de la cinta corriendo de derecha a izquierda mientras tomaba demasiado continuamente el corrector y tachaba para escribir y reescribir alguna palabra que me parecía mejor que la otra, la palabra eliminada, muerta.

Aquí a la distancia pienso que Onetti tenía esa idea sobre la vida que ahora comparto, este amor por la soledad y sentía seguramente el enorme placer creativo de plasmar sobre el papel vidas y suertes de personajes no del todo ficticios porque a fin de cuentas uno escribe siempre sobre si mismo aunque hable de calabazas.

De seguro mi dificultad para alcanzar a leer a Onetti tenga mucho de una soterrada envidia sobre un creador impactante al que no podré llegar jamás porque voy por otro lado y esa literatura en definitiva tan Uruguaya no me place como no me placen tantas cosas de un país que me vio nacer pero a diario siento tan extranjero.

Ayer precisamente vi un documental sobre Howard Phillip Lovecraft desde luego que para mi mucho más compatriota que Onetti este hombre de Providence forma parte de toda esa literatura yanqui que amo tanto y que tiene a Isaac Asimov en el pináculo de lo que quisiera ser si alguna vez llego a ser grande. De todas formas uno no puede desprenderse de su origen y aunque me moleste bastante soy uruguayo y por ejemplo si me gusta mucho Mario Benedetti y también he leído quizás todo o la mayoría de lo de Eduardo Galeano, escritor que considero más un periodista pero uno y otro oficio son casi lo mismo si se me permite.

Uno escribe porque puede y porque quiere pero nadie escribe porque no le gusta, la labor creativa es misteriosa y de verdad a veces no sé cómo llega un cuento o una idea para una de esas tres o cuatro novelas que nunca termino. Debo agradecer a esa musa escondida que como tigre invisible salta al final de mis cuentos atacando con un final muchas veces inesperado aún para mí mismo.

Jamás leí a Onetti y ese documental sobre Lovecraft fueron demasiado con menos de veinticuatro horas de diferencia para mí que suelo encontrar difícil soportar versiones diferentes sobre la vida de autores que marcaron un rumbo en la literatura y en mi vida, porque de verdad solamente deberíamos quedarnos con la obra y dejarnos de joder con las personalidades de los escritores porque a fin de cuentas cada cuento, cada novela se despegó de su autor como aquel hijo que deja la casa paterna para seguir su rumbo.

Creo que he corrido el riesgo de encontrar paralelismos con ambos escritores sobretodo en aspectos que les hacen dos personajes distantes en tiempo y lugar pero con algo en común: Su eterna y amada soledad. Es así por más que no me guste asumirlo.ca9ce8ae6a81b27ac3a2090eb0022b0a

El periodismo buitre del Uruguay

bdd383fc9590bdb62ace3d287968a30e

El Periodismo Buitre en el Uruguay
Por: Darío Valle Risoto
Técnico en comunicación social

Que el señor Ignacio Álvarez ejerce un periodismo carroñero es tan evidente que rompe los ojos, los oídos u otros órganos tan o más delicados y sin embargo allí lo tenemos durante años ejerciendo su justo derecho a opinar sobre todo y contra todo lo que le apetezca dentro de este panorama del Uruguay de hoy gobernado por una coalición de izquierda conformada nada menos que por treinta y seis sectores diferentes denominada: Frente Amplio.

Si bien en un país democrático y libre todos tenemos el derecho a la libre expresión de nuestro pensamiento esto se torna un tanto delicado a la hora de ejercer como líderes de opinión porque eso son ni más ni menos quienes tienen cierto prestigio y un nombre reconocido en los medios masivos y esto sí es usado maquiavélicamente logra convencer a algunos de muchas barbaridades.

Como estudiante de comunicación social en sus días aprendí que los que estamos detrás de un micrófono o delante de una cámara, dispositivo, etc. debemos ser responsables a la hora de compartir información y que si bien podemos deslizar nuestro punto de vista lo importante es la noticia en sí misma y no nosotros y mucho menos corresponde intentar torcer a la audiencia hacia un lado u otro.

kent-brockman-1024x768Pero quizás el señor Álvarez en su ejercicio ególatra y cruel de su supuesta iluminación crea que su público es tan idiota como para creerlo todo solamente porque él lo dice o el invitado de turno le apoya, todo esto edulcorado con temas musicales alusivos y efectos de sonidos robados de otro programa funesto como el del “licenciado Pettinati”, pero eso daría para otro artículo.

No es nuevo esto de subestimar a la audiencias, en realidad la mayoría de los medios de información, la publicidad y hasta cierta propaganda política lo ejercen hasta el cansancio y a aquellos que por suerte tenemos espíritu crítico nos resulta no solamente inmoral sino un verdadero insulto a nuestra inteligencia.

El ejercicio de un pseudo programa periodístico con mucho de kermese de los domingos tiene algo de patético y cruel, escuchamos de un asesinato con lujo de detalles y pegadito salta un tipo imitando siempre a los mismos políticos con chistes de tablado para luego soportar un largo monólogo de Álvarez contra la dictadura de Venezuela o lo que es su otro deporte: contra los sindicatos y por ende contra todos los que somos representados por ellos solamente por ser pobres y obreros.

El poder ejerce su discurso del miedo sistemáticamente y no será el único protagonista, cabeza de puente del intento de volver atrás de estas conquistas que hemos logrado en el país, porque son burgueses, malas personas o solamente imbéciles intentan continuamente deslizar la idea de que todos los políticos son iguales, los sindicalistas corruptos y de que un gobierno socialista o “en vías de” es una dictadura.

Como dijo alguien: “no estoy de acuerdo contigo pero defenderé tu derecho a opinar diferente siempre”, pero al menos solamente desde este ignoto rincón de la red le puedo pedir a este personaje que no insulte mi inteligencia ni la del resto de la gente y que piense dos veces antes de abrir su boca o que ejerza el fabuloso arte de respetar a las audiencias.

Según Chomsky la mayoría de los medios se dirige a audiencias con un promedio mental de unos diez años, a veces pienso que en este país creen que tenemos dos meses.

Objetos Perdidos 22

Redes sociales (4)

Objetos perdidos 22

Por: Darío Valle Risoto

Bien que por su contenido también este espacio podría ser parte del ítem: Enredados en las redes sociales que algunas veces suelo subir opinando sobre este fenómeno muy reciente para el mundo de la Internet y los dispositivos móviles.  No será necesario aclarar pero siempre es bueno hacerlo que como los tenedores que tenemos en nuestras cocinas podemos trinchar nuestros alimentos con ellos y hacernos la vida más confortable o clavárselos en el pecho a nuestra suegra lo que no sería del todo bueno, al menos para ella. Lo que trato siempre de sostener es que los dispositivos, las redes, todas las aplicaciones que interactúan con nosotros no son ni buenas ni malas, son herramientas que nos pueden ayudar mucho o complicarnos la existencia y la de los demás.

Por lo tanto estas visiones críticas que adjunto solo son la parte negativa del asunto, nada nos dicen de como gracias a las redes tenemos información de casi todo al instante, que hemos podido contactar a gente perdida o que nos han salvado de una pasmosa soledad a aquellos que solemos preferir vivir solos. No todo es negativo, no todo es malo, depende de nuestra capacidad de dominar los botoncitos o de que estos nos dominen a nosotros.Redes sociales (6)Redes sociales (2)Redes sociales (3)Redes sociales (1)Redes sociales (5)Redes sociales (14)Redes sociales (17)Redes sociales (16)

38 años de cárcel y 148 latigazos

csm_260456-Nasrin-Sotoudeh_web_de9a59c244

Nasrin Sotoudeh ha sido condenada por defender los derechos de las mujeres en Irán

Luchar pacíficamente por los derechos humanos. Eso es lo que ha hecho Nasrin toda su vida. Como abogada defendía a las mujeres que se negaban a acatar las degradantes leyes sobre el uso del velo o hijab.

En Irán, a las mujeres y a las niñas no se les permite salir de sus hogares a menos que se cubran el cabello con un pañuelo y los brazos y las piernas con ropa suelta. Nasrin quería cambiar esto y fue detenida por ello.
Las autoridades iraníes interpretan que eso atenta contra la seguridad nacional o es un insulto al “Líder Supremo”.

Y le han impuesto la pena más cruel. La de Nasrin es la sentencia más dura que se recuerde en muchos años contra un defensor o defensora de los derechos humanos .

No podemos permitir que esta gran mujer reciba un solo latigazo ni pase un día más en prisión.

Exige al Líder Supremo de Irán la liberación inmediata e incondicional de Nasrin Sotoudeh y que la sentencia sea anulada ya.

FIRMA AQUÍ