Lo seguirán llamando: Trinity

trinity 1

Lo Llamaban Trinity
Por: Darío Valle Risoto

Imborrable me quedó aquel recuerdo de la primera escena de “Trinity” donde aparece tirado en uno de esos sistemas creados por los indios (Parihuelas) para que los caballos llevaran cargas allá en tiempos del viejo oeste usamericano.

Terence Hill y Bud Spencer de allí en más nos alegraron en infinidad de películas pero tanto en esta como en su secuela: “Me siguen llamando Trínity” creo que dejaron una huella imborrable para aquellos que fuimos niños ávidos de lo que se daría en llamar los westerns spaghettis.

Desde luego que las historias eran inverosímiles y solamente una excusa para el destaque de estos dos italianos con nombres anglosajones supongo que con el fin de encajar mejor en estas interpretaciones fabulosas del viejo continente sobre el far west que en algunos aspectos superó en realismo a las películas autóctonas. Al menos los cowboys italianos lucían mugrientos y no limpitos y peinados perfectamente como en las cintas yanquis. Cosa que de seguro se parece más a lo que fue en realidad.

Hubo muchos personajes de este tipo de cine europeo para todas las audiencias en el lado del cine sobre vaqueros, tuvimos a Django, Gringo y muchos y desde luego a la fabulosa trilogía del dólar interpretada por el yanqui de verdad: Clint Eastwood, pero cuando se trataba de Terence Hill y su hermano: “chico” sabíamos que nos iba a doler la panza de risa.

La secuela: “Me siguen llamando Trinity” es igual de buena, curiosamente ambas fueron rodadas el mismo año: 1971 y me arriesgaría a decir que son como una larga película en dos partes porque no hay prácticamente diferencias entre ambas con sus malos que reciben cachetazos del enorme e impertérrito Bud Spencer o los certeros disparos y también golpes de Terence Hill. Un cine que jamás volverá a ser el mismo pero que por suerte nada nos impide volver a ver una y otra vez.

trinity 2d6cb772dbc90d4e4e41a31c7e6db4f6df1205723297a325a3a2de20ef8c61d69

Green Book: Fabulosa

529ad1d2a28beae52068fea29447f14c

Green Book
Por: Darío Valle Risoto

Como muchos me enteré de la existencia de esta película porque sacó el Oscar ganándole a Roma que era la preferida de muchos, aún así esperaba verla para saber si era justa la elección o no aunque desde luego esto de premiar el arte siempre merecerá toda mi oposición ya que bienvenidos los galardones pero en definitiva es cada uno quien decide lo que le gusta o no.

Green Book se trata pues de una de esas historias de carretera: un chófer blanco italo americano es contratado para llevar a un hombre de raza negra, un pianista, de gira por el sur de los estados unidos y en este viaje veremos a dos personalidades opuestas acercarse no solo entre ellos, también a nosotros los espectadores.

Historia real donde el “Libro verde” remite a la publicación del mismo nombre impresa para darle a los negros la posibilidad de viajar pernoctando en hoteles o yendo a comer a lugares donde no corran peligro de tanto racista suelto o que sencillamente se les impida entrar allí. La película transcurre en 1962 cuando aún en muchas partes de los Estados Unidos era muy difícil cargar con una piel oscura… lamentablemente esto aún se sigue dando.

Y me quiero detener en los protagonistas únicos merecedores de una historia que abreva en aquello de que visto de cerca nadie es normal y que si conocemos a los extraños por medio de la convivencia nos daremos cuenta de que quizás en vez de nuestros enemigos puedan ser todo lo contrario. De cada espectador dependerá decodificar el mensaje, más la película carece por completo de lo políticamente correcto y se muestra con un realismo que a mi me resultó muy atractivo y hasta cómodo.

Probablemente lo mas interesante sea el personaje de este italo americano encarnado por Vigo Mortensen que de verdad tiene todo para ese Oscar más que merecido a la mejor película y en segundo lugar el pianista negro que la hace en este caso del hombre que como si fuera un extraterrestre poco a poco comprende que el mundo no es tal cual parecía y que no todos los blancos somos iguales.

169468803d7e0c69e1320bf905a2b39fb4f502f4b933702f8335d1c50f007b11ac0bca26f194cde69fe80dcfd0e5730a

Rocky: Una saga interminable

1566ae01b4962ebd9b3f3c4c76cfef88

Rocky: Una saga interminable
Por: Darío Valle Risoto

Soy un ferviente defensor de actores como Silvester Stallone o Arnold Swarzeneger y esto es simplemente porque a su manera muy usamericana han hecho más de cuatro buenas películas. Esto quiere decir que han hecho un cine de entretenimiento de buena calidad, quizás nunca excelente pero ha cumplido con esa premisa básica del cine que es precisamente: Entretener y lo demás serán valores agregados.

ad3fa8eb7b35cbb5267ee474a15798bfRocky la primera película que acabo de volver a ver junto a su secuela inmediata luego de más de treinta años hace unos días , es del año 1976 y fue fruto del guion del propio Stalone y de su lucha por llevarla al cine con él como protagonista contra el criterio que imperó al principio de poner en ese rol a actores del momento como Ryan O´Neal.

En realidad vi primero Rocky 3 a razón de que en un programa de radio de mi país comentaron sobre ellas y reparé en que en realidad esta tercera parte del año 1982 nunca la había visto al menos completa por más que tenía referencias que confirmé de que está muy por debajo de las dos primeras a saber: Rocky 2 comienza exactamente donde termina la primer historia y que es cuando este boxeador aguanta todos los rounds con el campeón mundial Apolo Creed y termina ella cuando en la revancha Rocky Balboa termina por arrebatarle el título mundial a este luchador casi imbatible.

Por lo tanto Rocky 3 y luego la archi conocida Rocky 4 no tienen ni cerca la magia original de esta saga y se preocupan de seguir vendiendo a sus personajes lo que a veces funciona bien y otras ronda lo bizarro sobretodo en la propaganda anti soviética de la ultima mencionada donde se repiten casi las mismas escenas de la preparación de Balboa pero ahora en la nieve intentando mostrarnos una esencia americana libre y demócrata contra la avasallante Rusia comunista. ¿?

Luego vendrían otras historias con los personajes reeditados y continuados como la muy buena: Creed y la reciente donde aparece de nuevo aquel viejo contendiente ya no comunista y que aún no he visto.

Contra toda ideología este es cine de puro entretenimiento yanqui y si se fuman ver varias veces la bandera de esta gran nación policía de la tierra podrán disfrutarlas, las dos primeras al menos para mi ya son clásicos de aquel cine de los años ochentas con todo lo que implica, luego no podemos culpar a Silvester Stallone de tratar de sacarle jugo a este enorme filón de oro que alguna vez desempleado inventó para no morirse de hambre y le funcionó.

PD: Algo que pocas veces se toma en cuenta es el fabuloso personaje de Adrian la novia y posterior esposa de Rocky que en las dos primeras películas nos ofrece una profundidad propia del mejor cine tanto en su personalidad tan particular como en su relación con su hermano y con el propio boxeador, no se pierdan eso.

91ec4c9dcf3205ce88c0fbf652583e80bc8cbc53513a0ac131ce9857ade86620

Un Rey en Nueva York: Chaplin Forever

05865fe60de6cd051870d9e007fe2d9b

Un Rey en Nueva York
Por: Darío Valle Risoto

Les cuento que a raíz de una escena que encontré en Facebook de esta película me enteré de su existencia, película maravillosa como todas las protagonizadas por Charlie Chaplin del año 1957 y que desconocía absolutamente.

Un Charlie Chaplin interpretando a un Rey destituido de un ignoto país que huye de la revolución nada menos que a los Estados Unidos donde es estafado de todos sus tesoros por parte de su primer ministro y se las debe arreglar para sobrevivir sin perder su status.

Y me quiero detener en el poderoso aspecto político de esta película que con ironía maestra y brillante se toma tiempo para criticar a la sociedad moderna por medio de la publicidad, las cirugías plásticas o directamente poner sobre el tapete la ideología comunista y anarquista por parte de un niño que interpreta su propio hijo: Michael Chaplin con no más de once años.

Cine sonoro donde Chaplin cumple de maravillas y con un par de gags donde aquel memorable personaje del vagabundo parece resurgir pero aquí tenemos hacia el final una crítica certera y absolutamente verosímil de lo que fue la persecución, la caza de brujas perpetrados por el estado usamericano en contra de los supuestos comunistas, conspiradores, socialistas y todo lo que presuntamente pusiera en peligro su ostentosa sociedad democrática de consumo.

Dirigida por el propio Chaplin también este genio se encargó de la música y por allí veremos una breve pista de lo que el Rock and Roll comenzaba a producir en la cabeza de esos jóvenes alocados de los años cincuentas. “Me mordió una pierna” dice el Rey de Nueva York y esto es poco de lo que se pueden perder como yo que tardé tanto en encontrar esta verdadera joya del cine mundial a la altura de “El gran dictador” o “Tiempos Modernos”.

314b0a982a08d69b5949adec10a739b8e521c010f6d2ea8bce1773963f29f7fb

Una escena de las mejores de la historia del cine