Blood The Last Vampire

Blood the last vampire
Por. Darío Valle Risoto

Finalmente pude ver esta versión de Blood inspirada principalmente en la historia original que se desarrolló en un cortometraje de animación que es en si mismo una obra muy buena y que creo generó el animé posterior que aún no terminé de ver pero que difiere en algo de la historia primera.
Durante la guerra de Viet Nam en una base norteamericana en Japón una chica nipona llamada Saya es una rara especie de vampiro que se encarga de eliminar demonios con su katana, así se verá involucrada en una serie de intrigas donde un grupo especial de la Cia tendrá mucho que ver (Cuando no), esta película viene de clásico cine asiático donde las acrobacias de karate-ninja-kung fu no están para nada en desmedro de una buena historia mostrada con la calidez visual que ya amábamos de obras como: Hero o El Tigre y el Dragón. Saya nos cautiva desde el primer momento con su trajecito de estudiante japonesa (¡Arf arf!) y la verdad que la película es muy buena si nos gustan este tipo de filmes, claro.

Los efectos especiales son buenos más no de los mejores, le erran un poco con los demonios un tanto demasiado generados por computadora pero pasan el examen final, una mención aparte merece esta habilidad nerd que tengo de quedarme leyendo los créditos porque es una producción Yanqui-japonesa-China pero le agradecen al final a Metrovías de Buenos Aires donde se rodaron las escenas iniciales en el metro que remiten directamente al dibujo de que se inspiran y también se agradece el uso de una base militar Argentina para recrear la americana de los años setentas. La verdad que me sentí orgulloso de que en esta parte de América se rueden películas tan buenas.

Le doy un 9/10, la pueden bajar de Descargas Directas.

Me olvidaba, no se trata de vampiros en el sentido transilvano de la palabra sino más bien de demonios chupasangre más dentro de la mitología asiática y esencialmente China.

Figura inspirada en la Saya de la serie Anime, abajo a la derecha como Blood+

Daniel Melingo: Para tomar en cuenta

Daniel Melingo
Por: Darío Valle Risoto

Julia tenía dos discos de Melingo sin los nombres de los temas pero llenos, casi hasta el desparramo de unos tangos callejeros, sucios, casi desprolijos pero con un vuelo poético volcado hacia un sentido del humor bizarro y lindando con lo patético. Soberbios trabajos de un creador emparentado con el rock a travéz de dos grupos emblemáticos en la escena argentina: Los abuelos de la Nada y nada menos que Soda Stereo. Melingo es mucho más que un veterano con cierta impostura afeminada en la voz y uno de los rostros más feos que se hayan subido a un escenario de la noche porteña y ningún tanguero puede dejarlo pasar porque pierde y mucho. Si Buenos Aires respira tango hasta en el Heavy Metal, Melingo sabe aquilatar esos valores porteños que desbundan a un narigón que no sabe dársela o un tanguito dedicado a un vampiro. ¿Que se puede agregar?, les paso las letras pero es poco y nada, deben escuchar estos tangazos de mi flor, algo marchita, pero flor de todas maneras.
Como postdata, me llena de orgullo su versión de: El violín de Becho del grande Alfredo Zitarrosa.

Narigón

narigon!!!…
narigon!!!…

por los pagos de mi barrio
habia un tipo que se las daba de guapo
pero su mente estaba revirada
le decian el narigon
por lo mucho que aspiraba
salia de noche, volvia de dia
no tenia paz este muchacho
pero todos le decian vas a tener que parar
pero todos le decian vas a tener que parar
y se pianto nomas intoxicado
quedo duro como rulo de estatua
hasta que un buen dia el mate no le dio para mas
hasta que un buen dia el mate no le dio para mas
narigon compadre!!! que hiciste de tu sangre
narigon compadre!!! malevo de pacotilla
narigon compadre!!! aprende de una vez a darle
narigon compadre!!! …

El Funcionario (Cuento)

El Funcionario
Por: Darío Valle Risoto

Esperaban bajo el sol abrazador del Amazonas a las cuatro de la tarde con cuarenta y cinco grados, eran un grupo heterogéneo de personas sudorosas, mujeres gordas sacudiendo sus abanicos y hombres no menos gruesos mirando sus relojes.
El sonido del ferrujiento motor de la lancha se asomó primero, luego esa deforme embarcación cubierta de trapos y techos improvisados contra el calor y los insectos tropicales, un denso humo negro partía de su única chimenea mohosa mientras que se leía a sus costados: “Carlota”.
___¡Era hora carajo! ___Exclamó el prefecto de Villa Montecinos mientras volvía a mirar su viejo reloj Orient y se quitaba el sudor con un pañuelo mugriento, detrás de él su mujer y dos oficiales de policía flacos y desganados, un perro sin dueño, el jefe del correo local con su mujer también, algunos vecinos curiosos y algunos niños gritones.
El Carlota golpeó el débil y pequeño muelle con u ruido seco, impertinente y allí vieron la figura esmirriada del empleado estatal que enviaban desde el municipio de Villa Hermosa a revisar los papeles de la contabilidad de la prefectura, como todo empleado del gobierno enviado a fiscalizar era recibido con cierta desconfianza aunque estaban muy seguros de que solo era cuestión de saber dar con su precio.
___Doralicio Ventura para servirles. ___Dijo ese hombre extremadamente flaco de nariz aguileña, lentes como excesivo aumento y unos dientes como de tiburón, su voz era como el raspar de dos piedras dada la sed que le cerraba la garganta. Llevaba un traje color marfil, una camisa celeste totalmente empapada de sudor y un sombrero de paja evidentemente viejo y poco cuidado. Sus zapatos eran enormes y seguramente muy incómodos porque caminó con cierta dificultad entre los vecinos que lo condujeron al único Bar de villa Montecinos.
El prefecto se presentó durante el camino y a su esposa que hizo un torpe intento de reverencia pero era extremadamente gorda y solo pasó desapercibido porque uno de los policías tosió y escupió cerca de uno de los zapatos del visitante.
El bar era un poco más fresco ya tenía suficientes ventiladores de techo, todos en funcionamiento, Doralicio pidió algo frío y le trajeron una limonada con gusta bastante pasable aunque con menos limón del que debería tener.
___¿Así que lo enviaron para revisar nuestras cuentas entonces?
___Recibieron la nota membretada, ya lo saben, el nuevo gobernador de Amazonia quiere que las cuentas estén claras antes de las próximas elecciones.
___Bueno, bueno. ___Sonrió Vicente Morales el prefecto. Tratando de aplacar los ánimos se sirvió un poco de limonada aunque hubiera preferido una buena dote de Ron. Era un hombre gordo, inmenso con una descomunal barriga y una nariz rojiza, desparramada entre unos ojos saltones como los de un sapo, escupía constantemente al hablar sobretodo cuando se ponía nervioso.
Doralicio lo miró sin pestañear y luego tomó un viejo maletín de cuero de víbora que llevaba consigo y lo puso sobre la mesa, destrabó una por una las correas y sacó una libreta, una pluma y un revolver. Los que curioseaban en el bar se quedaron perplejos cuando vieron el arma, los policías se miraron entre sí y el que le había escupido el zapato se encogió de hombros.
___Necesito los nombres de todos los funcionarios del estado que trabajan en este pueblo, sus tareas y lugares donde se desempeñan.
Una hora después Vicente el prefecto de Villa Montecinos dejaba el bar visiblemente nervioso, acompañado de los dos policías corrió prácticamente hasta la vieja comisaría, una casa de color blanco junto a la parroquia frente a la única y principal plaza del pueblito, aunque eran las seis de la tarde el sol tropical aún mordía como un yacaré allí donde no había sombra.
Doralicio consiguió un cuarto en el mismo Bar que hacía las raras veces de hotel del lugar, entró a la pieza y abrió la única ventana de dos aguas que miraba a un patio trasero donde un perro desnutrido le ladró un par de veces y continuó durmiendo entre las coloridas plantas, un aljibe tapado por una enorme chapa daba a una pared descascarada y detrás de ella los paraísos con su follaje tupido daban una cordial sombra.
___Creo que este funcionario es de los honestos Plauciño.
Plauciño Farías era el comisario del pueblo, él junto a Maté y Peralta sus ayudantes eran los únicos milicos y funcionarios de la ley en cien kilómetros a la redonda.
Plauciño se rió y sirvió Ron para los dos, Vicente se sentó frente a su escritorio dejando gran parte de su enorme trasero fuera de la angosta silla de la comisaría.
___Cuatro cosas: Mujeres, dinero, droga o miedo son las que compran a los funcionarios en este país, nunca falla, nunca. __Se río a carcajadas, le faltaban todos los dientes de adelante y tenía una especie de tic nervioso que le hacía pestañear continuamente.
Esa noche la mandaron a Mariela, una puta mulata que era la estrella del prostíbulo de Puerto Bendito a unos cuatro kilómetros de allí. La mujer golpeó en el cuarto de Doralicio y lo encontró fumando parado en calzoncillos mirando a la Luna entre los postigos abiertos, el calor había bajado a veinticinco grados, eran las diez de la noche.
___¿Quiere compañía?
___¿Quién la mandó?
___Diosito.
La observó desnudarse mientras se servía un enorme vaso de limonada, la mulata era más alta que él tenía unas tetas grandes, en punta y un cabello profuso, ensortijado y medio amarillento mezcla de sangres diversas en su origen. Su pubis estaba totalmente afeitado y sus nalgas eran firmes y apretadas.
A la mañana siguiente ella se fue y él se hizo el dormido mientras de reojo miraba su arma sobre la mesa de luz, cuando se hicieron las once se lavó un poco, se vistió y caminó hasta la oficina municipal, pidió que le abrieran todos los cajones donde se guardaban las facturas y las cuentas, también los legajos de impuestos y retenciones del estado.
Una hora después no necesitaba más pruebas de que estaba en otro pueblo invadido de corruptos y degenerados que se robaban todo para ellos y poco iba para el estado.
Al caer la tarde entró Vicente sudando la gota gorda, Doralicio le tiró un fajo de hojas anotadas donde se establecían las estafas de los últimos cuatro años en algo así como en diez millones de cruzeiros.
___Van a ir todos presos hasta los perros si esto no se aclara. __Le dijo mientras metía algunos documentos en su portafolio de cuero de víbora y también el revolver.
Esa noche no vino a su cuarto la mulata sino el comisario acompañado de sus dos únicos policías.
___Vamos a entendernos puto de mierda, ¿Qué querés?, ¿Plata?, ¿Droga?
Doralicio estaba sentado en la cama, se arregló los lentes y miró al milico cuadrado delante de sus subalternos con las manos en jarra haciéndose el guapo.
Le pegó un tiro en medio de la frente y este se calló como un tronco podrido entre los dos policías que se quedaron congelados de miedo.
Llévenselo de aquí y ni se les ocurra hacerce los héroes.
___No… no señor.
Lo sacaron con la patas por delante, una línea de sangre manchó aún más el piso de madera hasta que a lo lejos sintió como lo metían en la camioneta y se lo llevaban.
Doralicio colocó en su arma la bala gastada y miró al patio nuevamente, el perro flaco se asomó asustado y se acercó hasta el pie de la ventana moviendo la cola.
Esa noche habló por teléfono con la capital del estado, les informó que necesitaban un nuevo comisario, un nuevo prefecto y que su trabajo habría terminado cuando recibieran el informe de las estafas, el Gobernador lo felicitó personalmente al teléfono.
Caminó entre los árboles por las calles empedradas, hacía un poco menos de calor o se estaba acostumbrando, se encontró a Vicente Morales muy nervioso junto al jefe de correos, algunos vecinos se metieron a sus casas.
___Debería ir buscándose un trabajo señor Morales.
___Usted, usted, conque derecho viene, viene al pueblo a meterse…
___El libro. El libro que ustedes nunca leen
___¿La Biblia?
___La constitución pedazo de ladrones, la constitución.
Y allí se metió al correo a buen resguardo del sol a escribir un telegrama a su mujer en Río de Janeiro.

fin

Anna Popplewell and Emily Browning

Dos nenas adorables

Por: Darío Valle Risoto

Dignas herederas de la belleza de Angelina Jolie, yo las describiría como dos tremendas ninfas góticas dignas de las más grandes fantasías de todo muertevideano que se precie. Felizmente este diciembre ambas cumplen 21 años, así que ya no corremos riesgo de ser acusados de pedofílicos aunque debo admitir que me gustaron desde que las vi en sus películas más aclamadas, vamos por partes:
Anna Popplewell es inglesa, nació el 16 de Diciembre de 1988, con unos 16 años coprotagonizó las películas de las Crónicas de Narnia, una especie de aventuras influidas en unos libros que pretenden continuar el éxito de El Señor de los Anillos quizás dirigidos a un público más joven. Como Susan Prevensie era muy erótico verla con su arco y sus flechas luchando al lado de sus hermanos junto al León parlante Aslan, creo que tiene una hermosa figura medio gordita pero enormemente sensual, las fotos la muestran muy bien.

Esta es la otra chica que me parece enormemente atractiva y con un gran futuro:

Emily Browning nació en Australia el 7 de Diciembre de 1988 y por supuesto que se destacó ampliamente en esa gran película muchas veces olvidada que es: “Lemony Snicket A Series of Unfortunate Events” (Una serie de eventos desafortunados en Uruguay), en ella como Violet Baudelaire nos demostró una gran calidad interpretativa y una presencia por demás erótica y tenía solo unos quince años en ese momento. Si bien posee una belleza gótica como Anne, en este caso creo que es un tanto rockera y con un aspecto más contestatario en oposición a la languidez de nuestra otra nena.
Se aceptan votos por una o la otra (Yo me quedo con ambas)

Dialectos Mexicanos

Con motivo del artículo sobre la reivindicación del insulto, nuestro colaborador Retreat to Death nos envió lo siguiente que compartimos con ustedes:

Este tipo de palabras llegan a convertirse algo tan común aquí en México que si te llegara un sujeto a hablarte en la calle como lo siguiente“Que pedo wey me podrias dar tu hora” seria algo de lo mas normal que podrías encontrarte. Aquí te van unas palabras muy usadas que olvide mencionarte.
Pedo: Esta palabra se usa para sustituir el tan popular “Que onda”, también se usa para decir que tienes un problema muy grande o exagerado. Ejemplo:”No mames wey tengo un pedo con mis jefes bien cabron” Se podria decir asi.
Tambien se usa “mochate” para sustituir la palabra comparte, “rifate” que quiere decir que hagas tu mejor esfuerzo, “vamos a echarnos un caldo” y claro que no de pollo, este se utiliza para decir que quieres tener sexo con tu novia o tambien se le llama como faje.
Aparte de todas estas palabras, hay algo que se usa con mucha más frecuencia acá en México que son los albures, ya sea para bromear entre amigos o para sacar de quicio a alguien. El albur mexicano proviene de las clases sociales mas pobres es algo incuerente ver a alguna persona de alta clase decir este tipo de vocaburlario y bueno con el paso de los años es utilizado para darle doble sentido a una serie de palabras. Casi siempre todo tiene que ver hacia lo sexual, mas dirigido a los miembros reproductores.
Por ejemplo: Si llegaras a Mexico y alguna persona te preguntara que si te gusta el chile o si te gustan los tacos de cabeza ¡Cuidado! Lo mas posible esque te este “albureando” y crea que te gusta el miembro sexual masculino XD.
OH también un claro ejemplo seria si alguien te preguntara que si haces “chaquetas de cuero” y claro que no se están refiriendo a las prendas de vestir sino a la masturbación del miembro masculino. ASI QUE CUIDADO CON NO CAER!.
Tambien se le llega a practicar a la mujer, por ejemplo “Cuidado porque pico ojos” esto se debe cuando una mujer esta agachado y algun sujeto pasa cerca de alli. O el miembro reproductor de la mujer se le llega a decir mono, papaya, aquellito y un monton mas.
Y hay un sin fin mas como “techo blanco” que no se refiere al techo techo si no a que te rociaran con secreción masculina XD. También algo divertido es tratar de dar un doble sentido a los nombres propios por ejemplo: Zacarias Blanco de la vara o Vanessa melchor Izzo.
Espero que te hayan gustado y hay me dices que tal.
Hay nos vidrios (vemos) XD.
Un abrazo!

La soledad de los muros

La soledad de los muros
Por: Darío Valle Risoto

En el negro crepitar de la aurora
Tiembla otrora la luz inmanente
De una mujer que en la distancia llora
Por todos sus amantes ausentes.

Cada día levanta los cristales
De una ventana esmeralda iridiscente
Para observar la planicie irradiada
De una luz que detalla la muerte.

Ella infatúa se retuerce en celo
Y sus manos buscan resortes dementes
Allí donde el cuerpo esconde secretos
Que solo conocen las remotas mujeres.

Sus piernas se retuercen como la luna
Que observa su perfil desnudo y silente
Y sus cabellos cubren la fortuna
De un orgasmo profundo, rojo y perenne.

Trepada al muro la viola el destino
Ingrávida y húmeda su cuerpo se cierne
Sobre una loza de mármoles fundidos
Contra su piel de arenas y mieles.

La soledad de la muralla fría
La permanencia de la femenina simiente
La arrogancia de un amor privado
Y el llanto mezclando placer y fiebre