La Desisión de Laura

La decisión de Laura
Por: Darío Valle Risoto

___Un hijo nos va a separar y no quiero eso
Era lo último que hubiera esperado escuchar mientras ambos sostenían frente a sus ojos el test de embarazo, Laura dejó el adminículo sobre la mesa de la cocina y fue a servirse un trago de vino, aún estaba desnuda, era de mañana y el sol del otoño invadía toda la casa.
Pedro en cambio había sostenido la idea de que ser padres podría ser como una suerte de afirmación del amor que compartían desde hacía cuatro años.
___ ¿Te sirvo?
___ No, solo agua mineral, me duele la cabeza, ¿Estas segura de no querer tenerlo?
Ella se volvió a sentar a la mesa, era inevitable verle los pechos siempre duros, sus pezones magníficos y ese lunar en el medio como una especie de minúscula frutilla.
___ No quiero esclavizarme, quince o veinte años, preocuparme por su educación, su salud, tratar de que sea buen ciudadano de que crea en todas esas patrañas que fabricamos en este mundo de mierda y además irme poniendo vieja, ¿Sabés que más tarde o más temprano los hijos siempre terminan odiando a sus padres?
___ Bueno, pensándolo bien no puedo contradecirte, mis viejos eran unos hijos de puta y los tuyos…
___ También.
___ Siempre cabe la posibilidad de dejarlo en la puerta de una iglesia.
___ Eso no es nada gracioso Pedro, no quiero que nuestra vida cambie.
___ ¿Y la preservación de la especie?
___ Un niño menos no le hace mella al mundo, ya hay suficientes futuros soldados, sacerdotes, políticos, contadores, carpinteros, prostitutas, encuestadores, cajeras, policías, enfermeras, recepcionistas…todo una mierda.
Laura rompió el test de embarazo y lo tiró a la papelera, al levantarse a servirse más vino su compañero no pudo evitar mirarle el abdomen que quiso descubrir un poco más pronunciado.
___ ¿Y si es una niña?
___ ¡No me jodas Pedro!
Los fines de semana comenzaban los viernes de tarde, ambos llegaban de sus trabajos con una hora de diferencia, él antes que ella, no bien entraba al apartamento prendía inciensos, ponía música y la esperaba, ella entraba, se iban a bañar juntos y después hacían el amor sobre una colchoneta en el living hasta dormirse agotados, eso continuaba a veces hasta el sábado por la noche, más de un día juntos, desnudos haciendo el amor, riendo y tomando vino, conversando y contándose historias, nunca prendían la televisión ni atendían a las visitas que se aburrían tocando timbre.
Laura era apenas y un poco más alta que Pedro, delgada, tenía un rostro hermoso, ojos grandes y nariz algo curvada, labios un poco gruesos y el cabello negro como la noche, él era algo fornido, mucho más blanco de piel que ella, de ojos claros y una insipiente calva que disimulaba con largos cabellos que casi siempre ataba, a veces barba, a veces solo bigote.
Ese domingo amaneció soleado pero fresco y él cerró algunas ventanas porque entraba una corriente de aire, se escuchaban los gritos de los niños desde el parque, Laura comenzó a juntar las cosas para ir a vender a la feria como lo hacían siempre pero esta vez el no la quiso acompañar, sin muchas preguntas se fue sola empujando su carrito con artesanías, Pedro se sentía triste.

Lucifer

Lucifer
Por: Darío Valle Risoto

Rompía la rutina de un silencio
Esa lluvia negada y fría de Noviembre
Saber cuesta el dolor de no olvidar
Cuando ya es tarde para el regreso.

Tendrás la efímera idea
De creer que todo puede ser bello
Pero la elaborada idea del amor
Se marchita cuando cierras los ojos.

No te muerden los años
Son otra cosa las heridas del mañana
Cuando el arrepentido cause
Busca las profundas úlceras del alma.

Fabrica con tu descontento la bruma
Lento el suicidio siempre es una carta
Cuando se aproxima la cobardía
A reunirse con tanta frustración.

Flotarás desmembrado y estéril
En ese mar espeso de desdichas
Sumando a cada fracaso una espina
Pero ya será tarde para pedir tiempo

101 Inventos que cambiaron el Mundo

Los 101 Inventos que cambiaron el mundo
Por: Simon Usborne

Belfast Telegraph: 101 gadgets that changed the world.

Los 101 Inventos que Cambiaron el Mundo: 42 La Tetera Año 1891.
¿Dónde estarían los británicos obsesionados con el té sin la humilde tetera? Se dice que se encuentra en más hogares que cualquier otro aparato de cocina. Las teteras no eléctricas datan de hace miles de años, pero te pueden dejar esperando décadas por tu bebida. La
primera tetera eléctrica fue desarrollada en Chicago en 1891 pero aún así tardaba 12 minutos en hacer hervir el agua. Las cosas pronto se volvieron más rápidas y las teteras más veloces pueden hacer hervir el agua en poco más de un minuto.

Los 101 Inventos que Cambiaron el Mundo: 43 La Laptop Año 1982.
Se requerían piernas fuertes para aguantar las primeras computadoras portátiles. La Osborne 1, lanzada en 1981, es frecuentemente llamada la primera laptop pero más parecía una máquina de coser y era muy distinta a las delgadas máquinas de ahora, pues pesaba más de 10kg. Un año después, la GriD Compass 1100, diseñada por el británico Bill Moggridge, cambió las cosas. Fue la primera laptop que tenía un monitor desplegable como las de ahora, al estilo de una almeja. Pesaba “sólo” 5kg y fue un éxito en la NASA y para los paracaidistas estadounidenses.

Los 101 Inventos que Cambiaron el Mundo: 44 El Láser Año 1960.
Láser, como muchos saben, quiere decir Light Amplification by Stimulated Emission of Radiation. Fue el mismo Albert Einstein quien propuso los fundamentos para su desarrollo, cuando en 1917 dijo que los átomos podían ser estimulados para emitir fotones en una
misma dirección. El fenómeno fue observado por primera vez en la década de 1950 y fue el físico Theodore Maiman quien construyó el primer laser funcional en 1960. Este aparato usaba un rubí que emitía una luz “más brillante que el centro del sol”

Los 101 Inventos que Cambiaron el Mundo: 45 La Podadora de Césped Año 1830.
Hace mucho tiempo sólo los muy ricos podían pagar a equipos de trabajadores que mantuvieran sus jardines en buen estado (o debían dejar que las ovejas hicieran el trabajo, y permitir que sus excrementos adornaran todo el lugar). El hijo de un granjero llamado Edwin
Budding cambió eso en 1830 cuando, inspirado por las máquinas rotatorias usadas para recortar el terciopelo, unió fuerzas con el hombre de negocios John Ferrabee para construir un cilindro de hojas de metal funcionaba de manera casi idéntica a la de las podadoras actuales.

Los 101 Inventos que Cambiaron el Mundo: 46 El Lápiz Año 1564
El lápiz surgió a la vida en 1564, cuando fue descubierto un depósito bastante puro de grafito en Borrowdale, Columbia (Estados Unidos). En ese entonces se pensó que era algún tipo de plomo (de ahí que en inglés al lápiz se le conozca como “lead pencil”). Un año después, el naturalista alemán Conrad Gesner describió una herramienta para escribir que contenía esa sustancia. Nicolas Conté perfeccionó el lápiz más de cien años después cuando mezcló el grafito con yeso y lo pegó entre dos tiras de madera.

Los 101 Inventos que Cambiaron el Mundo: 47 El Foco Año 1848
Era tan novedoso el foco a finales del siglo XIX que en los hoteles tenían que poner un cartel con la advertencia: “Esta habitación está equipada con luz eléctrica de Edison. No intente encenderla con un cerillo. Simplemente dé vuelta al interruptor colocado en la pared, cerca de la puerta. El uso de electricidad con fines de iluminación no afecta la salud ni tampoco afecta
el sueño”.
A pesar de lo que se cree, Joseph Swan desarrolló el foco antes que Edison, pero ambos unieron fuerzas y compartieron el crédito por la creación de gadget más ubicuo en la historia moderna.

La Feria de Tristán Narvaja

La Feria de Tristán Narvaja
Por: Darío Valle Risoto

Indudablemente la Feria de la calle Tristán Narvaja es uno de los paseos más interesantes de Montevideo, enclavada en la calle del mismo nombre, la misma que parte desde el callejón entre la Universidad de la República y la Biblioteca Nacional, se extiende varias cuadras y se bifurca en diferentes direcciones una suerte de feria paralela con todo lo que se pueda imaginar a la venta.
Desde muy chico íbamos los domingos con mis padres y desde luego que siempre regresaba lleno de revistas que compraba o canjeaba en las librerías o puestos. La librería Rubén era toda una tradición que me vio crecer desde los cómics a las novelas de ciencia ficción y terror, La librería Horizonte era otra importante y también en una de las calles que cortan la feria hay una importante exposición de libros, fascículos de enciclopedias, revistas, fanzines, etc.

Inevitablemente escucharemos cumbias y tal vez tangos desde equipos viejos a la venta, hay desde hace unos años suficientes películas pirateadas como para asombrarnos con tal osadía pero así es y será un riesgo comprar estos formatos mal grabados y que no siempre se reproducen correctamente.El centro de la feria es la feria en si misma, es decir: frutas, verduras, chacinados, etc., sus bordes en cambio tienen una interesantísima y variopinta muestra de “de todo un poco” que va desde mates y bombillas, recuerdos del Uruguay para los turistas, pósters, murales, artesanías, pequeñas estatuillas de yeso, vestimentas y también libros.
Sobre dieciocho de Julio están los puestos de pescaditos y todo lo que los acuaristas buscan, también va gente a vender los cachorros de sus perros generalmente de raza, hay gran variedad de plantas y macetas, podríamos decir que el comienzo de la feria es más una tienda de mascotas, así mismo sobre el lado izquierdo y a unas dos o tres calles en la esquina hay un viejo puesto de animales de granja con gran variedad de pollos, patos, aves exóticas, roedores y de todo bicho para darnos lástima en sus reducidas jaulas varias horas a la vista, recuerdo que hace muchos años con mi primo Ricardo le compramos unas palomas Torcazas que soltamos allí mismo y el vendedor se enojó mucho con nosotros.
Por la mitad de la feria también sobre la izquierda dándole la espalda a la avenida hay un viejo puesto muy grande donde unos cristianos leen la biblia a los gritos y venden todo tipo de Biblias y sus cosas religiosas, es interesante ver que al tipo nadie le da pelota pero él sigue vociferando por nuestra salvación, a veces se turna con uno de dos compañeros pero el principal es el más demente y pasado de rosca.
De los mejores recuerdos de mi infancia es levantarme los domingos e ir con mi padre a la feria y caminar horas mirando cosas, comer en la parrillada un lindo trozo de asado y volver nervioso sin saber por cual revista empezar para pasar la tarde leyendo Marvel, Dc o alguna revista española como Trinca o Cimoc.
Este domingo fui y desde que partió Julia no había regresado, desde eso hace más de dos años, recorrí sus numerosos puestos compré queso, calcetines, inciensos y regresé a casa, desde que tengo computadora quedaron atrás las revistas y libros en papel pero no la nostalgia.

Defendor

Defendor
Por: Darío Valle Risoto

Todos los que amamos los cómics alguna vez tuvimos el sueño loco de ser superhéroes y tratar de acabar con los malos de un plumazo, porque aunque no lo creamos estos existen y esta película trata sobre eso. Probablemente deberá tener algo raro en la cabeza un tipo que se disfraza para combatir el crimen al margen de la ley y así es Arthur, el protagonista de “Defendor” un muy buen filme que nos narra las peripecias de un superhéroe real y posible.
No me imagino mejor protagonista para este tipo de locos que Woody Harrelson que sin lugar a dudas además de ser un excelente actor está más pirado que mi tía Coca y si de coprotagonistas de lujo hablamos tendremos en la hermosísima Kat Dennings encarnando a la drogadicta y prostituta que lo acompaña por este viaje a lo más siniestro de una ciudad como la nuestra.
Película Canadiense de reciente estreno que es aconsejable para los que amamos a los superhéroes pero también para aquellos que quieren ver una película de acción diferente que aborda entre su trama un montón de sub historias igual de interesantes: el abusador de menores, la sicóloga, el policía corrupto, el amigo incondicional, etc.
Arthur grabará imágenes y voces cargando materiales sobre su espalda, su antifaz de pintura negra quedará tan ridículo como el casco de luces y sus extrañas armas: Abejas, canicas, una gomera, etc. Su distintivo: Una “De” hecha con cinta pato en el pecho. ¿Qué más se puede pedir?
Buen entremés para los que esperamos el estreno de Kick Ass que espero sea buena aunque les adelanto que no será tan sangrienta como el comic, en cuanto a Defendor: no se la pierdan y aunque al principio es algo lenta mejora minuto a minuto.

¿Habrá que ser retardado para creer en la justicia?

El grafitti como homenaje al defensor.
Kat Dennings siempre atractiva y buena actríz.

Opera Prima (Cuento)

Opera Prima
Por: Darío Valle Risoto

El miedo es una especie de corbata apretada al cuello que nos ahoga invisible y tenaz. Vaya comparación, pensaba en su cabeza Javier, mientras esperaba en el patio, arriba la claraboya pero era de noche, un pájaro dormía en una jaula apoyada en un largo soporte de pie, las baldosas blancas y negras como para jugar al ajedrez en el patio del quilombo.
Su tío fumaba tranquilo, lo miraba de reojo, ya lo habían amenazado hace meses con que lo iban a llevar a debutar, a hacerse hombrecito, a ponerla donde se debe. Javier miró la hora, eran cerca de las diez de la noche y en la tele estaba por comenzar otro capítulo de Combate, una mujer vieja les había abierto la puerta del zaguán de la casa, había una lamparita roja identificatoria de que era un lugar para hombres. Su madre no había estado de acuerdo con la aventura pero su padre había tenido la última palabra, nadie le había preguntado si tenía ganas de coger.
Quince años parecía la frontera donde debía decidirse a follar por primera vez o quedarse de mariquita como el primo Antonio, que se vestía con las ropas de sus hermanas cuando se quedaba solo, además le había tocado el pito cuando tenía unos diez.
Javier se sobresaltó cuando se abrió una de las puertas y salió un hombre entrado en años, la mujer estaba vestida con un baby doll rojo, era más vieja de lo que se imaginaba que debía ser una puta.
___ ¡Libre! ___Dijo ella y miró al tío, Javier pensó en salir corriendo pero su tío lo tranquilizó.
___Gracias pero este pibe va a debutar con La Rusa.
Ella frunció la cara y caminó por delante hasta el cuarto donde la portera tomaba mate y miraba la televisión, era alta y culona yc aminaba con movimientos muy exagerados.
La mujer estiró las piernas y le aceptó un mate a la portera, se rió a carcajadas de algo que veían el la tele que no era Combate, Javier miró el reloj, había comenzado hacía diez minutos y ya debían haber matado como a tres nazis y el a punto de tener sexo por primera vez.
___ Quédate tranquilo que La Rusa es una piba muy linda y delicada, te vas a llevar un buen recuerdo Javi, no te pongas nervioso, vos entras y se la ponés como yo te dije.
Pensó en decirle que no tenía ganas pero era importante que el tío se haya tomado el trabajo de traerlo hasta la ciudad de Pando a debutar, después de todo era algo para contar en el liceo no bien llegue el Lunes, algo que no sea mentira.
La puerta del último cuarto se abrió y una chica rubia de cuerpo menudo besó a un hombre muy delgado que se retiró con la cabeza baja avergonzado de ser visto por ellos, el tío se encogió de hombros, se paró y fue a hablar con La Rusa.
Javier no la quería mirar pero allá estaba toda piel, tenía una tanga y una especie de salto de cama casi transparente, tenía pechos medianos en punta y las manos muy delicadas.
El tío lanzó una carcajada ante un chiste de la chica, le dio unos billetes y miró a Javier, sonriéndole pero con firmeza le señaló el cuarto y allí entró.
Adentro había una estufa prendida y un póster de Camilo Sexto sobre la pared a la cabecera de una cama de dos plazas como la de sus padres, ella le dio un beso en la mejilla y lo llevó a un rincón a lavarlo, se la sacó y por primera vez Javier sintió un poco de vergüenza.
Luego de secarlo ella hizo lo propio, él se sentó en la cama desnudo pero con las medias, hacía frío afuera pero aunque la estufa calentaba el ambiente, el temblaba.
Luego ella se deslizó como un gato sobre su cuerpo absorto, lo condujo a que la toque en varias partes, los lugares que solo veía en fotos prohibidas o furtivamente en alguna película de las que miraban sus viejos cuando lo imaginaban dormido y bajaba al living.
Todo fue muy rápido y luego ya estaban en un bar tomando una coca cola con el tío que no le hizo preguntas pero comenzó a tratarlo diferente, al menos eso sentía Javier aparte de un gran vacío en la entrepierna y un creciente temblequeo en las manos.
___Sos valiente, mi primera vez salí corriendo, bueno, la mina era una gorda horrible y no como La Rusa.
___ ¿Puedo volver otro día?
___ ¡Cuándo quieras pero mirá que sale caro! y de seguro pronto vas a conocer alguna chica y todo va a ser diferente.
___ No lo creo, no le gano a nadie en el secundario. ___Dijo acongojado.
___ Todo llega a su tiempo Javi, yo te traje como experiencia pero después de todo la vida tiene mejores cosas que una puta en un cuarto pagado y ajeno, perdóname pero tu viejo insistió y ya sabes que siempre tenemos nuestras diferencias.
___ Creo que fue demasiado rápido.
___ Como un sueño.
___ Como un sueño, eso mismo tío.

FIN

Puntillas de auroras tristes

Jose Larralde
Por: Darío Valle Risoto

Larralde es un autor obligado en estas partes del mundo, pocos como él han tenido a bien traducirnos a los torpes ciudadanos: la vida, angustias y esperanzas de la gente del campo. La lucha del hombre frente a las injusticias siempre se recogió en diversas formas de la música y la poesía y aquí entonces les dejo una letra que no es de tango, pero a bien que se podría hacer un gran tema de Heavy Metal con ella, proyecto que pensé concretar si alguna vez volvía a los escenarios con mi banda.

PUNTILLAS DE AURORAS TRISTES
De Jose Larralde

Puntillas de auroras tristes,
percal de espuma en el aire.
Dolor de saber que existo,
cuando termina la tarde.
Tristeza de ser apenas,
una penumbra que arde
y en la noche caliente helarme,
tan solo helarme.

Pocilga de conventillo,
guarida de traficantes
Mercado sin municipio,
cambiando necesidades
Patrón de cobijas pobres,
donde se cuaja la carne
Paredes de color sucio,
manchadas de tizne y mate.

Donde muere la esperanza,
nace otro amor que no late
Al diablo con los azules,
que poco suele gustarle

Por cada vez que vomito,
ando pisando en el aire
por cada razón que busco,
encuentro necesidades.

Por no saber cuando es nunca,
no tengo nunca ni cuando,
La misma ley que condena,
a veces ata el caballo

Me queda la caridad,
de ser percal en el clavo
colgado de la pared,
testigo del zafarrancho

Puntillas de auroras tristes,
percal de espuma en el aire.
Dolor de saber que existo,
cuando termina la tarde.
Tristeza de ser apenas,
una penumbra que arde,
y en la noche caliente,
helarme, tan solo helarme.

PD: Les agrego el tema que interpreta Almafuerte en su primer disco: Mundo Guanaco, pertenece claro a José Larralde y se llama:

DE LOS PAGOS DEL TIEMPO

De los pagos del tiempo me he llegao,
y a los pagos del tiempo he de seguir,
rejuntando majadas,
de vergüenzas cansadas,
pa’ brindarle el resuello de un sentir
en los campos de naides pastorear
la guachada que sola se ha quedao.

Y en los postes del hambre
viá cortar el alambre
pa’ que naides se sienta acorralao.

Pueda ser que me aguante hasta llegar,
este flete de sueños que he montao,
y pa’ arriar despacito,
sin perrada, ni gritos,
mis vergüenzas cansadas.

O en la cruz de un camino
ha de hallarme el destino
masticándome el alma.

De los pagos del tiempo me he llegao,
y a los pagos del tiempo he de seguir,
nunca digan que es nunca
la esperanza se trunca,
cuando el hombre se arruga al sufrir.

Si lastimas la nada de no ser,
y sentir nunca es nada, pa’ saber
si la duda se agranda, la conciencia se ablanda
y el vivir es distancia.

Pueda ser que me aguante hasta llegar,
este flete de sueños que he montao,
y pa’ arriar despacito, sin perrada, ni gritos,
mis vergüenzas cansadas.
O en la cruz de un camino
ha de hallarme el destino
masticándome el alma,
masticándome el alma,
masticándome el alma…

101 Inventos que cambiaron el Mundo

Los 101 Inventos que cambiaron el mundo
Por: Simon Usborne
Belfast Telegraph: 101 gadgets that changed the world.

Los 101 Inventos que Cambiaron el Mundo: 48.- La Cerradura
Año 2000 a.C.
Basta escuchar el tintineo de los llaveros que la mayor parte de la gente lleva consigo para darnos cuenta cuán importante se ha vuelto la seguridad en nuestros días. Los egipcios fueron los primeros en poner las cosas bajo llave hace aproximadamente 4,000 años (los nudos difíciles fueron una opción durante mucho tiempo). La contraparte de madera incluía una llave que levantaba unos cilindros, permitiendo que una aldaba quedara libre y pudiera deslizarse. El diseño era similar en principio a la cerradura moderna inventada en 1848 por Linus Yale, cuyo nombre aún adorna billones de llaves.

Los 101 Inventos que Cambiaron el Mundo: 49
La Ametralladora Año 1884
Hiram Maxim, el norteamericano radicado en Londres que supuestamente inventó la primera ametralladora completamente automática, se inspiró en un compatriota, quien dijo que la ruta hacia la riqueza era “inventar algo que les permitiera a esos europeos cortarse las gargantas unos a otros con mayor facilidad”. Funcionó: La eficiente y brutal máquina de Maxim fue adoptada de inmediato por varios ejércitos y sus sucesoras inflingieron horrendas pérdidas humanas en la Primera Guerra Mundial. Mostrando un gran gusto por los artefactos mortales, Maxim también inventó la letal trampa para ratones.

Los 101 Inventos que Cambiaron el Mundo: 50
El Reloj Mecánico Año 1092
En los primero relojes mecánicos, el tiempo podía ser escuchado pero no visto. De hecho, la palabra “clock” (reloj), viene del latín clocca (campana). Los ejemplos más elaborados datan del siglo XI en China, cuando un monje describió un artefacto cuyo mecanismo se movía con agua. El primer reloj público conocido apareció en el palacio del visconde de Milán, en 1335.
La gran revolución en el diseño de los relojes vino con la introducción del péndulo en el siglo XVII, permitiendo a cualquiera tener un reloj en casa y conocer la hora precisa.

Los 101 Inventos que Cambiaron el Mundo: 51
El Microchip Año 1958
Es imposible expresar cuánto han contribuido a cambiar nuestras vidas estos pequeños artefactos de silicio y metal. Están en todas partes, desde juguetes hasta tanques, pasando por motocicletas y hornos de microondas. Cuando, en 1952, el ingeniero Geoffrey Dummer propuso usar un bloque de silicio cuyas capas contuvieran los componentes electrónicos de
un sistema, nadie lo tomó en serio y jamás pudo construir su prototipo. Seis años después, el ingeniero norteamericano Jack Kilby tomó la idea y construyó el primer circuito integrado monolítico, o microchip.

Los 101 Inventos que Cambiaron el Mundo: 52
El Microscopio Año 1590
Cuando Robert Hooke publicó en 1665 su obra maestra, “Micrographia”, la gente se quedó estupefacta por sus descripciones de un mundo en miniatura. Samuel Pepys lo llamó “el libro más ingenioso que he leído jamás en mi vida”. Hasta entonces, la gente no sabía que las moscas tuvieran patas peludas, o que las plantas poseyeran células (Hooke acuñó el término “célula”). Zacharias Janssen, un constructor de anteojos holandés, había inventado el primer microscopio en 1590, aunque entonces fue considerado más una curiosidad que un avance revolucionario en la ciencia.

Los 101 Inventos que Cambiaron el Mundo: 53
El Horno de Microondas Año 1946
La primera víctima de las microondas fue una barra de cacahuate. Estaba en el bolsillo del ingeniero norteamericano Dr. Percy Spencer, quien trabajaba en cierto rango de ondas emitidas por un magnetrón, un componente esencial en los radares. La barra se derritió, así que un intrigado Spencer aplicó el magnetrón a un huevo, el cual explotó. Para el fin de año ya había sido construido el prototipo y los primeros hornos de microondas (que costaban alrededor de 30,000 libras esterlinas, a precios de hoy) comenzaron a producirse. Poco a poco, se abarataron hasta convertirse en una parte importante de nuestra vida, permitiéndonos comer comida recalentada a cualquier hora.

Manual de Bestias de Supermercado

Manual de Bestias supermercadistas.
Por: Darío Valle Risoto

Por supuesto que ya he escrito sobre esto antes pero hoy me viene a la mente allanaros el camino por si tienen la dudosa suerte de ir a un supermercado, hipermercado, autoservicio o cualquiera de estos monstruos que nos ha legado la confortable vida de nuestro tiempo para que compremos todo aquello que en realidad no necesitamos.
Se hace menester rascarse cuando pica y también recordar que la variopinta vida salvaje que puebla los supermercados nos compete ya que como el explorador nonato que penetra a una selva de modernidades y colores nos veremos tarde o temprano presas de estos animales que corretean y/o pernoctan entre las góndolas y servicios de estos (Reitero) monstruos de la modernidad comercial y consumidora.

Vamos a enumerar las 10 clases que pueblan la fauna del supermercado de nuestro barrio:

1-El Guardia (O la guardia) de seguridad.
Ser pusilánime que vigila para que la gente no se lleve cosas sin pagar pero que siempre estará hablando con su Handy como si se tratara del guardaespaldas de Barack Obama. Inútil será preguntarle donde encontrar determinado artículo porque probablemente tenga una sola neurona que utiliza para intentar respirar y soportar ocho horas dando vueltas como un agente de la ley de cuarta categoría.

2-Los niños que empujan carros.
¿Usted nunca fue atropellado en un supermercado por un maldito niño malcriado que se cree Reutemann empujando un carrito sin mirar a quién se le pasa por delante? Generalmente preceden a padres y/o madres con menos carácter que una babosa engripada y probablemente cuando ustedes le muestren el hematoma producido por ese bonsái de Satanás solo sonrían.

3-Los Reponedores
Se trata de empleados del supermercado o de compañías proveedoras que siempre estarán delante del producto que buscamos limpiando góndolas con la velocidad de una tortuga renga y con una gran cantidad de paquetes, palies y artilugios alrededor que nos obligarán a estirarnos tal cual Plastic man para tomar ese preciso paquetito tan tan lejos. Obviamente nunca nos facilitará la tarea porque estos personajes en realidad son artificiales y no conocen el término: alcanzar cosas.

4-Los Gordos Chantas
Todo grupo de niños gritones y madres con el pelo mal teñido, inevitablemente vendrá seguido de un gordo de short, ojotas y elocuente orgullo por haber roto todos los parámetros que lo unían a una estética humana. Este gordo generalmente compra mucho, llena el carro mirando a los demás clientes con un gesto de: ___Seré un gordo pedorro pero tengo guita y me compro lo que se me antoja ¿Viste?

5-Los indecisos/as
He llegado a la conclusión de que mucha gente es tele transportada al supermercado sin tener la menor y más puta idea de que comprar; por lo tanto entorpecerá nuestro camino dando doscientas vueltas alrededor de los yogures con terrible dilema existencial entre el de frutilla, el de durazno o el merengado con brócoli cero calorías. Siempre terminarán chocando contra nosotros y devolviendo lo que tenían en la mano para irse luego de dos horas sin comprar nada.

6-Las minas buenas
Benditas las mamás que se conservan fuertes y andan por el súper marcando el paso de tacos altos con tremendo carro donde flotará a la deriva un paquete de Siempre Libres y tal ves una revista “Susana”. Dignas terracotas que conversarán con el carnicero que corre el riesgo de rebanarse un dedo cuando ella se agacha para mirar el asado dejando a su vista sus pectorales provistos de buenas esfericidades.

7-Las viejas chotas
Señoras mayores de setenta años que aburridas andan curioseando y siempre se toman un largo tiempo para todo, amen de que encuentren otra vieja y se pongan a conversar sobre dolores y juanetes en medio del justo sitio donde hay mayor movimiento del súper. En la caja demoran veinte minutos sacando la plata del monedero que nunca les alcanza y siempre habrá que llamar a una encargada para que anule la compra mientras la cola crece y algunos fallecen de embolismo.

8-El Acaparador
Este puede ser también un gordo chanta, se trata del tipo que acompañado de su familia compra tres carritos de comestibles con absolutamente de todo, probablemente se vaya de vacaciones a Madagascar o crea que va a sobrevenir una hecatombe nuclear y justo él y su familia quedarán vivos. Por supuesto que paga con tarjeta mientras yo. que solo voy a comprar un litro de leche me pregunto si sería posible que dicha destrucción sobrevenga ahora.

9-La Cajera inútil
Siempre será una chica un poco fea porque si está buena no nos importará que nos cobre mal, pase los precios como el culo, se le caiga todo, nos embolse el jabón en polvo junto con el pan y nos sonría con el gesto de Winnie the Pu cuando se cagó encima del tigre. Probablemente mientras hace todo esto converse con la otra cajera sobre su último baile de cumbias y nosotros ya estemos pensando en hacernos el Harakiri con un plátano.

10-Las campañas Idiotas.
Esas campañas seudo publicitarias ideadas por un nieto de Lex Luthor que pretenden que cada cien pesos que gaste me regalen un pegotín que luego pegaré a una tarjetita de mierda y cuando esté llena por el dos mil veinte, me hará acreedor a un Taper de plástico yanqui para guardar cosas. Las tarjetas de “Cliente Preferencial” que me dan puntos por cada compra, esto me obliga a sacarla cada vez que compro para ir sumando, cuando llegue a 2400 me van a dar un repasador que compro en la calle por 10 pesos pero: ¿Quién me saca la satisfacción de ganarme algo?

PD: El fiambrero que siempre te da cien gramos de más, el frutero que siempre está en el baño, la música tropical insoportable (Devoto de San Quintín en Montevideo), las ofertas de artículos que se vencen cuatro horas después, etc.

Quiero: Dice el tiempo

Quiero dice el tiempo
Por: Darío Valle Risoto

Recuerdo el principio de mis cosas
Aquella tarde de sol caminando
A la casa de mi amigo Roldán
Era otro niño, este niño
Que ahora vive dentro
De un tipo casi mayor
Y un poco desencontrado.

Coleccionando las huellas vivo
Para remontarme a un futuro
De maravillosas aventuras
Donde el porvenir le rinde tributo
A un pasado demasiado caro.

Olvido por partes los momentos
Y trato de coleccionar alegrías
Porque de enfermedades y muertes
Ya tuve demasiados equipajes.

Hubo amores alocados y egoístas
Adolescencias de siestas perdidas
Derrotas y encuentros poco felices
Pero también vino la piel y el hambre.
A un remanso solitario tan rico
Que a veces temo encontrarme
La compañía de esa mujer insólita.