Black Sabbath: La escuela del Heavy Rock

b2442863394771def612f347db093cf2

Black Sabbath: La escuela del Heavy Rock
Por: Darío Valle Risoto

Todos se lo debemos a la raza negra: primero inventan el Blues, cántico triste y melancólico de los esclavos y sus descendientes en usamerica que junto al género góspel les pertenecerán por siempre. De allí nace el rock que no es más que Blues tocado más rápido y con otro tipo de letras. Tenemos entonces que viajar a Inglaterra donde estos géneros antes mencionados: el blues y el rock despegarían de una forma inusitada en innumerables bandas y solistas que reformularon en muchos casos estos estilos. Esto inicia en los cincuentas principalmente y en la década siguiente digamos que se explota principalmente con: The Beatles, The Rolling Stones y Creedence Clearwater Revival (Estos si de usa)

Así llegamos a los años setenta, al decir de un amigo: “La década donde se hizo todo en música” y jamás sería superada en años posteriores, le agregaría yo. Tenemos la triada: Led Zepelín, Deep Purple y Black Sabbath que reinventan el rock llevándolo a cotas nunca antes escuchadas y se da en llamar: “Heavy metal” al estilo, más es un apodo exclusivo de los medios ya que todas estas bandas seguían aceptando el rock como denominación de su música, más se me ocurre que el término: “Heavy Rock” sería el más adecuado.

De todas formas el Heavy metal nace esencialmente de Black Sabbath y eso nadie lo puede negar generando una larga seguidilla de bandas de diferentes estilos, aún dentro del Trash metal como Slayer o Metallica que reivindican a los Sabbath como el punto de partida del mejor genero del rock de la historia.

Cuando hablamos de Black Sabbath generalmente nos vienen a la mente tres nombres: Ozzy, Dio y Tonny Iommi, a saber los dos primeros vocalistas y su guitarra líder y única durante una larga trayectoria que abarcaría unos veinte álbumes de estudio y varios en vivo además de recopilaciones de todos los tipos imaginables.

Obviamente la etapa clásica será con Ozzy Osbourne en la voz, un carismático gordito que durante nueve años y ocho álbumes dejará junto al tándem: Iommi en gutarra, Geezer Butler en bajo y Bill Ward en batería al menos unos veinte temas absolutamente clásicos e inolvidables, partiendo de “Paranoid”, pasando por: “Síntoma del universo” y llegando a “Never say die”. Podemos decir que con Ozzy termina una primera etapa cuando lo echan de la banda aparentemente porque se drogaba más que sus compañeros y continuamente se olvidaba de las letras en vivo.

27Segunda etapa

Aquí debo detenerme en la siguiente etapa que yo denominaría como la de: “Sabbath se moderniza” con Ronnie James Dio en la voz, un ex Rainbow que desde “Heaven and Hell” de 1980 nos traería a una remozada banda con un sonido mucho más acorde a la década que inicia y que de todas formas fue la década del oro del Heavy metal con una enorme cantidad de bandas en la vuelta y un sinnúmero de enormes discos sobretodo en los primeros cinco años de esta.

Pero por desavenencias con Tony Iommi Dio se aleja culminando para mí la segunda etapa de Black Sabbath no sin antes dejar esa impronta mucho más moderna con una aceleración de la música de la banda pero manteniendo por siempre su tono oscuro y opresivo. Dio volverá en 1992 para el excelente trabajo: “Dehumanizer” y se despedirá para ingresar al Valhala con el álbum: “Heaven and Hell” del 2009 que aunque no aparece como: Black Sabbath lo es por donde se lo escuche.

Agrego aquí que el baterista Vinnie Appice ha acompañado a Dio tanto en Black Sabbath como en su banda solista luego de esta llamada precisamente: “Dio”, pero si bien es un gran baterista me sigo quedando con Bill Ward.

Tercera etapa

En 1983 para mi comienza la tercera y última etapa de Black Sabbath con ese tremendo y raro disco llamado: “Born Again” nada menos que con Ian Gillan ya separado de Deep Purple aunque luego volvería en más de una ocasión. Le llamo la tercera etapa porque de aquí en más porfiadamente Tonni Iommi mantiene en alto la insignia de la banda con diferentes proyectos que llevan o no su nombre como: “Seventh Star” con Glenn Hughes otro ex Purple en la voz y para mí el injustamente infravalorado: Tony Martin quién nos dejaría nada menos que cinco grandes álbumes con una voz excepcional a medio camino entre Dio y Gillan que de verdad le dio enormes canciones a esta leyenda.

Otra prueba más de la legendaria banda es una gira donde cantaría nada menos que Rob Halford de Judas Priest y también la incorporación de Ray Gillem en otra ocasión, dos vocalistas que lamentablemente no grabaron nada en estudio con Sabbath pero por ahí hay alguna grabación en vivo.

Así que aparentemente ya no habrá más Black Sabbath, los años han hecho su trabajo en los integrantes pero si bien tenemos una amplia discografía de Ozzy Osbourne, Dio y algunos trabajos solistas de Tonny Iommi indudablemente la leyenda permanece más viva que nunca, en el año 2013 treinta y cinco años después de su separación sacaron: “13” un disco con casi la formación original a excepción del batería que si bien ha pasado casi desapercibido es un buen disco comparado con las porquerías que estamos escuchando desde la década del 2000 a esta parte y es que solamente las viejas leyendas mantienen vivo al Heavy Rock.21

Depresión y música “divertida”

Wallpaper Magic Part 225 (13)

Depresión y música “divertida”
Por: Darío Valle Risoto

Dicen que los estados depresivos son propios de nuestro tiempo, más no es del todo cierto ya que el ser humano durante toda su historia ha tenido en su siquis la capacidad de caer en estos pozos autodestructivos. Sin ser experto en los estados de la conciencia debo sostener que el simple hecho de tener la capacidad de racionalizar nuestro entorno va de la mano con la cosa de tener que lidiar con los avatares de estar vivos.

A todo esto sabemos que hay animales que pueden llegar a morir si se los somete a entornos donde pensando como humanos será fácil buscar la muerte como alternativa a situaciones que atentan con el mínimo confort. Han muerto perros de tristeza al estar por largos períodos de tiempo en soledad y mal atendidos. Por lo tanto quienes hemos vivido en entornos familiares y/o laborales agresivos, incluso en ciudades o en países bajo regímenes dictatoriales sabemos y mucho de todo esto.

Tampoco es de extrañar que florezcan miles de técnicas para combatir las depresiones que van desde innumerables grupos llamados de “autoayuda” a la lisa y llana medicación por parte de médicos siquiatras. Todas estas formas de intentar buscar un equilibrio lo más sano posible en el hombre prosperarán o no, dependiendo de cada uno y de allí será su rol funcional o no.

En lo particular y con algunos años encima ya conozco que cosas me levantan y cuales otras me tiran al suelo, por lo pronto como amante de la música puedo asegurarles que lo que a la mayoría alegra como la música tropical, pachanguera, etc. a mi no solo me deprime sino que me puede llegar a enfurecer porque siento que tanto en sus melodías como en sus letras están dirigidas a gente poco más que idiotas. Desde luego que no es así, pero es lo que inmediatamente pienso cuando me veo inmerso en esa nube de música vulgar y siniestra.

Sin embargo hay una enorme porción del “Heavy Metal” que pienso que en algunas épocas muy difíciles de alguna forma me ha devuelto a la vida, también le debo agradecer lo propio pero en menor medida a la música electrónica y a una gran porción de la denominada música New Age.

El tema al que quiero llegar es que probablemente aquella vieja entrevista a Charlie García en el funesto programa de Susana Giménez hace una punta de años haya calado hondo en mi; en tanto Charlie divagaba sobre el poder de la música y en determinado momento sostiene que todos vibramos en diferente tono y cuando escuchamos obras musicales en el nuestro, son aquellas las que nos gustan y por lo tanto no nos llegan o desagradan las que “desentonan” con nosotros. Me ha parecido muy interesante esta teoría.

Con motivo de mi programa de radio hace mucho tiempo salí a hacerles entrevistas a alumnos liceales a la salida del liceo Bauzá y básicamente les preguntaba qué tipo de música escuchaban y la mayoría optaba por la llamada música tropical (Cumbias, plenas, merengue, etc.) y una minoría, digamos un veinte por ciento optaba por el rock nacional. De ambos grupos todos mencionaban más o menos las mismas bandas y no hubo ni un solo caso que mencionara intérpretes que no fueran muy conocidos y mucho menos encontré a una sola persona que escuche algo que no sea masivo y por ende popular.

Mi segunda y última pregunta era sobre por qué escuchaban tal o cual estilo y dos respuestas se sobreponían a todo: 1) Porque es lo que se escucha y 2) Porque es divertida.

A esto debo terminar con que de alguna manera sería interesante poder combatir los estados depresivos del alma con justamente aquello que el sistema nos brinda como receta masiva y comercial para ir llevando la vida pero no es mi caso.

Tal vez porque dentro de mi profunda psiquis debo admitir que nunca me ha gustado seguir la corriente o porque en mi hay una especie de eterno buscador de novedades, siempre he buscado nuevas formas musicales dentro y fuera de los estilos antes mencionados y aunque a menudo vuelvo a los clásicos también reconozco que no tengo el gusto adiestrado como la mayoría de mis semejantes y si por ahí se dan una vuelta a la sección de mis cien discos preferidos verán que hay de todo: de lo masivo dentro de estos estilos pero también de lo raro e inesperado.

Hoy día que poseemos afortunadamente toda la tecnología para combatir los bajones tengo miles de discos en mi ordenador y continuamente sigo bajando cosas viejas que por un motivo u otro no había escuchado o en su momento no tuve la madurez para comprenderlas, les cito un solo caso: acabo de bajar algunos discos de Al Di Meola, un virtuoso de la guitarra y jazz rockero que siempre conocí de nombre gracias a mi viejo amigo Juan, pero nunca le había pegado el oído a sus discos y ahora mejor tarde que nunca redescubro a este maestro de la guitarra.

Para finalizar y completar así este endeble artículo debo reconocer que si hay una clara muestra de un estilo musical que mucha gente considera depresivo pero que para mí no lo es de ninguna manera tenemos al tango, el que siempre me acompaña cuando quiero cambiar lo eléctrico por otra cosa y de verdad que aún sus letras más tristes como por ejemplo: “Sus ojos se cerraron”, tienen una magia que al menos a mi me levanta el ánimo.

Sucio y Desprolijo: El auténtico Rock de los Argentinos (Documental)

sucio y desprolijo 2

Sucio y Desprolijo
La Historia del Heavy Metal Argento
Por: Darío Valle Risoto

Este documental es especialmente interesante no solo para aquellos que nos consideramos metaleros de toda la vida sino también para los que sienten que el Rock es lo más importante en sus vidas cuando se trata de música y de otro montón de cosas que le hacen a un modo de ser y de pensar en cosas como la amistad, la hermandad, etc.

Allá por los ochenta un amigo me habló de V8, por allá me conseguí su primer disco (Luchando por el Metal 1983) en formato cassette copiado de quien sabe que copia de copia y recuerdo que leí un destructivo artículo sobre este cuarteto escrito por la tristemente famosa Gloria Guerrero en la revista Pelo. Lo único bueno de esa nota de mierda fue que recorté la foto de los cuatro: Zamarbide, Iorio, Civile y Roweck y la pequé en la caja de dicho cassette que aún tengo por alguna parte. Otra cosa fue que un par de años más tarde mi primo Ricardo como no le pudo conseguir a su hermano un disco de Riff en un viaje a Buenos Aires, sin tener idea de la joya que traía compró: Un Paso Más en la Batalla el que ni bien me prestaron tuve que tomarme un colectivo para ir a la casa de un compañero del liceo para pasarla a cassette. Finalmente Fernando un ex amigo de hace bastante tiempo compró: El Fin de los inicuos, el último trabajo de V8 que me decepcionó por sus estúpidos mensajes cristianos aunque la música seguía contundente, igual me lo copié y años más tarde comprendí que este disco sin Civile ni Roweck era un trabajo previo a lo que sería Logos.

No los quiero cansar porque tengo un millón de historias en torno a V8, Hermética, Almafuerte, Riff, Pappo, todos los que aparecen en este excelente documento que nos narra algo bien argentino pero que de todas maneras vivimos muy bien en este Montevideo tal vez mucho menos “Metalero” aunque si tuvimos a: Alvacast, Chopper y muchas bandas muy efímeras pero interesantes como la inolvidable: “Delirium Tremens” de la que tuve el honor de ser una especie de miembro no musical pero con influencia en algunas de sus canciones y la coautoría de una de ellas.

Que hacía falta un documental como este desde luego que por supuesto, quedan muchas cosas por el camino pero por sobre todo vemos la madurez de un movimiento que de una cierta violencia pasó a la conciencia de clase y la paz de los recitales solamente porque hubo en escritores como Ricardo Iorio las ganas y la enorme creatividad de no quedarse en letras estúpidas de magos y rosas y contarnos desde nuestro mismo lado esta cosa de vivir en los cinturones urbanos y pelearla día a día con el único aliciente de poder tomar una cerveza entre amigos y con el Heavy Metal como inspirador de nunca rendirse y: “Ser vos”.

sucio y desprolijo

Treinta años después, muchos de los de aquella foto que iba a ser la tapa de “Luchando por el Metal” y que no pudo ser porque los milicos los sacaron del forro en plena dictadura .

Hacen clic donde se indica y lo ven en You Tube, no se porque poronga no dejan que se vea en otros sitios… nadie los sabe.

Coronavirus, música y el contagio de vivir

Wallpaper Magic 256 (35)

Coronavirus, música y el contagio de vivir
Por: Darío Valle Risoto

Estamos viviendo algo nunca antes visto en el mundo y es una verdadera pandemia ya que prácticamente no hay rincón de esta tierra que no tenga algún contagiado del Coronavirus. Eso es parte del precio más caro que debemos pagar por la globalización que implica que los viajes entre distintos puntos del planeta sean suficientemente rápidos como para esparcir cualquier virus y bastante accesibles para cierta porción de las poblaciones.

Esto no quiere decir que durante la historia no haya habido epidemias terribles como las que asolaron Europa o las que durante la conquista diezmaron a las poblaciones indígenas americanas como lo fue la tuberculosis. Así que este preámbulo viene a que seguramente usted si es una persona consciente estará en cuarentena como un servidor lo que significa salir a la calle para cumplir con lo estrictamente necesario como conseguir víveres o ir a un centro de asistencia y nada más.

En lo particular me ha sorprendido y mucho la capacidad de aburrimiento que tienen algunas personas que parece que no pueden soportar estar muchas horas o días, tal vez semanas sin salir de sus casas y eso en plena época de los avances tecnológicos parece casi como una tontería porque indudablemente nos sobran formas de entretenernos, de pasar el tiempo y por sobre todas las cosas de volver a estrechar los más fuertes lazos con nuestros seres queridos, con aquellos con los que compartimos el hogar y con los otros a los que deberíamos acompañar al menos comunicándonos mediante los diversos dispositivos que la tecnología nos trae.

En lo particular al ser un solitario empedernido me cuesta mucho creer que las personas no encuentren formas de pasar muy buenos momentos sin compañía, deberíamos sentirnos agradecidos solamente por tener el don precioso de haber aprendido a leer y además de contar con mil diversas formas de hacerlo, desde los libros a miles de sitios donde entretenernos, estudiar y por cierto que divertirnos.

Mi biblioteca no está completamente leída, tengo algunas colecciones de libros a los que no he tenido tiempo ni de terminar el primero y ahora es el momento sin olvidar que tengo muchas series y películas a las que no les he prestado tiempo como por ejemplo: “American Horror Story” que ya va por la novena temporada y ni siquiera he llegado a la mitad de la primera aunque si la consiguen pueden ver cualquier temporada sin orden porque cada año es una historia nueva conservando algunos de los actores en todas ellas.

Wallpaper Magic Part 225 (13)

Y la música que es lo que verdaderamente convocó este artículo, la música como elemento reparador de nuestra personalidad, aquella que no importando el género nos hace sentir bien, pensar en las letras y/o viajar por las melodías. Cada uno tiene sus gustos pero no es difícil conocer a las personas con tan solo mirar que discos tiene o en estos últimos casos que es lo que guardan entre sus favoritos de las aplicaciones de la misma.

En mi caso he bajado aplicaciones gratis para celular que son realmente magnificas, hay por ejemplo una radio de Heavy Rock de origen rusa que me ha hecho disfrutar cosas nuevas ya que cada tres o cuatro canciones yanquis o europeas en inglés nos deleitan con bandas de su país cantando en ruso y la verdad que ya hay varias canciones que me parecen geniales y que de seguro son éxito en este país porque suelen repetirlas, lamentablemente me es imposible rastrearlas ya que los nombres de los intérpretes y de los temas están en su extraño alfabeto.

Por otro lado encontré dos aplicaciones a saber: Blues Radio y Jazz Radio que tienen diferentes estaciones con todos los estilos dentro de estas temáticas y aquí si he encontrado artistas que luego busco para descargar y que de ninguna manera hubiera conocido a través de los medios comerciales que últimamente parece que solo conocen esa bosta del reggaetón y de los artistas conocidos dos o tres temas de cada uno y nada más.

En estos tiempos de aislamiento forzado me he reencontrado con viejos discos que hacía años no escuchaba como: “Live after death” de Iron Maiden e indudablemente a todos nos pasa que al poner algo que hacía años no escuchábamos atentamente se disparan recuerdos de todo tipo y esperemos que generalmente buenos. Pero hay de los otros como en mi caso que al escuchar la canción: “Raros peinados nuevos” me acuerdo de aquella vez que siendo muy joven me asaltaron y al llegar a casa escuché esta canción o también aquel disco que me recuerda a aquella chica que supe amar como un demente y me escupió como a la cáscara de una fruta amarga. Mejor ni les nombro el disco porque sabrían de quien se trata inmediatamente mis conocidos.

Otro tema volviendo a las aplicaciones que me han ayudado a conocer nuevos artistas son esos amigos que uno hace en las redes como Eduardo un compatriota que vive en Galicia y es tanto o más melómano que un servidor y con el que compartimos la mayoría de nuestros gustos aunque a él le fascinen The Cure y yo los odie o que yo sea demasiado metalero como para tener un tatuaje de “Almafuerte” y de igual manera reconozca que su líder Ricardo Iorio se ha vuelto un viejo muy facho en estos últimos años. Tampoco debemos coincidir cien por ciento pero con respeto y buen humor la vamos llevando y le agradezco conocer a por ejemplo: “Faithless” o revisar profundamente la obra de: “Yello” o redescubrir a los “Die Krupps” entre muchos otros.

En definitiva es tiempo de leer, de escuchar música y por qué no de escribir y tocar aquel instrumento que teníamos abandonado en el rincón de la casa, es tiempo de hacer gimnasia adentro, de tal vez volver a dibujar, a pintar pero por sobretodas las cosas es imperioso en este tiempo que nos cuidemos, que cuidemos a los demás y tener en cuenta que de este perverso sistema capitalista solamente saldremos siendo solidarios o estaremos perdidos definitivamente.

Wallpaper Magic 217 (12)

Lo que el Tiempo me Enseñó

128f9a80b09f006fbaf1f155a336cb73

El Tiempo me Enseño
Tabaré Cardozo

El tiempo me enseñó que con los años,
Se aprende menos de lo que se ignora.
El tiempo, que es un viejo traicionero,
Te enseña cuando ya llegó la hora.
El tiempo me enseñó como se pudo
En la universidad arrabalera.
Con la verdad prendida en una esquina,
Igual que un farolito en la vereda.

Lailailai…

El tiempo me enseñó que los amigos
Se cuentan con los dedos de una mano.
Por eso debe ser que no los cuento,
Para pensar que tengo mil hermanos.
El tiempo me enseñó que los traidores
Se sientan en la mesa a tu costado.
Y el hombre que te da la puñalada,
Comparte el pan con esas mismas manos.

Lai…

Porque no tengo nada que me sobre
Por eso es que yo digo que soy rico.
Porque prefiero ser un tipo pobre
A ser alguna vez, un pobre tipo.
El tiempo me enseñó que las…

1992 Iron Maiden en el Río de la Plata

1601556_10152107558096578_1122003949_n

25 de Julio de 1992. Ferrocarill Oeste, Buenos Aires, Argentina.

Unos dias mas tarde, el 28 de Julio vimos por primera y unica vez a Iron Maiden en Uruguay, “gracias” a la iglesia catolica chilena que prohibieron el recital en Chile, asi fue que la productora arreglo para incluir a Uruguay en la gira y que maiden no perdiera una fecha.arton109073

SETLIST/ Fear Of The Dark Tour

00:10 Be Quick or Be Dead
03:20 The Number of the Beast
08:07 Wrathchild
10:59 Die With Your Boots On
16:28 Can I Play With Madness
19:39 From Here to Eternity
24:50 Audience Scream “Argentina, Argentina, Argentina“ “Ole Maiden“
25:47 Wasting Love
31:15 Tailgunner
35:21 The Evil That Men Do
40:23 Afraid to Shoot Strangers
47:12Fear of the Dark
54:23 Bring Your Daughter… to the Slaughter
59:34 The Clairvoyant
01:03:56 Heaven Can Wait
01:11:07 Run to the Hills
01:15:03 2 Minutes to Midnight
01:20:38 Iron Maiden

Encore:
01:27:59 Hallowed Be Thy Name
01:35:12 The Trooper
01:39:04 Sanctuary

b5a849ce-ad8b-4d54-8774-bf16d9848176

¿Vamos a bailar Cumbias?

FB_IMG_1520330667260

¿Vamos a bailar Cumbias?
Por. Darío Valle Risoto

Me mudé a este edificio en el año 1978 y desde ese año cada vez que bajo la escalera se escuchan las mismas canciones tropicales (Cumbias) desde el mismo apartamento, algo similar pasa con unos vecinos de la planta baja que cada vez que llego a casa me reciben exactamente con ese mismo tipo de música día tras día, pero estos hace mucho menos años que viven allí.

Este preludio viene al caso de que puedo tener muchas teorías sobre el porqué hay gente que escucha siempre lo mismo, durante años y diríamos que toda su vida y mis conclusiones siempre terminan en alguna suerte de alienación que les impide siquiera intentar probar otros géneros. Simplemente parece que la cabeza y la sensibilidad no les dan para otra cosa.

Reconozco que albergo muchas diferencias con el promedio de los demás mortales, pero asumo que me siento realmente maravillado con las diversas opciones musicales que nos rodean y si bien prácticamente toda las manifestaciones musicales que rondan lo tropical y latino me producen una repulsión casi orgánica, lo que me asombra es que este tipo de música genere en grandes cantidades de personas una afiliación cuasi religiosa.

Por lo tanto dentro del abanico que no contempla esta suerte de pachanga melódica he encontrado diversas formas de entretenerme y sobretodo ayudarme a pensar. Desde: Pink Floyd, The Beatles a Megadeth o Cannival Corpse, pasando por Alfredo Zitarrosa, Carlos Gardel, Hermética, Los Redonditos de Ricota, Luar na Lubbre y Enya por solo citarles unos pocos: he encontrado diversas formas de pasar mi vida sintiéndome mejor.

Por lo tanto me sigue importando la música como forma de crecer intelectualmente, creo que es una fuente tan valiosa como cualquier libro o el cine y que haya gente que solamente siga un solo tipo de forma musical me espanta de verdad, aunque eso sirva para delatar su nivel intelectual, en la mayoría de los casos pero no en todos, claro. Por supuesto que he conocido a personas muy bien formadas culturalmente que elijen la salsa, la cumbia o lo que sea para pasar el rato, porque se divierten y lo comprendo aunque no lo comparta, porque a mí en lo personal el solo escuchar los primeros compases de algo así me entristece y/o enfurece.

En consecuencia aquella vez hace muchos años en que opté por dejar de ir a eventos donde la mayoría del tiempo se expresen estos estilos me ha dado como resultado una obvia soledad pero era de esperarse. He perdido posibles parejas por expresarles sinceramente que lo que escuchan me parece una mierda y lo siento mucho pero no podría vivir con una compañera de esas lindas chicas que escuchan cumbia villera todo el día de la mañana a la noche como suerte de mantra matador de neuronas.

Y por si fuera poco cuando creía que la música tropical era el fondo del tarro de las melodías repetitivas y vulgares nació algo llamado: Reggaetón y allí si se acabó definitivamente toda mi tolerancia hacia algo nefasto: simple en los musical e insultante en su poesía, si le podemos llamar poesía a sus letras. No les tengo que explicar demasiado sobre esto, lo tienen a mano prácticamente en todas partes del mundo.

Y esa base rítmica primordial y simple se fue trasladando a otros ritmos como el pop y los temas melódicos produciendo en mi una suerte de ganas de gritar y salir corriendo cuando estoy por ejemplo en un local comercial y constantemente difunden unas tras otras canciones exactamente iguales con vocalistas que parece sufrir algún tipo de lesión cerebral por la forma en que ¿cantan?

Por lo tanto el fondo del tarro de las artes musicales más procaces tenía un subsuelo y la cumbia y la salsa tienen al reggaetón como nuevo desatino a la hora de venderles a la gente más de lo mismo y cada vez peor. No han faltado quienes reivindican a las viejas orquestas tropicales y con total derecho asumen que al menos allí teníamos a un grupo de músicos que conocían de música y ahora con una percusión y unos teclados tocados como por niños de cinco años alcanzan y sobra.

Hace poco tuve una conversación con gente que reivindicaba el reggaetón con absoluta devoción, lo que me hizo recordar a los religiosos, me fue imposible intentar siquiera que analicen la clase de porquería que escuchan: que sus letras no solo degradan a la mujer sino a quién las escucha, que la base de percusión es pobre, monótona y produce una suerte de mantra siniestro que evita pensar y llama a mover el cuerpo “perreando” en una filosofía donde el sexo y el crimen parecen ser el centro de un universo marginal pero que ha permeado a todas las clases sociales.

Dije una vez que todo se pudrió cuando comenzaron a escuchar cumbias en Carrasco (Barrio pituco de Montevideo) porque se cambió la dirección de las cosas, digamos que hace unos cincuenta años la gente adinerada sentía cierta lejanía por todo lo que venga del pueblo y por lo tanto escuchaba algo diferente como música clásica o Jazz.
El primer asomo de que desde abajo se podía trepar al gusto de los ricachones fue el tango, pero no tenemos nada que objetarle a un estilo por lejos riquísimo en sus aportes a la cultura que todos conocemos.

Algo pasó socialmente y fue que la gente rica comenzó a disfrutar de la cumbia, la cumbia villera y el reggaetón, quizás por una oculta forma de culpa por explotarnos o porque dejaron de sentir pasión por elevarse culturalmente y descubrieron aquella teoría que no comparto de que todo lo que viene del pueblo tenga que ser necesariamente lo mejor.

En mi caso me crié escuchando música, mi madre combinaba la escucha de música en inglés (Preferentemente de los Beatles) con el folclore y a mi padre le gustaba el tango, por lo tanto pertenezco quizás a la última generación donde la música formaba parte integral de la formación del individuo tanto como los ya mencionados libros o el cine.

En aquellos tiempos la música tropical aún por amplios sectores de la gente pobre se consideraba: “Terraja” y signo de que uno era un ignorante por lo que hasta los que gustaban de ella trataban de que no se notara demasiado. Hoy sienten orgullo por elegir escuchar por siempre y para siempre estos estilos y mal que me pese ya estoy cansado de tratar de que por lo menos intentes escuchar otras cosas porque es imposible.

Alguien o un grupo de personas muy inteligentes y muy malas dieron con el clavo para que la sociedad baile el mismo ritmo, no piense, no elija por sí misma y no crezcan como personas. Muy triste.Nuevo Presentación de Microsoft PowerPoin 2

Bella Ciao

logos superhéroes WALL (75)

Esta mañana, me he levantado,
¡Oh bella ciao! ¡Bella ciao! ¡Bella, ciao, ciao, ciao!
Esta mañana me he levantado y he descubierto al invasor.

Oh partigiano, me voy contigo,
¡Oh bella ciao! ¡Bella ciao! ¡Bella, ciao, ciao, ciao!
Partigiano me voy contigo porque me siento aquí morir.

Y si yo caigo, en la guerrilla
¡Oh bella ciao! ¡Bella ciao! ¡Bella, ciao, ciao, ciao!
Si yo caigo en la guerrilla, te dejaré mi fusil.

Cava una fosa, en la montaña,
¡Oh bella ciao! ¡Bella ciao! ¡Bella ciao!
Cava una fosa en la montaña, a la sombra de una flor.

Así la gente, cuando la vea,
¡Oh bella ciao! ¡Bella ciao! ¡Bella, ciao, ciao, ciao!
Así la gente, cuando la vea, gritará ¡REVOLUCIÓN!

Esta es la historia, de un guerrillero,
¡Oh bella ciao! ¡Bella ciao! ¡Bella, ciao, ciao, ciao!
Esta es la historia de un guerrillero, muerto por la libertad.

Diez décimas de autocrítica: Alfredo Zitarrosa

zitarrosa

Diez décimas de autocrítica

Alfredo Zitarrosa

Vine a cantar, compañeros,
porque era mi obligación
no negarme a la canción.
Pero debo ser sincero,
y para mí lo primero
es que era un acto del “Frente”.
Con el corazón caliente
y con la cabeza fría,
canté como suponía
que ustedes quieren que cante;
pero soy un militante
y mis canciones no son mías.
Por diferentes razones,
durante casi diez años,
he cantado desengaños,
rebeldías e ilusiones;
ésas fueron mis canciones
durante todo ese tiempo;
a algunas las llevó el viento
y otras dejaron memoria,
pero el tiempo no es la Historia
ni la vida es pensamiento.
Como muchos, he soñado
con el Frente, mucho antes
de que saliera adelante
como un sueño realizado.
Pero también he pecado
de ser individualista,
juramentado “anarquista”
frente a mi sola conciencia,
sin hacer más experiencia
que la de ser un artista.
Hoy siento que soy muy poco
como cantor y poeta.
Si nunca apliqué recetas
a mis canciones, tampoco,
ni más cuerdo ni más loco
que cualquier hombre prudente,
más de una vez fui inconsciente,
al ver que se me aplaudía,
de que en cada aplauso ardían
las manos de mucha gente.
Es riesgo del que realiza
su vida en un escenario,
sentir que es extraordinario
el horizonte que divisa.
Pero aquél que catequiza
apoyado en las bordonas,
si cantando no razona
como cualquier proletario,
deja de ser necesario
cuando el Pueblo lo abandona.
Yo no canté para ustedes
la canción que más quisiera.
Si por un milagro fuera
capaz de inventarla ahora,
sepan que sin más demora
que la de extender la mano,
hablaría de mis hermanos,
los muertos, los torturados,
los presos, los explotados,
de milico y de paisano.
Yo no he cantado las duras
consignas ( )
que se riman al reparo
de este Pueblo vigilante,
ni canté el verso rampante
del poeta consagrado.
Pero más que nada, aclaro
que mi canción más madura,
será la que cante puras
razones, que ya son muchas,
del compañero que lucha
sin pistola en la cintura.
Porque este Pueblo es “bagual”
y va a encontrar el camino;
el cantor es peregrino
sonido de este caudal.
Si algo soy, soy oriental
y ése es mi mayor orgullo;
más que flor quiero ser yuyo
de mi tierra, bien prendido,
del Pueblo sólo un latido,
de su andar sólo el murmullo.
Y sé que el triunfo es seguro
mientras estemos Unidos.
Con cantores aplaudidos
no se edifica el futuro.
Siento el deber, y lo juro,
de no cantar sino aquella
canción que como una estrella
alumbre, pero tan lejos,
que no cieguen sus reflejos
al que anda oliendo la huella.
Hasta siempre compañeros!
Sepan que tenía más ganas
de decir estas “macanas”
que de cantar. Lo primero,
para mí, es el Pueblo entero,
verdadero soberano,
de milico y de paisano,
cantando para sí mismo,
que marcha hacia el socialismo
y me lleva de la mano.