The Dirt: Motley Crue

6f1667bf091730ef78e086774b9d9c06

The Dirt
La Historia de Motley Crue
Por: Darío Valle Risoto

En uno de esos programas espantosos de radio que escucha mi patrón reparé en el comentario de esta película y ayer la pude bajar y disfrutar, diré de antemano que no puedo ni quiero ser objetivo escribiendo sobre Motley Crue porque desde que escuché su insuperable segundo disco me volví fanático de esta banda la que para mí es la más importante de lo que se dio en llamar: Glam Metal o mejor dicho: Glam Rock.

La película prácticamente no narra nada que no supiera a fuerza de leer tantas revistas especializadas a través de los años sobre este cuarteto de jóvenes pintarrajeados que de verdad la rompían rockanroleando. De todas maneras de alguna cosa nueva me he enterado y me siento muy bien al comprobar lo importante que fue su guitarrista: Mick Mars dado que en vivo tanto como en las fotos siempre tuvo muy bajo perfil en comparación con los tres restantes que parecían competir a cual era más demente.

Por otra parte la película se me hizo cortísima y quizás le faltó un repaso un poco más detallado de algunos discos o como los grabaron haciendo demasiado hincapié en las locuras de estos tipos donde no falta algún momento con Ozzy Osbourne pero en cambio se dejan de lado algunas cosas más interesantes como la grabación por ejemplo de: Dr. Feelgood su disco más exitoso y solo se lo menciona casi superficialmente.

Una película biográfica solo para quienes somos seguidores del heavy metal y del hard rock y especialmente para aquellos que tuvimos el privilegio de vivir en los 80 la mejor década del metal. Tal como Bohemian Rapshody esta película no es para cualquier público y quizás menos aún ya que esta banda al menos en el Uruguay fue bastante rechazada aún por quienes se decían rockeros y en cambio eran fanáticos de por ejemplo: Kiss los que para mí siempre estuvieron musicalmente varios escalones debajo de los Crue, pero gustos son gustos.

1599f92486912fd3a96f77fd5cd1007f7033950b50976284196325a1bd1d133e

Los auténticos

Milonga para una Niña: Alfredo Zitarrosa

1996

MILONGA PARA UNA NIÑA

Alfredo Zitarrosa
El que ha vivido penando
por causa de un mal amor,
no encuentra nada mejor
que cantar y dir pensando.
Y si estuvo calculando
qué culpa pudo tener,
cuando ve que la mujer
no conoce obligaciones,
se consuela con canciones
y se olvida de querer.

Por eso niña te pido
que no me guardes rencor,
yo no puedo darte amor
ni vos podés darme olvido.
Yo sé que en cualquier descuido
me iba a bolear contra el suelo
y aunque me ofrezcas consuelo
yo no lo puedo aceptar
puedo enseñarte a volar,
pero no seguirte el vuelo.

Yo no te puedo entregar
un corazón apagado,
cuando falla el del costado
no hay nada que conversar.
Hay una forma de amar
que es un modo de conciencia,
hay un amor que es paciencia
y otro que es sólo aromar.
¿Cuál amor te podría dar
quien amara tu inocencia?

Cuando te vuelva a encontrar
nos podremos sonreír,
prefiero verte partir
como te he visto llegar.
Cuando vuelvas a pensar
que una vez te conocí
y que nomás porque sí
te compuse una canción,
cantará en tu corazón
lo poquito que te di.

 

Bohemian Rhapsody: Fabulosa película

3becbbc17d10a776ad6b5443db73eda9

Bohemian Rhapsody
Por: Darío Valle Risoto

Hace por lo menos diez años, si no me quedo corto, que el proyecto sobre una película de Queen y su cantante Freddy Mercury anda dando vueltas por Hollywood, afortunadamente luego de ciertos retrasos al fin nos encontramos con esta excelente versión a cargo del director Brian Singer con Rami Malek como protagonista. Se había hablado de Sacha Baron Cohen para el papel estelar pero presuntamente hubo ciertos desacuerdos con el guion.

Por lo pronto sintetizar gran parte de la historia de esta gran banda, quizás la mejor de la historia del Rock, no es nada fácil y mucho menos que se haga hincapié en determinados aspectos de la vida personal de Mercury y a la vez seamos testigos de cómo se recreo la obra maestra de la que toma el nombre el film y algún otro éxito y sin embargo lo lograron, no sé cómo pero lo lograron.

Aquí me tengo que detener en que todo o la mayoría de lo que había leído en las redes estaba absolutamente equivocado porque la película es una excelente biografía del grupo, de la vida de Freddy y por ende dedicada especialmente a los numerosos fans de la banda, si a usted por casualidad no le gusta Queen no creo que tenga la necesidad de sentarse dos horas y cuarto para verla.0ed9570518013e1e6c9cb8d5ccee5670

Por otra parte hay un perfecto equilibrio en toda ella en cuanto a que se cumple con los aspectos antes mencionados y quizás que termine en el numeroso concierto Live Aid para recaudar fondos para las hambrunas en África del año 1986 nos quitó de ver los últimos años tanto de Freddy como de Queen, no olvidemos que su último disco: Innuendo es quizás el mejor de toda su trayectoria.

Freddy Mercury murió en el año 1991, nunca olvidaré a mi madre llorando al enterarse porque realmente amaba a este gran cantante y compositor y debí aclararle que pocos seres humanos han logrado en su vida alcanzar las estrellas como él lo hizo y por lo tanto aceptada la muerte solo deberíamos agradecerle a él y los integrantes de Queen la gran cantidad de canciones maravillosas que nos dejaron y para siempre.

Brian Singer es un director que sabe cómo hacer bien una película y aquí lo demuestra, toma una historia que daría para al menos una serie de doce o más capítulos y la sintetiza logrando el equilibrio perfecto lo que la hace entretenida, con una buena cuota de humor y la debida carga sentimental con alguna escena donde se nos pianta un lagrimón.

Aclaro que el protagonista no se parece casi en nada al personaje real pero en cambio los tres integrantes de la banda son muy parecidos y contra lo que había leído por allí si tienen sus momentos cada uno de ellos pero no olvidemos que la historia es sobre Freddy Mercury quién pasó por este mundo dejando una profunda huella.ba5d9fedddf6fdb303df1e3bdb21a58f6489000894816735b9a536ab1f481dfdc0e562cf77027dd34e9cb81e525d7ad499b47f3aae67f708ac158234f66ae412

Regaettón por todas partes

40e1902b2abb22369239239e03418ac9

Reggaetón hasta en la sopa
Un misterio que me intriga
Por: Darío Valle Risoto

Hay algo que me mueve a pensar y pensar y por más que se me ocurren un montón de explicaciones sociológicas nunca acabo de aceptarlo tal como sucede sin llegar a dar círculos sobre ciertos pensamientos no siempre agradables.

Y quiero compartirlo en el blog porque estoy prácticamente seguro de que esto se repite en casi todo el planeta y paso a explicarme: Cómo ustedes sabrán los automóviles tienen unos equipos de audio incorporados que realmente son muy eficaces para escuchar música pero sucede que habitualmente hay un sector de conductores que suele utilizarlos a todo dar mientras manejan y si es posible con las ventanillas abiertas si el clima lo permite.

Lo que me intriga es que generalmente y salvo rarísimas excepciones quienes escuchan música a estos volúmenes notoriamente demenciales son precisamente personas con un gusto fanático por: el reggaetón, la música tropical y todas sus diversas variaciones dadas en llamar por ejemplo: “pop latino” más no sea para parecer un poco menos simiescas. Si se permite.

Mi duda pasa por si ese tipo de música termina por volverlos sordos y por lo tanto deben escuchar a tales niveles o de alguna manera piensan estas personas que difundir su paupérrimo gusto los hace populares o algo por el estilo. Un amigo me dijo una vez que hacen esto: “para levantar minas”, esas fueron sus palabras y esto cooperó aún más con mi absoluta capacidad de asombro ante tal fenómeno.

Claro que esto no se circunscribe a los neandertales que tienen auto, también ocurre en mi barrio: barrio pobre donde no hay cuadra en que alguno de estos especímenes ponga su equipo de audio bien fuerte autoproclamándose el disck jockey del mal gusto, también debo resaltar que en mi zona comercial: “El Paso Molino”, no hay tienda que no difunda la misma música a todo dar. Lo que me hace pensar dos veces antes de entrar a comprar algo y si entro es con cara de culo y bien rápido y hasta a veces le pregunto a los vendedores si es necesario tanto alboroto.

A nadie se le cae una idea y siento que vivo como extraño en tierra extraña alienado por esta música infame que por todas partes colabora para que la gente sea más ignorante día por día. Y perdóneme si usted es cultor de esta, aunque realmente dudo de que alguno tenga la capacidad de escucharla y a la vez aguantar este blog y repito: perdóneme pero estoy convencido de que somos lo que comemos y si la música que escuchamos es: convencional, simple, concreta y limitada un capítulo aparte lo son las letras que muchos sostienen como: “divertidas” o “para pasar el rato” así seremos nosotros también.

La vulgaridad se ha puesto de moda y como me dijo otro amigo: “Ser grasa ahora está visto como exitoso” y la verdad que ya vengo cansado de tanto ametrallarme con siempre lo mismo. No digo que se difunda ni heavy metal (que no estaría mal) o música clásica pero al menos espero que la gente tenga la capacidad de buscar algo diferente más no sea para intentar crecer un poquito si es que nunca agarraron un libro, por lo menos que procuren a través de la música llegar a algo mejor.

Así mis amigos que no alcanza con los infames conductores que invaden mi espacio auditivo con esa mierda, también tengo que lidiar en restaurantes, centros comerciales y cuanto lugar público se les ocurra con esta forma simple y casi unicelular de difundir la música cuando hay un maravilloso mundo de melodías allá afuera de la que nutrirnos.

He tenido más de una discusión con los que por ejemplo: “defienden la salsa” o alguna cosa parecida como el merengue, el ballenato, etc. Cada loco con su tema, a mi me gustan algunas bandas que creo que solamente escuchamos cuatro o cinco tipos en toda la galaxia y estaremos locos pero al menos que somos originales no cabe duda. Últimamente se está difundiendo la música de Queen gracias a la película biográfica: Rapsodia Bohemia y me resulta por demás curioso que algunas personas a la que no hace mucho tiempo atrás era imposible que escucharan la canción que le da título a la misma ahora hasta se compren discos de la banda. Por lo menos van a algo un poco más elaborado que el “chiqui chiqui” del reggaetón lo que confirma que la mayoría de la gente solo escucha lo que los medios les difunden tal como corderos caminando al matadero.

Hoy día me resulta doblemente injusto todo esto porque gracias a internet podemos acceder a la música de todo el planeta, a todos los estilos, a todos los colores de una paleta interminable de texturas musicales y es casi un atentado a la vida escuchar como una familia de vecinos de mi edificio: exactamente lo mismo todos los días durante cuarenta años. Adivinen que.abbey road 1bdf33ac9bf8be2f1aa8f68ec03ca1f8fheavy metal fotos (63)

Rubén Lena: Un Uruguayo ilustre

RUBENLENA 1

Rubén Lena
Por: Wikipedia

Rubén Lena (Treinta y Tres, 5 de abril de 1925 – Ib., 28 de octubre de 1995) fue un escritor, compositor y docente uruguayo. Compuso una vasta obra musical que fue interpretada por varios artistas de trayectoria; en particular, nutrió el repertorio de Los Olimareños. Su canción A Don José fue declarada «Himno popular uruguayo» y es cantada en las escuelas públicas en homenaje a José Artigas.

RUBENLENA 3Biografía
Nació en el barrio España de la ciudad de Treinta y Tres en el seno de una familia humilde. Sus padres fueron Francisco Lena y Haydée Bulgarelli. Se le conocía por el apodo «El Rubio» o «Rubito». Al culminar el liceo se trasladó a Montevideo a estudiar el preparatorio en el IAVA, con la intención de estudiar escribanía. Posteriormente descubrió que esa no era su vocación y regresó a Treinta y Tres y en 1947 ingresó a estudiar en los Institutos Normales. En 1949 comenzó su carrera docente en la escuela N° 44 de Sierras del Yerbal, ubicada en las cercanías de la Quebrada de los Cuervos.2​Ejerció funciones durante dos años y medio; primero se desempeñó como Auxiliar y luego como Director. En esa época conoció a Víctor Lima, con el cual trabaría una estrecha amistad. También conoció a Santiago Indio Baladán, un paisano vecino de Sierras de Yerbal que inspiró a Lena por el modo particular de tocar la guitarra. En esta época Lena tenía mucho tiempo libre por las tardes y esto dio lugar a que afianzara su vínculo con la guitarra y experimentara musicalmente.

En 1953 se casó con la maestra Juana Lacuesta «Justita» y ambos empezaron a trabajar en la escuela N°42 de Arayanes de Corrales de Cebollatí. En esa época Rubén todavía no se había recibido de maestro. Unos meses más tarde viajó a Montevideo donde dio los exámenes que le faltaban. En virtud de las preocupaciones de Lena sobre la educación en el medio rural, fue elegido Presidente de la Comisión Pro Superación de la Escuela Rural en 1955. En 1957 asumió el cargo como Director en la escuela N°3 de Villa María Isabel (también conocida como Isla Patrulla). Allí pudo poner en practica lo trabajado en la comisión que presidió.

En 1959 fue becado por la Organización de los Estados Americanos (OEA) para hacer estudios en el Centro Interamericano de Educación Rural, ubicado en la localidad de Rubio, en Venezuela. En esa estancia en Venezuela, Lena pudo tomar contacto con la música venezolana, música que lo cautivó, principalmente la de Juan Vicente Torrealba. Luego se convertiría en el principal difusor de los ritmos venezolanos en Uruguay.

Desde 1949 hasta 1973 ejerció cargos de maestro, director de escuela y director del Instituto Normal de Treinta y Tres. En junio de 1973 fue destituido de su cargo de Inspector de Enseñanza Primaria, tras que los militares se hicieran con el poder del estado y disolvieran las cámaras legislativas. Paradójicamente, el decreto que anunciaba la disolución de las cámaras tuvo como «cortina musical» A Don José. En 1985, tras el retorno de la democracia, fue restituido en su labor docente.

En 1953 se casó con la maestra Juana Lacuesta «Justita». Tuvieron cuatro hijos: Eduardo, Fernán, Rodrigo y Anaydée.

En su honor se ha denominado «Maestro Rubén Lena» al puente que cruza el río Olimar sobre la ruta 8, en Treinta y Tres.

RUBENLENA 2Como músico
Rubén Lena es uno de los iniciadores de la música popular uruguaya en su estructura actual. Cuando empezó a desempeñarse como maestro rural tenía la labor de enseñarles canciones a los niños. Ahí se encontraba a menudo con que las canciones no sonaban como propias de su tierra. No se ató al criollismo sino que compuso temas carnavaleros, sones y serraneras. Por otra parte también usó las estructuras de ritmos como la zamba, proveniente de Argentina, lo que le terminó sirviendo para darle forma a la serranera y media-serranera de las que fue procursor.

En 1952 compuso su primer letra para una canción, La uñera, que fue musicalizada por Rosendo Vega. Cuenta con una vasta obra; más de ciento ochenta canciones suyas han sido registradas en AGADU.​ Sus principales influencias en sus comienzos como creador fueron Víctor Lima y Santiago Baladán. De Lima admiraba su poesía y de Baladán la forma de tocar la guitarra y de cantar.​ En 1961 escribió un cancionero para sus alumnos del que salieron algunos de los éxitos de Los Olimareños, como A Don José o De cojinillo.​ A partir de entonces se convirtió, junto con Víctor Lima, en el gran alimentador de canciones en dúo. Fue interpretado por diversos artistas, entre los cuales Los Olimareños fueron los más asiduos difusores.​ También lo hicieron: Alfredo Zitarrosa, Santiago Chalar, Larbanois & Carrero y Los Hacheros.​

Fue profesor del Taller Uruguayo de Música Popular, y participó en el Primer Taller Latinoamericano realizado en noviembre de 1983.

En el marco del Festival del Reencuentro Democrático, recién salidos de la dictadura, en 1985, con la presencia del entonces Presidente de la República, doctor Julio María Sanguinetti y otros líder políticos partidarios, así como el pueblo de Treinta y Tres, se le hizo un homenaje y reconocimiento, entregándole La Guitarra Olimareña premio que se otorgó por primera vez en aquella ocasión y que siguió entregándose posteriormente año a año.

En 2003 A Don José fue declarada «Himno Cultural y Popular uruguayo» por ley 17.698.

Obras
Las cuerdas añadidas (Montevideo, Ediciones de la Banda Oriental. 1980)
Vagabundeos y canciones de Zenobio Rosas (Montevideo, Ediciones de la Banda Oriental. 1982)
Cancionero de Los Olimareños (Montevideo, Ediciones de la Banda Oriental. 1984)
Meditaciones (Montevideo, Ediciones de la Banda Oriental. 1984)

cielo del 69