Adiós a la banda Almafuerte

20071124-Almafuerte077

Adiós Almafuerte
Por: Darío Valle Risoto

Con enorme tristeza acabo de confirmar algo que sospechaba dado lo espaciado de las actuaciones de Almafuerte y de las posteriores apariciones de Ricardo Iorio con otros integrantes bajo su propio nombre. Más de veinticinco años de este grupo los entronizó definitivamente como la banda de Heavy metal más grande de la Argentina y me atrevería a decir de la América hispana.

Aún con una cantidad enorme de trabajos desde V8, Hermética, la propia Almafuerte y algunos discos solistas Ricardo Iorio siempre fue un hombre controvertido por su forma de ser y sus filosas declaraciones que parecen desequilibrarse entre las dolorosas verdades y una mentalidad cerrada que no admite más que decepción. Iorio es un cristiano patriota, siempre lo ha sido, esto se puede constatar en mucha de sus letras y sin embargo nos ha dado el regalo de al menos unas cincuenta canciones fabulosas que nos hablan claramente del bicho humano y no de hadas y magos o romances idiotas.

No le podemos negar que ha dicho lo que piensa y ha sabido como un servidor ponerle fin a relaciones de trabajo o amistad que no lo conforman sin demasiadas vueltas. “Al pan: pan y al vino: vino” decía mi madre por aquello de nombrar las cosas como son y en eso este metalero ha sido muy claro nos guste o no, tampoco vamos a tratar de dilucidar algo que ni los propios Argentinos conocen a ciencia cierta que es el pensamiento Peronista, una forma de pensar una sociedad desde lo instintivo y popular pero enraizado con una forma de comprender el mundo desde lo conservador por más que grupos de izquierda lo reivindiquen. Y Iorio es un gran peronista con todo lo que eso significa y encima de ello cristiano espiritista.

Si una figura mitificada como el “General Perón” y la absurda invención del cristianismo han sido sus guías parece hasta increíble que la pluma de Ricardo contenga fuera de estos tropiezos una precisa mirada sobre el hombre y su contexto en una sociedad tan variopinta y querida por mi como la de la hermana Argentina. Pero méritos le sobran como haber acercado el folklore a las nuevas generaciones, romper la brecha entre este y el Heavy Metal y además de ello recorrer varias veces su país tocando para los más humildes y sentarse en la misma mesa con estos.

Inútil seria hacer un repaso de todos esos temas increíbles que también forman parte de una forma de pensar el Rock que lamentablemente está siendo liquidada por gran cantidad de grupos integrados por imbéciles ilustres que solo pretenden ganar dinero cantando bobadas. Podrá no gustarles el Heavy Metal pero si leen muchas de sus letras no pueden negarme que allí hay calidad.

“Masticando esta siniestra heredad,
prisionero estoy en mi ciudad natal
donando sangre al antojo de un patrón
por un misero sueldo”
Gil Trabajador

Afortunadamente en el año 2013 fui a ver a Almafuerte al Platense Patín Club y fue la primera vez que los veía, tampoco es que vinieran mucho, pero solamente allá por 1989 había visto en el mismo lugar a Hermética y nada más, pero desde luego que tengo toda su discografía en MP3 y muchos de sus discos en formato “real”.

Espero que alguna vez alguien se tome el tremendo trabajo de escribir un libro biográfico sobre Ricardo Iorio, tal vez allí comprendamos mejor a un verdadero genio, a un enorme compositor, a un hombre con tremendos claros y oscuros que me han hecho pensar cuando un compañero de trabajo me preguntó si me gustaría conocerlo personalmente en que seguro terminaríamos a las piñas por aquello de que política e ideológicamente estamos casi en las antípodas. Yo ateo y anarquista, antipatriota y anhelando un mundo sin fronteras suelo andar como dice Iorio en una de sus canciones: “Cheguevareando” dentro de la medida de lo posible y aún así, en este momento estoy escuchando a esta banda y me gusta.

Memoria de Siglos
En lo que digo nadie se engaña:
Nos libramos del vencido
Todos barremos con saña
A los ídolos caídos

No serás siempre el primero,
la humana limitación
Cambia a capricho al puntero
de toda competición

Olfateamos muchas cosas
entre prisas diariamente
Son verdades deliciosas,
y verdades pestilentes.

Nadie da nada de balde, sabelo.
El candor últimamente esta muy bravo
Aunque la verdad escalde,
sobran cadenas y esclavos

Libertad y sus vestigios
Mas vale ponerse a salvo
Muchos calzan gorro frigio
Solamente por ser calvos

Cubre el cuerpo cualquier capa
El placer también demacra
Todo ser busca una tapa
Cuada cual cubre su lacra.
Cada cual su lacra oculta.

Aunque en virtudes abunde
y se juzgue inobjetable
Cuando el humano se hunde
Siempre busca un responsable

A menudo nos engañan
Escondidas apetencias
La culpa ajena es barata
Regalarla no nos cuesta, nada nos cuesta

La hipocresía propasa
Todo ejemplo en esta tierra.
Al asesinato en masa,
los hombres lo llaman guerra.

 

https://www.diariopopular.com.ar/musica/las-5-mejores-letras-ricardo-iorio-n243888

133348almafuerte-2

Anuncios

Tren Loco: Música intensa y realista

front cover

Tren Loco
Por: Darío Valle Risoto

Afortunadamente la vecina orilla (Argentina) nos trae enormes bandas de Heavy Metal o de rock pesado y quizás su mejor definición sea de: “Heavy Rock” tal como se autodenominaron los históricos Baron Rojo.
Y si bien les conocía por algún tema suelto es recién que hace unos días me puse al tanto de este grupo de individuos que desgranan canciones con una energía pocas veces vista antes y con clarísimas influencias tanto locales como: V8, Hermética, Almafuerte, etc. y también en lo que a mi respecta con una gran onda estilo los mencionados Barón Rojo y también: “Ángeles del infierno” de España.

Demás está decir que solamente la gente que no quiere o no comprende este estilo de música se pierde una conjunción potente y artística donde a diferencia de tendencias de moda se tratan temas sociales como el desempleo, la corrupción política y policial, las drogas y desde luego que la vida en los barrios de aquellos que alguna vez elegimos vivir bajo la consigna del Heavy metal que no es otra que la de escuchar esta música sin olvidar nuestra condición de pobres y obreros, con la amistad verdadera como único horizonte a perseguir en nuestras vidas.

Varios discos, todos con un excelente nivel que no puedo poner uno sobre otro y para mi solamente puede destacar: “ Sangresur” del 2006 porque en el tema: “Antiheroes” está nada menos que Ricardo Iorio como invitado, pero sus demás discos son todos de destacar y solamente lamento no haberlos consumido antes ya que siempre uno vuelve a las fuentes del metal argento, un Heavy Rock, Rock duro, rock and roll de verdad o como quieran llamarle pero nunca me podrán negar que no hay estilo en el mundo con tal compromiso social sumado a la intensidad de guitarras distorsionadas que me llevan al mismo Valhala cada vez que me calzo mis auriculares.

Nada que agregar: Tren Loco, se recomienda solo.

Álbumes de estudio
1992 – Tempestades
1996 – No Me Importa!
2000 – Carne Viva
2002 – Ruta 197
2006 – Sangresur
2008 – Venas de Acero
2013 – Vieja Escuela

trenlocovenastapa 1Tren_Loco-Tempestades-Frontal

 

Si los oídos tuvieran párpados

wallpaper-magic-part-225-13Si los oídos tuvieran párpados
Por: Darío Valle Risoto

Lamentablemente los oídos no tienen parpados, esto sin duda se debe a la necesidad de preservación de la especie ya que la capacidad de escuchar nos mantiene alertas desde tiempos prehistóricos ante los sonidos que presagiaban algún peligro, pero en estos tiempos modernos significa vivir a merced del gusto musical de quienes nos rodean.

Si pudiéramos “cerrar” nuestros oídos podríamos evitar el mal gusto de los musicalizadores desde el comercio habitual al que vamos hasta el colectivo, nuestro barrio, las mismas calles con esos pelotillas con los automóviles equipados cual discotecas ambulantes y hasta nuestros ámbitos de trabajo.

Tratar de solucionarlo significa ir enganchados con auriculares escuchando la música de nuestro gusto, esto siempre y cuando vayamos solos, porque si estamos acompañados quedamos a merced del disk jockey de turno. Recuerdo más de una vez estar donde me era difícil seguir una conversación con alguien con ese: “Chiquichi chiquichi” regettonero de fondo. Porque desde luego que no habrá música culta a nuestro alrededor sino que invariablemente saldrán del fondo del tarro de la incultura los ritmos que parece que son. “Divertidos” para la gente y que todos consumen cual mantra de la des-cerebración masiva.

Vamos por partes: Cada persona es libre de escuchar aquello que prefiera y estoy bien con eso, pero a lo del principio: “Los oídos no tienen párpados” y por lo tanto espero que tengan consideración tanto comerciantes como conocidos para este humilde melómano que ama escuchar de todo pero dentro de los límites de lo musicalmente admisible y no: M.P.M. (Sigla de mi factura que significa: Música para monos)

Tenía un amigo amante del rock como yo, iba bastante seguido a la casa hasta que de un día para el otro el tipo comenzó a escuchar música tropical y trataba de compartirla conmigo, por supuesto que jamás volví a su casa. Hasta allí llega mi amor por la música y lo que esta representa en mi vida. Desde luego que cuando tengo visitas trato de no torturarlos con por ejemplo: “Cannival Corpse” o cosillas por el estilo, todo por una regla simple y llana de ser considerados con nuestros semejantes y no someterlos a nuestro gusto.

La música que escuchamos tanto como aquello que leemos o la forma de vestirnos nos identifica, dan una muestra real de nuestro nivel intelectual y de cómo vamos por la vida. Es indudable que nuestro nivel educativo y nuestra formación nos hacen determinar que consumimos en los aspectos antes mencionados, pero también lo que consumimos señala y condiciona nuestra forma de ser. Las manifestaciones artísticas todas son la muestra de lo que nos interesa y define y por sobre todas las cosas nos conmueve y si encontramos: “Diversión” en letras tipo: “La Pocha es una perra”, creo que estamos en verdaderos problemas.

El viernes fui a sacar cientos de fotocopias a un local y tras esperar un buen rato le preguntó a uno de los chicos si siempre trabajaban escuchando “ese tipo de música” y medio se disculpó alegando que la ponían los demás pero que era divertida, a lo que le contesté que a mi me resultaba muy triste… en fin. Era una mescolanza de esos grupos de soft reggaeton juvenil con canciones la mar de tontas. Viendo mi tatuaje de Motorhead me dijo que ya veía lo que yo escuchaba y le contesté que si pero que no obligaría a nadie a hacerlo si tuviera un comercio.

Que los medios masivos de comunicación están dirigidos a una mentalidad promedio de unos diez años no es cosa nueva, esto se advirtió alrededor ya de los años cincuenta cuando proliferaron bandas de rock que solamente repetían determinadas frases sin ton ni son pero musicalmente enganchaban a las audiencias, de allí en adelante la bajada ha sido constante, al punto de que en el Uruguay de las orquestas tropicales de antaño ya de por si bastante cuestionables se ha llegado a los grupos autodenominados de “Cumbia pop”, “Cumbia cheta” o “Regaetton” donde la propuesta parece ya no estar dirigida a audiencias masivas de diez años sino de diez meses. Pero si venden y bien, la cosa les funciona.

Generalmente tengo algunas discusiones sobre música con gente de todos los gustos, aunque discrepe con algunos conocedores de esta, siempre prima mi respeto por aquellos productos que tienen determinado nivel artístico, digamos: “Complejidad”, aunque no me gusten, me sobran los ejemplos y  tengo también un gusto ciertamente bizarro por algunas propuestas que en otras épocas deploré pero que hoy día me despiertan una sonrisa. De todas maneras las guardo para mi ámbito privado y nunca lo difundiría.

Por lo tanto me asombra la tendencia de gente vulgar que logra cierta satisfacción onanista en difundir su paupérrimo gusto musical entre los que les rodean tanto en su barrio, el colectivo, desde su coche, el trabajo, etc. Eso me pone siempre al borde del asesinato masivo porque realmente me pone mal la falta de respeto y la imposición. Cómo le dije a un compañero de trabajo que ponía la radio a todo trapo con un programa donde un estúpido a los gritos hablaba con la gente sobre sus cosas amorosas. ¿Para qué colectivizar tu mal gusto?

Ha venido gente a casa y si voy a poner música les pregunto que quieren escuchar, tengo casi de todo menos de aquello de lo que acabo de mencionar porque aunque bastante infantil en otros gustos artísticos, en lo musical quiero disfrutar con productos con cierta complejidad desde el tango, el rock, heavy metal, New Age, electrónica, música celta, clásica, étnica, folclórica, blues y muchos otros estilos donde puedo sentir que me respeto a mi mismo y a los demás.wallpaper-magic-279-35

Shocking Blue: mejor tarde que nunca

shocking-blue-at-home-front

Algo más que un solo éxito

Por: Darío Valle Risoto

 

A raíz de que en el programa de Radio El Espectador: “Suena tremendo” irradiaron un tremendo éxito de la década del sesenta del que no conocía el nombre pero se trata del tema “Venus” de esta banda, me atreví a bucear en Internet para sorprenderme al enterarme de que se trata de un grupo de origen Holandés pero suenan a rock sicodélico californiano de pura cepa y la voz de la cantante Mariska  Veres me tiene absolutamente subyugado.

Eso es lo bueno de ser fanático de la música prácticamente de todos los estilos y especialmente del Rock and Roll y este afán de aprender cada día más sobre aquellos olvidados injustamente como estos “Shocking Blue” que para nada se agotan en esa canción grandiosa de las que les pego el vídeo y espero sus comentarios pero de seguro esa voz tan hippie y embriagadora terminará por cautivarlos como a un servidor.

shocking-blue-at-home-back

Valentina RocketQueen: Heavy Metal girl

Valentina RocketQueen (27)Valentina RocketQueen

Por: Darío Valle Risoto

Como el sueño de todo metalero, esta hermosa y sensual modelo italiana nos muestra diversas formas de fotografiar la naturaleza salvaje y rockera de una mujer absolutamente contemporánea pero que bien pudo haber sido la guerrera de viejas historias épicas de cuero y metal. Pueden buscarla en las direcciones en la última foto, no se van a arrepentir.
Valentina RocketQueen (3) Valentina RocketQueen (8) Valentina RocketQueen (13) Valentina RocketQueen (20) Valentina RocketQueen (29) Valentina RocketQueen (26) Valentina RocketQueen (1)