Carlos Gardel: estampas

gardel-001

Creaba el tango como ninguno
“Musicalmente su canto era una inflexión intransferible debido a su calido e indiferenciado timbre vocal, eso lo que hace detenerse a uno ante su voz y reconocer de inmediato su metal: ¡Gardel!, dice de inmediato el dueño de la memoria acústica más frágil. Su afinación era perfecta y aunque con el tiempo suaba frecuentemente el “Rubato” como corresponde a una fuerte expresividad popular era riguroso en el ritmo y lo sabía subrayar con una musicalidad certera. Ostentaba una impostación natural impecable, todas sus notas eran llenas y parejas y su voz, de pequeño volumen (lo oí varias veces directamente) corría
Como un fuego por todo el teatro o el ámbito de una sala. Cantaba convencido de lo que decía, tanto en la letra como en la música. No se “enojaba” con el texto literario, como ocurre frecuentemente con interpretes que confunden violencia con convicción. Cantaba con un brío sereno y convincente (…) Como en los grandes cantantes música y palabra eran en su canto una unidad indestructible (…) Pero todas esas condiciones pueden darse en otro cantante y sin embargo con ello no se repite a Gardel. Acaso había otra actitud más secreta: siendo igual a si mismo, en cada una de sus interpretaciones, Gardel creaba distintas condiciones sonoras y servía al texto literario adecuándose a su más entrañable sentido. De ahí su rica y variada paleta. Y ya está dicha la palabra: “Creaba”. En su campo, en su cuadro de disponibilidades era un creador y acaso no imponga tanto la admiración y la emoción como el acto verdaderamente imponente de su invención creadora”
Lauro Ayestarán, musicólogo

gardel-003

gardelLa Foto clásica
“En el año diecisiete, no sé por que causa, cayeron a retratarse Razzano y Gardel (…) De las últimas que yo le saqué, que son del año treinta y tres, me encargó cien copias de 18 por 24, a un peso cada una, me acuerdo como si fuera hoy…”
José María Silva, fotógrafo.

Oriental jamás
“Mirá hermano, si yo dijera aquí, en estos momentos que soy uruguayo, ahora mismo se acaba la fiesta para mí”
Citado por Eduardo Payseé Gonzáles, escritor.

gardel-006

De opera y con micrófono
“Le conocí en 1919 cuando debuté en el teatro Comedia de Buenos Aires, luego mi familia y yo viajamos a España cuando el fue a Paris a hacer sus primeras películas. En 1933 nos volvimos a ver. Recuerdo entonces que al llegar Gardel a Buenos Aires la prensa le criticó por cantar canciones españolas y francesas, incluso hablaron de que tenía ya poca voz, puesto que de Europa se había traído algunos “aparatos” que no eran sino un micrófono y algunos altavoces”
Erico Caruso, cantante.

Me duele ahí
“Antes se grababan discos de prueba, acetatos que servían para ver como iba a salir la grabación, y después se tiraban o regalaban. Gardel tenía un gran sentido del humor. Cuando grabamos Rosas de otoño, que dice; “Yo sufro mucho, me duele el alma”, el, muy serio y solemne, cantó: Yo sufro mucho, me duele el culo”
Gregorio Scorticati, bandoneonista.

gardel-002

Saludos a Cojoncio
“Conocí a Carlos Gardel con motivo de un partido de futbol que ambos presenciamos. Un partido al que yo dediqué un largo poema. Posteriormente fuimos juntos en un pequeño viaje (…) una breve excursión amable y divertida. Gardel era un hombre sano, ingenuo, afectivo, celebraba todo cuanto veía o escuchaba. Nuestro recorrido por las calles de la ciudad fue estrepitoso. Los nombres de los propietarios de las tiendas nos fascinaron. Nombres rudos, primitivos, del martirologio romano visigótico. Leíamos con delectación, sin poder reprimir la carcajada: “Pasamanería de Huibilibrordo Gonzáles; Café de Cojoncio Pérez”. Un viaje feliz, veloz, inolvidable. Mese después, ya en Madrid recibí una tarjeta de Gardel fechada en Buenos Aires. Me enviaba, con un gran abrazo sus mejores recuerdos para Cojoncio Pérez. Como a mi, era lo que mas le había impresionado en Palencia”.
Rafael Alberti, poeta.

gardel-004

Hacelo por la vieja
“Cuando de paz, de tranquilidad, de sosiego… cuando muchos copetines y muchas farras me han cansado, vengo a ver a mi viejecita y a su lado recobro fuerzas (…) ¡que amigos, ni amores, ni copetines, ni gloria, ni triunfos, ni burros, ni nada por el estilo, al lado de una madre! … El más modesto pucherete hecho por sus manos vale más y es más sabroso que el más caro de los platos del mejor de los hoteles del mundo… Son más agradables los aplausos del público… pero, ¿De que valen al lado de un: “Has cantado bien” de la viejecita?”
Carlos Gardel en Revista Sintonía 1930

El rana que canta
“Cuentan que una vez, siendo todavía pibe, cayó en cana por una de esas ranadas que después adquieren categoría de delitos. El comisario le clavó los ojos, adustos y fieros, escrutadores y agresivos: __ ¡Así que vos andás en cosas sucias, no bandido?
Y como él callase, muy serio, asustado, palpitando un bife o un encierro el comisario siguió: __ Bueno hablá pues hombre… Decí algo al menos…
Fue entonces que la viveza del muchacho saltó como un resorte…
__ ¡Que voy a decir, mi comisario… Pero si me deja cantar, le canto….!
Y cantó, cantó hasta que la comisaría se llenó de gente; gente que después cuando el chingolito no dio mas, le llenó la gorra con chirolas”
Last Reason, periodista.

gardel-005

Cada día mejor
“Es la única fgardel-009igura en toda la historia de la humanidad que ha mantenido su total vigencia a 61 años de su muerte. No hay político, deportista, artista, científico que haya podido sobrevivir al tiempo. Gardel lo ha permitido”.
Nelson Bayardo

Cuestión de peso
“He pasado mucho tiempo haciendo gimnasia para conseguir mantenerme en un peso adecuado. Me interesa mucho el cine y no hay cosa más terrible que un artista obeso en la pantalla, sobre todo si es un galán, que es mi línea de trabajo.

Carlos Gardel

gardel-007

Por “Zetenta pezos”
Mucho se ha dicho sobre el debut de Gardel y Razzano. Alguien nos ha contado la siguiente y sabrosa anécdota:
Gardel y Razzano se encontraban cantando en el Armenonville en rueda de amigos.
Se acercó el gerente, buscando hablar con alguno de ellos.
Le salió al encuentro Razzano.
__ Díganme. ¿Ustedes tendrían inconveniente en trabajar aquí?
__ Y…, todo ez cuestión de arreglar. __ Respondió Razzano con su zeta proverbial.
__ Bueno, vea a ver si les conviene setenta pesos.
__ Voy a conzultarlo con Carlos. __ Dijo Razzano y retornó junto a su compañero.
__ Che. __ Dijole al hallarse a su lado, en tono bajo __Noz ofereze zetenta pezos.
__ ¿Cada cuanto? … Inquirió Carlos.
__ No zé.
__ Preguntale…
Y vuelta Razzano a verificar cada cuanto tiempo podían percibir los setenta pesos.
La sorpresa fue al regreso.
__ ¡Viejo! … Dize que los zetenta pezos zon por día!
__ Decile que por setenta pesos, le atendemos hasta el guardarropas __ Inquirió Carlos.
Y así comenzaron a ganar sueldo, los “Ases” de la canción popular.
Revista Gente

gardel-008

gardel-color

Material escaneado y textos provenientes del suplemento especial: Protagonistas, Historias del pasado reciente de la revista 3 N° 73 del viernes 27 de Junio de 1997

Vive como quieras o Lo tomas o lo dejas: Recomendada 100 %

vive-como-quieras-00

Vive como quieras
Por: Darío Valle Risoto

En realidad el verdadero título traducido al español de esta excelente comedia del año 1938 sería: “Tómalo o déjalo” pero el título con que abre este artículo tampoco le queda nada mal a esta historia vieja como el mundo de las diferencias entre pobres y ricos que un buen día algunos comenzamos a denominar: “Lucha de clases”. Ese podría ser otro buen nombre para esta película dirigida por este monstruo del cine de Hollywood llamado Frank Capra.

Lo que más me extrañó al buscar info sobre ella es que fue la gran ganadora del Oscar de ese año y no porque no lo merezca sino porque esta película tiene un mensaje libertario y contra el sistema de principio a fin haciendo preponderancia en pleno despegue moderno del capitalismo de ciertos valores humanitarios como la amistad, la solidaridad y porque no la locura que a los señores del poder nada les agradan.

James Stewart es casi un personaje secundario en esta historia del enfrentamiento entre un poderoso banquero y un abuelo que vive rodeado de los suyos a por la casa de este último que es la que falta para luego de comprarla tirarla con todo el barrio abajo para agrandar las enormes fortunas de estos consorcios. El gran protagonista es el veterano actor: Lionel Barrymore como este hombre maduro que alguna vez pudo hacer fortuna pero decidió vivir entre locos y parientes en una enorme casa que reboza solidaridad acogiendo a todos aquellos que deciden liberarse del yugo del sistema.

Sorprendente quvive-como-quieras-0e en plena caza de brujas a por los comunistas esta película sea mucho más políticamente arriesgada de lo que se puede ver a primera vista pero se me ocurre que estoy viéndola con mis ojos del siglo XXI y probablemente en aquellos años estas reflexiones que me llegaron al verla pudieron ser muy diferentes.

Una película muy recomendable por estas fechas donde algunos elijen reunirse con los seres queridos para pasar gratos momentos y comenzar algunos sus prontas vacaciones para descansar de un año que seguro fue muy intenso para la mayoría de nosotros. Sé que en usamérica existe la tradición de ver “Que maravilloso es vivir” también con Stewart y por supuesto que es una gran película, una enorme y querible comedia pero yo optaría por esta: “Lo tomas o lo dejas” que nos enseña aquello de que “Amucharse es mejor” como dijo cierto criollo por estas tierras uruguayas.
vive-como-quieras-1vive-como-quieras-2vive-como-quieras-3vive-como-quieras-4vive-como-quieras-5

El director Frank Capra cortando una enorme torta en el set de esta gran comedia usamericana.

Saludo de fin de año 2016

wallpaper-magic-part-236-45

Brindo por eso
Por: Darío Valle Risoto

Al aproximarse el fin de cada año desde que inauguré este blog siempre es un placer dedicar algunas palabras a nuestros lectores que en algunas ocasiones son miles y en otras no tanto. Desde el año 2008 que periódicamente cuelgo artículos, poemas, comentarios, etc. sobre todo aquello que me gusta y pienso que es importante compartir con quienes presumo tenemos algunas cosas en común y afortunadamente suelo recibir comentarios siempre alentadores y atentos para con este blog quizás un tanto ecléctico.

W W W.gifAsí que a pocos días de culminar este año les deseo sinceramente que en el 2017 lo pasen muy bien iniciando con estas fechas acompañados de familiares queridos y amigos para así volver a comprobar una vez más que quienes tenemos gente apreciada a nuestro alrededor realmente somos millonarios por más que haya poco que compartir en la mesa o vivamos tiempos de zozobra, nada supera una presencia fraterna o un abrazo solidario.

Como verán desde que mudé el sitio de mi blog desde Blogspot mosqueado por una cesura que nunca me explicaron a este WordPress permanentemente estoy revisando artículos pasados, corrigiendo y también borrando algunos que creo ya no concitan atención, así que les pido disculpas por si algunas notas están mal diagramadas o con los colores de las letras ilegibles ya que pasé de un formato de fondo negro a este que creo es más práctico y algunos inconvenientes suceden por ello.

También debo disculparme porque a veces abandono el blog por varios días pero durante la semana trabajo varias horas y eso sumado al transporte caótico Montevideano me quita unas doce horas por lo que a veces ni enciendo el ordenador, así que suelo demorarme en aceptar algunos comentarios y por supuesto contestar y o agradecerlos, de todas formas siempre contesto a cualquier lector que se tome el trabajo de enviarme algunos comentarios.

Así que no les doy más la lata y les dejo a la distancia a todos los lectores, las paginas amigas, los sitios cercanos, los seguidores de la extensión en Facebook mis más grandes de deseos de larga vida y prosperidad para el 2017.

Darío Valle Risoto

Técnico en comunicación Social

Montevideo – Uruguay

Neo Vampiros 66: el número de la Bestia

035_silent

Neo Vampiros 66
El Número de la Bestia
Por: Darío Valle Risoto

Entró nerviosa a la mansión, a la casa que ya era desde hacía tiempo como su segundo hogar. Paula dejó su saco humedecido por el frío y la fina llovizna que había comenzado a caer a media tarde y caminó resuelta hacia la escalera al sótano.

Comprobó que Lorena no estaba. Ya había caído el sol cuando luego de conocer la noticia de una muerte absolutamente innecesaria y había partido tratando de encontrarle alguna explicación por absurda que fuera. En verdad ella misma trataba por todos los medios de que la muerte de Lucas tuviera alguna razón coherente, hasta trató de imaginarse el regreso de Morrigan con su tortuoso sentido del placer pero no podía ser cierto, los rastros de la gran enemiga de Henrich y por herencia de su amiga se habían perdido en Los Cárpatos.

Bajó para encontrar el ataúd abierto, la pequeña repisa con la vieja foto de sus padres desaparecidos, el equipo de audio en el piso junto a uno de las columnas que sostienen la casa y luego un candelabro y un perchero con uno de los atuendos de cuero de su amiga.

Prendió el equipo y se sobresaltó con el volumen de “The Nunber of the Beast” por Iron Maiden, recorrió con la vista el lugar, la difusa lámpara de luz enrojecida le daba un aspecto siniestro al extraño dormitorio de Lorena. ¿Dónde habría pasado el día?

Sin apagar la música subió lentamente la escalera de regreso a la planta baja, ese sótano la sofocaba aunque tenía buenas entradas de aire, pero parecía una mazmorra y olía a cebo caliente. Lentamente la música quedó atrás y ella diminuta se quedó en medio de la gran estancia principal donde sobraba espacio y el gran piano de cola descansaba casi contra la ventana que daba a la Avenida Bushental.

Cuando iba a sentarse a unos metros en el amplio sofá y encender la televisión plasma se sobresaltó frente a la siempre silenciosa presencia de Lorena que la miraba sombría y extremadamente triste en su semblante con las puntas de sus colmillos asomando entre sus labios carnosos.

__Té… estás volviendo una asesina sin escrúpulos… lamento
__No lamentes ser sincera Paula, lo sé, anoche hice el amor por primera vez desde que Henrich me inició en esta nueva vida, todo fue bien hasta que ese imbécil me demostró muy altaneramente que era un pichón de fascista. Estoy harta de los tipos que se creen que porque tienen pito tienen derecho a…

__Todos los hombres tienen derecho a ser unos hijos de puta, porque en realidad lo son pero no debiste matarlo, yo lo conocía de la facultad y era…
__ ¿Lindo?, ¿Estaba fuerte?, ¿La tenía grande?

Lorena saltó desde el lugar en que estaba parada junto a su amiga y quedó en forma vertical agazapada contra lo más alto del techo abovedado como si fuera una araña negra, las puntas de su largo saco de cuero caían a sus lados y ella solo se sostenía al techo pletórico de bajorrelieves con quien sabe que capacidad de equilibrio de los seres de la noche, desde allá arriba parecía presta a saltar sobre la garganta de Paula.

__ ¡Soy una muerta carajo!, ¿Qué esperabas que haga?, ¿Qué le pida matrimonio?
Tan pequeña que la veía a Paula y la joven rubia se puso a llorar obligándola a caer rápidamente y a sostenerla entre sus brazos, así como había demostrado una fiereza casi incontrolable bajó a consolarla porque su querida amiga se derrumbó aterrada.

Cuando se despertó de su desmayo, Lorena le limpiaba la frente con un paño húmedo y ya parecía de nuevo una chica común y corriente de diecisiete años.
__Creo que la próxima vez que quiera coger voy a tomar en cuenta que no soy una humana común y corriente, Henrich me lo advirtió, pero me moría de ganas.

__Una cosa es los milicos, los ex torturadores, hasta esos políticos corruptos como los amigos de mis padres y todo eso, ¿Pero Lucas?
Y ambas se quedaron juntas en el sofá, un largo rato sin hablar, Lorena le acariciaba el pelo y desde abajo los últimos acordes de un tema de Iron Maiden dejaron de sonar.

Juicio y Castigo

Enredados en las redes sociales

wallpaper-magic-303-27Enredados en las redes sociales
Por: Darío Valle Risoto

Una interminable fila de personas observando sus dispositivos, algunos sonríen y prácticamente todos digitan sobre ellos con una o dos manos mientras el mundo sigue girando y los segundos son devorados por las horas. Caminando, sentados o parados en el colectivo y hasta en salones de clase lo hacen como drogados por la Internet.

No será cuestión de ponernos paranoicos pero esta nueva realidad me pone nervioso porque se parece peligrosamente a algunas imágenes literarias sobre futuros distópicos donde la humanidad era poseída por elementos extraterrestres que les robaban el cerebro.

Una nueva realidad de pantallas personales se torna irrenunciable allí donde el mundo quiere ser mundo y trepar las brechas tecnológicas hacia una vida más confortable. Todo en un pequeño dispositivo de mano: el sexo, la educación, el entretenimiento, la vida, los paisajes, las fotos que le saco a mi comida de hoy, los amigos, el humor irreverente y las patéticas citas de Pablo Coelho.

Acaso es impensable volver a aquel mundo donde teníamos tiempos de aburrirnos y meter las patas en el río o ponernos a observar el camino de los caracoles por el jardín de la abuela. Un domingo donde todos almorzaban y compartían la misma conversación, la misma risa y el disfrute de estar entre amigos y parientes queridos hoy es una locura, a lo sumo vamos a tener a cuatro personas y cuatro celulares compartiendo… espacio.

La tecnología no es buena ni mala pero nosotros somos casi siempre idiotas e ingenuos como niños, poco nos separa quizás de aquel homínido que se solazó calentándose las manos cerca del fuego que pronto o tarde aprendió a copiar para llevarlo a la propia cueva para que reinen la luz y la sabiduría.

Estoy perdiendo la costumbre de ponerme a leer sentado en la reposera en la cocina de casa mientras cae la tarde y el sol poco a poco va oscureciendo la terraza mientras siento el aroma de los tilos y los gritos de los niños cuatro pisos más abajo. Me estoy perdiendo en el puto facebook donde dejo las mismas pavadas que luego le critico a los demás porque me suelo creer inteligente y no los soy.

Todos sacan fotos y yo también y me vuelvo a preguntar una y otra vez si no estaremos abusando de los soportes sobre una vida que deberíamos vivir en el presente como disfrutar de un buen concierto sin tener a quinientos pelotillas grabando en video algo que se están perdiendo ahora. ¿Tenemos que documentarlo todo? ¿A quien carajo le importa mi vida si es tan ordinaria como cualquiera? ¿Todos queremos ser célebres aunque sea con esto?

En el colectivo miro con desagrado a la chica que me mete el celular casi a la altura de mis lentes, ella no se inmuta, está wassapeando alguna pavada que seguro nada tiene de bueno o nuevo. Un sabio dijo una vez que la mayor parte de nuestra vida estaremos haciendo cosas sin importancia pero lo importante es hacerlas de la mejor forma posible.

La gente está durmiendo bien mientras miran el mundo en una pantalla cuatro g