Enredados en las redes sociales

wallpaper-magic-303-27Enredados en las redes sociales
Por: Darío Valle Risoto

Una interminable fila de personas observando sus dispositivos, algunos sonríen y prácticamente todos digitan sobre ellos con una o dos manos mientras el mundo sigue girando y los segundos son devorados por las horas. Caminando, sentados o parados en el colectivo y hasta en salones de clase lo hacen como drogados por la Internet.

No será cuestión de ponernos paranoicos pero esta nueva realidad me pone nervioso porque se parece peligrosamente a algunas imágenes literarias sobre futuros distópicos donde la humanidad era poseída por elementos extraterrestres que les robaban el cerebro.

Una nueva realidad de pantallas personales se torna irrenunciable allí donde el mundo quiere ser mundo y trepar las brechas tecnológicas hacia una vida más confortable. Todo en un pequeño dispositivo de mano: el sexo, la educación, el entretenimiento, la vida, los paisajes, las fotos que le saco a mi comida de hoy, los amigos, el humor irreverente y las patéticas citas de Pablo Coelho.

Acaso es impensable volver a aquel mundo donde teníamos tiempos de aburrirnos y meter las patas en el río o ponernos a observar el camino de los caracoles por el jardín de la abuela. Un domingo donde todos almorzaban y compartían la misma conversación, la misma risa y el disfrute de estar entre amigos y parientes queridos hoy es una locura, a lo sumo vamos a tener a cuatro personas y cuatro celulares compartiendo… espacio.

La tecnología no es buena ni mala pero nosotros somos casi siempre idiotas e ingenuos como niños, poco nos separa quizás de aquel homínido que se solazó calentándose las manos cerca del fuego que pronto o tarde aprendió a copiar para llevarlo a la propia cueva para que reinen la luz y la sabiduría.

Estoy perdiendo la costumbre de ponerme a leer sentado en la reposera en la cocina de casa mientras cae la tarde y el sol poco a poco va oscureciendo la terraza mientras siento el aroma de los tilos y los gritos de los niños cuatro pisos más abajo. Me estoy perdiendo en el puto facebook donde dejo las mismas pavadas que luego le critico a los demás porque me suelo creer inteligente y no los soy.

Todos sacan fotos y yo también y me vuelvo a preguntar una y otra vez si no estaremos abusando de los soportes sobre una vida que deberíamos vivir en el presente como disfrutar de un buen concierto sin tener a quinientos pelotillas grabando en video algo que se están perdiendo ahora. ¿Tenemos que documentarlo todo? ¿A quien carajo le importa mi vida si es tan ordinaria como cualquiera? ¿Todos queremos ser célebres aunque sea con esto?

En el colectivo miro con desagrado a la chica que me mete el celular casi a la altura de mis lentes, ella no se inmuta, está wassapeando alguna pavada que seguro nada tiene de bueno o nuevo. Un sabio dijo una vez que la mayor parte de nuestra vida estaremos haciendo cosas sin importancia pero lo importante es hacerlas de la mejor forma posible.

La gente está durmiendo bien mientras miran el mundo en una pantalla cuatro g

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s