Enredados en las redes sociales 10: Relaciones simbióticas

29284dff468d1fc9a068a0babfb52657

Enredados en las redes sociales
Relaciones simbióticas
Por: Darío Valle Risoto

Como quién diría: “De la noche a la mañana” vimos que el paisaje urbano ha cambiado y las relaciones interpersonales también y mucho y todo por esos maravillosos dispositivos que no alcanzo en alabar llamados: “dispositivos celulares” o “Teléfonos inteligentes”

Porque debemos reconocer y darnos cuenta de que las tecnologías son herramientas que nos dan confort siempre y cuando no nos obsesionemos con ellas y muy especialmente si hablamos de dispositivos para la comunicación.

Pero lamentablemente entre tantas nuevas palabras ya hay acuñados varios términos para referirse a diferentes enfermedades o no tanto o quizás solo “manías” que sufren muchas personas que han generado una suerte de relación simbiótica con sus dispositivos móviles.

Hace poco un señor que viene a cobrarme los gastos comunes al ver que también tengo un celular inteligente me dijo que estaba a punto de divorciarse porque su esposa no se separa de su móvil en todo el día y solo le pude decir: Eso sí que es un problema.

El tema me preocupa, sé que soy un tipo raro, por ejemplo: no me gusta sacar el celular en el colectivo y mucho menos lo miro si voy caminando por la calle, si recibo una llamada la contesto detenido y trato de ser breve si estoy rodeado de gente porque no me gusta que me escuchen hablar de temas personales por más triviales que estos sean.

Fundamentalmente creo que la comunicación preponderante entre las personas es cara a cara y que bienvenido sea poder conversar o chatear con alguien al otro lado del planeta e intercambiar información, lo que sea pero me gusta hacerlo con la mayor discreción a diferencia de mucha gente.

Un aspecto que me produce cierta preocupación o a veces ganas de reírme es notar la incapacidad de las personas, no importa su edad, cuando van en el colectivo por estarse sin mirar sus dispositivos, a veces cuento los segundos que demoran luego de guardarlos en sus bolsillos para sacarlos de nuevo y el promedio es de unos diez segundos. Otro aspecto que está emparentado con la negligencia es la incapacidad de dejar de lado los móviles aún cuando sus vidas corren riesgo, es decir: al cruzar las calles, al subir o bajar a un colectivo, etc.

Y por cierto que resulta absolutamente increíble y fabuloso tener a mano una cámara fotográfica, una grabadora de voz, un teléfono, etc. en síntesis: Un ordenador móvil que nos posibilita abrir una ventana de comunicación con el mundo entero de forma barata, inmediata más no del todo discreta.

Aceptemos de una buena vez que todo lo que hacemos con nuestros dispositivos y vuela por esa ignota nube de información es pasible de ser tomada por alguien y/o por diversa cantidad de programas que ya a estas alturas saben más de nosotros que nosotros mismos y eso en determinados aspectos que conciernen a nuestra libertad es un riesgo enorme.

En lo cotidiano como un hombre de ya cierta edad que ha vivido la mayor parte de su vida con mucha menos tecnología que las nuevas generaciones vivo entre el asombro de disfrutar de tanto portento tecnológico y la prudencia del viejo desconfiado que sigue pensando en que la gente que se puede tocar, oler, besar y hasta golpear es la de verdad y que todo lo virtual puede ser muy bueno pero es virtual y por lo tanto lo suelo poner más del lado de los dibujos animados que de mis amigos del boliche.

Que la gente “de la noche a la mañana” esté obsesionada con sus celulares, que no pueda desprenderse de ellos, que no pueda soltarlos, es un síntoma de aspectos psicológicos no resueltos del todo que encontraron una fabulosa compensación en este bártulo mágico que les da la seguridad de tener millones de amigos, recibir miles de noticias o reírse de bromas de todo tipo mientras… la vida transcurre a su alrededor.

Anuncios

Momo: Cuando nos aparece un hijo desconocido

momo 1

Momo
Por: Darío Valle Risoto

Momo es una comedia francesa donde el absurdo juega con los sentimientos de principio a fin del curso de una historia centrada en un matrimonio de buen pasar económico que no tuvo hijos hasta que aparece un misterioso muchacho llamándolos de “Papás” a ambos.

Así que el tema afectivo cobra verdadera envergadura cuando sobretodo la esposa se pregunta si de verdad este no será un hijo que su marido tuvo por alguna parte mientras el esposo jura que es un embuste. De allí en adelante con la aparición de la novia del muchacho todo comienza a tomar un extraño cariz porque está embarazada y el matrimonio y quizás futuros abuelos tienen muchas preguntas que hacerse al respeto cuando venga el niño.

Tenemos al reconocidísimo Christian Clavier en el papel del veterano que no acepta que este particular muchacho los “adopte” como padres y aceptando el consejo de su médico debe seguirle la corriente a su esposa, Clavier es un actor de esos que solo Francia puede tener: excepcional como comediante pero con una veta dramática muy particular.

No les he contado algunos detalles sobre las condiciones de algunos protagonistas para que vean la película tal como lo hice yo, pero abajo les pego el avance que espero tampoco debele demasiado.

Magic: o el Muñeco Diabólico

magic1

Magic
Por: Darío Valle Risoto

Denominada en castellano muy erróneamente: “El muñeco diabólico” esta es otra de esas películas que eran en lo personal como deudas pendientes ya que la vi poco después de su estreno en 1978 pero en la televisión y recuerdo muy bien que mi madre quedó prendada de un bastante joven Anthony Hopkings que es el protagonista de esta historia bastante simple de un mago y ventrílocuo que tiene una relación por demás estrecha con su muñeco.

magic2Tenemos la participación de Burges Meredith y de la ya bastante veterana Ann Margret, actriz que nunca dejará de fascinarme con esa perfecta belleza usamericana que desde aquella juvenil película junto a Elvis Presley se ganó en quien suscribe a un seguidor indeclinable.

La película es bastante simple, se apoya en esta relación: hombre – muñeco y desde luego en que el tipo está bastante loquito por lo que termina matando a algunas personas y quizás en ese trayecto se haya desaprovechado algún flash back que se me hizo corto sobre el origen del amor por esta pelirroja en su juventud y la génesis de esta relación con el nefasto muñeco.

De todas maneras en lo personal esta película marcó una época sobre todo por aquel amor de mi madre por este actor que no nos imaginamos en ese momento que iba a transformarse en uno de los actores veteranos más importantes de estos tiempos apareciendo en muchas obras de calidad entre series y películas para cine.magic3magic4magic5

 

Good Girls: Buena serie

good1

Good Girls
Por: Darío Valle Risoto

Esta es una interesante serie que acabo de bajar pero que pueden ver en Netflix aquellos afortunados que tienen una tv inteligente porque la mía es bastante tonta. Esta serie es sencilla y sin grandes pretensiones y por allí creo que está su mejor baza a la hora de calificarla porque sin pretender ser arrolladora es más que interesante aunque les aclaro que solo vi cinco de los diez capítulos que conforman la primera temporada.

Trata de tres amigas, creo que dos de ellas son hermanas, amigas bastante diferentes físicamente entre si, a saber: una sensual rubia delgada, una petisita bastante loca y una inmensa negra con aspecto de cantante de góspel y todas con problemas económicos que lentamente las llevan a cometer un asalto a un supermercado sin saber que se van a meter en problemas con mafiosos que usaban ese lugar para lavar dinero.

Así que generalmente se trata de una comedia “de mujeres” con una pizca de acción pero que tiene el interesante aspecto aquel de aquellas series como “Sex and the city” o “amas de casa desesperadas” donde las situaciones cotidianas a veces eran ítems que todos vivimos por más que terminaran cayendo en acciones de diversa índole desde las más cómicas a las más bizarras.

Es una serie interesante para escapar un poco de los abrumadores avatares de incontables series de fantasía y acción que bienvenidas sean pero con este auge de los efectos sgi se están haciendo bastante abrumadoras y al menos a mí de vez en cuando me gusta bajar a tierra y ver algo más mundano, todo sea para no terminar saliendo a la calle con un kit de supervivencia zombie o contra vampiros espaciales.

good2good3

El Mito del Uruguayo educado

FB_IMG_1493708828422

El Mito de los Uruguayos educados
Por: Darío Valle Risoto

En la última copa mundial de futbol desarrollada en Rusia fue noticia que los aficionados del Japón luego de cada partido limpiaran absolutamente las gradas que habían ocupado quitando todo lo que ellos mismos durante la euforia del partido habían tirado. Esto para comenzar no debería ser noticia si el mundo realmente tuviera una pizca de sentido común pero lo es, precisamente porque es una rareza que haya personas que hagan lo que se debe hacer y no lo común que es vivir como cerdos tirando desperdicios aún donde viven y comen. Pero esta noticia tuvo el colofón de que un grupo de hinchas de la celeste tuvieran la luminosa idea de vestirse algunos como escolares con túnicas blancas y moñas azules, supongo que en un homenaje al Maestro Tabares director técnico de la selección, e imitar a los japoneses juntando lo que habían tirado aunque se olvidaron de llevar bolsas al respecto por lo que se limitaron a hacer bultos de desperdicios, al menos hasta allí vi los videos que también recorrieron la web y ese era su principal y único cometido.

Hace unos días una internauta de la Argentina me decía algo que es como un viejo eslogan y es que los uruguayos somos gente educada, etc. Inmediatamente y aunque lo lamento le dije que eso es un mito y que no es así pero me siento bien de que le haya tocado conocer a esa minoría que espero constituir no: “de uruguayos u orientales” sino de seres humanos que fuimos educados en un pensamiento lógico y tan simple que parece que a muchos se les escapa y es el de hacer para uno y para lo demás lo mejor posible en todos los aspectos. Lamentablemente acabo de recorrer el parque interno de las viviendas donde vivo caminando por senderos cuarteados por el tiempo y el descuido y rodeado de montañas de basura que mis adorables vecinos tiran como si tal cosa.

Uruguay es un país que tiene buena prensa porque sabemos ser excelentes hipócritas a la hora de juntarnos con otra gente y parecemos educados y pulcros pero en general somos sucios, descuidados y mal educados a la hora de convivir entre nosotros. No nos importa si molestamos a los vecinos, quién se hará cargo de nuestra basura o que los demás se jodan a costa nuestra. Todas las mañanas tomo el ómnibus (Transporte colectivo) casi lleno y debo caminar haciendo zigzag hasta el fondo pidiéndoles permiso a un montón de pelotillas que se van quedando parados en cualquier lugar sin importarles que posteriormente el ómnibus se saltee paradas en la presunción de que ya está lleno, la mayoría suele tener la costumbre de bajar por adelante aún si iban viajando en el fondo quizás porque les resulta gratificante hacer esperar a los que van a subir mientras ellos bajan por donde no deberían.

Hay innumerables pequeños aspectos que ilustran la mala educación de mis conciudadanos, me basta ir al supermercado para darme cuenta de que vivo entre seres desagradables que en la cola me empujan, me enchufan los carros en el trasero, intentan colarse y nunca pero nunca nunquita se les escapa un: “perdón” o “disculpe”. Me ponen sus artículos encima de los míos en la caja o me dejan el carro vacío adelante cuando se retiran, esto sin olvidar que tres cuartas partes de los lockers están rotos porque los rompen a golpes cuando se olvidan de las llaves o sencillamente para robarse los bolsos de la gente.

Si voy a ser atendido en una comercio o en un departamento de la intendencia u otra dependencia del estado generalmente paso a mi faceta de: “hombre invisible” porque nadie me da bola y miren que soy alto, mido 1.82 y sin ser gordo estoy anchito, así que generalmente espero un rato y opto por retirarme e ir a otro lado o pregunto si allí atiende alguien o hay un paro sindical y yo no lo sabía. Obviamente se enojan.

pato_celeste 2

En este momento en el Uruguay y específicamente en Montevideo porque aún en el interior no todo está tan podrido el ser educado es un acto de locura o sencillamente revolucionario, la gente me mira como el loquito que al bajar del ómnibus pide permiso y dice gracias a diestra y siniestra, tampoco entienden que deje pasar a las personas delante de mí cuando entro o salgo de un lugar o que pida disculpas si por alguna razón pienso que las he molestado. Así me educaron mis padres que jamás pasaron de segundo de escuela porque ambos eran inmensamente pobres, uno en Montevideo y otra allá en la lejana cuarta sección del departamento de Lavalleja. Quizás aquellos tiempos de los años sesenta y setenta en que me tocó ser niño eran diferentes de estos y quizás allí si ese eslogan de que los uruguayos somos educados y gente bien fuera cierto, realmente no lo sé.

Para terminar y volviendo a un ejemplo que implica a los japoneses, allá por el 2012 mi amigo César me invitó a acompañar a dos amigas del Japón al Museo Blanes, una de ellas trabajaba en su embajada y la otra venía de vacaciones. Luego de visitar el museo fuimos caminando al boliche “Los Yuyos” que queda bastante cerca y tras recorrer algunas cuadras sorteando la basura y el descuido con auténtica vergüenza les pedí disculpas por mis compatriotas y su falta de conciencia social, una de ellas sonrió sin decir nada y la otra me contestó. __Si, ya me había dado cuenta.

 

Montevideo 2018

urban gallery (24)

Montevideo 2018
Por: Darío Valle Risoto

La ciudad amanece extrañada
Y ya no es aquella de nuestros abuelos
La mugre rodea calles y veredas
Y ciudadanos descuidados colaboran
Con desmantelar a Montevideo
Con sus dagas de recelo y violencia,

Duermen los fantasmas de la miseria
En colchones podridos en las esquinas
Y el olor a orines rodea los contenedores
Mientras una anciana dulce deja afuera
El esqueleto de un viejo lavarropas
Y poco le importa quién lo irá a llevar.

Atropella el gentío para subir al colectivo
El fondo está vacío pero nadie se corre
Que se jodan piensa el planchaje
Que no sabe lo que es ser puntual
O cumplir con un trabajo digno
Solo hablan a los gritos en sus celulares

Como zombies caminan tecleando famélicos
Entre calles y veredas peligrosas
Y al abrigo de su propio impericia
Son asaltados por sus propios vecinos
Que quieren tener el último aparato
Que parece que es más inteligente.

Y policías inútiles son apedreados
Por niños, madres y abuelas en el cante
Enojados por interrumpir el negocio
De la venta de sueños en pequeñas dosis
Que sirven para alejar la poderosa idea
De que la vida es algo más que ser pobres
Y que la ignorancia se combate…
Aprendiendo a leer, a escribir, a pensar.

Pero eso al gobierno de este país, de esta ciudad, de este barrio: No le interesa.

Responsable

urban gallery (3)

Responsable
Por: Darío Valle Risoto

De no quererte y tan solo amarte
De dejar que te vayas para no atarte
Soy responsable
De dar marcha atrás para no ahogarte
De creer que todo es mejorable
Soy responsable
De ver cuando te vas a otra parte
De soportar que tienes un amante
De ayudarte para no espantarte
De luchar contra todo lo imaginable
Soy responsable

De intentar cuando otros se abaten
Contra estas tormentas de sangre
De luchar contra lo indescifrable
De cambiar para no ser inmutable
Soy responsable

Soy responsable de crecer
De luchar, caminar y no entregarme
Soy responsable
Soy responsable de no esperarte
De saber que nunca serás
Mi todo, mi sueño, mi alguien
De todo soy responsable.

Soy responsable de estar vivo
Y de ver que todo es intercambiable
Los derechos, la vida, los principios
Y aun así sigo siendo yo
Y no me entrego, ni me vendo
Ni me alquilo ni soy manejable
Porque soy Responsable.

Soy responsable de cambiar
Pero de nunca traicionarme
De ser un hombre completo
Tan solo de eso…
Soy responsable