Enredados en las redes sociales 10: Relaciones simbióticas

29284dff468d1fc9a068a0babfb52657

Enredados en las redes sociales
Relaciones simbióticas
Por: Darío Valle Risoto

Como quién diría: “De la noche a la mañana” vimos que el paisaje urbano ha cambiado y las relaciones interpersonales también y mucho y todo por esos maravillosos dispositivos que no alcanzo en alabar llamados: “dispositivos celulares” o “Teléfonos inteligentes”

Porque debemos reconocer y darnos cuenta de que las tecnologías son herramientas que nos dan confort siempre y cuando no nos obsesionemos con ellas y muy especialmente si hablamos de dispositivos para la comunicación.

Pero lamentablemente entre tantas nuevas palabras ya hay acuñados varios términos para referirse a diferentes enfermedades o no tanto o quizás solo “manías” que sufren muchas personas que han generado una suerte de relación simbiótica con sus dispositivos móviles.

Hace poco un señor que viene a cobrarme los gastos comunes al ver que también tengo un celular inteligente me dijo que estaba a punto de divorciarse porque su esposa no se separa de su móvil en todo el día y solo le pude decir: Eso sí que es un problema.

El tema me preocupa, sé que soy un tipo raro, por ejemplo: no me gusta sacar el celular en el colectivo y mucho menos lo miro si voy caminando por la calle, si recibo una llamada la contesto detenido y trato de ser breve si estoy rodeado de gente porque no me gusta que me escuchen hablar de temas personales por más triviales que estos sean.

Fundamentalmente creo que la comunicación preponderante entre las personas es cara a cara y que bienvenido sea poder conversar o chatear con alguien al otro lado del planeta e intercambiar información, lo que sea pero me gusta hacerlo con la mayor discreción a diferencia de mucha gente.

Un aspecto que me produce cierta preocupación o a veces ganas de reírme es notar la incapacidad de las personas, no importa su edad, cuando van en el colectivo por estarse sin mirar sus dispositivos, a veces cuento los segundos que demoran luego de guardarlos en sus bolsillos para sacarlos de nuevo y el promedio es de unos diez segundos. Otro aspecto que está emparentado con la negligencia es la incapacidad de dejar de lado los móviles aún cuando sus vidas corren riesgo, es decir: al cruzar las calles, al subir o bajar a un colectivo, etc.

Y por cierto que resulta absolutamente increíble y fabuloso tener a mano una cámara fotográfica, una grabadora de voz, un teléfono, etc. en síntesis: Un ordenador móvil que nos posibilita abrir una ventana de comunicación con el mundo entero de forma barata, inmediata más no del todo discreta.

Aceptemos de una buena vez que todo lo que hacemos con nuestros dispositivos y vuela por esa ignota nube de información es pasible de ser tomada por alguien y/o por diversa cantidad de programas que ya a estas alturas saben más de nosotros que nosotros mismos y eso en determinados aspectos que conciernen a nuestra libertad es un riesgo enorme.

En lo cotidiano como un hombre de ya cierta edad que ha vivido la mayor parte de su vida con mucha menos tecnología que las nuevas generaciones vivo entre el asombro de disfrutar de tanto portento tecnológico y la prudencia del viejo desconfiado que sigue pensando en que la gente que se puede tocar, oler, besar y hasta golpear es la de verdad y que todo lo virtual puede ser muy bueno pero es virtual y por lo tanto lo suelo poner más del lado de los dibujos animados que de mis amigos del boliche.

Que la gente “de la noche a la mañana” esté obsesionada con sus celulares, que no pueda desprenderse de ellos, que no pueda soltarlos, es un síntoma de aspectos psicológicos no resueltos del todo que encontraron una fabulosa compensación en este bártulo mágico que les da la seguridad de tener millones de amigos, recibir miles de noticias o reírse de bromas de todo tipo mientras… la vida transcurre a su alrededor.

Momo: Cuando nos aparece un hijo desconocido

momo 1

Momo
Por: Darío Valle Risoto

Momo es una comedia francesa donde el absurdo juega con los sentimientos de principio a fin del curso de una historia centrada en un matrimonio de buen pasar económico que no tuvo hijos hasta que aparece un misterioso muchacho llamándolos de “Papás” a ambos.

Así que el tema afectivo cobra verdadera envergadura cuando sobretodo la esposa se pregunta si de verdad este no será un hijo que su marido tuvo por alguna parte mientras el esposo jura que es un embuste. De allí en adelante con la aparición de la novia del muchacho todo comienza a tomar un extraño cariz porque está embarazada y el matrimonio y quizás futuros abuelos tienen muchas preguntas que hacerse al respeto cuando venga el niño.

Tenemos al reconocidísimo Christian Clavier en el papel del veterano que no acepta que este particular muchacho los “adopte” como padres y aceptando el consejo de su médico debe seguirle la corriente a su esposa, Clavier es un actor de esos que solo Francia puede tener: excepcional como comediante pero con una veta dramática muy particular.

No les he contado algunos detalles sobre las condiciones de algunos protagonistas para que vean la película tal como lo hice yo, pero abajo les pego el avance que espero tampoco debele demasiado.

Magic: o el Muñeco Diabólico

magic1

Magic
Por: Darío Valle Risoto

Denominada en castellano muy erróneamente: “El muñeco diabólico” esta es otra de esas películas que eran en lo personal como deudas pendientes ya que la vi poco después de su estreno en 1978 pero en la televisión y recuerdo muy bien que mi madre quedó prendada de un bastante joven Anthony Hopkings que es el protagonista de esta historia bastante simple de un mago y ventrílocuo que tiene una relación por demás estrecha con su muñeco.

magic2Tenemos la participación de Burges Meredith y de la ya bastante veterana Ann Margret, actriz que nunca dejará de fascinarme con esa perfecta belleza usamericana que desde aquella juvenil película junto a Elvis Presley se ganó en quien suscribe a un seguidor indeclinable.

La película es bastante simple, se apoya en esta relación: hombre – muñeco y desde luego en que el tipo está bastante loquito por lo que termina matando a algunas personas y quizás en ese trayecto se haya desaprovechado algún flash back que se me hizo corto sobre el origen del amor por esta pelirroja en su juventud y la génesis de esta relación con el nefasto muñeco.

De todas maneras en lo personal esta película marcó una época sobre todo por aquel amor de mi madre por este actor que no nos imaginamos en ese momento que iba a transformarse en uno de los actores veteranos más importantes de estos tiempos apareciendo en muchas obras de calidad entre series y películas para cine.magic3magic4magic5