PLENILUNIO

Wallpaper Magic 129 (27)

Plenilunio
Por: Darío Valle Risoto

Esta noche será nuestra mi amor
comeremos niños y corretearemos los cementerios
¡Que nada se nos interponga!
ni esos cristianos marchitos
ni sus pusilánimes santos de cristal.
Esta noche de Luna nos llenaremos de sangre
y le sonreiremos a las siete brujas del amanecer.
¡Que nada se nos interponga!
ni esos débiles mortales que nos envidian
nos quieren sometidos a leyes
nos quieren esclavizados a sus dioses
Esta noche corretearemos los cementerios
tu y yo, vampiro y vampiro, dos eternidades
con tu desnudes de mármoles blancos
y mis alas de eternidades horrorosas,
esta noche nos comeremos a los niños
mataremos a las viejas arrancándoles los ojos
y empalaremos a los sacerdotes
en sus propias cruces de miseria.
Esta noche nos embriagaremos de vida
y mañana a la noche
volveremos a festejar nuevamente
Anuncios

Crepúsculo

Crepúsculo
Por: Darío Valle Risoto
 
Al filo de todas las muertes
deambulan los solitarios abandonados
amargados fantasmas del destino
desposeídas almas negras más no diabólicas.
Son los adolescentes de la oscuridad
que lastimados por las hordas de la destrucción,
encuentran en los cementerios
la gloria de una gótica melodía
y la mano blanca de sus dulces mujeres.
Practican sus orgasmos victoriosos
para escapar de esta angustiosa vida
donde los hombres violan la ley
de toda naturaleza posible
y de toda postrer ansia de gloria.
 
Efímeras sus vidas se inmolan en tumbas
porque antes de la muerte están vivos
y entre los muertos en vida viven
con sus góticas sedas y adornos metálicos.
 
Brillan eternos en la noche más longeva
y en el vientre de sus dioses frágiles
le sonríen a la Luna de todos los cuervos.
 

Mujer de la Sangre

Por Darío Valle Risoto

Mujer de Sangre

Por: Darío Valle Risoto
Tiembla el candil ausente
siento tanto miedo… pero ella viene
plano su abdomen, puntiagudos sus huesos
una mujer que flota en silencio
sus labios carnosos, sus pechos resueltos
se tira sobre mí, fría y en silencio
gime sobre mi cuerpo y la siento…
Mujer hecha sangre
vampira en mi lecho.

¡Dame vida eterna!
Le grite semi despierto
¡Arrójame de la luz!
¡No quiero seguir viviendo!
Ella me exilio del sol
y al reino del gusano me presentó luego.

Vagamos áridas llanuras entre esqueletos
grises montículos de héroes deshechos
gentes con fe que moran el silencio
abrazados a sus dioses marchitos
a sus atardeceres de romances pequeños.

¡Dame vida eterna!
Y lamí sus pechos sangrientos.

Sangrientas madrugadas

Sangrientas madrugadas

Por: Darío Valle Risoto

Tiembla de frío y ve a la tristeza
muerte afiebrada y reseca
confín de un día nublado
presagio manifiesto de la sed
pausa arriesgada entre el conflicto
Cielo, maldito cielo
Infierno, cobijo, padre infierno.
Un demonio sonriente respira
entre tus piernas de niña
sobre tus pechos de mujer
y abre una línea de sangre
que te estremece como a un ave.

¿Porque me abandonaste madre?
Errática madre del miedo
que te dijo todo lo que no debes
y todo lo que tienes que sufrir.

Ahora recorres las tumbas inmortales
nacarados pasillos del colmillo festivo
y mares calientes de sangre adolescente
fieras de la carne, vida a la vida
muerte a la muerte
vampira
vampira y adolescente.

Yo te invoco y te ofrezco
la oscura inmortalidad…