Un entierro en Greenville (Cuento)

Un Entierro en Greenville
Por: Darío Valle Risoto

Dejamos al fin la ciudad y Carlos se quedó rápidamente dormido, yo felizmente había descansado suficiente antes de emprender el viaje y si bien los agrestes campos de Nueva Inglaterra suelen ser realmente agobiantes y tristes, siempre me atrajeron de una forma difícil de explicar. Por lo tanto me quedé absorto viendo el sol penetrar en una especie de manto algodonoso y el cielo tornarse cada vez más negro, luego salió a duras penas una luna llena que parecía ser muy diferente a la que vemos entre los rascacielos de nuestra Boston natal.
Poco a poco los pasajeros bajaban y al final quedamos prácticamente solos antes de llegar a Greenville, comí mis últimas galletas de chocolate y en ese momento Carlos se despertó, con sus clásicos movimientos amanerados sacó un pañuelo bordado de su saco y se sonó la nariz.
___Creo que estoy mortalmente resfriado. ___Dijo con rostro compungido.
___Ustedes los gays lo exageran todo, tomate una aspirina en el primer bar y se te pasará, al fin de cuentas tu tía estará mucho peor que tu.
No me contestó, dio un fuerte suspiro y miró al agreste y casi invisible paisaje que ya la oscuridad había colmado al punto de dar tan solo las cinco de la tarde.
Me di cuenta que Carlos me agradecía la compañía, cuando lo llamaron de Greenville solo yo me ofrecí a acompañarlo al entierro de su tía abuela, nadie se solidarizó con él, pese a ser el alma de la agencia publicitaria donde trabajamos.
___¡Allí están mis primos! ___ Exclamó cuando nos detuvimos en la primera estación, salió tan rápidamente que tuve que cargar su bolso de cuero junto a mis cosas antes de bajar del autobús, el rostro del chofer fue elocuente al mirar a mi amanerado acompañante.
Había un grupo de personas en actitud recogida, me los presentó uno por uno agregando una pequeña indiscreción sobre cada uno en voz baja, por ejemplo: El tío Oscar es alcohólico, la tía Laura excelente cocinera, Mateo su primo un adicto a la morfina y por último su prima Sarah persiste virgen a los cuarenta.
Nos invitaron a subir a un viejo camión desvencijado y tomamos por un camino lateral, recordé a último momento las aspirinas para Carlos y cuando corrí a comprarlas escuché que le preguntaban su éramos pareja.
___¡Por dios!, Lou es solo un compañero de trabajo. ___Dijo visiblemente perturbado.
Una media hora después descendimos ya en completa noche en el frente de una vieja y cochambrosa mansión de las afueras de la sombría Greenville, allí habían encontrado muerta a la tía Elizabeth y por lo tanto toda la comarca se había dispuesto a despedirla como se debe en esos casos.
Decenas de rostros y cuerpos enjutos rodeaban el féretro y no me arrimé demasiado, Carlos lloró un poco y regresó a mi lado, me apretó el brazo nervioso lo que me puso a mí mucho peor porque me imaginaba los rumores a mi alrededor.
___Bueno, ya pasará. ___Le dije retirando su mano, usé la voz más varonil posible y disimuladamente me retiré a la cocina.
Dentro de la enorme cocina había mucha comida sobre una mesa grande y rústica, iban y venían mujeres llevando alimentos a los múltiples vecinos, por allí se calló un plato y me dispuse a ayudar en algo para no quedarme sentado solamente.
Cuando tomé los trozos blancos y decorados en azul de la porcelana inglesa del piso, me choqué con las más bellas manos que había visto en mi vida, al levantar la vista me encontré con la profundidad inacabable de dos ojos color verde esmeralda que me produjo una sensación de vértigo.
___Gracias, últimamente se me cae todo.
___Soy Lou Ryan James, amigo de Carlos… ___Le dije ayudándola a tirar los restos en un cesto a nuestra derecha, era realmente una chica hermosa de estatura elevada, cabellos intensamente rojos y ensortijados, vestía un largo conjunto color pardo de costura muy antigua, parecía toda ella una de esas estampas de metodistas o quakeros de los que poblaron esas tierras en los principios de nuestra nación.
___Me llamo Cassandra, soy prima de Carlos, vine de Marble Hall, ¿Lo conoces?
___Si, claro, ___mentí. ___A unos doscientos kilómetros de aquí.
___En realidad ciento veinte. ___Sonrió cuando Carlos entraba y al vernos conversando dio media vuelta y volvió sobre sus pasos. Lo señaló a la espalda y me sonrió nuevamente.
___No, somos solamente amigos, soy absolutamente heterosexual, te lo digo porque podrías pensar que… ___Me quedé absolutamente colorado de pies a cabeza y ella me tomó las manos, tenía unos labios realmente perfectos y unas curiosas pecas típicas de los pelirrojos en torno a su nariz respingada.
A la mañana siguiente enterraron a la tía Elizabeth y a la tarde volvimos a Boston con Carlos que estaba mucho mejor de su resfriado, no así de su carácter inquisitivo.
___Bueno, al fin y al cabo creo que vamos a pertenecer a la misma familia mi querido Lou.
___¿Qué estás diciendo?
___¡Por favor! ___Exclamó y se dio vuelta para dormirse contra la ventanilla del autobús.
Sonreí, después de todo no me espantaba la idea de volver a ver a esa preciosa mujer que parecía de otro mundo, tampoco la de tener que viajar nuevamente con mi amanerado compañero de viaje.

FIN

Departures

El placer del arte perfecto
Por: Darío Valle Risoto

En este momento me vienen a la memoria dos cuadros que le habían regalado a mi madre cuando yo era muy chico, parece que los veo, eran paisajes típicos japoneses, ambos tenían a una geisha crusando esos típicos puentes de madera sobre un río y detrás se podía ver el Fujiyama, en un cuadro una llevaba kimono azul y en el otro la chica lo tenía de color rojo. Y ambos transcurrían de noche, digo transcurrían porque muchas veces en la pobreza de mi hogar me quedaba mirando sus imágenes, las estrellas y nunca pude elejir entre una y otra hermosa nipona que parecían observarme todo el tiempo. Años después mi madre le regaló los cuadros a mi compañero del trabajo: Minoru Kunisawa y nunca más los volví a ver, tampoco la he perdonado aún por tamaña generosidad y torpeza.
¿A que viene esto?, Trato de explicarles que no puedo ser ajeno ni extraño a todo lo que venga de Japón, después llegó el budismo y Shizuko, los haikus y mucha filosofía oriental que me ayudaron no solo a sobrellevar mi vida sino a encarar la muerte de mis padres a sus diferentes tiempos.
La muerte forma parte esencial de este filme que se titula “Departures” y no se los voy a contar porque esencialmente trata de la vida, ustedes se van a dar cuenta, nos sumerge en un momento muy especial en la vida del protagonista Daigo Kobayashi que tendrá que reencontrarse a sí mismo dejando la música profesional para entrar en un nuevo oficio que le abrirá insospechados lazos con un pasado de separaciones y asignaturas pendientes. No les voy a contar más nada, tienen que verlo, es un filme de los que no abunda por su exquisita fotografía, su música y todos, absolutamente todos los personajes como suele suceder tradicionalmente en Japón, nadie transcurre así como así por la pantalla como por la vida.
Si la ven me lo agradecerán, esta es una obra donde el humor inicial nos irá llevando a tristezas maravillosas.

Un saludo a Daniel que me la recomendó y yo la había bajado un par de días antes de su mail pero la había postergado, la vi hace una media hora y todavía recuerdo… aquellos dos cuadros.
PD: Me olvidaba de calificarla, no será sorpresa: 10/10

Marvin el Marciano

Marvin el Marciano

Por: Darío Valle Risoto

Probablemente no sea tan tomado en cuenta porque es tan grande la población de entrañables personajes en el universo de los Looney Tunes de Warner, que Marvín muchas veces es olvidado y por esto mismo, aún no tiene votos en nuestra encuesta del final de página, pero basta recordar su vocecita en castellano y su persistente plan de destruir la tierra porque le quita visión desde su marte natal al usar su telescopio para volverlo a querer. Marvin siempre acompañado de su fiel perro (Marciano): K-9 que es como el juego en inglés de K-nine o sea: Ca-nino y su arma de Plutonium x con dinamitum 3. Se opondría en primeros años a Bugs Bunny, Marvin nace en 1948, pero realmente lograría su sitial de honor al coprotagonizar los capítulos de Duck Dodgers en el siglo 24 y 1/2 contra el inefable Pato Lucas acompañado por Porky del 2004.Negriro sin boca, vestido como una especie de legionario romano, con un perro que tiene calzados y su princesa marciana (¿Como se llamaba?), esperamos que algún día conquiste definitivamente la tierra.

Un Amor del 93

Un amor del 93
Por: Darío Valle Risoto

La impericia de amarla demasiado pronto
no fue la espera suficiente y se levantó el muro,
ella, solo ella entendía su propia locura
y él se creyó que todo era por puro amor.

Aquella tarde las lágrimas se enfriaron
en un alma atolondrada de hombre joven
y el espejo les mentía frases insuficientes
para encender un fuego largamente apagado.

Ocho cuadras quedaba la casa de muchos cuartos
y tocarla en la azotea fue un ritual obligado
no solo el sexo fue la meta largamente buscada
ni sus orgasmos productos de un amor real.

Pero realmente era la hermana de ella la mujer
y el se había equivocado desde el comienzo,
entonces preso de su inadaptado amor se fue
dejando la promesa de una pareja correcta

a cambio de un sueño imposible.

Algo Apesta en Dinamarca

Cultura del Primer Mundo
Por: Darío Valle Risoto
Material acercado por Marcelo Bandera

Año a año el mar se tiñe del rojo de la sangre de los delfines Calderón en las islas Feroe de este hermoso país que es Dinamarca, estos animales se acercan a la costa y decenas o cientos de personas se meten al agua a a matarlos destripándolos con ganchos o a los machetazos. Esta diversión no proviene de latino americanos ni de negros, sino de estos hermosos hombres caucásicos bien alimentados y que suponemos con un muy buen nivel educativo dado que en su país no existe la pobreza, al menos la que conocemos en Uruguay.
¿Entonces?: Varias preguntas asolan mi mente mientras debo refrenar las lágrimas de mis ojos viendo al grado de barbarie que puede llegar el ser humano en cualquier parte del planeta y en este caso en un país ¿Civilizado?. Dinamarca apesta a muerte innecesaria porque me cuesta creer que estos delfines sean una especie de plaga o que de alguna manera atenten contra la vida de estos graciosos tipos que deben tener mucho tiempo libre y un estómago a prueba de cualquier cosa para hacer lo que hacen. Tanto ellos como los cientos de espectadores que asisten al espectáculo son repudiables. ¿Donde está Greenpeace?¿Que hacen los gobiernos? ¿Y el puto Papa?.
A nadie le importa, al menos de nosotros depende difundirlo y si tienen un dinamarqués cerca preguntarle: ¿Por qué?

EL QUINTO ELEMENTO

Una Obra con mayúsculas
Por: Darío Valle Risoto

Proyecto largamente soñado por el director Francés: Luc Besson, esta obra tiene lo mejor del cine norteamericano y lo mejor del franchute, es decir que es una excelente película comercial pero con gran valor artístico y actoral, un elenco inigualable y una historia que nos remite a Blade Runner pero abarca lo que yo llamaría un estilo de ciencia ficción muy emparentado con aquellas historias de ciencia ficción que aparecían en la revista Heavy Metal y eran protagonizada por un taxista del que no recuerdo el nombre.

Bruce Willis el mejor momento de su carrera o justo cuando comenzaba a mejorar exponencialmente sus caracterizaciones, Gary Oldman encarnando a un moderno Hitler y la apetitosa Milla Jovovich como esa cosa absolutamente sensual llamada Leelo, son solo la cúspide de un elenco espectacular.
La historia pueden explicárselas mejor en Pipipedia, les adjunto el enlace, pero la verdad que el quinto elemento está entre mis 20 películas de ciencia Infección preferidas, por primera vez le otorgo a una critica el 10/10

Nueva en la Ciudad

Nueva Porquería
Por: Darío Valle Risoto

Hace ya como un mes que me tuve que soportar esta comedia barata y no le dediqué un espacio en este blog porque ameditaba que fuera sacada de mi cerebro tal cual deshechos de la papelera de reciclaje de mi mente cuasi destroy…pero no. Resulta que la acaban de estrenar en Montevideo y hoy me asoló el aviso radiofónico sobre este filme absolutamente olvidable protagonizado por esta actriz: Reneé Zellweber que en alguna época moza llegó a gustarme y ahora abusa tanto del papel de gordita-atractiva-estúpida que ya me tiene los cataplines llenos…perdonen.
Vuelvo a lo de siempre, hay películas que pasan volando por cartelera o simplemente ni siquiera llegan como: Hollywoodland por darles un solo ejemplo y sin embargo nos baten bombos y platillos por comedietas como esta.
A lo nuestro:
1)Pongamos a cocer a fuego lento a una gordita lindita para echarle de la empresa,
2)La enviamos a un pueblo retrogrado a reciclar una fábrica,
3) Riamonos de los ignorantes que a su vez se ríen de la citadina que no entiende un pomo de nada.
4)Luego vamos al romance y el giro emocional con los pueblerinos rescatados de la eminente patada en el culo de la empresa multinacional o trust que es dueña de sus vidas.
5)Final feliz donde la gordita es violada por los pertinaces ex-desocupados.
(Lo último es un agregado mio para que no se duerman leyendo esto).

Mala, muy mala ni siquiera les pongo el asceso para evitarles el derrame cerebral, si quieren martillarse los kinotos viéndola, la buscan en fanático por su real título en Inglés.