Como me cuesta leer a Onetti

onetti te señala

Como me cuesta leer a Onetti
Por: Darío Valle Risoto

Hace algunos años atrás la esposa de un amigo luego de leer algunas cosas mías me aconsejó leer: “El Pozo” del escritor Juan Carlos Onetti, quizás pienso ahora, porque encontró cierta aproximación que no puedo hoy día imaginar cual, o mejor creo que fue para que aprendiera a escribir mejor que las porquerías que sigo escribiendo. Me apego más a esto último por más que no me guste.

Demoré un tiempo hasta que compré el pozo y lo leí y no me gustó pero creo que allí nació esta idea que hoy reafirmo de que el tipo era un escritor de puta madre como dicen los españoles, o sea: Muy bueno, excelente, pero no me llegó, era como si yo fuera la roca que las aguas de un mar oscuro quieren abrazar pero está muy cerca de la orilla.

Mi amigo el artista plástico Cesar Ureta me regaló los primeros cuatro tomos de una colección de obras completas de este escritor e intenté leer: Juntacadáveres y volví a pensar como vuelvo ahora que en el taller de escritura estamos dando: “Los adioses” que Onetti era un verdadero monstruo de la literatura pero no hay caso, mi gusto literario va por otro lado. Y eso es lamentable en varios sentidos.

En ese ínterin desde Juntacadáveres a la fecha leí dos novelas de Mario Vargas Llosa que si me puede y ando con otra de Haruki Murakami los que admiro porque por ahí andan mejor mis apetencias literarias, quizás porque su escritura es menos barroca, mucho menos gris y aderezada que la de mi compatriota por más que ahora en este Montevideo otoñal acuciado de lluvias desde la tarde de ayer y tras ver el documental: “Jamás leí a Onetti” vuelvo a acercarme a ese viejo hosco como un puercoespín al decir de Galeano.

Hay una interesante anécdota donde Eduardo Galeano remite a un consejo sobre escribir a mano que Onetti le da cuando se entera que este lo hacía a máquina y no puedo más que añorar mi vieja máquina de escribir que hoy añoro porque este ordenador me resulta por demás frio y ajeno. Por otro lado escribo mucho a mano ya que tengo una computadora de mesa, carezco de una laptop y por lo tanto suelo garabatear ideas en cuadernos que andan por toda la casa y luego vengo aquí y los transcribo a la pantalla.

Para mi escribir a máquina tenía una calidez que hoy se potencia con este frio teclado carente por completo de aquella percusión de tipos sobre el papel y el ruido de la cinta corriendo de derecha a izquierda mientras tomaba demasiado continuamente el corrector y tachaba para escribir y reescribir alguna palabra que me parecía mejor que la otra, la palabra eliminada, muerta.

Aquí a la distancia pienso que Onetti tenía esa idea sobre la vida que ahora comparto, este amor por la soledad y sentía seguramente el enorme placer creativo de plasmar sobre el papel vidas y suertes de personajes no del todo ficticios porque a fin de cuentas uno escribe siempre sobre si mismo aunque hable de calabazas.

De seguro mi dificultad para alcanzar a leer a Onetti tenga mucho de una soterrada envidia sobre un creador impactante al que no podré llegar jamás porque voy por otro lado y esa literatura en definitiva tan Uruguaya no me place como no me placen tantas cosas de un país que me vio nacer pero a diario siento tan extranjero.

Ayer precisamente vi un documental sobre Howard Phillip Lovecraft desde luego que para mi mucho más compatriota que Onetti este hombre de Providence forma parte de toda esa literatura yanqui que amo tanto y que tiene a Isaac Asimov en el pináculo de lo que quisiera ser si alguna vez llego a ser grande. De todas formas uno no puede desprenderse de su origen y aunque me moleste bastante soy uruguayo y por ejemplo si me gusta mucho Mario Benedetti y también he leído quizás todo o la mayoría de lo de Eduardo Galeano, escritor que considero más un periodista pero uno y otro oficio son casi lo mismo si se me permite.

Uno escribe porque puede y porque quiere pero nadie escribe porque no le gusta, la labor creativa es misteriosa y de verdad a veces no sé cómo llega un cuento o una idea para una de esas tres o cuatro novelas que nunca termino. Debo agradecer a esa musa escondida que como tigre invisible salta al final de mis cuentos atacando con un final muchas veces inesperado aún para mí mismo.

Jamás leí a Onetti y ese documental sobre Lovecraft fueron demasiado con menos de veinticuatro horas de diferencia para mí que suelo encontrar difícil soportar versiones diferentes sobre la vida de autores que marcaron un rumbo en la literatura y en mi vida, porque de verdad solamente deberíamos quedarnos con la obra y dejarnos de joder con las personalidades de los escritores porque a fin de cuentas cada cuento, cada novela se despegó de su autor como aquel hijo que deja la casa paterna para seguir su rumbo.

Creo que he corrido el riesgo de encontrar paralelismos con ambos escritores sobretodo en aspectos que les hacen dos personajes distantes en tiempo y lugar pero con algo en común: Su eterna y amada soledad. Es así por más que no me guste asumirlo.ca9ce8ae6a81b27ac3a2090eb0022b0a

El periodismo buitre del Uruguay

bdd383fc9590bdb62ace3d287968a30e

El Periodismo Buitre en el Uruguay
Por: Darío Valle Risoto
Técnico en comunicación social

Que el señor Ignacio Álvarez ejerce un periodismo carroñero es tan evidente que rompe los ojos, los oídos u otros órganos tan o más delicados y sin embargo allí lo tenemos durante años ejerciendo su justo derecho a opinar sobre todo y contra todo lo que le apetezca dentro de este panorama del Uruguay de hoy gobernado por una coalición de izquierda conformada nada menos que por treinta y seis sectores diferentes denominada: Frente Amplio.

Si bien en un país democrático y libre todos tenemos el derecho a la libre expresión de nuestro pensamiento esto se torna un tanto delicado a la hora de ejercer como líderes de opinión porque eso son ni más ni menos quienes tienen cierto prestigio y un nombre reconocido en los medios masivos y esto sí es usado maquiavélicamente logra convencer a algunos de muchas barbaridades.

Como estudiante de comunicación social en sus días aprendí que los que estamos detrás de un micrófono o delante de una cámara, dispositivo, etc. debemos ser responsables a la hora de compartir información y que si bien podemos deslizar nuestro punto de vista lo importante es la noticia en sí misma y no nosotros y mucho menos corresponde intentar torcer a la audiencia hacia un lado u otro.

kent-brockman-1024x768Pero quizás el señor Álvarez en su ejercicio ególatra y cruel de su supuesta iluminación crea que su público es tan idiota como para creerlo todo solamente porque él lo dice o el invitado de turno le apoya, todo esto edulcorado con temas musicales alusivos y efectos de sonidos robados de otro programa funesto como el del “licenciado Pettinati”, pero eso daría para otro artículo.

No es nuevo esto de subestimar a la audiencias, en realidad la mayoría de los medios de información, la publicidad y hasta cierta propaganda política lo ejercen hasta el cansancio y a aquellos que por suerte tenemos espíritu crítico nos resulta no solamente inmoral sino un verdadero insulto a nuestra inteligencia.

El ejercicio de un pseudo programa periodístico con mucho de kermese de los domingos tiene algo de patético y cruel, escuchamos de un asesinato con lujo de detalles y pegadito salta un tipo imitando siempre a los mismos políticos con chistes de tablado para luego soportar un largo monólogo de Álvarez contra la dictadura de Venezuela o lo que es su otro deporte: contra los sindicatos y por ende contra todos los que somos representados por ellos solamente por ser pobres y obreros.

El poder ejerce su discurso del miedo sistemáticamente y no será el único protagonista, cabeza de puente del intento de volver atrás de estas conquistas que hemos logrado en el país, porque son burgueses, malas personas o solamente imbéciles intentan continuamente deslizar la idea de que todos los políticos son iguales, los sindicalistas corruptos y de que un gobierno socialista o “en vías de” es una dictadura.

Como dijo alguien: “no estoy de acuerdo contigo pero defenderé tu derecho a opinar diferente siempre”, pero al menos solamente desde este ignoto rincón de la red le puedo pedir a este personaje que no insulte mi inteligencia ni la del resto de la gente y que piense dos veces antes de abrir su boca o que ejerza el fabuloso arte de respetar a las audiencias.

Según Chomsky la mayoría de los medios se dirige a audiencias con un promedio mental de unos diez años, a veces pienso que en este país creen que tenemos dos meses.

Objetos Perdidos 22

Redes sociales (4)

Objetos perdidos 22

Por: Darío Valle Risoto

Bien que por su contenido también este espacio podría ser parte del ítem: Enredados en las redes sociales que algunas veces suelo subir opinando sobre este fenómeno muy reciente para el mundo de la Internet y los dispositivos móviles.  No será necesario aclarar pero siempre es bueno hacerlo que como los tenedores que tenemos en nuestras cocinas podemos trinchar nuestros alimentos con ellos y hacernos la vida más confortable o clavárselos en el pecho a nuestra suegra lo que no sería del todo bueno, al menos para ella. Lo que trato siempre de sostener es que los dispositivos, las redes, todas las aplicaciones que interactúan con nosotros no son ni buenas ni malas, son herramientas que nos pueden ayudar mucho o complicarnos la existencia y la de los demás.

Por lo tanto estas visiones críticas que adjunto solo son la parte negativa del asunto, nada nos dicen de como gracias a las redes tenemos información de casi todo al instante, que hemos podido contactar a gente perdida o que nos han salvado de una pasmosa soledad a aquellos que solemos preferir vivir solos. No todo es negativo, no todo es malo, depende de nuestra capacidad de dominar los botoncitos o de que estos nos dominen a nosotros.Redes sociales (6)Redes sociales (2)Redes sociales (3)Redes sociales (1)Redes sociales (5)Redes sociales (14)Redes sociales (17)Redes sociales (16)

38 años de cárcel y 148 latigazos

csm_260456-Nasrin-Sotoudeh_web_de9a59c244

Nasrin Sotoudeh ha sido condenada por defender los derechos de las mujeres en Irán

Luchar pacíficamente por los derechos humanos. Eso es lo que ha hecho Nasrin toda su vida. Como abogada defendía a las mujeres que se negaban a acatar las degradantes leyes sobre el uso del velo o hijab.

En Irán, a las mujeres y a las niñas no se les permite salir de sus hogares a menos que se cubran el cabello con un pañuelo y los brazos y las piernas con ropa suelta. Nasrin quería cambiar esto y fue detenida por ello.
Las autoridades iraníes interpretan que eso atenta contra la seguridad nacional o es un insulto al “Líder Supremo”.

Y le han impuesto la pena más cruel. La de Nasrin es la sentencia más dura que se recuerde en muchos años contra un defensor o defensora de los derechos humanos .

No podemos permitir que esta gran mujer reciba un solo latigazo ni pase un día más en prisión.

Exige al Líder Supremo de Irán la liberación inmediata e incondicional de Nasrin Sotoudeh y que la sentencia sea anulada ya.

FIRMA AQUÍ

Comunicación y violencia hoy

31747788_10214444969574817_5838059022938275840_n

Comunicación y violencia Hoy: Un tema delicado
Por: Darío Valle Risoto

El tema de la violencia se manifiesta no solo en los delitos de sangre sino también es elocuente en lo cotidiano, es inevitable notar que los ciudadanos viven en estos días paradójicamente dentro de la peor incomunicación que una sociedad pueda tener. Y recalco: “paradójicamente” porque estamos en una época donde nos sobran los dispositivos y las formas de comunicarnos y estas son: inmediatas, baratas, accesibles y sin embargo cualquiera de nosotros podrá notar fácilmente lo difícil que nos resulta hacernos entender con nuestros semejantes hasta en las situaciones más comunes.

Esto probablemente obedezca en primer lugar al exceso de estímulos y distracciones a que estos mismos dispositivos nos someten alejándonos de su primordial función que es la comunicación. Esto último no solo un servidor lo nota, lo ponen sobre la mesa muchos estudiosos de tema y por qué no los infaltables conspiranoicos.

Por lo tanto asistimos a una sociedad con individuos estancos sometidos a sus pantallas multicolores con sus audífonos puestos y digitando mensajes frenéticamente a quien sabe quien, por lo tanto redunda en lo paradójico que estas mismas personas tengan serias dificultades para entablar un mínimo intercambio con quien vive a su lado.

basta de ruido 2

La indiferencia también es violencia.

La violencia no solo es explícita en nuestras ciudades, también es muda, sorda e incapaz de buscar mayor solución que tomar una foto y quizás edulcorarla con alguna frase de condena o tristeza por determinada acción que nos pueda afectar, pero solo por los escasos segundos en lo que demoramos en ver la próxima foto de gatitos.

Notoriamente en estos días tenemos en el Uruguay el tema de la violencia, la larga e imparable fila de ciudadanos que viviendo por generaciones fuera de lo mínimos sustratos sociales pretendemos ingenuamente o quizás en un exceso de rescatismo reincorporar a una sociedad a la que en realidad nunca han pertenecido.

La solución puede ser fácil e inmediata y a esto solo le podemos llamar: Fascismo, o lenta y trabajosa que puede durar años y que escasamente redunda en resultados pero a ella aplicamos quienes pensamos que el ser humano siempre puede ser mejorable aunque hay algunos que parece que nacieron solamente para ser drogadictos y/o delincuentes y también sería de sabios saber cuando una persona ya no tiene remedio posible y es mejor invertir en otros.

Un ejemplo reciente en nuestro país de cuanto puede determinado grupo social estar por fuera de los mínimos cánones sociales es que al verse enfrentados con funcionarios del estado les griten: __ ¡Anti chorros! Si hasta parece un chiste pero es muy cierto que hay personas que viven en un mundo muy diferente al de un servidor o de usted querido amigo que tiene la capacidad mínima de sentarse a leer un blog y por sobre todas las cosas de reflexionar.

Con todo esto no vayamos a creer que esta raza de seres por fuera de la sociedad son tontos, ellos saben mejor que nadie de los atajos legales para ir salteándose sus responsabilidades civiles y también son expertos en aprovechar todo aquello que el estado o las ONGs son capaces de otorgarles por el hecho de estar menos favorecidos que el resto de la población generalmente conformada por gente que a diario sale a trabajar y ganarse el pan.censura

¿Dónde está el enemigo?

Los anarquistas sabemos muy bien quienes son los delincuentes más grandes y que los verdaderos azotes sociales son los oligarcas, la iglesia, las religiones en general, los militares y todos ellos dentro del terrible marco de una sociedad capitalista, pero también deberíamos ser igual de severos con aquellos que desde abajo se aprovechan del robo y la delincuencia más infame contra los de sus propia clase, es decir: el pobre trabajador, el obrero, el jubilado.

Y precisamente muchos de estos marginales parece que solamente existen para avalar sociedades autoritarias y policiales, las mismas que a la primera de cambio se vuelven contra precisamente los hombres y mujeres que en lo cotidiano viven de su trabajo y a esto se le llama: dictadura, aunque esté disfrazada de democracia.

Hace poco durante una marcha feminista algunas pocas mujeres tiraron pintura contra el frente de algún local religioso y eso bastó para que los medios de comunicación, en general siempre al servicio de las derechas más radicales, se hicieran eco de tamaña muestra de desatino y por supuesto que olvidaran la verdadera intención de que miles de mujeres marcharan pacíficamente a por una deuda largamente incobrada a la sociedad toda.

La incomunicación es violencia, la indiferencia también lo es y por sobre todo ello si no nos detenemos a tratar de ver al otro a los ojos, de escucharlo, olerlo, palparlo, estamos realmente mal y no hay meme o mensaje que nos salve de esto.

“Los Pochitos”

20190126_182533

Los Pochitos

Por: Darío Valle Risoto

El nueve de Enero Pochita ya muy panzona buscaba un rincón en casa, al rato la escuché llorando y teniendo a sus gatitos debajo de una estantería que fueron cinco y ahora están a punto de cumplir dos meses. Esto me conmovió bastante porque en 24 de diciembre pasado había muerto triste y trágicamente cayéndose del edificio mi gata Selma de la que nunca me olvidaré.  Por lo tanto supongo que Pochita al no haber otro animal en casa decidió dejarme este regalo y aunque suele salir y entrar a su placer la tengo secuestrada hasta que los destete y la lleve a castrar para evitar que siga dándonos descendencia. Al menos dos veces antes la vi preñada pero nunca se supo que pasó con sus crías porque Pochita no parece tener dueño.

Así que me he tenido que acomodar a esto de ver creer desde cero a cinco pequeños felinos todos diferentes entre si por o que calculo que hubo más de un padre en la vuelta ya que igual a la madre solamente tres pero con diferentes pelos. Afortunadamente mi amiga Marcela que trabaja en una veterinaria se ha encargado de cuidarlos, desparacitarlos y traerles alimentos tanto como las piedras sanitarias que ya aprendieron a usar aunque de vez en cuando alguno orina donde no debe como por ejemplo dentro de mis crocks.

Por lo pronto me quedaré con dos: Una atigrada pero más oscura que la madre que fue la primera en abrir los ojos a la que llamé: Wendy en honor a mi primera gata y un macho blanco y negro tipo: “Silvestre” al que llamé: Bruno. Los otros tres no tienen nombre porque se los darán sus espero futuros dueños: una hembra amarilla, blanca y negra y dos machos: uno gris y blanco muy pero muy bueno y otro hermoso atigrado con blanco también muy tranquilo. En realidad el único un poco loquito es Bruno pero todos los demás se comportan mejor que un servidor que no es gato.

Es toda una aventura ver crecer a estos bichitos que nos son “bombones”, son gatos y por lo tanto animales siempre libres que solamente se adaptan a nosotros de acuerdo a como seamos con ellos. me va a poner triste dar a estos tres últimos en adopción pero no podré tener cinco gatos adultos en un futuro además de Pochita que descuento que cuando esté castrada y recupere su libertad seguirá viniendo por casa.

20190124_18181320190124_17480720190124_174852

Haruki Murakami: Un escritor imprescindible

c573a4c9c181305737885d888c6beb6e

Recuerdo que un conocido me dijo que leyera: El pájaro que da cuerda al mundo (Incluido aquí) y de verdad el libro me pareció formidable y a él humildemente le debo haber aprendido a escribir mucho mejor. Luego leí: After Dark y Tokio Blues y hoy día estoy leyendo en mi celular: Al sur de la frontera, al oeste del sol y de verdad que Murakami tiene la enorme capacidad de narrar acontecimientos cotidianos y de golpe desliza alguna comparación, alguna metáfora que nos puede dejar helados, a eso yo llamo genialidad.

Tengo una deuda con él y es la de comprarme libros suyos en formato papel para volver a leerlos, subrayarlos y tratar de dilucidar cual es el secreto de este hombre que puede juntar las cultura occidental y oriental y hacerlas funcionar con absoluta buena química lo que no siempre sucede.

Haruki Murakami Seis libros fabulosos

77d628f5e4a542666237590203b5782a