Uruguay: Un Asado con el Presidente

img_20200703_211117

Uruguay: Un asado con el presidente
Por: Darío Valle Risoto

Supongo que en estos días los canales de televisión uruguayos le dieron suficiente cobertura a esta situación en que el presidente de todos nosotros invitó con un asado a los obreros de una obra en construcción que según parece le saludaban cuando pasaba por la puerta. Todos sabemos que los canales uruguayos: 4,10 y 12 responden a la derecha más rancia.

Descuento que lo hizo de buena fe y que los obreros que aparecen en la foto forman parte del más del cincuenta por ciento de los uruguayos que votaron a una coalición que se formó para quitar al Frente Amplio de una posible cuarta presidencia. Coalición que entre otros grupos forma parte el partido militar que un día sí y el otro también continúa defendiendo los desmanes de la dictadura, pero esto no acaba allí, tenemos de todo en la coalición “Multicolor” que le llaman y sin embargo a mi de colores nada y me parece más del blanco ceniza al negro profundo… pero esto será por ser un anarquista daltónico tal vez.

Por otro lado también puede que alguno sea igualmente de izquierda y no le dio el cuero para decirle con todo respeto: __Perdóneme pero no puedo comer con usted, se me atraganta la comida de solo pensar en la ley de urgente consideración y todos los artículos de esta que atentan contra nosotros los pobres.

Recuerdo que hace muchos años, creo que fue antes del fin de año de 1985 en que hicimos una comida de despedida en la cantina de los Talleres Barreiro y Ramos y no bien me senté a la mesa a comer un rico asado entró el patrón: Guzmán Barreiro a saludarnos y uno de los veteranos viejos le dio la mano y entre otras cosas se disculpó porque ese mismo año habíamos tenido tremendo conflicto todos los gráficos, el tipo sonrió y le dijo que no era nada. En ese preciso momento con el plato servido me paré y me fui para mi casa, después de eso nunca más fui a una despedida a menos que estuviera seguro de que era entre nosotros los obreros.

Esta y otras ocasiones he pasado por intransigente pero la verdad que no me gusta comulgar ni con mis explotadores ni con sus cómplices, lo mejor que puedo tener es una buena relación personal pero como dicen en el campo: __Yo sé con qué bueyes estoy arando” y no me gusta compartir la mesa con quienes no son los míos.

Por otra parte en relación al asado con el presidente creo que he leído montones de frases en Facebook de gente que está feliz por esa muestra de civismo y democracia, ese enorme acto de sencillez del mandatario y de que vivimos en un país donde todavía se pueden hacer estas cosas, pero todo tiene diversas lecturas. Desde la izquierda también he leído severas críticas que comparto en muchos casos pero la verdad: me parece magnífico que el tipo pague un asado con el sueldo que le pagamos todos y se siente entre los obreros a comer. Me parece sencillamente fabuloso que estos trabajadores pasen un momento ameno con el principal empleado público de la patria y me parece espeluznante que este sea el mejor ejemplo de: “El cambio” y “el se acabó el recreo”.

Por último me vinieron a la memoria las canciones: “Fiesta” cantada por Serrat y también: “El Orejano” interpretada por quien ustedes quieran.

Otra Mirada

Fiesta de Serrat

“Y con la resaca a cuestas
vuelve el pobre a su pobreza,
vuelve el rico a su riqueza
y el señor cura a sus misas.

Se despertó el bien y el mal
la zorra pobre vuelve al portal,
la zorra rica vuelve al rosal,
y el avaro a las divisas.

Se acabó,
el sol nos dice que llegó el final,
por una noche se olvidó
que cada uno es cada cual.”

Cuarenta y siete años del golpe militar en el Uruguay

UruguayDictadura3QVgaCuarenta y siete años del golpe militar en el Uruguay
Recuerdos
Por: Darío Valle Risoto

Tenía diez años cuando se dio el golpe de estado el 27 de Junio de 1973 en mi país: Uruguay, para bien o para mal mi hogar no estaba muy politizado pero con los años fui reuniendo un rompecabezas de recuerdos que si evidencian que la dictadura hizo verdadera mella en mi hogar, mi familia y todo lo que rodeaba a este país que soportó estoicamente a militares y civiles cómplices en el poder durante nada menos que once años, desde 1973 a 1984.

Recuerdo las pintadas de los tupamaros en la escuela Felipe Sanguinetti, los allanamientos casa por casa buscando “subversivos”, a los soldados entrando a mi pieza de conventillo y revisando pisos y paredes buscando tal vez tatuceras o quién sabe qué subterfugios del comunismo internacional, recuerdo el paro general del 73 y a mi maestra Panchita “carnereando” al decir de mi tía Doris, palabra que no conocía pero con los años repetí tantas veces en ámbitos de trabajo cuando algún compañero cagón y traidor no respetaba un paro.

Pienso en aquella marcha militar en la televisión, en el escudo nacional y en la frase: “Asociación para delinquir” y en las fotos de hombres y mujeres mostradas en el informativo de canal 4 a las ocho de la noche y muy especialmente recuerdo a mi padre puteando a los milicos muy enojado con todo eso. Mi madre le decía que se callara la boca que lo iban a meter preso, ella dentro de su ignorancia campesina creía que los militares eran buena cosa para el país y me llevó muchos años para que se dé cuenta que nadie en el mundo tiene derecho a torturar, matar y/o desaparecer a un semejante solo porque piense distinto. Ni el asesino merece ser asesinado.

Años oscuros en que ajeno comencé el liceo en 1976 y recuerdo la noticia de cadáveres encontrados atados con alambres en las costas de este país, noticia que luego desapareció no sin antes sacar la versión de que eran tripulantes de barcos chinos.

Afortunadamente en 1982 entré en los talleres gráficos Barreiro y Ramos y le agradezco sobre todo al inolvidable Eduardo Romero abrirme los ojos sobre la verdad de las cosas y sacarme tanta mentira acumulada por los medios de comunicación, también a aquel compañero: “el gitano” que me contó la historia de los tupamaros, de viet nam, tanta cosa tergiversada que uno a sus diecinueve años tenía en la cabeza y fue como ver de verdad por primera vez.

Recuerdo la marcha de automóviles tocando sus bocinas a todo trapo cuando soltaron a los últimos presos políticos en 1985, a Noemi Alanís allá en Barreiro contándome la historia de Adolfo Wasem Alanís su sobrino preso en el penal mal llamado: libertad y dejado morir en el hospital militar, recuerdo a un ex preso político en el sindicato gráfico contándome como los militares hacían marchar la tropa por sobre sus cuerpos tirados en el piso a paso redoblado. Recuerdo muchas partes de ese rompecabezas de la dictadura uruguaya que ya cumple cuarenta y siete años de impunidad y vergüenza nacional.

La dictadura en el Uruguay

Detenidos-Desaparecidos en el Uruguay

Madres y Familiares de Uruguay

Operación Cóndor de los EEUU y sus cómplices golpistas

El secuestro de los Uruguayos

Depresión y música “divertida”

Wallpaper Magic Part 225 (13)

Depresión y música “divertida”
Por: Darío Valle Risoto

Dicen que los estados depresivos son propios de nuestro tiempo, más no es del todo cierto ya que el ser humano durante toda su historia ha tenido en su siquis la capacidad de caer en estos pozos autodestructivos. Sin ser experto en los estados de la conciencia debo sostener que el simple hecho de tener la capacidad de racionalizar nuestro entorno va de la mano con la cosa de tener que lidiar con los avatares de estar vivos.

A todo esto sabemos que hay animales que pueden llegar a morir si se los somete a entornos donde pensando como humanos será fácil buscar la muerte como alternativa a situaciones que atentan con el mínimo confort. Han muerto perros de tristeza al estar por largos períodos de tiempo en soledad y mal atendidos. Por lo tanto quienes hemos vivido en entornos familiares y/o laborales agresivos, incluso en ciudades o en países bajo regímenes dictatoriales sabemos y mucho de todo esto.

Tampoco es de extrañar que florezcan miles de técnicas para combatir las depresiones que van desde innumerables grupos llamados de “autoayuda” a la lisa y llana medicación por parte de médicos siquiatras. Todas estas formas de intentar buscar un equilibrio lo más sano posible en el hombre prosperarán o no, dependiendo de cada uno y de allí será su rol funcional o no.

En lo particular y con algunos años encima ya conozco que cosas me levantan y cuales otras me tiran al suelo, por lo pronto como amante de la música puedo asegurarles que lo que a la mayoría alegra como la música tropical, pachanguera, etc. a mi no solo me deprime sino que me puede llegar a enfurecer porque siento que tanto en sus melodías como en sus letras están dirigidas a gente poco más que idiotas. Desde luego que no es así, pero es lo que inmediatamente pienso cuando me veo inmerso en esa nube de música vulgar y siniestra.

Sin embargo hay una enorme porción del “Heavy Metal” que pienso que en algunas épocas muy difíciles de alguna forma me ha devuelto a la vida, también le debo agradecer lo propio pero en menor medida a la música electrónica y a una gran porción de la denominada música New Age.

El tema al que quiero llegar es que probablemente aquella vieja entrevista a Charlie García en el funesto programa de Susana Giménez hace una punta de años haya calado hondo en mi; en tanto Charlie divagaba sobre el poder de la música y en determinado momento sostiene que todos vibramos en diferente tono y cuando escuchamos obras musicales en el nuestro, son aquellas las que nos gustan y por lo tanto no nos llegan o desagradan las que “desentonan” con nosotros. Me ha parecido muy interesante esta teoría.

Con motivo de mi programa de radio hace mucho tiempo salí a hacerles entrevistas a alumnos liceales a la salida del liceo Bauzá y básicamente les preguntaba qué tipo de música escuchaban y la mayoría optaba por la llamada música tropical (Cumbias, plenas, merengue, etc.) y una minoría, digamos un veinte por ciento optaba por el rock nacional. De ambos grupos todos mencionaban más o menos las mismas bandas y no hubo ni un solo caso que mencionara intérpretes que no fueran muy conocidos y mucho menos encontré a una sola persona que escuche algo que no sea masivo y por ende popular.

Mi segunda y última pregunta era sobre por qué escuchaban tal o cual estilo y dos respuestas se sobreponían a todo: 1) Porque es lo que se escucha y 2) Porque es divertida.

A esto debo terminar con que de alguna manera sería interesante poder combatir los estados depresivos del alma con justamente aquello que el sistema nos brinda como receta masiva y comercial para ir llevando la vida pero no es mi caso.

Tal vez porque dentro de mi profunda psiquis debo admitir que nunca me ha gustado seguir la corriente o porque en mi hay una especie de eterno buscador de novedades, siempre he buscado nuevas formas musicales dentro y fuera de los estilos antes mencionados y aunque a menudo vuelvo a los clásicos también reconozco que no tengo el gusto adiestrado como la mayoría de mis semejantes y si por ahí se dan una vuelta a la sección de mis cien discos preferidos verán que hay de todo: de lo masivo dentro de estos estilos pero también de lo raro e inesperado.

Hoy día que poseemos afortunadamente toda la tecnología para combatir los bajones tengo miles de discos en mi ordenador y continuamente sigo bajando cosas viejas que por un motivo u otro no había escuchado o en su momento no tuve la madurez para comprenderlas, les cito un solo caso: acabo de bajar algunos discos de Al Di Meola, un virtuoso de la guitarra y jazz rockero que siempre conocí de nombre gracias a mi viejo amigo Juan, pero nunca le había pegado el oído a sus discos y ahora mejor tarde que nunca redescubro a este maestro de la guitarra.

Para finalizar y completar así este endeble artículo debo reconocer que si hay una clara muestra de un estilo musical que mucha gente considera depresivo pero que para mí no lo es de ninguna manera tenemos al tango, el que siempre me acompaña cuando quiero cambiar lo eléctrico por otra cosa y de verdad que aún sus letras más tristes como por ejemplo: “Sus ojos se cerraron”, tienen una magia que al menos a mi me levanta el ánimo.

Imagínate si hubieras nacido en 1900

105900820_2362258660744688_8591661768232522578_n

Imagínate por un momento que hubieras nacido en el año 1900.

Cuando tienes 14 años comienza la Primera Guerra Mundial y termina cuando tienes 18 con un saldo de 22 millones de muertos.
Poco después aparece una pandemia mundial, la Gripe Española, matando a 50 millones de personas. Y vos estás vivo y con 20 años.
Cuando tienes 29 años sobrevivís a la crisis económica mundial que comenzó con el derrumbe de la Bolsa de Nueva York, ocasionando inflación, desempleo y hambruna.
Cuando tienes 33 años los Nazis llegan al poder.
Cuando tienes 39 años comienza la Segunda Guerra Mundial y termina cuando tienes 45 años con un saldo de 60 millones de muertos. En el Holocausto mueren 6 millones de judíos.
Cuando tienes 64 años comienza la guerra de Vietnam y termina cuando tienes 75 años.
Un niño que nace en 1985 piensa que sus abuelos no tienen la menor idea de lo difícil que es la vida, pero ellos han sobrevivido a varias guerras y catástrofes.
Hoy nos encontramos con todas las comodidades en un mundo nuevo, en medio de una nueva pandemia.

La gente se queja porque por varias semanas se deben quedar confinados en sus casas, tienen electricidad, celular, comida, algunos hasta con agua caliente y un techo seguro sobre sus cabezas. Nada de eso existía en otros tiempos. Pero la humanidad sobrevivió esas circunstancias y nunca perdió su alegría de vivir.

Hoy nos quejamos porque tenemos que usar mascarillas para entrar a los supermercados.
Un pequeño cambio en nuestra perspectiva por favor!

(Autor desconocido)

Memorias de un Trabajador (Al que no le gusta trabajar)

bbc092d56f9dc61c4f23618e7b7f3e22

Memorias de un trabajador de Imprenta
Por: Darío Valle Risoto

Te enseñan desde chiquito que tienes que trabajar para vivir, lo que de alguna forma te va preparando para ser explotado implícita y explícitamente prácticamente el ochenta por ciento de tu vida, también te enseñan que el trabajo dignifica y que robar es malo, pero el mundo está lleno de Bancos que se dedican a mover dinero de un lado para el otro dándoles pingues beneficios a los grupos dueños de estos.

El dinero es un valor simbólico que chorrea tiempo, es lo que nos dan a cambio de varias horas de vida para que luego lo transformemos en alimentos y confort para tener fuerzas para volver a trabajar en una eterna rueda sin fin que inevitablemente termina en un recambio generacional llamado: jubilación.

Cuando trabajas en por ejemplo una fábrica, generalmente no es el patrón quien te da el trabajo, te vigila y te maltrata sino sus capataces, encargados o supervisores, como sea que les llamen, estos son unos ex empleados normales y silvestres como nosotros que a esa forma asquerosa de ascender le llaman una mejora y conlleva no solo algún aumento de sueldo sino también y lo que es más interesante para la mayoría de la gente: poder sobre sus ex compañeros.

Generalmente se tata de inútiles poco productivos que son mejor aprovechados mandando a los demás y generando la mayor explotación posible. Son fabulosos “fusibles” que al menor problema en la producción pueden “saltar” y cambiarse por otros alcahuetes… siempre los hay.

La idea de que trabajar es bueno y necesario y que una persona “trabajadora” es aquella que deja su salud haciendo todas las horas posibles, aún los fines de semana es un emblema que parece hacer carne generalmente en personas poco preparadas y con baja autoestima así como con una lamentable falta de razonamiento deductivo o por lo menos una vida por fuera de las cuatro paredes de su taller.

Paradójicamente hacen más dinero porque se les paga algún valor extra por quedarse fuera de las horas reglamentarias y pasando la mayor parte de sus días trabajando y en el mejor de los casos durmiendo. El resto les da apenas para saludar a la familia y sacar algún electrodoméstico a crédito y hasta si es posible comprarse el auto. Automóvil que les sirve para llegar más pronto al trabajo y trabajar así más horas para pagar sus interminables cuotas.

Mucha gente pobre como yo tiene una condición de la que afortunadamente carezco y es la de pretender vivir por encima de su situación económica, esto es profundamente incentivado por las constantes campañas publicitarias en pos de consumir todo de todo y todo el tiempo posible. Endeudarse por años para pagar una fiesta de cumpleaños de quince para su hija mientras se vive en un asentamiento es uno de los casos más dolorosos que recuerdo sobre la esclavitud del consumo.

Lo mismo he visto en muchos otros casos donde el afán de vivir mejor no se condice con las reales posibilidades económicas. Recuerdo que en el taller cuando aparecieron las primeras computadoras de mesa casi todos se habían comprado una y eran carísimas. Yo algo entendía por haber estudiado operador PC durante un curso de enfermería y les explicaba pero tardé años en tener un ordenador por lo que continuamente me decían que me comprara uno a crédito. ¿De qué me sirve comprar algo a crédito si no lo puedo usar porque tengo que trabajar extras para pagarlo? Les contestaba.

Como todo en la vida pero con el menor sacrificio posible me compre uno a los años y me sirve un montón por más que esté atrasado en cuanto a posibilidades técnicas pero nunca me esclavicé más de los necesario por nada.

La vida es muy corta, tenemos que trabajar los que no tenemos intención de robar para vivir y mucho menos de explotar a otros que es más o menos lo mismo, por lo tanto siempre me acompañarán las enseñanzas de mi padre que me decía: “Trabaja para vivir pero nunca vivas para trabajar”

FIN

Julio Filippini: Un jugador con dignidad

2-694x1024

Gambeteando bastones
Julio Filippini: “Si naciera de nuevo, jugaría al fútbol y ojalá no tuviera que vivir una dictadura para pasar por lo mismo”

Con 63 años, Julio César Filippini mantiene su “sangre rebelde”. No disimula la amargura cuando habla de lo que fue su debut profesional ni su sonrisa cuando se refiere a su familia. Un encuentro en primera división le bastó para trascender en el fútbol y salir campeón uruguayo con Defensor. Un saludo radial a su hermano y sus compañeros del Penal de Libertad, en tiempos de dictadura, desató que los militares lo buscaran y que su carrera como profesional empezara a culminar.

En marzo de 1976 habían pasado casi tres años desde el golpe de Estado en Uruguay, con el que comenzó la dictadura cívico-militar que se sostuvo hasta 1985. En este período y en los años previos de la represión 196 personas desaparecieron y se cometieron innumerables violaciones a los derechos humanos.

En ese entonces, Julio Filippini formaba parte de la cuarta división de fútbol del Club Atlético Defensor. Mientras, su hermano Eduardo se encontraba preso en el Penal de Libertad. Eduardo era tupamaro, fue detenido en 1975 y liberado 10 años después. Mercedes, su hermana, se exilió en Argentina. “Acá la estaban por agarrar. No era nada, era comunista, sólo tenía pensamientos distintos” a los del régimen, narra Julio.

Por su apellido, los compañeros del primer equipo violeta lo apodaron “Tano”. En 1976 el director técnico de Defensor, José Ricardo De León, se acercó a Julio Filippini y le dijo que iba a debutar en primera.

El domingo 28 de marzo de ese año entraba de titular contra Nacional en el Estadio Centenario. Con 19 años, Tano fue decisivo en el cotejo. En los 75 minutos que estuvo en el terreno de juego le cometieron un penal, hizo un gol y fue la figura de la cancha. El partido culminó empatado en dos y fue un debut soñado para el hábil número 17.

Gambeteando Bastones

¿Quien fue Zinaida Portnova?

83862421_710823033036626_4907914696895723835_n

Zinaida Portnova joven Héroe de la resistencia Soviética.
Nació el 20 de febrero de 1926 en Leningrado (hoy San Petersburgo) en el seno de una familia bielorrusa de clase trabajadora. Su padre trabajaba en la Planta Kirov.
En 1941 cursaba el séptimo grado en la escuela 385º de Leningrado, en junio, durante las vacaciones de verano, llegó con su hermana menor Galya a la granja de su abuela en la región de Vitebsk. No mucho tiempo después, la Alemania nazi invadió la Unión Soviética.
El primer encuentro con los invasores, la llenó de odio contra ellos: cuando los soldados nazis prepotentes llegaron a la propiedad de su abuela, trataron de llevarse la vaca y lo poco que tenían, al resistirse al robo de su medio de subsistencia, la abuela fue golpeada y asesinada por uno de los soldados, lo que inflamó de odio el corazón de la joven Zina.

104433693_710823006369962_1226985299198674945_n

En 1942, la joven fue persuadida de unirse a un grupo de resistencia llamado “Los Jóvenes Vengadores”.
Comenzó distribuyendo folletos de propaganda soviéticas en la Bielorrusia ocupada por los alemanes, recogiendo y ocultando armas abandonadas por los soldados soviéticos en retirada, y recogiendo información sobre los movimientos alemanes. Después de aprender a usar armas y explosivos de los miembros más antiguos del grupo, Zina participó en acciones de sabotaje como la voladura de la planta eléctrica local, la planta de bombeo de agua y la fábrica de ladrillos.

En 1943, Zina fue enviada a la cercana localidad de Obol. Era la mayor ciudad de la región y base de una importante guarnición alemana, allí se convirtió en ayudante de cocina. En agosto, los soldados comenzaron a dar signos de envenenamiento y algunos murieron. Inmediatamente el personal de cocina fue sospechoso de ser el culpable, ella dijo que era inocente y comió un poco de la comida delante de los nazis para demostrar que no estaba envenenada; como ella no cayó enferma inmediatamente, fue liberada. Enseguida, Zina corrió a la casa de su abuela, los dolores y mareos la hicieron caer varias veces en el trayecto. Llegada a la granja, bebió grandes cantidades de suero de leche (es salado, es el residuo de la fabricación de los quesos) lo que la hizo vomitar varias veces y eventualmente expulsar el veneno. Después de que ella no regresara a trabajar, los nazis se dieron cuenta de que había sido la culpable y comenzaron su búsqueda. Para evitar a los alemanes, se convirtió en exploradora de la unidad partisana llamada Kliment Voroshilov. En una carta enviada a sus padres ese mes, ella escribió: “Mamá, ahora estoy con los partisanos. Junto a ustedes, venceremos a los ocupantes nazis … “.

104132822_710823056369957_7377371698222042172_n

En diciembre de 1943 o enero de 1944, Zina fue enviada de nuevo a Obol para infiltrarse en la guarnición y descubrir la razón de los recientes fracasos de los Jóvenes Vengadores y luego localizar y ponerse en contacto con los miembros restantes. Fue capturada rápidamente por la policía local, posiblemente alguien la reconoció como forastera y la denunció.

Los informes sobre su muerte varían: una es que, durante el interrogatorio de la Gestapo en el pueblo de Goriany, ella tomó la pistola del investigador de la mesa, disparó y lo mató. Cuando dos soldados alemanes acudieron después de escuchar los disparos, les disparó también. Luego trató de escapar del complejo y corrió hacia el bosque, donde fue capturada a orillas de un río.

Otra versión, la más difundida, es que el interrogador de la Gestapo, en un ataque de rabia, tiró su pistola sobre la mesa después de amenazar con pegarle un tiro. Tomando la pistola, Zina le disparó. Escapando por la puerta, le disparó a otro guardia en el corredor, y luego abatió a otro en el patio. Ganando la calle, al llegar a la esquina, se tropezó con un guardia, al dispararle, la pìstola falló y ella fué capturada.

103610654_710823113036618_2768132452260554902_n

Después de ser recapturada, Zina fue torturada, posiblemente muriera a causa de las torturas o fuera ejecutada, entre el 13 y el 15 de enero de 1944.

El 1 de julio de 1958, Zinaida fue declarada Heroína de la Unión Soviética por el Presidium del Soviet Supremo. También recibió la Orden de Lenin. En 1969, el pueblo de Zuya dedicó una placa conmemorativa en su honor, también numerosos grupos de pioneros fueron nombrados en su honor.

Los “africanos” uruguayos

copa america

Historia Curiosa
Uruguay – Chile

En la primera Copa América de 1916 (jugada en Argentina) Chile debuta perdiendo con Uruguay 4 por 0 .
Los chilenos indignados y apoyados por su prensa , reclamaron que los charrúas habían hecho trampa , pues habían incluido “negros africanos” en su equipo , pedían que Uruguay fuera descalificado y eliminado del torneo .

Eran dos descendientes de esclavos , nacidos en Montevideo , Isabelino Gradín y Juan Delgado .
Por lógica , la acusación fue desechada e Isabelino Gradín fue elegido como mejor jugador del torneo (además de goleador del mismo) .
Uruguay salió campeón y Chile último .

Che: Otro Aniversario del hombre nuevo

103949673_1133796220321350_4071863217439391108_n

Mucho se ha dicho sobre este inmenso personaje de la historia de la humanidad, pero nunca será suficiente, siempre podemos ver otros aspectos que representan su necesidad histórica. Hoy más que antes el ejemplo de su trabajo militante sigue abriendo surcos en el terreno de la realidad, surcos por donde caminan millones de personas que se van incorporando al movimiento político y social mundial que tiende a revolucionar la sociedad. Por eso, como dice la canción, ”es un muerto que no para de nacer”. Porque los hechos que dieron lugar a su aparición no solo no desaparecieron, sino, más bien, se multiplicaron y dieron lugar a una crisis de dimensiones colosales, lo que multiplicó su necesidad.
La figura, el espíritu y el ejemplo del Che viven en la multiplicación de la injusticia y la multiplicación de la resistencia y la lucha por la libertad, la justicia y el amor de miles de millones en todo el mundo.
En homenaje y a su constitución histórica publicamos este emblemático discurso suyo.Che Guevara Taken by Elliott Erwitt in 1964 (21)

Che Guevara
LO QUE APRENDIMOS Y LO QUE ENSEÑAMOS
(1° de enero de 1959)
En el mes de diciembre, mes del Segundo Aniversario del desembarco del «Granma», conviene dar una mirada retrospectiva a los años de lucha armada y a la larga lucha revolucionaria cuyo fermento inicial lo da el 10 de Marzo, con la asonada batistiana, y su campanazo primero el 26 de Julio en 1953, con la trágica batalla del Moncada.
Largo ha sido el camino y lleno de penurias y contradicciones. Es que en el curso de todo proceso revolucionario, cuando éste es dirigido honestamente y no frenado desde puestos de responsabilidad, hay una serie de interacciones recíprocas entre los dirigentes y la masa revolucionaria. El Movimiento 26 de Julio, ha sufrido también la acción de esta ley histórica. Del grupo de jóvenes entusiastas que asaltaron el Cuartel Moncada en la madrugada del 26 de Julio de 1953, a los actuales directores del movimiento, siendo muchos de ellos los mismos, hay un abismo. Los cinco años de lucha frontal, dos de los cuales son de una franca guerra, han moldeado el espíritu revolucionario de todos nosotros en los choques cotidianos con la realidad y con la sabiduría instintiva del pueblo. Efectivamente, nuestro contacto con las masas campesinas nos ha enseñado la gran injusticia que entraña el actual régimen de propiedad agraria, nos convencieron de la justicia de un cambio fundamental de ese régimen de propiedad; nos ilustraron en la práctica diaria sobre la capacidad de abnegación del campesinado cubano, sobre su nobleza y lealtad sin límites. Pero nosotros enseñamos también; enseñamos a perder el miedo a la represión enemiga, enseñamos la superioridad de las armas populares sobre el batallón mercenario, enseñamos, en fin, la nunca suficientemente repetida máxima popular: «la unión hace la fuerza».

Y el campesino alertado de su fuerza impuso al Movimiento, su vanguardia combativa, el planteamiento de reivindicaciones que fueron haciéndose más conscientemente audaces hasta plasmarse en la Ley n° 3 de Reforma Agraria de la Sierra Maestra recientemente emitida.

Esa Ley es hoy nuestro orgullo, nuestro pendón de combate, nuestra razón de ser como organización revolucionaria. Pero no siempre fueron así nuestras exposiciones sociales; cercados en nuestro reducto de la Sierra, sin conexiones vitales con la masa del pueblo, alguna vez creímos que podíamos imponer la razón de nuestras armas con más fuerza de convicción que la razón de nuestras ideas. Por eso tuvimos nuestro 9 de Abril, fecha de triste recordación que representa en lo social lo que la Alegría de Pío, nuestra única derrota en el campo bélico, significó en el desarrollo de la lucha armada. De la Alegría de Pío extrajimos la enseñanza revolucionaria necesaria para no perder una sola batalla más; del 9 de Abril hemos aprendido también que la estrategia de la lucha de masas responde a leyes definidas que no se pueden burlar ni torcer. La lección está claramente aprendida. Al trabajo de las masas campesinas, a las que hemos unido sin distinción de banderas en la lucha por la posesión de la tierra, agregamos hoy la exposición de reivindicaciones obreras que unen a la masa proletaria bajo una sola bandera de lucha, el Frente Obrero Nacional Unificado (F.O.N.U.), con una sola meta táctica cercana: la huelga general revolucionaria.

No significa esto el uso de tácticas demagógicas como expresión de habilidad política; no investigamos el sentimiento de las masas como una simple curiosidad científica, respondemos a su llamado, porque nosotros, vanguardia combativa de los obreros y campesinos que derraman su sangre en las sierras y llanos de Cuba, no somos elementos aislados de la masa popular, somos parte misma del pueblo. Nuestra función directiva no nos aísla, nos obliga. Pero nuestra condición de Movimiento de todas las clases de Cuba, nos hace luchar también por los profesionales y comerciantes en pequeño que aspiran a vivir en un marco de leyes decorosas; por el industrial cubano, cuyo esfuerzo engrandece a la Nación creando fuentes de trabajo, por todo hombre de bien que quiere ver a Cuba sin su luto diario de estas jornadas de dolor. Hoy, más que nunca, el Movimiento 26 de Julio, ligado a los más altos intereses de la nación cubana, da su batalla, sin desplantes pero sin claudicaciones, por los obreros y campesinos, por los profesionales y pequeños comerciantes, por los industriales nacionales, por la democracia y la libertad, por el derecho de ser hijos libres de un pueblo libre porque el pan de cada día sea la medida exacta de nuestro esfuerzo cotidiano.
En este segundo aniversario, cambiamos la formulación de nuestro juramento. Ya no seremos «libres o mártires»: seremos libres, libres por la acción de todo el pueblo de Cuba que está rompiendo cadena tras cadena con la sangre y el sufrimiento de sus mejores hijos.

Fuente: ideas revolucionarias

Che Guevara Taken by Elliott Erwitt in 1964 (13)Che Guevara Taken by Elliott Erwitt in 1964 (14)Che Guevara Taken by Elliott Erwitt in 1964 (15)