Escuela Felipe Sanguinetti: Montevideo Uruguay

20180108 Escuela Felipe Sanguinetti Montevideo Uruguay Fotos dario valle (1)

Hace ya algo más de un año que publiqué un artículo sobre esta, mi escuela, sobretodo la de las últimas fotos, la de la derecha de las dos que sobre laavenida ocho de octubre llevan el nombre de: Felipe Sanguinetti. Allí fuí desde los cinco años a los trece recién cumplidos y de la que guardo muchas añoranzas. Gracias a los que comentaron en dicho artículo y a ellos dedico estas fotos sacadas ayer de tarde en que me di una caminata por mi viejo barrio de La Unión.

Darío Valle Risoto

20180108 Escuela Felipe Sanguinetti Montevideo Uruguay Fotos dario valle (2)20180108 Escuela Felipe Sanguinetti Montevideo Uruguay Fotos dario valle (3)20180108 Escuela Felipe Sanguinetti Montevideo Uruguay Fotos dario valle (4)20180108 Escuela Felipe Sanguinetti Montevideo Uruguay Fotos dario valle (5)20180108 Escuela Felipe Sanguinetti Montevideo Uruguay Fotos dario valle (6)20180108 Escuela Felipe Sanguinetti Montevideo Uruguay Fotos dario valle (7)

Anuncios

Los esenciales de Facebook 28: Hoy Religiosos

FB_IMG_1505499487950

Esenciales de Dios: 28

Por: Darío Valle Risoto

Luego de casi un año volvemos con esta idea de levantar algunas cosas que nos bajamos de Facebook como para demostrar que no todo es basura en dicha red social ni mucho menos, al fin y al cabo que cada uno elije según sus gustos e intereses. Sigo alguna página atea por aquello de intercambiar pareceres no solo con quienes como yo solamente piensan que la ciencia es la que lo puede explicar todo sino también, lo que a veces es tan enriquecedor como descorazonador: debatir con quienes creen en ese gran ser imaginario al que le dan varios nombres pero se simplifican estos con el de: “Dios”.

Hay una idea errónea que es la de que debemos respetar a aquellos que creen estos disparates como para que su locura siga como hace milenios no solo insultando nuestra inteligencia sino y lo que es peor adoctrinando a los niños para que al ser adultos y no tanto lleguen hasta a matar por esas fantasías. Terrible pero cierto, así que no tengo ningún respeto por quienes creen en dios sino que mantengo el silencio por la paz pero no puedo confiar en alguien que alucina este tipo de cosas.

FB_IMG_1506150834582FB_IMG_1500849058337FB_IMG_1504473289108FB_IMG_1504839260618FB_IMG_1504996378671FB_IMG_1504996613725

 

Uruguay 2017 y la corrupción de las izquierdas latinoamericanas

FB_IMG_1506324932519

Uruguay 2017 y la corrupción de la Izquierda latinoamericana
Por: Darío Valle Risoto

Que los medios masivos de comunicación se han ensañado como nunca antes con las diversas noticias sobre la corrupción de los gobiernos de izquierda en latinoamericana no le quita drama al peor flagelo que los gobiernos “progresistas” han enfrentado y enfrentan en estos tiempos.

En lo personal creo que la corrupción siempre es terrible pero es doblemente mala cuando proviene de gobernantes que han llegado a sus cargos gracias a la adhesión y confianza de pueblos que durante siglos han sido sometidos a dirigentes de las derechas defensores del capital y la explotación.

Me cabe la pregunta de si es realmente posible sostener un gobierno de verdad popular y de izquierda en un mundo signado por el capitalismo salvaje jamás tan poderoso como hoy día y si nos preguntamos si los hombres todos tenemos nuestro precio esta respuesta quizá las grandes corporaciones la sepan mejor que nadie.

Oderbretch gastó millones de dólares comprando gobiernos y hombres y así logró posiciones de privilegio para sus negocios salteándose todo tipo de reglas y ahora la investigación es tan enorme y vasta que probablemente nunca lleguemos a saber a ciencia cierta hasta donde ha influido esta mega empresa en decisiones que a todos nos han afectado.

A esto le podemos agregar la investigación sobre la Fifa que desde los estados unidos debeló una de los más grandes sistemas de corrupción y compra venta de favores que dejarían a Capone como a un niño de pecho. Por otro lado la mega minería, las empresas papeleras y las enormes cadenas de Shoppings, la proliferación de transgénicos y por último la compra de Monsanto por parte de Bayer son otros puntos en contra de lo que algunos hubiéramos esperado de nuestros gobiernos ¿De izquierda?

En mi país el Uruguay los que alguna vez votamos al frente amplio sin pertenecer a este conglomerado que cual colcha de retazos reúne a comunistas con demócratas cristianos y a socialistas con colorados arrepentidos confiamos en que se trataría de hacer lo mejor posible y si bien nos han defraudado y bastante, por otro lado hay una serie de conquistas sociales impensables con los anteriores gobiernos de derechas: nacionalistas y colorados.

Aún así la política económica no se ha corrido ni un milímetro a los dictados de un plan hegemónico capitalista donde la bancalización pretende ordenar la economía desde lo macro a lo micro sometiéndonos bajo el mandato de enormes consorcios económicos transnacionales. ¿Quién lo hubiera dicho antes?

Que un país que produce diez veces el alimento que consumen sus habitantes aún así sostenga que nos debemos a las inversiones y que para recibir estas con los brazos abiertos y los calzones bajos, les demos a los extranjeros todo tipo de beneficios, aún aquellos que nunca tendríamos los ciudadanos parece un chiste muy malo pero es verdad.

Por otro lado la ineficiencia estatal compite con la eficiencia de aquellos funcionarios que siguen tratando de hacer bien su trabajo pero que más tarde o más temprano pueden sucumbir a la idea de que nada sirve si no tienes el respaldo de algún amigo allá arriba o los contactos necesarios dentro de tu partido como para seguir trepando.

Entonces me vuelve a caber la idea de que la corrupción de izquierda es mil veces más asquerosa porque partía de una serie de principios hoy al parecer mancillados y que dejaron como perimidos aquellos sueños de una patria grande solidaria y unida contra el flagelo del capitalismo extranjero.

¿Habrá bancos para todos o para nadies?

 

¿El Uruguay está cada vez más violento?

Contraluz (25)

¿El Uruguay está cada día más violento?
Por: Darío Valle Risoto

Hace unos días presencié un interesante debate en el programa de TV: “Buscadores” sobre si nuestro país está cada vez más violento o no es así, en tanto las noticias partiendo desde los hoy llamados: “Femicidios” a la violencia de algunos casos de madres contra las maestras de sus hijos que obviamente generan gran descontento y una sensación de inseguridad entre la gente.

En estos últimos casos uno de los panelistas sostenía que las relaciones sociales hoy día son más horizontales y por lo tanto no se respeta la autoridad y es cierto desde la familia a otros ámbitos sociales incluida nuestra relación con por ejemplo los funcionarios del estado: policías, inspectores, etc. ya no tenemos la misma relación que en otras épocas, ya no los vemos igual que antes en que prácticamente la autoridad era inobjetable.

Ambas realidades encierran como todo, cosas positivas y negativas, recuerdo que en mi época de escolar rara vez se ponía en tela de juicio las decisiones de las maestras pero tampoco puedo olvidar que tuve una par de ellas que me tiraban del pelo si me veían conversando en clase y yo me la tenía que aguantar porque si le contaba a mi madre encima me llevaba una paliza. ¿Esto no era violencia?

Las relaciones horizontales determinan que aunque algunos tengan autoridad sobre otros sus decisiones puedan ser cuestionadas y esto le molesta especialmente a los que carecen de una formación idónea para los cargos que desempeñan y por lo tanto no están capacitados para lidiar con opiniones divergentes.

Un puesto de autoridad sobre empleados, alumnos y hasta hijos no da carta libre para hacer lo que se nos plazca sino que nos pone en la responsabilidad de saber confrontar ideas opuestas y buscar una solución a partir de estas lo mejor posible para el colectivo. Lamentablemente no siempre es posible y estalla el conflicto.

Realmente no puedo asegurar que estos tiempos sean más o menos violentos que tiempos pasados pero de lo que sí puedo estar seguro es que hoy se denuncian más las situaciones de abuso y hay una fuerte sanción en lo colectivo a reacciones de violencia o fuerza sobre quienes nos rodean, cosa que antes raras veces pasaba o ni siquiera nos enterábamos.

Con mucho pesar admito que la muerte de mujeres por parte de sus parejas y ex parejas ha sido algo que ha existido desde que el mundo es mundo y que hace muy poquito y ni siquiera en todos los países del mundo estamos tratando de generar que las nuevas generaciones vean a las mujeres exactamente igual que a nosotros los hombres, lo que desde luego es en principio respetar sus vidas y su integridad física ante todo y como siempre debió ser.
Por lo tanto esto es una buena noticia pero cada anuncio de una mujer muerta es un nuevo golpe y un retroceso en lo humano que a todos nos duele y debemos acabar cuanto antes.

Probablemente la sociedad en determinados aspectos se haya vuelto más violenta, especialmente en las comunicaciones porque redes sociales mediante, nos vamos asombrando con la enorme cantidad de personas que ejercen el acoso a través de sus mensajes o demuestran lisa y llanamente su carencia de valores, más todo o casi todo hoy se llega a saber y ya nadie es absolutamente anónimo.

Debemos confrontar la violencia de nuestros semejantes con una actitud educada pero firme, debemos demostrarle a los abusadores e incompetentes que hablando los hombres civilizados se entienden o de lo contrario perdemos todos. Como dijo alguien una vez: Ojo por ojo y todos nos quedaremos ciegos.

Marx en los Grillos, la novela de Artigas Gonzáles

sag oct 1 003

Marx en los Grillos
Por: Darío Valle Risoto

Este libro tiene dos factores muy importantes para hacerse de un ejemplar: en primer lugar y el más determinante es que es un excelente libro, una novela costumbrista autobiográfica donde solo el autor sabe que hay de fantasía o no en cada relato sobre su vida en un ignoto pueblo o ciudad del interior del país donde crece entre un padre con un trabajo muy poco ortodoxo y una madre testigo de Jehová. Nada más debo adelantarles porque sería quitarles el hambre con que me lo leí en poco más de dos días y eso que cuento con el tiempo muy acotado, pero no lo podía dejar así como así.

Dicen que es mejor escribir de lo que se conoce y Artigas Gonzáles me confesó que le costó mucho hacerlo por más que contó con colaboradores en este difícil arte de poner en palabras la cosa humana pero la verdad que para ser un escritor novel, no lo parece para nada. “Marx en los Grillos” es un título muy adecuado, ustedes verán porque, además este fantástico título encierra quizás uno de los mensajes sobre esta vida en que sin saberlo todos somos políticos pero mucho antes seres humanos.

La segunda razón que potencia este libro es que el autor, militante del sindicato gráfico y por estos tiempos presidente del mismo (Sindicato al que pertenezco hace más de 30 años) ha donado todo el concepto de ventas y derechos de autor a los compañeros de la imprenta Polo hoy ocupada desde hace más de nueve meses por sus trabajadores luego de que sus dueños desmantelaran prácticamente la empresa dejándolos sin sueldos y en una situación de lucha que solamente se puede sustentar por medio de actos solidarios y combativos como el que les relato.

Si están en Montevideo pasen por la calle Paysandú a pocos metros de avenida Rondeau y en la misma impresora Polo podrán comprar un ejemplar de este maravilloso libro que está tan bien escrito que uno lo termina con la pena en que se abandona a un ser querido aunque ahora estoy releyendo algunos relatos porque hay capítulos realmente fabulosos.

Black Mirror: 15 millones de méritos

15 millones 1

15 Millones de Méritos
Por: Darío Valle Risoto

No se trata de un simple capítulo unitario de la serie: “Black Mirror” sino de una obra maestra que no pierde mérito al tratar una cruda realidad sobre nuestra potencial esclavitud de los medios electrónicos que nosotros mismos nos regalamos para matar el tedio y quizás ¿Por qué no?: ganarnos la vida.

Hay una larga lista de obras previas desde las inspiradas en la literatura de Orwell hasta excelentes películas como: “Brasil”, “Están vivos”, “Matrix”, “Brave New World” de la novela de Hustley llamada en castellano: “Un mundo feliz” e innumerables capítulos de la dimensión desconocida, etc.

El cine y la televisión paradójicamente cuando revisten cierta calidad auto crítica nos devuelven algún trabajo donde vemos en que nos vamos convirtiendo a merced de nuestros “chupetes” electrónicos y esta cosa nueva de Internet de estar conectados todo el tiempo y abundan entonces las preguntas, más las respuestas siempre tienen el tono de un final abierto o demasiado cerrado como para aceptarlo sin suicidarnos, de eso se trata 15 millones de méritos.

Vivimos rodeados de publicidad comprando servicios que estamos prácticamente obligados a consumir por el simple hecho de que están allí y nos los ofrecen. Los realityes shows, en este caso uno de esos tipos: “The Voice” donde cantantes se sacrifican para ser diseccionados en público y otro  donde se pone en ridículo a los gordos para beneplácito de miles de personas identificadas por sus avatares, están lejos de ser de un futuro lejano sino que forman parte de nuestro presente.

Pedalear durante horas para juntar energía para conseguir sueños artificiales será lo mismo que trabajar toda una semana para ir a pasear al Shopping a comprar porquerías. El esfuerzo, el mérito se acumula para ser usado en nuestras necesidades más inmediatas pero estas no siempre dependen de nuestra voluntad.

El protagonista se juega sus puntos ganados en la bicicleta fija por una chica que ama y quiere cantar, pero ella termina siendo contaminada por ese show pero en un rol muy diferente mientras que todo se va transformando de una gran cápsula, una pantalla con opciones limitadas llamada: vida o en una prisión inexpugnable. La publicidad nos persigue allí donde pongamos los ojos e inútil será cerrarlos, y hasta finalmente parecerá un fracaso tratar de salirse de este sistema porque hasta los disidentes son absorbidos por el mismo show.
¿Será verdad?

15 millones 2

El Uruguay feudal pero con Internet

BASTA

El Uruguay feudal pero con Internet
Por: Darío Valle Risoto

Hace unos días conmovió a la mayoría de la opinión publica y no solo de nuestro país la noticia de que un peón rural había sido agredido por el capataz y amenazado por su patrón con una cuchilla porque reclamó el pago de las horas extras ya que diariamente excedía las ocho horas legales para trabajar en el establecimiento.

Esta estancia está en Salto, un departamento muy lejano de la capital pero eso no significa que casos como esta o parecidas no sean tristemente habituales en el Uruguay rural.

Afortunadamente los medios y la población nos enteramos de esto y se obró con la mayor celeridad en cuanto al tema judicial por el ataque, así como en entorno de las denuncias de carácter laboral a las que tendrá que hacerles frente el patrón agresor.

Una de las aristas colaterales del asunto pero no menos tristes o patéticas es que mediante las redes casi inmediatamente se sembraron todas suerte de habladurías sobre los móviles de este vil ataque intentando tal vez ponerse del lado de los agresores o porque de alguna manera piensan que un peón rural de clase pobre bien debe merecer unos azotes dado el caso o simplemente porque son unos inadaptados con ordenador. Espero como dijo su abogado defensor se rastreen estos viles comentarios y se les pidan pruebas en cada caso.

Volviendo al mundo real cuando me enteré de esto me puse a pensar en los largos años que trabajé en el gremio gráfico y lejos de recibir agresiones físicas los primeros años tuve que aguantar presiones verbales muy fuertes o ser testigo de cómo se maltrataba a compañeros que carecían de mi facilidad para hacerles frente a los supervisores.

Por otro lado también recuerdo la noticia y espero que esta haya sido infundada porque sería simplemente siniestra, de que en algunos supermercados se les hacía usar a las cajeras pañales geriátricos para que no abandonen sus puestos. Realmente espero que esto jamás haya pasado.

En síntesis aún en estos tiempos donde los derechos laborales en el Uruguay cuentan con los gremios y sindicatos como garantes y con un gobierno bastante afín, claro, dentro de un sistema neo liberal, es notorio que nos falta mucho en aquellos sectores donde hay distancias y pocas personas que oficien al menos como testigos para combatir este Uruguay feudal que en pleno siglo XXI sigue dando lástima.

En el ámbito fabril me encontré muchas veces con la situación extraña de aquellos que defienden siempre al patrón por ser más poderoso o porque temen perder sus puestos de trabajo, aún en situaciones terribles me tuve que enfrentar a muchos compañeros que cual niños que sueñan con Santa Claus creen que el patrón les hace un favor con darles trabajo y por lo tanto les he visto aguantar más de cuatro cosas. Pensemos también en las empleadas domésticas: “La muchacha que nos ayuda”, en su explotación y en la carencia de protección dentro de una familia ajena y a veces con cama adentro.

Hace unos años una acaudalada familia de este país traía empleadas domésticas de Bolivia, les retenía los pasaportes y las pagaba lo que quería y cuanto quería, se habló un tiempo del tema pero ya ha desaparecido, esperemos que el ministerio de trabajo siga de cerca este tipo de dramas que en definitiva no le hacen ningún bien a nadie por más que unos entupidos fascistas en las redes sostengan lo contrario.