Coronavirus, música y el contagio de vivir

Wallpaper Magic 256 (35)

Coronavirus, música y el contagio de vivir
Por: Darío Valle Risoto

Estamos viviendo algo nunca antes visto en el mundo y es una verdadera pandemia ya que prácticamente no hay rincón de esta tierra que no tenga algún contagiado del Coronavirus. Eso es parte del precio más caro que debemos pagar por la globalización que implica que los viajes entre distintos puntos del planeta sean suficientemente rápidos como para esparcir cualquier virus y bastante accesibles para cierta porción de las poblaciones.

Esto no quiere decir que durante la historia no haya habido epidemias terribles como las que asolaron Europa o las que durante la conquista diezmaron a las poblaciones indígenas americanas como lo fue la tuberculosis. Así que este preámbulo viene a que seguramente usted si es una persona consciente estará en cuarentena como un servidor lo que significa salir a la calle para cumplir con lo estrictamente necesario como conseguir víveres o ir a un centro de asistencia y nada más.

En lo particular me ha sorprendido y mucho la capacidad de aburrimiento que tienen algunas personas que parece que no pueden soportar estar muchas horas o días, tal vez semanas sin salir de sus casas y eso en plena época de los avances tecnológicos parece casi como una tontería porque indudablemente nos sobran formas de entretenernos, de pasar el tiempo y por sobre todas las cosas de volver a estrechar los más fuertes lazos con nuestros seres queridos, con aquellos con los que compartimos el hogar y con los otros a los que deberíamos acompañar al menos comunicándonos mediante los diversos dispositivos que la tecnología nos trae.

En lo particular al ser un solitario empedernido me cuesta mucho creer que las personas no encuentren formas de pasar muy buenos momentos sin compañía, deberíamos sentirnos agradecidos solamente por tener el don precioso de haber aprendido a leer y además de contar con mil diversas formas de hacerlo, desde los libros a miles de sitios donde entretenernos, estudiar y por cierto que divertirnos.

Mi biblioteca no está completamente leída, tengo algunas colecciones de libros a los que no he tenido tiempo ni de terminar el primero y ahora es el momento sin olvidar que tengo muchas series y películas a las que no les he prestado tiempo como por ejemplo: “American Horror Story” que ya va por la novena temporada y ni siquiera he llegado a la mitad de la primera aunque si la consiguen pueden ver cualquier temporada sin orden porque cada año es una historia nueva conservando algunos de los actores en todas ellas.

Wallpaper Magic Part 225 (13)

Y la música que es lo que verdaderamente convocó este artículo, la música como elemento reparador de nuestra personalidad, aquella que no importando el género nos hace sentir bien, pensar en las letras y/o viajar por las melodías. Cada uno tiene sus gustos pero no es difícil conocer a las personas con tan solo mirar que discos tiene o en estos últimos casos que es lo que guardan entre sus favoritos de las aplicaciones de la misma.

En mi caso he bajado aplicaciones gratis para celular que son realmente magnificas, hay por ejemplo una radio de Heavy Rock de origen rusa que me ha hecho disfrutar cosas nuevas ya que cada tres o cuatro canciones yanquis o europeas en inglés nos deleitan con bandas de su país cantando en ruso y la verdad que ya hay varias canciones que me parecen geniales y que de seguro son éxito en este país porque suelen repetirlas, lamentablemente me es imposible rastrearlas ya que los nombres de los intérpretes y de los temas están en su extraño alfabeto.

Por otro lado encontré dos aplicaciones a saber: Blues Radio y Jazz Radio que tienen diferentes estaciones con todos los estilos dentro de estas temáticas y aquí si he encontrado artistas que luego busco para descargar y que de ninguna manera hubiera conocido a través de los medios comerciales que últimamente parece que solo conocen esa bosta del reggaetón y de los artistas conocidos dos o tres temas de cada uno y nada más.

En estos tiempos de aislamiento forzado me he reencontrado con viejos discos que hacía años no escuchaba como: “Live after death” de Iron Maiden e indudablemente a todos nos pasa que al poner algo que hacía años no escuchábamos atentamente se disparan recuerdos de todo tipo y esperemos que generalmente buenos. Pero hay de los otros como en mi caso que al escuchar la canción: “Raros peinados nuevos” me acuerdo de aquella vez que siendo muy joven me asaltaron y al llegar a casa escuché esta canción o también aquel disco que me recuerda a aquella chica que supe amar como un demente y me escupió como a la cáscara de una fruta amarga. Mejor ni les nombro el disco porque sabrían de quien se trata inmediatamente mis conocidos.

Otro tema volviendo a las aplicaciones que me han ayudado a conocer nuevos artistas son esos amigos que uno hace en las redes como Eduardo un compatriota que vive en Galicia y es tanto o más melómano que un servidor y con el que compartimos la mayoría de nuestros gustos aunque a él le fascinen The Cure y yo los odie o que yo sea demasiado metalero como para tener un tatuaje de “Almafuerte” y de igual manera reconozca que su líder Ricardo Iorio se ha vuelto un viejo muy facho en estos últimos años. Tampoco debemos coincidir cien por ciento pero con respeto y buen humor la vamos llevando y le agradezco conocer a por ejemplo: “Faithless” o revisar profundamente la obra de: “Yello” o redescubrir a los “Die Krupps” entre muchos otros.

En definitiva es tiempo de leer, de escuchar música y por qué no de escribir y tocar aquel instrumento que teníamos abandonado en el rincón de la casa, es tiempo de hacer gimnasia adentro, de tal vez volver a dibujar, a pintar pero por sobretodas las cosas es imperioso en este tiempo que nos cuidemos, que cuidemos a los demás y que por sobretodas las cosas le demostremos a este perverso sistema capitalista que solamente saldremos siendo solidarios o estaremos perdidos definitivamente.

Wallpaper Magic 217 (12)

Unos días sin postear – Cuarentenas y ordenadores

ad811fa319991bfc8175ead4d347f6c6

Unos días sin postear
Por: Darío Valle Risoto

Les cuento que tal como decía mi madre: “Tras de cuernos, palos” en alusión de que si algo va mal bien puede ir peor, cuando el lunes me informó mi patrón que iba al seguro de paro parcial con media jornada después de cumplir con los cinco días de licencia que me quedaban, pensé en que iba tener más tiempo para escribir y postear en este blog. Tonto de mí, porque al otro día se me averió el ordenador de tal forma que quedó con una luz roja permanente, un pitido y el ventilador prendido continuamente por lo que no tuve más remedio que llamar a Leonardo mi eterno salvador.

Quiso mi suerte para la desgracia que Leo me trajo otro ordenador mientras veía el mío para que en estas cuarentenas al menos tuviera que hacer, pero me fue completamente inútil entrar en Internet con ese nuevo aparato, no me pregunten porque pero no pude y por lo tanto traté de verle el lado positivo porque si podía acceder a mis discos portátiles donde guardo películas y series que paso a los pendrives para ver en la televisión de 32 pulgadas. Y no era para matarse tampoco porque contaba con Internet en mis celulares aunque ni lo pienso postear desde ellos porque no quiero quedar definitivamente ciego.

Ahora al fin vuelve mi viejo y querido ordenador de mesa en perfecto estado con Internet y todo pero mañana vuelvo al trabajo, aunque descanso en semana de turismo y desde ahora en adelante trabajaré seis horas al día cuatro veces a la semana hasta completar las 90 horas mensuales que me corresponden al medio seguro, el estado me pagará un 50 por ciento del resto por lo que perdería un 25% de mi sueldo lo que dadas las circunstancias y comparando con miles de casos mucho peores no da para quejarme.

Al respecto diré que en el Uruguay hay un solo fallecimiento confirmado por covid-19 pero dado que la respuesta al confinamiento voluntario deja mucho que desear diré que esta cifra puede agravarse. Yo salí el sábado de mañana para hacer algunos mandados y confirmé mis sospechas de que mucha gente no respeta lo de la cuarentena, vi matrimonios con bebes en brazos, parejas haciendo los mandados de a dos y muchos niños jugando en las veredas lo que es un severo riesgo a la salud de todos si esto persiste.

Ese fue el último día que salí a la calle hasta mañana que debo ir a trabajar pero me consta que hay gente que se siente muy mal por estar confinada en su propia casa, no digo que sea fácil aunque a mí me encanta estar en la mía y aún sin ordenador con Internet tengo mis libros, mis películas, puedo escribir a mano, etc. además de escuchar música e intentar tocar mi guitarra. Espero realmente que los uruguayos tomemos conciencia para que no se repitan casos como los de nuestros hermanos italianos y españoles y que este reciente gobierno de derecha que acabamos de estrenar respete la vida y la dignidad de sus gobernados.

El Camino Impecable

Wallpaper Magic 150 (47)

El Camino Impecable
Por: Darío Valle Risoto

Hay más que suficiente bibliografía sobre lo que se da en llamar: “Autoayuda”, lo que no deja de ser una contradicción porque si requerimos leer algo para sentirnos mejor no hay mucho de “auto” y si algo de la ayuda del escritor o escritores de estos productos. Obviamente lo que resulte dependerá de nosotros y por sobretodas las cosas de nuestra capacidad de interpretar el mensaje recibido.

Debo retrotraerme a mi niñez y recordar que siempre fui muy curioso sobre el tema del sentido de la vida y hasta pasé por una etapa bastante religiosa aunque exenta de rituales, más por algunos años estuve investigando en religiones, centros esotéricos, etc. Hasta tuve las experiencias de ir a alguna conferencia sobre extraterrestres y muchas situaciones entre las religiones afro urbanistas dado que mi madre era una persona muy pero muy supersticiosa y por ende ignorante, aunque destacara en otros temas.

Por otro lado a medida de que me fui volviendo adulto me he ido transformando en el escéptico absoluto que soy hoy en día aún por encima de aquellos que creen en ciertas alternativas pseudo esotéricas, energías y toda suerte de magias modernas. Mi padre con los años aún después de décadas de haber muerto me ha enseñado en que después de la muerte no hay absolutamente nada, que los fantasmas no existen y que probablemente los únicos extraterrestres que nos visiten sean en las películas de Hollywood.

Y si bien en su momento me rehusé a formar parte de la asociación budista porque eran tan pesados como los mormones, por aquello de la ritualidad y cierta necesidad de andarlo bautizando a uno, aprendí a tener una conciencia práctica de las cosas y por sobretodas las cosas a tratar de regirme por la lógica más pura y descarnada.

La gente nace, vive, se enferma y se muere, así es y así es como seguirá siendo y todo lo que le inventemos alrededor solo sirve para darle esperanzas a quienes se olvidan quizás de aprovechar su presente pensando en algo después de la muerte.

La ley de causa y efecto me ha servido, pero acaso ¿El: “Quien mal anda mal acaba” o él: “Dime con quién andas y te diré quién eres” no son la misma cosa? Por supuesto que sí y nos basta mirarnos en el espejo de nuestras acciones para ir teniendo una real idea de por dónde va nuestra vida, aunque desde luego a veces somos las víctimas de las acciones ajenas y a esto habrá que ponerle coraje o resignación. Cada uno decide que.

Otro tema que vengo notando es que estoy cosechando largos años de tener cierta conducta para con mis semejantes lo que me llena de orgullo ya que aún cuando tenía veinte años y poco más, los que me conocían sabían hasta donde podían ir conmigo o no y que nadie podía manipularme.

Decidir alejarme de gente que nada me podía aportar fue uno de mis deportes favoritos y los acontecimientos siempre me dieron la razón, aún cuando en principio creyera que tal o cual persona tenía esperanzas. No era así. Otra razón ha sido que siempre fui fiel a mis propios gustos y predilecciones sin importarme que pensaran los demás o que tal o cual cosa no cuajara con el grupo.

Con los años el forjar una personalidad definida me ha traído la fortuna que aún estando entre personas que apenas me conocen se nota y parece que saben que no pueden engañarme ni los estafadores de las religiones ni los charlatanes de feria que pululan en el mundo virtual con sus teorías conspirativas, sus tierras planas y sus reptilianos.

Volviendo a mis viejas investigaciones en esoterismo aprendí mucho de los libros de Carlos Castaneda que si bien era un gran bribón que inventó casi todo lo expuesto, debo admitir que la forma “Impecable” que nos enseña su presunto mago o sabio indio llamado: ”Don Juan” me ha servido de mucho en la vida.

Digamos en forma escueta que ser impecables significa hacer lo mejor posible en cada acción de nuestras vidas aún en las más insignificantes como podrían ser: levantar un papel que se nos cae o aceptar nuestros errores y no esconderlos de los demás tratando de culpar a otros o intentando parecer inocentes.

Digamos que a medida que crecemos vamos moldeando nuestra vida como quien va trabajando con arcilla y depende de la forma que nos demos lo que luego llamaremos mala o buena suerte. Ojo que con esto no quiero decir que somos los totales artífices de nuestra existencia como sostienen aquellos que creen que el mundo es un reflejo de nosotros, pero se aproxima bastante.

Por lo pronto el tener la capacidad de pensar, de abstraernos con una lectura, de escribir, de escuchar música o hasta de ejecutarla, nos pone en buenos términos con nuestra propia existencia y si contamos con interlocutores válidos. ¿Qué más podemos pedirle a la vida?

Los años vuelan, la juventud se va, la vida es efímera y poblada de contrastes y creo que la mejor autoayuda que podemos encontrar es esa capacidad de valorar intensamente los pequeños momentos, aquellos donde solamente la felicidad es posible en un hasta necesario acto egoísta.

 

Uruguay: Carmela nos quiere matar a todos.

arton152053-ecadf

En Uruguay una empresaria textil contagió de manera intencional a su empleada doméstica
La dueña de la firma Hontou, infectada con el coronavirus, persuadió a la trabajadora para que siga realizando las tareas de limpieza.

En Uruguay una empresaria textil contagió de manera intencional a su empleada doméstica
Mariela Pozzi

La crisis del coronavirus muestra el verdadero desprecio de clase de los patrones. En Montevideo, Uruguay, Carmela Hontou una empresaria de 57 años, diseñadora de abrigos de cuero y pieles, obligó a su empleada doméstica a continuar realizando la limpieza en su casa, para “no descuidar las tareas”. La trabajadora está bajo tratamiento debido a que dió positivo el examen del virus.

Días antes la misma empresaria fue noticia ya que luego de un viaje en enero por Milán y Madrid, promocionando su marca con las grandes casas de moda como Versace, presentó síntomas de fiebre. Sin embargo, al llegar a su país, bajó del avión y fue directo a un casamiento de empresarios, repleto de gente de la “alta sociedad” uruguaya, en una chacra de Carrasco.

El evento contaba con 500 invitados, de los cuales, al día de hoy, hay más de 20 infectados con el virus de Covid-19, del total de 79 casos que hay en todo el país. Incluso el presidente de la Cámara de Comercio y Servicios de Uruguay, el empresario Julio Lestido, presente en el casamiento, tiene resultado positivo.

Tal despropósito le valió el repudio de los de su clase, que se hizo público por audios de señoras “bien” indignadas, amigas de Hontou, acusándola de “irresponsable” y de “vivir en un tupper”.

El casamiento de Carrasco es el principal foco infeccioso del país. Los audios se viralizaron y se hicieron memes por lo irrisorio del caso contado “con la papa en la boca”.

La empresaria declaró que cuando concurrió al casamiento desconocía tener el virus. Pero cuando obligó a la empleada a seguir trabajando en su casa, estaba muy al tanto de que se había enfermado de coronavirus.

Este caso generó bastante preocupación en Uruguay, ya que la trabajadora se maneja en transporte público (como la mayor parte de la clase trabajadora a nivel mundial) y pudo haber expandido el virus desde la residencia de Hontou en la bahía montevideana a los suburbios de la capital.

A Hontou la denunció la administradora del complejo residencial donde vive, cansada de ver a los hijos de la empresaria paseándose por las instalaciones, sin tener en cuenta el posible contagio que podían provocar a otras personas. ¡Ay Carmela!

Si hasta un programa lleno de imbéciles y que solamente se sirve de la idiotez general se la toma con Carmela quiere decir que ya sobrepasó hasta los límites del absurdo.

Zizek: Coronavirus y Capitalismo

5c3d6ca9e5c763ae7fe72bea079805b7

El popular filósofo Slavoj Zizek, uno de los más ardientes críticos del sistema capitalista y de las «ideologías» sobre las que se apuntala, ha escrito una columna sobre el Coronavirus para el sitio Russia Today, buena parte de la cual ha sido traducida en este artículo en Medium.

Zizek apunta a que el coronavirus ha destapado la realidad insostenible de otro virus que infecta a la sociedad: el capitalismo. Mientras que muchas personas mueren, la gran preocupación de los estadistas y empresarios es el golpe a la economía, la recesión, la falta de crecimiento del producto interno bruto y cosas por el estilo. Este colapso económico se debe a que la economía está basada fundamentalmente en el consumo y en la persecución de valores propugnados por la visión capitalista como la riqueza material. Pero esto no tendría que ser así, no tendría que haber una tiranía del mercado. Zizek sugiere que el coronavirus presenta también la oportunidad de tomar conciencia de los otros virus que se esparcen por la sociedad desde hace mucho tiempo y reinventar la misma.

La actual expansión de la epidemia de coronavirus ha detonado las epidemias de virus ideológicos que estaban latentes en nuestras sociedades: noticias falsas, teorías conspirativas paranoicas y explosiones de racismo.

La bien fundamentada necesidad médica de establecer cuarentenas hicieron eco en las presiones ideológicas para establecer límites claros y mantener en cuarentena a los enemigos que representan una amenaza a nuestra identidad. Pero tal vez otro –y más beneficioso– virus ideológico se expandirá y tal vez nos infecte: el virus de pensar en una sociedad alternativa, una sociedad más allá de la nación-estado, una sociedad que se actualice como solidaridad global y cooperación.

a1f531f8330c2912a941d37fa12ceca3

Zizek considera que se puede comparar lo que está sucediendo con un famoso golpe asesino de la película Kill Bill, conocido como «Técnica del corazón explosivo», con el que la persona que lo recibe aún puede seguir sus actividades por un tiempo, beber una copa de vino, tener una conversación, etc., aunque pronto inevitablemente su corazón explotará y morirá: «Mi modesta opinión sobre la realidad es mucho más radical: la epidemia de coronavirus es una forma especial de ‘Técnica del corazón explosivo’ en el sistema global capitalista, un síntoma de que no podemos seguir en el camino que hemos seguido hasta ahora, se necesita ese cambio”.

Zizek nota varias paradojas. Mientras que el coronavirus nos obliga a aislarnos, también «nos obliga a re-inventar el comunismo basándonos en la confianza en las personas y la ciencia”. El filósofo cree que es necesario un nuevo entendimiento del comunismo y habría que precisar, sobre todo, de la comunidad. Otra paradoja, aunque quizá también una especie de hipérbole trágica –aunque posiblemente redentora– es que en la era en la que el ser humano más aislado se encuentra, ahora deberá aislarse aún más; en el tiempo en el que más necesita contacto humano real y no meramente virtual, ahora parece que el contacto físico será tabú. Pero quizá de este aislamiento surgirán nuevos valores y se reafirmará la importancia de la comunidad, la convivencia y la intimidad. Lo que es indudable es que es tiempo de reflexión, tiempo en el que hay menos ruido y por lo tanto la posibilidad de mayor claridad.

Fuente: Pijama Surfd87b30f004ea2f934525ac9147e2cd50

Coronavirus y Control Social

b3b17c8a1e59201249a49b25943bcfaf

Coronavirus y Control Social
Por: Darío Valle Risoto

“El control social es el conjunto de prácticas, actitudes y valores destinados a mantener el orden establecido en las sociedades. Aunque a veces el control social se realiza por medios coactivos o violentos, el control social también incluye formas no específicamente coactivas, como los prejuicios, los valores y las creencias.”

El miedo operado por los medios parece ser un buen trabalenguas en plena era de la sobre información que desinforma y cubre las redes sociales globales. Pienso pues que ellos: los señores de la tecnología, crearon algo que superó sus más grandes planes y que deben si o si tratar de recuperar un orden social que bien puede quedarse cojo si abunda entre este marasmo de basura informativa un buen número de justas denuncias sociales sobre los desmanes de los poderosos.

Las movilizaciones deben acallarse y la oportuna aparición de un virus puede ser el factor que opere para que nos inmovilicemos dentro de las cuatro paredes de nuestras casas por más que el sistema se desequilibre y los medios de producción se detengan. Después de todo: los millonarios no van a nuestros supermercados y ni siquiera asisten a nuestros espectáculos públicos y mucho menos toman el colectivo con nosotros.

En lo personal me parece curioso que ahora gran parte del mundo se postule cambiar a mi propia forma de vida porque nunca me he cansado de admitir que si me pudiera ganar la vida dentro de mi casa no saldría jamás entre otras cosas porque la gente así anónima en general no me gusta. Pero vamos que se que eso no está nada bien sobre todo si queremos que la humanidad sobreviva.

Por otro lado y yendo a lo más personal si esto no estuviera tomando un caris complicado diría que también me gusta y mucho aquello de que la gente deje de tocarse y besarse porque tampoco me gusta que me toquen. Pero vamos que se que eso tampoco está nada bien si queremos seguir reproduciéndonos aunque sé que bien podrían existir formas alternativas in vitro.

Y hablando en serio vamos a pensar detenidamente en que las muertes por este Covid-19 están más o menos por debajo de la media mundial de fallecimientos por una gran cantidad de enfermedades, entre ellas la hepatitis B o la influenza, también llamada: gripe.

De todas maneras se dice que es altamente contagioso y que desde luego como la mayoría de los virus evidentemente y sin conocimientos médicos uno ya sabe que las poblaciones de riesgo, o sea: los viejos. Son los que corren más peligro y por allí anda alguna riesgosa idea de la patética presidenta del FMI en que nos dice que hay mucho anciano y por lo tanto descontamos que son una pérdida para las sociedades el pagarles sus retiros, jubilaciones y ni que decir de sus seguros médicos.

Entonces vamos al control social porque ya no habrá manifestaciones masivas bajo la premisa de no caer en el riesgo del contagio de este virus como tanto del otro, me refiero al ideológico, aquel que de verdad puede llegar a complicarle la vida a aquel dos por ciento o siete (para algunos) por ciento de la humanidad que ostenta la mayoría de la riqueza del planeta. Obvio que ellos no son muchos pero cuentan para su tranquilidad con miles de genuflexos esclavos especialmente en los medios masivos de comunicación los que les pertenecen.

Y entonces hacernos acopio de agua y víveres en el supermercado más cercano y dejaremos en el cajoncito más alejado de nuestra biblioteca mental aquello que nos llevaba a manifestarnos en contra de las injusticias de este mundo porque debemos llevar tapabocas y lavarnos las manos con mucho alcohol. En una de esas todo es una maldita confabulación de los chinos que como todos sabemos son comunistas y eso también puede llegar a contagiarse.