Los últimos momentos del Eternauta.

59295312_2641003355972618_305618538364665856_n

A 42 años de la detención y desaparición forzada de Héctor G. Oesterheld compartimos un testimonio de Eduardo Arias, preso político, una de las últimas personas que lo vio vivo:

“En noviembre de 1977 fui secuestrado y permanecí desaparecido hasta enero del 78. Todo ese tiempo estuve en un chupadero (prisión clandestina) situado en el Camino de Cintura y avenida Richieri. Hoy funciona allí un campo de salto a caballo de la Policía de la provincia. Cuando llegué, Oesterheld estaba hacía ya tiempo.
Su estado era terrible. Permanecimos juntos mucho tiempo. Nos encadenaron espalda contra espalda. Estábamos ambos prácticamente desnudos. El sólo tenia un pantalón, yo un calzoncillo. Las cabezas cubiertas por capuchas. Oesterheld -como yo y como todos los que estábamos allí- fuimos torturados salvajemente. El unía a ese tormento su dolor ante la suerte de tres de sus hijas, que también habían sufrido secuestro. La cuarta era buscada junto con el marido y esa búsqueda motivaba, por lo que yo pude presumir, la captura de Héctor.
Durante las largas horas que permanecimos en aquella inmovilidad forzosa, nos ayudábamos para poder descansar un poco, tirados en el suelo, o acomodando nuestras cadenas para aliviar un poco el dolor, entre interrogatorio e interrogatorio.
Al principio no me di cuenta de que era él. Lo descubrí cuando se levantó la capucha y pude ver su cara: era ni más ni menos Ernie Píke, cuyas aventuras yo leía desde chico. Claro que un Ernie Pike mucho más flaco.
Durante las pocas oportunidades en que no éramos vigilados, conversábamos en susurros. El me hablaba un poco de sus historietas, de su trabajo, y a veces jugábamos mentalmente al ajedrez, cantando las jugadas.
Uno de los momentos más terribles fue cuando trajeron al pequeño nieto de Héctor, de cinco años. Esa criatura fue recogida tras la captura y muerte de la cuarta hija y el yerno de Héctor y la llevaron a aquel infierno. Con nosotros había un pibe de unos 17 años que acostumbraba hacer figuritas con miga de pan. Al final todos le entregábamos la miga de nuestros panes. En Nochebuena, el viejo cantó con ese pibe la canción Fiesta de Serrat.
Chaplín murió cuando estábamos presos, el último día del ’77. Me enteré porque un guardia un poco más bueno me dejó ir al baño debido a una gran diarrea que tenía. Ahí afané unas hojas de diarios que había y me los llevé escondidas. Leyéndolas me enteré de la muerte de Chaplín y lo comenté. El viejo se conmovió. Dijo que quería mucho a Chaplín.
Uno de los recuerdos más inolvidables que conservo de Héctor se refiere a la Nochebuena de 1977. Los guardianes nos dieron permiso para quitamos las capuchas y. para fumar un cigarrillo. También nos permitieron hablar entre nosotros cinco minutos. Entonces Héctor dijo que por ser el más viejo de todos los presos, quería saludar uno por uno a los que allí estábamos. Nunca olvidaré aquel último apretón de manos. Héctor Oesterheld tenía unos sesenta años cuando sucedieron estos hechos. Su estado físico era muy, muy penoso. Ignoro cuál pudo haber sido su suerte. Yo fui liberado en enero de 1978. El permanecía en aquel lugar. Nunca más supe de él”. (Revista Feriado Nacional 1983).

La ilustración es de Antonio Castiñeira.

1 de Mayo: Otro día de los Trabajadores

0bd33ebcee9650619e7d8ccdf6af3dd8

Día de los Trabajadores
Por: Darío Valle Risoto

Cada vez que se acerca esta fecha me vienen a la mente miles de recuerdos de aquellos años del fin de la dictadura en el Uruguay cuando se volvían a recomponer los sindicatos y de ellos me tocó pertenecer al S.A.G, el sindicato de las artes gráficas por trabajar en los talleres gráficos Barreiro y Ramos. Y de allí destaco especialmente a Eduardo Romero quien fue mi guía en esto de irme volviendo anarquista con una convicción nacida de razonar que estaba siendo explotado por la misma clase dirigente que luego me ponía frente a los ojos a sus propios políticos para que los vote y así crea ingenuamente que he elegido algo.

Eduardo murió allá por 1994 pero me sigue guiando con su rebeldía intelectual y plena de razonamientos lógicos frente a aquella mi vieja ignorancia proveniente de una familia nada politizada pero en cambio con un instinto de clase inmanente. Y como los hombres mueren pero los pensamientos quedan aún sigue estando en cada video que repaso sobre los mártires de Chicago, Sacco Y Vanzetti y tantos hombres y mujeres que dieron sus vidas por un mundo más justo donde el hombre no sea el lobo del hombre pero lo sigue siendo.20160429_131648

Los primeros de mayo son fechas para conmemorar y no festejar, son fechas en que la central única sindical del Uruguay (Pit – Cnt) en la plaza del mismo nombre: 1 de Mayo reúne a sus dirigentes frente al pueblo trabajador para comunicar nuestras consignas. Es en ese momento en que se marcan las diferencias con el gobierno de turno por más que este sea de izquierda y se trata sobre todo de concientizar a las nuevas generaciones sobre esta lucha de clases que nunca debe bajar los brazos frente a la explotación o el atropello de la oligarquía.

Tenemos en la Argentina y el Brasil, en nuestros países limítrofes los despreciables ejemplos de cómo se puede engañar al pueblo haciendo que voten a sus propios asesinos y explotadores, todo ello con la complicidad de los medios masivos de comunicación que les pertenecen, de los militares y de la inmunda camada de líderes religiosos que solo se dedican a mantener a la gente estúpida y dormida.

Espero que los pobres, los trabajadores, los jubilados, los desocupados uruguayos mañana hagamos un fuerte examen de de conciencia que implique no traicionarnos entre hermanos votando o apoyando a estos ejemplos de miseria humana.

 

55a8d0925bb197f4c6ccd8d7b4fc2e98

Objetos Perdidos 22

Redes sociales (4)

Objetos perdidos 22

Por: Darío Valle Risoto

Bien que por su contenido también este espacio podría ser parte del ítem: Enredados en las redes sociales que algunas veces suelo subir opinando sobre este fenómeno muy reciente para el mundo de la Internet y los dispositivos móviles.  No será necesario aclarar pero siempre es bueno hacerlo que como los tenedores que tenemos en nuestras cocinas podemos trinchar nuestros alimentos con ellos y hacernos la vida más confortable o clavárselos en el pecho a nuestra suegra lo que no sería del todo bueno, al menos para ella. Lo que trato siempre de sostener es que los dispositivos, las redes, todas las aplicaciones que interactúan con nosotros no son ni buenas ni malas, son herramientas que nos pueden ayudar mucho o complicarnos la existencia y la de los demás.

Por lo tanto estas visiones críticas que adjunto solo son la parte negativa del asunto, nada nos dicen de como gracias a las redes tenemos información de casi todo al instante, que hemos podido contactar a gente perdida o que nos han salvado de una pasmosa soledad a aquellos que solemos preferir vivir solos. No todo es negativo, no todo es malo, depende de nuestra capacidad de dominar los botoncitos o de que estos nos dominen a nosotros.Redes sociales (6)Redes sociales (2)Redes sociales (3)Redes sociales (1)Redes sociales (5)Redes sociales (14)Redes sociales (17)Redes sociales (16)

Los Gatos y Nosotros

Los Muertevideanos.

Los gatos y nosotros
Por: Darío Valle Risoto

Eliza del Blog/Revista: La Quincena nos envió este interesante Powerpoint y nos pregunta nuestra opinión la que es por demás subjetiva ya que amamos a los gatos más que a la mayoría de las personas, de todas formas debo remontarme a mis estudios sobre esoterismo y a diversas experiencias sobre estos felinos domésticos y sus particulares formas de actuar frente a diversas situaciones o personas.
Debemos reconocer que ejercen un poderoso influjo en nuestra vida cotidiana con su presencia siempre atenta a nuestros movimientos, ellos son los verdaderos dueños de nuestro hogar y lo comparten solamente con aquellas personas con las que tienen real afinidad, no son como los perros que salvo que estén especialmente entrenados se llevan bien con sus amos aunque los muelan a palos.
Cuando estudiaba esoterismo me dijeron que los gatos son catalizadores de energías negativas y las…

Ver la entrada original 721 palabras más

Cuatro gatos sin tiempo

cd25e311d1f86363b444002b28c6fb9b

Cuatro gatos sin tiempo
Por: Darío Valle Risoto

Los techos se comunican o los hacen comunicarse con sus saltos expertos o sus fugas improvisadas ellos saben donde posar sus pies peludos no sin antes medir expertamente cuanto hay entre el sitio de acá y el de allá, claro que a veces le erran y se hacen pomada contra el piso… si, es otra mentira humana, no siempre caen de pie.

El viejo llegó tarde y se quedó sobre la chimenea de los Rodríguez mirándolas con ese gesto entre sabio y atolondrado mientras se lamía una pata y se acicalaba las orejas, las mejillas, la nariz, todo su pelo atigrado con manchas naranja.

La blanca levantó la cola y se arrimó a Manchita que se dejó acariciar, el ronroneo se levantó como si pequeños trencitos viajaran por su lomo buscando una pequeña estación donde dejar a sus pasajeras: cuatro pulgas mal alimentadas.

Los humanos son ruidosos pensó la negrita que se llamaba en algunas partes: Morita y en otras: “Negrita” o gata de porquería si llegaba a bajar en el taller de Lorenzo. Conocían a cada ser humano hombre, mujer o niño en casi diez cuadras a la redonda, cada techo, cada jardín, el ladrido de cada perro, sus olores y sus marcas en árboles, esquinas, ligustros, jardines, ruedas de coches, faroles, portones y porteras. Ellos son los auténticos dueños del barrio…hasta el viejo lo es.

Cumbias de mierdita, pensó la negrita mientras se asomaba y abajo los hombres gordos y panzones les hacían chistes zafados a sus mujeres pardas teñidas de rubio mientras escuchaban a sonido Cotopaxi y movían sus tristes traseros sin colas. La Blanca fue a acariciar a la negrita pero no tuvo suerte porque esta saltó hasta la claraboya de los “Martínez Andrade”.

Entonces el viejo les contó como si nada que la gata del edificio “Artigas” había parido el fin de semana: siete crías, tres machos y cuatro hembras y que todos están bien. No le creyeron nada porque no los habían olido pero el viejo como indiferente se dio vuelta y se fue. Una tiene que ir a investigar dijo Blanquita y la negrita se ofreció pero Manchita quería ir también aunque era muy jodida para salir de la cuadra desde que un taxi le había pisado la cola el mes pasado.

Vos sos muy belinuna y no vas, a vos que te importa y quien te hizo líder de este velorio y que los velorios no tienen lideres y que sos una gata boluda y que se yo. Manchita miro al edificio y la verdad que quedaba lejos y allá abajo pasó amenazador un taxi que frenó bruscamente como para advertirle o como para tomarle el pelo que tenía y mucho. Mejor vayan ustedes y me cuentan, traigan fotos.

Blanca y Negrita saltaron por aquí y allá, un poco al otro lado y llegaron a una terraza sintiendo de pronto la presencia de nuevos calorcitos de gatitos pequeños y se enternecieron hasta que una vieja les tiró agua y las hizo salir pitando.

Vieja de mierda con ese perro que parece una oveja, yo se lo araño dijo la negrita mientras blanquita entrecerró un ojo y pensó. Mejor nos vamos a dormir la siesta no te parece, le dijo con gesto meditativo.

Prrr… contestó Negrita.

FIN

Cuento escrito como tarea para el taller de escritura bajo la consigna: humanizar a los animales, dado como ejemplo el cuento: Una Gallina de Clarise Lispector.

Green Book: Fabulosa

529ad1d2a28beae52068fea29447f14c

Green Book
Por: Darío Valle Risoto

Como muchos me enteré de la existencia de esta película porque sacó el Oscar ganándole a Roma que era la preferida de muchos, aún así esperaba verla para saber si era justa la elección o no aunque desde luego esto de premiar el arte siempre merecerá toda mi oposición ya que bienvenidos los galardones pero en definitiva es cada uno quien decide lo que le gusta o no.

Green Book se trata pues de una de esas historias de carretera: un chófer blanco italo americano es contratado para llevar a un hombre de raza negra, un pianista, de gira por el sur de los estados unidos y en este viaje veremos a dos personalidades opuestas acercarse no solo entre ellos, también a nosotros los espectadores.

Historia real donde el “Libro verde” remite a la publicación del mismo nombre impresa para darle a los negros la posibilidad de viajar pernoctando en hoteles o yendo a comer a lugares donde no corran peligro de tanto racista suelto o que sencillamente se les impida entrar allí. La película transcurre en 1962 cuando aún en muchas partes de los Estados Unidos era muy difícil cargar con una piel oscura… lamentablemente esto aún se sigue dando.

Y me quiero detener en los protagonistas únicos merecedores de una historia que abreva en aquello de que visto de cerca nadie es normal y que si conocemos a los extraños por medio de la convivencia nos daremos cuenta de que quizás en vez de nuestros enemigos puedan ser todo lo contrario. De cada espectador dependerá decodificar el mensaje, más la película carece por completo de lo políticamente correcto y se muestra con un realismo que a mi me resultó muy atractivo y hasta cómodo.

Probablemente lo mas interesante sea el personaje de este italo americano encarnado por Vigo Mortensen que de verdad tiene todo para ese Oscar más que merecido a la mejor película y en segundo lugar el pianista negro que la hace en este caso del hombre que como si fuera un extraterrestre poco a poco comprende que el mundo no es tal cual parecía y que no todos los blancos somos iguales.

169468803d7e0c69e1320bf905a2b39fb4f502f4b933702f8335d1c50f007b11ac0bca26f194cde69fe80dcfd0e5730a

El Fundador: Ray Kroc se roba una idea

79141eb9755c7b24e11ac2b87dc257f4

El Fundador
Por: Darío Valle Risoto

Me atrevería a decir que la génesis de poderosas marcas como esta la de Mc Donalds están plagadas de historias donde veremos que el oportunismo y la traición forman parte importante de ellas y aún así se han transformado en cabezas de puente del capitalismo yanqui.

Y esta es la historia de Ray Kroc quien vio en un pequeño restaurante de comida rápida la posibilidad de generar una de las franquicias más grandes de la historia y para ello no tuvo ningún límite a la hora de hacerse de la idea de otros, explotarla y hacerla propia. Tal vez para algunos espectadores esto sea signo de liderazgo o de emprendedurismo, palabras que detesto pero que forman parte de este mundo de hoy donde el dinero y el poder que este otorga parecen serlo todo.

Así que paso a paso y bien elaborada esta película cuasi biográfica sobre un hombre de cincuenta y dos años que un buen día encuentra un filón de oro y se dedica a ello por entero empeñando su propia casa y cambiando el destino de muchos es de verdad un buen ejemplo de este mundo consumidor al nos que hemos dado a vivir.

Excelente historia bien hecha, con una impecable puesta a punto y detallismo sombre eso de ser empresarios en el país de la democracia donde sin embargo mandan los abogados y el dinero al punto de que nos puedan sacar nuestra empresa y hasta prohibirnos usar nuestro propio nombre: Todo dicho y Michael Keaton siempre impecable aunque esta película a mí en lo personal me haya resultado terrorífica.

493cdbd55eb20cae9778cc4e71ad2cb6