Sangrientas madrugadas

Sangrientas madrugadas

Por: Darío Valle Risoto

Tiembla de frío y ve a la tristeza
muerte afiebrada y reseca
confín de un día nublado
presagio manifiesto de la sed
pausa arriesgada entre el conflicto
Cielo, maldito cielo
Infierno, cobijo, padre infierno.
Un demonio sonriente respira
entre tus piernas de niña
sobre tus pechos de mujer
y abre una línea de sangre
que te estremece como a un ave.

¿Porque me abandonaste madre?
Errática madre del miedo
que te dijo todo lo que no debes
y todo lo que tienes que sufrir.

Ahora recorres las tumbas inmortales
nacarados pasillos del colmillo festivo
y mares calientes de sangre adolescente
fieras de la carne, vida a la vida
muerte a la muerte
vampira
vampira y adolescente.

Yo te invoco y te ofrezco
la oscura inmortalidad…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s