Neo Vampiros 66: el número de la Bestia

035_silent

Neo Vampiros 66
El Número de la Bestia
Por: Darío Valle Risoto

Entró nerviosa a la mansión, a la casa que ya era desde hacía tiempo como su segundo hogar. Paula dejó su saco humedecido por el frío y la fina llovizna que había comenzado a caer a media tarde y caminó resuelta hacia la escalera al sótano.

Comprobó que Lorena no estaba. Ya había caído el sol cuando luego de conocer la noticia de una muerte absolutamente innecesaria y había partido tratando de encontrarle alguna explicación por absurda que fuera. En verdad ella misma trataba por todos los medios de que la muerte de Lucas tuviera alguna razón coherente, hasta trató de imaginarse el regreso de Morrigan con su tortuoso sentido del placer pero no podía ser cierto, los rastros de la gran enemiga de Henrich y por herencia de su amiga se habían perdido en Los Cárpatos.

Bajó para encontrar el ataúd abierto, la pequeña repisa con la vieja foto de sus padres desaparecidos, el equipo de audio en el piso junto a uno de las columnas que sostienen la casa y luego un candelabro y un perchero con uno de los atuendos de cuero de su amiga.

Prendió el equipo y se sobresaltó con el volumen de “The Nunber of the Beast” por Iron Maiden, recorrió con la vista el lugar, la difusa lámpara de luz enrojecida le daba un aspecto siniestro al extraño dormitorio de Lorena. ¿Dónde habría pasado el día?

Sin apagar la música subió lentamente la escalera de regreso a la planta baja, ese sótano la sofocaba aunque tenía buenas entradas de aire, pero parecía una mazmorra y olía a cebo caliente. Lentamente la música quedó atrás y ella diminuta se quedó en medio de la gran estancia principal donde sobraba espacio y el gran piano de cola descansaba casi contra la ventana que daba a la Avenida Bushental.

Cuando iba a sentarse a unos metros en el amplio sofá y encender la televisión plasma se sobresaltó frente a la siempre silenciosa presencia de Lorena que la miraba sombría y extremadamente triste en su semblante con las puntas de sus colmillos asomando entre sus labios carnosos.

__Té… estás volviendo una asesina sin escrúpulos… lamento
__No lamentes ser sincera Paula, lo sé, anoche hice el amor por primera vez desde que Henrich me inició en esta nueva vida, todo fue bien hasta que ese imbécil me demostró muy altaneramente que era un pichón de fascista. Estoy harta de los tipos que se creen que porque tienen pito tienen derecho a…

__Todos los hombres tienen derecho a ser unos hijos de puta, porque en realidad lo son pero no debiste matarlo, yo lo conocía de la facultad y era…
__ ¿Lindo?, ¿Estaba fuerte?, ¿La tenía grande?

Lorena saltó desde el lugar en que estaba parada junto a su amiga y quedó en forma vertical agazapada contra lo más alto del techo abovedado como si fuera una araña negra, las puntas de su largo saco de cuero caían a sus lados y ella solo se sostenía al techo pletórico de bajorrelieves con quien sabe que capacidad de equilibrio de los seres de la noche, desde allá arriba parecía presta a saltar sobre la garganta de Paula.

__ ¡Soy una muerta carajo!, ¿Qué esperabas que haga?, ¿Qué le pida matrimonio?
Tan pequeña que la veía a Paula y la joven rubia se puso a llorar obligándola a caer rápidamente y a sostenerla entre sus brazos, así como había demostrado una fiereza casi incontrolable bajó a consolarla porque su querida amiga se derrumbó aterrada.

Cuando se despertó de su desmayo, Lorena le limpiaba la frente con un paño húmedo y ya parecía de nuevo una chica común y corriente de diecisiete años.
__Creo que la próxima vez que quiera coger voy a tomar en cuenta que no soy una humana común y corriente, Henrich me lo advirtió, pero me moría de ganas.

__Una cosa es los milicos, los ex torturadores, hasta esos políticos corruptos como los amigos de mis padres y todo eso, ¿Pero Lucas?
Y ambas se quedaron juntas en el sofá, un largo rato sin hablar, Lorena le acariciaba el pelo y desde abajo los últimos acordes de un tema de Iron Maiden dejaron de sonar.

Juicio y Castigo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s