Liniku Ushijima: Cosplayer Intrigante 2

Una propuesta solidaria
Por: Darío Valle Risoto
Ante la posible entrada en guerra en oriente por parte del demente mandatario de Corea del Norte que anda amenazando cual chico escolar a diestra y siniestra con el amigo Bionic Tenshi hemos llegado a la conclusión de que no podemos estar ajenos a esta posible conflagración que podría dejar a miles de chicas orientales sin hogar.
Por lo tanto hemos decidido cada uno albergar al menos doce de estas muchachas mientras dure la guerra de forma absolutamente gratuita y con un fin absolutamente solidario. ¿Alguien lo duda?. Se aceptan adheciones, preferentemente aceptamos chicas sanitas de 16 a 30 años pero podríamos hacer alguna excepción.
 
 
 
 

Como ser una chica Almodovar

Como ser una chica Almodóvar
Por: Darío Valle Risoto

Karen casi del todo fogueada luego de vivir una década con un pelotudo profesional debió adaptarse a tener que tratarlo lo más concientemente posible gracias a que necesitaba la pensión para su hijo en común, por lo tanto debió suspender la idea de partirle la cabeza a hachazos u alguna solución definitiva que haga de su exmarido un recuerdo lejano, muy lejano, lejanísimo.

Pero como los humanos somos seres adaptables y sociables Karen conoció a Pipo que aparentaba ser buena gente: limpito y educado como nos enseñaron las tías viejas sobre esos temas escabrosos de encontrarse compañía.

Casi tres años saliendo, haciendo el amor y por sobretodas las cosas tratando de sobrellevar la calentura de que este muchacho no es muy dado a cumplir con horarios y mucho menos es un buen espécimen para abrigar la idea de que podrían llegar a algo más. Aunque dicen los profetas de churrasquería que la esperanza es lo último que se pierde. También lo pensaron los músicos del Titanic.

Pipo aparece y desaparece como Mandrake en sus mejores temporadas, Karen ya cansada de que su ex marido la mortifique con llamadas constantes a su celular o que se le aparezca con propuestas descabelladas, le apostó unos duros a su relación con este nuevo pibe que funcionaba bien hasta la semana pasada.

Resulta que el domingo se fueron a la rambla con una petaca de whisky, conversaron animadamente y volvieron a casa y el tipo suelta una catarata de confesiones que puso a Karen en la difícil situación de ir corriendo al baño, mirarse al espejo y gritar: ___ ¡Corten!, ¡Va de nuevo!

Pipo le cuenta que ha tenido algunos encuentros con hombres no del todo santos y luego abunda en detalles sobre intercambios amorosos, pero por suerte insiste en que el no es gay lo que tiene la garantía de darle dos o tres casilleros adelante a nuestra querida víctima (Me refiero a Karen) en el extraño juego de la realidad apuntando a un buen manicomio. Tampoco se considera infiel porque fue con otros hombres, Karen lo mira intentando no eliminar de su rostro la cara de comprensión que comienza a ser empujada desde atrás por la de espanto y la idea de pegar un grito y tirarse por el balcón. Lamentablemente están solo en un segundo piso y hasta es probable que sobreviva.

Pipo se enoja porque seguramente esperaba estas reacciones antepuestas por su servidor y en cambio la muchacha haciendo gala del equilibrio perfecto y superado de una persona sensata le aclara que necesitará un tiempo para evaluarlo y nuestro feliz amigo “No gay” le propone hacer un trio con otro pibe ya que lo intentaron con otra chica y no pudo ser.

Parece interesante la vida de Karen, así se lo dije, al menos no puede aburrirse con estas noticias y propuestas como la de estar tirada sobre una cama y ver como penetran analmente a su reciente compañero y como una verdadera mesías del siglo veintiuno disfrutar de esta dulce felicidad. Todo es posible decía una vieja y se tiraba con el paraguas abierto desde el Empire State. Todavía la están juntando. Y fue en 1935.

Suerte que Pipo no se considera Gay aunque lo hace con hombres y tal vez ni siquiera evalúa la no extraña idea de que realmente sea Bisexual y le gusten tanto ellos como ellas y a otra cosa, la infidelidad también es un idem que debería reevaluar este pequeño batracio porque al menos a un servidor le parece que esta funciona con cualquier sexo aunque me pregunto si cuando uno se masturba pensando en Angelina Jolie sigue siendo infiel o es una obligación en todos los hombres sanos desde 1980 a esta parte.

Karen se dio cuenta una mañana luego de despertarse transpirando en posición fetal y chupándose el dedo que es un personaje de una película de Almodóvar y por eso le pasan estas cosas cuando de verdad apuesta todos sus sentimientos a irla llevando sin acomplejarse. Karen estaba pensando en ir a terapia cuando le dije que me parece realmente que el perturbado mental es Pipo y no precisamente porque lo calienten los tipos.