Choi Byul I: Simpatía oriental

Choi Byul I
Por: Darío Valle Risoto

En este caso elegí fotografías cómicas donde aparece por demás infantil pero a no engañarse porque hay muchas otras donde aparece erótica, atractiva y sofisticada tanto como modelando para eventos y presentaciones, esta modelo asiática es de las más versátiles que han llegado a nuestro ordenador, pronto si así lo quieren más fotos de Choi.
 
 
 
 
 

26 Larga Vida al Rock and Roll: Barón Rojo

26: Larga vida al Rock and Roll
Barón Rojo
Por: Darío Valle Risoto

Indudablemente este disco del año 1980 junto a Ruedas de metal de Riff son los dos discos de rock en castellano que han tenido más influencia en mi vida a tal punto que me es inevitable escucharlos sin remitirme inmediatamente a un sin fin de momentos que pasan por mi cabeza tal cual un video clip tan personal como añorado.

Los Barones se transforman inmediatamente con este disco en la banda valuarte del Heavy Rock en español del mundo entero y sus consecuencias se miden hasta en el Uruguay donde muchos rockers comienzan a dudar de aquella errónea idea de que el metal y el hard rock sonaban mejor en inglés.  Nueve canciones con ocho letras (Una es instrumental) sin absolutamente ningún desperdicio marcarán la pauta de esta banda que al menos con este y los cuatro discos siguientes de estudio conformarán una obra inigualable en el mundo de la música.

Desde Con Botas Sucias, dedicada a la CBS hasta el final apoteósico con el mega himno: Barón Rojo serán clásicos todos inolvidables y ejecutados durante una larga trayectoria que felizmente llega a hoy día porque con algunos cambios los Barones siguen siendo la más importante banda de rock de verdad en España.

Escuchemos “El presidente” o “El pobre” y nos estremecerán sus letras así como las consignas de “Los desertores del rock” enfocadas a todos aquellos grupos que se venden para la mierda comercial, hay de todo en solo nueve canciones que son la llave a una escuela de verdadero sentido rockero para la posteridad.

En Uruguay salió solo en cassette y lo gastamos en aquellas reuniones de vino y rock and roll en la casa de Juan Torradefló, un año después los vimos en vivo en el Cilindro Municipal en plenos estertores de la dictadura uruguaya tras soportar los empujones de los milicos a caballo antes de entrar.

Gracias Barones y larga vida al rock and roll.

En el uruguay fue editado con una tapa absolutamente negra y la silueta del avion más los títulos, nada del video juego que vemos aquí.

Somos lo que comemos

Somos lo que comemos
Por: Darío Valle Risoto
Con los años uno descubre que la vida es un suceder ininterrumpido de las mismas cosas, más o menos a todos nos pasa lo mismo con alguna pequeña diferencia que a veces creemos es original. Es duro reconocerlo pero no somos tan diferentes unos de otros aunque creamos que tenemos señales particulares para tomar distancia del resto. Lo individual radica en que encerrados en esta caja llamada cuerpo vemos al mundo desde dentro de su encierro y por lo tanto lo interpretamos en forma egoísta y por cierto que personal más no hay mucha diferencia con nuestros vecinos.
Si somos seres sociales muchas veces parece que lo disimulamos bastante y por ende andamos por nuestra cotidianeidad tratando de diferenciarnos para así parecernos mucho más de lo que creemos entre nosotros. En síntesis: “Somos lo que comemos”
Hay sin embargo una idea que no creo errada de que la mayoría no se pregunta estas cosas y transcurre en forma mucho más cómoda por la vida, hay entonces una especie de luminosa sabiduría en ser ignorantes, en no andar preguntándonos cosas muy profundas y en cumplir con nuestras necesidades primarias sin muchos aspavientos. En definitiva; nacemos, vivimos como podemos y al final estiramos la pata, eso nos pasa a todos más tarde o más temprano.
Aún así algunos vivimos tratando de perdurar a través de alguna herencia que sobrepase nuestra breve estadía sobre la tierra, tratamos d por medio del arte de quizá burlar un poco la insoportable levedad del ser. No es cosa fácil andar viviendo con este reloj jodido del tiempo que siempre nos queda en menos.
Un día le dije a un circunstancial amigo que lo único que os va quedando en la vida es una pequeña sucesión de algunos cortos buenos momentos y nada más, la memoria juega malabares para ocultarnos el resto y bueno sería que los dolores que todos soportamos alguna vez con el tiempo se amortigüen o sean mejor comprendidos.
Pero habemos algunos que somos naturalmente desconformes y andamos por la vida con un rictus de mala sangre cuando buceamos entre semejantes más semejantes que otra cosa, es decir: buena y mala gente que en síntesis no sirve para gran cosa más que para andar viviendo y nada menos que eso.
Somos la síntesis de aquello que andamos consumiendo en la vigilia ansiosa del transcurrir, todo lo sucedido deja el desperdicio notorio de su breve, brevísimo legado. Lo que para unos no es nada para otros nos motiva a la reflexión y cuando no a la resistencia porque somos apocalípticos o integrados al decir de Umberto Eco y es bien cierto.
Por lo tanto hay gente que SI y hay gente que No, la cosa será saber de que lado de la mecha nos encontraremos cuando indefectiblemente la vida nos pida asumir una posición contra la pared de la realidad.

Takeshi Kitano: Un director de culto

Takeshi Kitano
Por Wikipedia

Takeshi Kitano (Kitano Takeshi; nacido el 18 de enero de 1947 en Umeshima, Adachi, Tokio) es un actor, cineasta, comediante, escritor, poeta, pintor y diseñador de videojuegos japonés. Conocido en su país principalmente como personaje televisivo y miembro del dúo cómico Two Beat junto con Kiyoshi Kaneko (de ahí que figure como Beat Takeshi o en kana, Bīto Takeshi en rōmaji cuando actúa en películas que él no dirige; cuando dirige un filme participando o no como actor en él, firma simplemente como Takeshi Kitano). 

Sin embargo es su faceta cinematográfica la que lo ha hecho conocido en el resto del mundo. Su peculiar trabajo cinematográfico ha recibido el apoyo de la crítica, tanto en Japón como a nivel internacional. Como actor, se dio a conocer internacionalmente al interpretar al Sargento Hara en Feliz Navidad, Mr. Lawrence, de Nagisa Oshima. Uno de sus trabajos más elogiados como cineasta ha sido Flores de fuego. También ha interpretado y dirigido Brother (2000) y Zatōichi (2003), además de otras muchas películas. 
Desde abril de 2005, dicta una cátedra en la Escuela de Postgrado de Artes Visuales de la Universidad Nacional de Tokio de Bellas Artes y Música.
La mayoría de las películas que Kitano ha dirigido son dramas acerca de mafiosos o la policía, caracterizadas por contar con un humor muy inexpresivo, casi estático. Comúnmente emplea largas tomas, donde parece que nada sucediera o la edición cuenta con cortes que saltan a las consecuencias de un suceso determinado. 
Muchas de sus películas expresan una filosofía sombría o nihilista, pero también cuentan con mucho humor y un gran cariño por los personajes. Paradójicamente, los largometrajes de Kitano parecen dejar impresiones controvertidas. 
Si bien superficialmente siguen la estructura de la comedia negra o del cine de yakuzas, enfatizan preguntas morales y entregan mucho material para la reflexión personal. Si bien el reconocimiento que recibe en el mundo crece, el público japonés le conoce principalmente como animador de televisión y comediante. Su interpretación de Zatōichi en la película homónima de 2003 ha sido, hasta el momento, su mayor éxito comercial en Japón. Dolls (2002), película que dirigió y en la que no participó como actor, se considera que es su obra maestra, tanto por el guion que él mismo escribió, como la puesta en escena y la fotografía hecha con una gran maestría en el tratamiento de los colores produciendo unos planos de excepcional belleza plástica.
En la década de los 80, Kitano realizó varias apariciones en la empresa de lucha libre profesional NJPW como invitado, creando un grupo de luchadores llamado “Takeshi Puroresu Gundan” en el que incluían personalidades como Riki Choshu, Big Van Vader, Super Delfin, Gedo y otros. Sin embargo, Kitano abandonó la empresa debido a un incidente entre los luchadores a finales de 1987.

También es conocido por ser el presentador del hilarante concurso Takeshi’s Castle, conocido en España como Humor Amarillo, emitido a principios de los 90 y que el canal Cuatro recuperó en 2006.