Sandy hate New York

 Una de las mayores ciudades del mundo, Nueva York, se está preparando para la visita de uno de los grandes tormentas del año, el Huracán Sandy
Esperar en la cola para comprar alimentos en el mercado Fairway super en Nueva York. KEITH BEDFORD / REUTERS
Fuertes vientos y lluvias del huracán de arena empiezan a llegar a Portsmouth. RICH-JOSEPH FACUN / REUTERS
Olas del Océano Atlántico llegar al paseo marítimo como espectadores caminar a lo largo de la ruta en Ocean City, Maryland. KEVIN LAMARQUE / REUTERS
 Gente que retirar su equipaje en Times Square cuando el huracán se acerca a Sandy Nueva York. EDUARDO MUÑOZ / REUTERS
 New York policías de la ciudad hacen guardia afuera de la estación de metro de Times Square después de que los trenes habían sido cerradas Nueva York. BRENDAN McDermid / REUTERS
 Un hombre mira las mareas en Battery Park como huracán de arena hace que su enfoque en Nueva York. ANDREW KELLY / REUTERS

Cockneys vs Zombies

Cockneys vs Zombies
Por: Darío Valle Risoto

Los zombies están de moda más que nunca y eso lo demuestran las pantallas, día por día aparecen muchas películas además del enorme éxito de la serie The Walking Dead, sin embargo las de origen usamericano aparte de la mencionada serie, muchas veces incurren en clisés demasiado previsibles. Afín de cuenta solo se trata de historias de muertos vivientes y de entretenernos ¿no?

Pero creo firmemente que el cine inglés siempre ha sido un poco más ambicioso en comparación al cine de su principal excolonia y por lo tanto esta gran película tiene ese humor tan británico difícil de igualar además de transitar por esa vereda de delincuentes extravagantes tan ingleses por cierto. El caldo de muertos vivientes en este caso tiene el aderezo de un montón de jubilados que quedan asediados en un asilo a punto de ser cerrado por el ayuntamiento, a esto le sumamos un loco asalto a un banco mientras se disipa este brote de tripas al aire y descabezamientos varios y tenemos: ¡Una gran película de zombies del carajo!

Jubilados contra zombies tiene que funcionar y se nota que la película tiene un presupuesto no muy alto pero ejemplarmente usado cuando tiene que usarse con algunas cosas chanchas además del ya citado humor británico: Dos escenas que me partieron la cabeza: La carrera entre el jovato ayudado por una de esas cosas tipo bastón para caminar y un zombie que le sopla la nuca y la respuesta del negro demente cuando toma un bebito zombificado entre sus brazos. ¡Increíbles!

Buena al mejor estilo Shaun of the dead y ya está en mi proxima lista de mis 10 preferidas sobre caminantes. Lean el cartel más abajo con las estadísitcas XD
 No, no son los jubilados de España respondiendo a los recortes del pu… Rajoy
Cockney
Por Wikipedia
Un cockney, en el sentido menos estricto de la palabra, es un habitante de los bajos fondos del East End londinense. Esta área se compone de los distritos de Aldgate, Bethnal Green, Bow, Hackney, Limehouse, Mile End, Old Ford, Poplar, Shoreditch, Stepney, Wapping y Whitechapel. De acuerdo a una vieja tradición, la definición se limita a aquellos que nacen dentro de la zona donde se escuchan las campanas de Bow, es decir, las campanas de St. Mary-le-Bow, Cheapside.
El término se utilizó de esta manera desde 1600, cuando Samuel Rowlands mencionaba a “un cockney de las campanas de Bow” (a Bow-bell Cockney) en su obra satírica The Letting of Humours Blood in the Head-Vaine. John Minsheu (o Minshew) fue el primer lexicógrafo que definió la palabra con este sentido, en su obra Ductor in Linguas de 1617. Sin embargo, las etimologías que nos presentaba (de ‘cock’ y ‘neigh’ o del latín incoctus, inculto) eran meras suposiciones. Tiempo después, el Oxford English Dictionary explicó de manera definitiva el concepto y determina su origen en cock y egg, siendo su primer significado “huevo de forma rara” (1362), luego una persona ignorante de modales campestres (1521) y más tarde el significado con que asociamos actualmente al concepto.
La iglesia de St. Mary-le-Bow fue destruida durante el Gran Incendio de Londres y fue reconstruida por Christopher Wren. Dado que las campanas fueron destruidas en 1941 durante la Segunda Guerra Mundial por los bombardeos de la Alemania nazi y no fueron reemplazadas hasta 1961, hubo un período en el que podemos afirmar que no nacieron cockneys ‘auténticos’.
Los cockneys tienen un dialecto y acento distintivos, y con frecuencia emplean la Jerga rimada Cockney.
Los siguientes son ejemplos de cockneys en obras de ficción:
    Eliza Dolittle, en Pigmalión, de George Bernard Shaw (véase también My Fair Lady).
    Liza de Lambeth, novela de William Somerset Maugham.
    Alfie, protagonista de la película del mismo nombre.
    Sam Weller, en la novela “Los papeles póstumos de Pickwick”, de Charles Dickens.-
 
 La mejor persecución de la historia del cine
 Michelle Ryan tan fuerte como parece