Anton Szandor LaVey

Anton LaVey
Según Wikipedia
Anton Szandor LaVey nació en Chicago el 11 de abril de 1930 y murió el 29 de octubre de 1997, en Londres. Es conocido principalmente por ser el fundador de la Iglesia de Satán, fue un icono dentro de la cultura popular y se autoproclamó también el Papa Oscuro o Papa Negro. Escribió varios libros, entre ellos La Biblia Satánica, y participó en algunas producciones cinematográficas.

Biografía
Anton Szandor Lavey nació en Chicago, Illinois, el 11 de abril de 1930. Hijo de Gertrude Augusta Levey y de Michael Joseph Levey, su verdadero nombre es Howard Stanton Levey, más tarde llamándose Anton Szandor LaVey. Cuando aún estaba en el instituto comenzaron a surgir en él las bases de sus ideales satanistas.

Tras terminar el instituto comenzó a dedicarse a diversos trabajos, entre ellos el de prestidigitador y el de pianista en un club en el que una noche la actriz Marilyn Monroe actuaba y la cual fue amante de LaVey. Más tarde se trasladó a San Francisco y fundó la Iglesia de Satán. Fue, según él, su abuela de origen rumano, más concretamente de la región de Transilvania, quien más influyó en su forma de ser contándole innumerables cuentos de vampiros y demonios.

LaVey se proclamó Papa Negro por estar al frente y ser fundador de la Iglesia de Satán.
Alcanzó mayor fama después de dar a conocer al mundo su iglesia. Fue un icono dentro de la cultura pop en Estados Unidos, venerado por cantantes y estrellas de todo tipo y participó en el rodaje de un cortometraje de Kenneth Anger. Algunos de los muchos personajes famosos asociados con su iglesia son la actriz Jayne Mansfield y el cantante Marilyn Manson. Contrario a lo que se piensa, nunca colaboró con el director Roman Polanski en su película Rosemary’s Baby interpretando el papel del Diablo en la escena en la que Rosemary es abusada sexualmente, en realidad, este personaje fue interpretado por el actor Clay Tanner. Fue la inspiración del cantante Marilyn Manson, a quien Anton LaVey nombró Reverendo de la Iglesia de Satán por promover con su música ideas y conceptos afines a su doctrina y además aparece brevemente en el video de la canción Dope Hat.

Anton LaVey murió el 29 de octubre de 1997, en el hospital St. Mary, en Londres, Inglaterra, a causa de un edema pulmonar. Fue llevado a este hospital católico debido a que era el que se encontraba más cerca. El momento de su muerte fue registrado como la mañana de Halloween, pero esto hace posible especular que pudo haber muerto con uno o dos días de diferencia. Se hizo un funeral satanista por invitación en Colma, y su cuerpo fue quemado. Sus cenizas no fueron enterradas, pero fueron eventualmente divididas entre sus herederos como parte de un acuerdo, con la idea de que poseen potenciales poderes ocultistas, y que pueden ser usados en rituales satanistas de magia.

La Iglesia de Satán
En la noche del 30 de abril del año 1966, LaVey se afeita completamente la cabeza y funda la Iglesia de Satán en California. Según su sistema, este día es el primero del año 1 del reino de Satanás.

A pesar de la gran creencia popular sobre el satanismo, el satanismo de Anton LaVey y su iglesia no podría diferir más de esta. Nada tiene que ver con hacer sacrificios o venerar a la figura del diablo, sino que Anton LaVey con su filosofía acusa al cristianismo de ser una plaga en la tierra que atemoriza, reprime y no deja pensar a millones de personas, muy similar a las teorías del filósofo Friedrich Nietzsche y niega la figura del diablo o Satán como un ser malvado con cuernos y rabo, acusando al cristianismo de ser el único creador de esta imagen para atemorizar a la gente y de esta imagen ser la mayor benefactora del cristianismo en la Tierra. 

Sin embargo cree en Satán como la representación de la inteligencia y la humanidad en la Tierra y se refiere a su descripción como mito, en la que Satán era un ángel de Dios y pensó por sí mismo y se rebeló contra Él. El satanismo de Anton LaVey y su iglesia promueve la humanidad y la libertad y reniega a toda costa del cristianismo, además de renegar de los sacrificios y profanaciones que otros proclamados satánicos realizan, a los que acusa de ser tan estúpidos como los cristianos y de dar un mal nombre al satanismo. 
Para diferenciarse de los más comúnmente conocidos satánicos que nada tienen que ver con su iglesia, a menudo los seguidores del satanismo de LaVey son denominados satanistas y no satánicos. Cree en la dualidad entre el bien y el mal de este mundo y dice que el satanismo es exactamente eso, la unión de extremos, como el Yin y yang ya que sin bien no habría mal y sin mal no habría bien. 
Además la Iglesia de Satán tiene toques muy oscuros que pueden ser asociados con el satanismo de la creencia popular, como la vestimenta y el uso de pentagramas o estrellas de cinco puntas y las cruces invertidas. Además la Iglesia de Satán cree en la magia y realiza rituales, aunque son de caracter espiritual. El símbolo principal de la Iglesia de Satán es el pentagrama o estrella de cinco puntas, la cual representa muy bien la unión de extremos y la humanidad, siendo igual esta que la obra de El Hombre de Vitruvio de Leonardo da Vinci que representa al hombre y la humanidad en el mismo dibujo.

Detractores
Los músicos fundadores del black metal noruego le desprecian, por considerar que aunque se autoproclama satánico, propone continuar con el estilo de vida actual (cristiano), puesto que al igual que el cristianismo aboga valores como la fraternidad o la paz. En algunas carátulas de discos de black metal aparece tachada una foto de LaVey, rodeada de la leyenda: no fun, no mosh, no core, no trend. Que significaría “sin alegría, sin pogos, sin líderes, sin seguir tendencias”

La Iglesia de Satán está reconocida como un culto legítimo en Estados Unidos.

 

Te quiero pero no te encuentro

Tips para la seducción:
Te quiero pero no te encuentro
Por: Darío Valle Risoto

Parece la aventura más osada que el hombre emprende y no me refiero al descubrimiento de continentes, el viaje a la luna o la búsqueda de la cura de las más terribles enfermedades sino a la conquista del amor verdadero, lo que hoy día suena como a muy cursi pero sigue siendo cierto.
Sin embargo paradoja de sociedades híper comunicadas mediante sigue siendo difícil cuando no imposible encontrar una pareja que realmente colme nuestras necesidades y resignifique nuestros sueños, tal parece que es una tarea de las más imposibles.

La ecuación no es tan difícil: hombre conoce chica y viceversa, después de los rituales tradicionales terminan viviendo juntos, se reproducen y listo. El pequeño problema es que son dos personas y pueden darse múltiples variedades de la interacción social entre ambas en medio de un mundo en constante desenvolvimiento hacia una cosa que aún no sabemos en que va a terminar. Apocalipsis dicen algunos.

En este momento me viene la mente una escena en una sitcom donde un usamericano se sorprende porque una chica india se va a casar con alguien que ella no conoce ya que su familia le eligió el candidato, ella le responde: Esto es como la sopa: Los occidentales la sirven caliente y con el tiempo se va enfriando, mientras que nosotros la servimos fría y se calienta con el tiempo.

Bueno, ni el hogar es un plato ni la pareja una sopa de espárragos pero es interesante el aspecto de que los sentimientos son más cambiantes en este mundo que el precio de los alimentos y por lo tanto los humanos estamos a merced de una serie de situaciones que nos pueden llevar del amor al odio en un segundo.
Leí una frase donde decía: “que la mujer se casa con el hombre esperando que cambie y el hombre se casa con la mujer esperando que no cambie nunca y lo peor es que ambas cosas no pasan”.

También he comprendido que las gentes simples tienen mayor facilidad para encontrar parejas y sus hogares en su mayoría se mantienen bien, “simples” me refiero a sencillas personas sin desmesuradas ambiciones que tanto pueden ser por su sabiduría o porque sencillamente son así y listo. Creo que a medida que los seres humanos  nos hacemos complicados es inevitable que nuestra realidad sea la de estar solos la mayor parte del tiempo. ¿Quién nos va a aguantar?

Conozco gente a si mismo que no resiste vivir sola, les es imposible hacerlo, esto las aterra tanto que inexorablemente tienen la necesidad de tener pareja y por lo tanto no son tan exigentes como aquellos que vivimos felices en nuestros cubículos de locura. Creo que lo ideal sería tener la suficiente seguridad económica como para convivir pero con la posibilidad de tener cada uno sus propios sectores de la casa o el hogar.

El asunto económico ahora que lo traigo al tema es lamentablemente un factor desencadenante de muchas relaciones muy molestas sobretodo en este tercer mundo, por ejemplo en Uruguay una pareja deciden vivir y se alquilan un apartamento, deberán dedicar uno de los dos sueldos enterito a pagar el alquiler y el otro al sustento, por lo tanto deben trabajar ambos y si tienen hijos se complica, en síntesis, cualquier avatar económico los tira de cabeza en la casa de sus padres y termina por complicar la convivencia. Otro tema no menos delicado es que una de las partes mantenga a la otra en una situación que siempre es bienvenida siempre y cuando no se “mercantilice” la relación o se termine viviendo con alguien solo por interés y/o necesidad.

Hoy día cuando me encuentro con viejos conocidos algunos me siguen preguntando porfiadamente si tengo esposa y siempre les contesto con una pregunta: ¿Por qué me quieren arruinar la vida?, No lo digo porque no me gusten las mujeres sino porque vivo bien solo y me resulta casi una utopía el creer que exista en esta galaxia y en las cercanas una pobre aventurera que me aguante. (Aventurera por aventura y no por puta que lo digo… pero tampoco me preocupa mucho la acepción)

Es así amigos si tienen pareja a cuidarla porque mejor loca conocida que…