La Cuenta regresiva: The Final Countdown

The Final Countdown
Por: Darío Valle Risoto

No se trata del archiconocido tema del mismo nombre de Europe sino de una gran película de ciencia ficción que si no es un clásico debería serlo. Con un ya maduro Kirk Douglas como capitán del USS Nimitz nos encontramos frente a una de esas historias de viajes en el tiempo, en este casio involuntarios, donde un portaaviones de última generación de pronto se ve accidentalmente en el año 1941 a casi un día del devastador ataque a Pearl Harbour de los japoneses.

Podríamos achacarle a este filme que no se involucre a los protagonistas en una de las tragedias más grandes que sufrieran los norteamericanos pero paradojas temporales mediante, en la misma historia y hacia el final se nos aclarará la situación, de todas formas soy un ferviente defensor de la teoría de que si pudiéramos doblar el transcurso del tiempo podríamos generar futuros alternativos y no afectaríamos esta línea donde vivimos. Pero solo es la teoría de un atrevido.

De todas maneras parece una película dedicada en gran parte al lucimiento de uno de los artefactos insignia de la armada norteamericana y será un placer ver por dentro este portento de la tecnología de guerra porque me parece que la mayoría de nosotros se tendrá que conformar con esto aunque supongo que como el filme tiene ya 20 años, deben haber algunos juguetes más nuevos hoy por hoy.

Así que acabo de ver esta película de la vieja escuela donde de alguna manera no nos atosigaban con tanto efecto muchas veces al cohete y de alguna manera encontrarse con Kirk Douglas y Martín Sheen siempre es como ir con viejos amigos a tomarse una.
Muy recomendable, la pueden bajar de Plan nueve buscándola en nuestros blog recomendados sobre cine, luego me cuentan.

Shirley MacLean

 
Shirley MacLean 

Según Wikipedia 

Shirley MacLean Beaty (n. 24 de abril de 1934), conocida como Shirley MacLaine, es una actriz estadounidense de cine y teatro ganadora de los premios Óscar y Globo de Oro. Aparte de sus interpretaciones, se le conoce también por su devoción en la creencia de la reencarnación. También ha escrito numerosas obras autobiográficas, la mayoría de las cuales tratan sobre sus creencias new age como el solipsismo así como su carrera en Hollywood. Es la hermana mayor de Warren Beatty.

Llamada en honor de Shirley Temple, MacLaine nació en Richmond (Virginia) de padre estadounidense de origen inglés y madre canadiense de origen irlandés y escocés. Su familia seguía la creencia bautista. MacLaine creció en Waverly (Virginia), se graduó en educación secundaria y se trasladó a Nueva York para vivir su sueño de ser actriz de Broadway.

Su primer sueño de la infancia era ser una bailarina. Acudió a clases de ballet fervorosamente durante toda su juventud; no faltó a ninguna. Siempre que representaban una pieza, ella interpretaba el papel de chico, debido a que era la más alta del grupo. Estaba tan decidida y tan empeñada en ser bailarina que su pesadilla recurrente durante la infancia era que perdía el bus hacia la clase.

Finalmente consiguió interpretar el papel de hada madrina en Cenicienta y mientras calentaba entre bastidores, se rompió su tobillo. Muchos se retirarían en esta particular situación, pero ella estaba tan decidida que simplemente se ató fuertemente sus lazos de los tobillos a sus zapatos de punta descubierta y continuó con el espectáculo. Después de acabar, llamó a una ambulancia.

Finalmente, MacLaine decidió que el ballet profesional no era para ella. Dijo que no tenía realmente el tipo adecuado de cuerpo y que no quería privarse de la comida. Tampoco sus pies eran suficientemente buenos (no tenía el empeine y el arco muy altos), ni era «una belleza exquisita». En este punto, decidió cambiar de objetivo y centrarse en el teatro.

Consiguió su meta cuando se convirtió en actriz suplente de Carol Haney en The Pajama Game; Haney se rompió su tobillo, y MacLaine le reemplazó.

Unos pocos meses después, con Haney aún fuera de servicio, el director-productor Hal B. Wallis, que estaba entre el público, tomó nota de MacLaine, y la contrató para que fuera a Hollywood a trabajar para Paramount Pictures.

Más tarde, Shirley demandaría a Wallis sobre una disputa contractual, un pleito que se cree que ayudó a erradicar el antiguo estilo de gestión de actores por parte de los estudios.

Su primera película fue Pero…¿Quién Mató A Harry?, de Alfred Hitchcock, en 1955. Su carrera en el cine está ahora en su quinta década; al no haber basado su éxito en la belleza, MacLaine ha podido prolongar su actividad sin sufrir el trastorno que supone envejecer.
MacLaine fue nominada al Premio Óscar a la mejor actriz cinco veces: en 1958 por Como un torrente, en 1960 por El apartamento, en 1963 por Irma la dulce, en 1977 por Paso decisivo y en 1983 por La fuerza del cariño (Terms of Endearment), película con la que finalmente ganó. En 1975, también recibió una nominación por el mejor documental corto por su documental The Other Half of the Sky: A China Memoir.

Recientemente apareció como la abuela materna de Cameron Diaz y Toni Collette en En sus zapatos, y en 2008 grabó una coproducción europea, en formato teleserie, encarnando a Coco Chanel. Dirigida por Christian Duguay, esta película se estrenó en el canal español TVE en junio de 2009.

MacLaine estuvo casada con el hombre de negocios Steve Parker hasta 1982. Tuvieron una hija, Sachi Parker (n. 1956). Shirley se divorció después de saber que Steve le había mentido sobre su infancia en Japón, y que había transferido todo el dinero de ella a la cuenta bancaria de su amante japonesa durante estos años.

Durante algún tiempo, MacLaine expresó su creencia de que era una encarnación de una princesa inca, debido a sus prácticas esotéricas acerca de la reencarnación. También hizo el Camino de Santiago en España, levantando expectación.

MacLaine encontró su camino en muchos libros de casos de la escuela de Derecho cuando demandó a la 20th Century Fox por incumplimiento de un contrato. Ella iba a interpretar un papel en una película titulada, Bloomer Girl, pero la producción fue cancelada.
Twentieth Century-Fox le ofreció un papel en otra película, Big Country, Big Man, para intentar salir de su obligación contractual de pagarle por la película cancelada. El rechazo de MacLaine llevó a una apelación por la Twentieth Century-Fox a la Corte Suprema de California en 1970, donde la Corte dictaminó en contra de ellos. Parker v. Twentieth Century-Fox Film Corp., 474 P.2d 689 (Cal. 1970).
 
 

Final de Encuesta

El Final de la Encuesta
Por: Darío Valle Risoto
Votaron 119 personas en nuestra encuesta al final del blog donde preguntamos cual era su opinión sobre este, vamos a suponer que cada voto corresponde a un lector porque al menos a mí se me hace imposible votar dos veces en otros blogs y además sería absurdo hacerlo.
Estos son los votos:
El Blog es muy malo: 10, 
Es Malo: 01, 
Es regular: 05, 
Está bien: 16, 
Es muy bueno: 42, 
Es Excelente: 45.
Debo por lo tanto agradecerles y mucho a la mayoría grande de opiniones positivas y sobretodo a aquellos que lo calificaron como “Excelente” porque de ninguna manera lo es y la excelencia solo se ve como un horizonte inalcanzable para quién suscribe, de todas maneras esos votos denotan una buena cosa en lo afectivo, por otro lado esperemos que los diez que lo calificaron como “Muy malo” nos envíen comentarios de como mejorarlo porque tanto como no somos excelentes tampoco somos pésimos y siendo realistas sabemos que estamos dentro de lo regular a bueno, esto dicho sin falsas modestias y tratando de ser realista al máximo.
Eso sí, este blog tiene incontables fallas en la redacción de los artículos porque soy un apurado cuando cuelgo notas y casi siempre al revisarlas encuentro horrores gramaticales varios, si por eso se trata de que el blog es muy malo, estoy totalmente de acuerdo pero si es porque manifiesto desde mi perfil que soy ateo y anarquista es no por hacerme el raro sino para que los cristianos y los fachos entre muchos otros, sepan que lo que van a leer puede afectarles la sensibilidad.
Creo que realmente este blog Está Bien, pero que puede mejorar, también le debo agradecer a los muchos colaboradores y  lectores asiduos o no, el entrar a estas letras sobre incontables temas que me gusta compartir con ustedes, especialmente les dejo mi gratitud a aquellos que dejan comentarios sobretodo porque en su gran mayoría no solo son para dar las gracias sino también para aportar datos, hacer preguntas o dejar sus opiniones sobre aquellos temas que les interesan.
Bien, a punto de terminar el año y sabiendo que para nada cantidad tiene que ver con calidad de todas maneras les agradezco mucho por estar porque en los últimos meses las visitas casi han sido la tercera parte en cantidad del total de ellas desde el 2008 que comenzamos con esta aventura  de compartir notas, cuentos, poemas y comentarios desde la capital del país sin nombre.
Darío Valle Risoto

Como una Gran Quermese

Como en una quermés eterna

Por Darío Valle Risoto
Técnico en Comunicación Social

Analizar los medios de comunicación hoy en comparación a estos mismos medios hace unos veinte años pasa insoslayablemente por la inevitable mención a una nueva estética que se manifiesta de diversos modos, siempre dentro de un concepto bizarro de lo que significa tanto información como entretenimiento.

Debemos reconocer que hoy se frivoliza y se hace hincapié en toda nota que tenga relación cercana o lejana con lo sexual, escatológico, retorcido y/o bizarro. Esto no solo acontece en los programas de entretenimiento, desde el tratamiento mismo de los noticieros se advierte (Lucha por el rating mediante) una ininterrumpida carrera hacia la noticia que manifieste los síntomas antedichos. Un tramo aparte le debemos aportar al desfile “moralizador” o “sentimentalista” de las teletons y todo espectáculo que se edifique con cualquier fin loable empero teñido de circo beat que hoy día parece necesario para atraer a las masas.

Por otro lado sería difícil determinar la brecha antes clara entre el periodista y el artista o entre el cómico y el político, todo parece mezclarse como aquellas viejas quermeses donde se podía jugar al tiro al blanco junto al stand de la cruz roja. Lo tradicional sucumbe frente a una estética de juego multicolor y se hará una nota frívola donde sea sin mediar barreras éticas o morales. Parece que todo está dirigido a entretener cueste lo que cueste y las barreras de estilo caen frente a una “Tinellización” de los medios.

Parece imposible que no existan programas radiales donde la gente colectivice su miserable búsqueda de placer y socialice sus gustos sexuales así como sus problemas afectivos frente a la audiencia. He notado una tendencia casi enfermiza por contar “cosas raras”, como si fuera una droga necesaria y aportar “datos chanchos” con menor o mayor anonimato donde se podrán deslizar tabúes derrocados por la imaginación de los intérpretes, porque debemos reconocer que en la mayoría de los casos la gente inventa cosas. Y si fueran verdad ¿Debería importarnos?
Probablemente la creatividad haya fenecido hace unos años frente a la vulgaridad de los medios y es imposible pensar por ejemplo en hacer un programa de entretenimientos o de humor como existían antes si los medios cuentan con todo el resto de la programación como competencia.

Parece que pocos sufrimos de “vergüenza ajena” al escuchar en radio o ver en televisión como la mayoría de la gente sufre de inmadurez afectiva o de estupidez congénita al repartir al aire datos de su vida personal que solo a ellos debería incumbirles, pero también debemos reconocer que la audiencia ha acrecentado un “voyeurismo de churrasquería” que da espanto.

Así que de medios encorsetados donde la censura y autocensura sembraban las pautas de los diversos rubros a saber: noticieros, programas Magazine, eventos y entretenimientos, etc.; todos ellos se han entremezclado aportándonos a un montón de conductores idiotas con el insulto a flor de piel y una tendencia suicida a la frivolidad y las transgresiones más infantiles.

No se trata de censurar una muestra espontánea y expresiva de los actores sino de advertir que la radio y la televisión parecen contar con una inagotable cantera de estúpidos de todos los colores y formatos que creen que deberíamos pasar las veinticuatro horas del día contándonos chistes porque el mundo es algo más que eso, mucho más. De los medios, los escritos todavía cuentan con un poco de coherencia en el estilo y felizmente aún podemos leer la noticia de un asesinato o de un atraco sin bromas pero será cuestión de tiempo tal vez para que también lleguemos a esto.

Esperemos que no suceda por el bien del buen gusto.

Aquella Mulata (Cuento)

Aquella Mulata
Por: Darío Valle Risoto

Aquel verano viajé a regañadientes al Brasil, Pablo y Marcelo me llevaron a un lugar que según ellos era: “El paraíso en la tierra macho”, el último término “Macho” es más bien cosa de Marcelo que no se destaca por ser muy bien hablado, sin embargo ambos son excelentes tipos si uno puede soportar sus delirios.
No recuerdo bien el nombre de esa pequeña playa, creo que se llamaba “Camarao” o algo por el estilo, la verdad que el portugués siempre me produjo un cierto desasosiego, peor aún que el que me puede producir el Chino o el Ruso
Yo no hubiera debido viajar, hacía solo seis meses que había muerto mi madre y no me sentía con ánimo de intentar aventuras y menos con dos famélicos que apenas paramos en el hotel se metieron a cargarse a una camarera que era tan culona como fea… pero en fin.
Pero la vida continua nos guste o no nos guste y haciendo de tripas corazón traté de no empalidecerles las vacaciones y eran solo quince días de palmeras, garotas y mucho alcohol lo que no está nada mal si uno quiere romper la rutina además de su hígado.
Me putearon porque no llevé short y Pablo tan atento cortó un pantalón Jean que yo amaba haciéndome unas bermudas que debo reconocer me aportaban un aire… ¿Cómo decirlo?, así, de pelotudo con bermudas cortadas.
__Podría haber comprado algo en el hotel, pero ya lo cortaste.
__ Tenés razón, bueno, pero debes reconocer que te quedan pochochas.
__ ¡Anda a cagar!
La playa era como una enorme media luna de arena salpicada por algunas palmeras, el mar estaba de un verde esmeralda que quitaba el aliento y también me quitaban el aliento mis dos queridos amigos que gritando como dos desalmados corrieron hasta meterse en el agua dejando un reguero de bolsos, gorros y todo lo que llevaban encima que me tuve que ocupar de juntar como si fuera la tía vieja de dos niños de siete años.
Chapoteaban como si hubieran visto una playa por primera vez y gritaban ordinarieses cada vez que una chica pasaba cerca, temí por un momento que nos llevaran presos pero por suerte no entendían bien el castellano o eran suficientemente inteligentes para no darles bola.
Entonces me senté en la arena y debí respirar ese aroma salado del mar para tratar de comprender que ya no estaba en Montevideo y que tal vez ese viaje era buena idea antes de seguir clavado frente al ordenador tratando de escribir algo mínimamente interesante.
Salieron del mar al rato y se me sentaron en frente, estaban agitados y pletóricos de hormonas.
__ ¿Viste que culos?
__ ¿Viste que tetas?
__ No griten ché, aunque hablemos otro idioma no esta bien, seamos un poco más…
Entonces la vi, era como si esas viejas películas donde la mujer solitaria se va a bañar mientras el hombre la mira desde la proximidad de una soledad que…
__ Danielito… ¡Como te miró esa mulata!
Danielito soy yo.
__ Creo que nos miró a los tres a la vez, y déjense de babearse que ya habrá tiempo de…
Pero era cierto, como si la playa hubiera quedado desierta, ella había pasado con su delgado cuerpo color aceituna y unos cabellos negros como el azabache y todo, todo resaltaba con sus tangas amarillas y un enorme pareo de diversos colores cálidos.
Pero un segundo de distracción fue suficiente para verla desaparecer zambulléndose en el mar y por más que fui a nadar un poco para verla más de cerca la perdí de vista.
A la llegada del mediodía el calor llegaba casi a los treinta y cinco grados y volvimos al hotel para almorzar, en la tarde decidimos separarnos, en realidad ellos querían salir al casino y yo preferí no tentar mi suerte y deambular por el puerto para conocer el lugar, entonces quiso el destino o mi suerte que en un pequeño bar de esos que tienen mostrador a la calle la volviera a ver.
Estaba sentada y por suerte sola, se había cambiado, ahora un conjunto de pantalón corto blanco y blusa igual le daban a su ensortijado cabello negro el marco perfecto para que su rostro exótico me volviera a embriagar.
__ Daniel Funes. __ Le dije sin saber que decir.
__ ¿Argentino?
__ Uruguayo, ¿Brasileña?
Sonrió y me señaló la silla vacía enfrente de ella.
__ Soy Brasileña pero vivo en Berlín, mi marido es alemán.
__ ¡Debí suponerlo!, No podría existir una mujer tan hermosa como usted sin que alguien no haya caído enamorado antes como lo hice yo,
Su risa fue como una catarata enorme de alegría y sorpresa, todos nos miraron, ella con un par de lágrimas saliéndoseles de los ojos me tomó las manos y levantándose me dio un beso en la mejilla que me sonrojó como un tomate.
Los minutos volaron cayéndose con la tarde y un cielo difuminado de rojos intensos con algunos tintes violetas detrás de su silueta perfecta, se llamaba Doralice y yo trataba por todos los medios de que el tiempo se detuviera en esa imagen fantástica.

A la mañana siguiente volví al hotel, los muchachos me recibieron como si fueran mis padres puteándome como si fuera un chico por no avisarles que no iba a pasar la noche con ellos.
__ ¡Incluso te trajimos una mina para vos! __Gritó Marcelo.
__ Bueno, pero nos la repartimos. ___Dijo Pablo sin ningún prejuicio.
__ ¿Les cobraron mucho? __Pregunté seguro de que eran putas.
__ ¿Qué te crees?, Las conocimos en la playa. ___Dijo Pablo.
__ Nos costaron menos que el casino, casi nos quedamos en pelotas, menos mal que a último momento saqué un pleno y recuperé todo. ¿Y vos?
__ Tranquilo, caminé por aquí y por allá, conocí a la mulata de la playa, ¿Recuerdan?, Se llama Doralice, hicimos el amor tres veces, todavía me tiemblan las piernas, lástima que se vuelve hoy de tarde a Europa, es casada.
Ambos me miraron y luego cruzaron sus vistas.
__ ¡Déjate de joder Daniel, siempre con tus cuentos!

FIN

Skyline

Skyline
Por: Darío Valle Risoto

Imaginemos que metemos en una gran olla partes de: La guerra de los mundos, el monstruo de Cloverfield (O como sea que se escriba), Día de la independencia, lo aderezamos con una pizca de cierta escena de Predator 2 y luego le ponemos unos cuantos actores de segunda clase ¿Qué tenemos?: ¡Parapapammm!: Skyline.

Vamos a tratar de respetar a aquellos que tienen cinco años recién cumplidos o que están tan drogados que les gusta cualquier pedorrés: esta película apesta de principio a fin. Traté, miren que traté de buscarle la vuelta y me resultó aburridísima, cada escena que podría ser bien resuelta termina a las patadas como si los autores y/o directores quisieran hacer algo mal a propósito, es raro pero estoy casi seguro que es así.

No se porqué cuando se tienen ganas de continuar con algunas ideas buenas como las de las películas ya citadas, menos la del monstruo patudo de Cloverfield, no se trata de aportarle cosas un tanto creativas, pero no, parece que hay un publico tan poco exigente que se banca cualquier burrada con tal que tenga luces y bichos con tentáculos. Lamentable.

Podemos si decir que el final es bastante creativo más desacertado como gelatina con albóndigas, no se me pueden ocurrir menos de veinte finales mejores que esta tontería del cerebro que sigue amando a la mina embarazada y entonces…
¿Para que se lo voy a contar?, de todas formas algunos valientes y arriesgados la van a ver y tal vez con algo de sentido bizarro que les hará falta hasta les guste y todo.