Final de The Walking Dead

Finaliza la primera temporada
Por: Darío Valle Risoto
Bien, recién ayer vi el último capítulo, el 6to de esta serie que al menos en Uruguay ha consitado gran atención entre el público medio friki que lo hay, también alguno normal se quedó conforme con esto.
Es bueno reconocer que todos los capítulos fueron interesantes y los guionistas sabiamente supieron manejar los tiempos reflexivos junto a los de zombies y los consiguientes desparramos de fluidos varios. Por otro lado no se exageró demasiado con el tema religioso aunque nunca los yanquis se desprenden de alguna frase tipo: “Es el castigo del señor” o pedorreces de esas.
Hay suficientes puntos que quedaron ciegos como el del tipo que se cortó la mano o el tema del helicóptero que según parece vio el protagonista y esto es bueno para engancharnos con la segura segunda temporada que prometen para alrededor de octubre del año que viene, de todas formas tengo como setenta comics de donde viene esta interesante historia para seguir poniéndome al día.
Muchos e inesperados giros en la historia nos demostraron también que se pueden hacer series inteligentes aún dentro de una fantasía de muertos vivientes, esperemos que el rumor de que para la segunda temporada echaron a los escritores y van a  contar con guionistas freelance no signifique un fracazo.

The Dog Problem

The Dog Problem
Por: Darío Valle Risoto

Cuando un novelista en el declive de su salud mental debe abandonar la terapia con su sicólogo este le aconseja que se consiga una mascota y así lo hace.

Bien llevada esta idea simple y concreta de un hombre común y corriente tiene ribetes tragicómicos y algo siniestros, cuando su perrito se sitúa en medio de una disputa por deudas. El protagonista conoce a una chica en esos parques donde la gente lleva a los perros en el primer mundo (En Uruguay cagan en todas partes) y descubre que tiene un trabajo poco ortodoxo, felizmente tiene un gran amigo que le brinda su apoyo pero no será menos interesante que este cuando se dedica a fotografiar chicas.

El viejo método de tener nuevos compromisos a veces funciona para disipar ciertas neurosis personales con tal de cuidar a alguien o a un perrito muy normal que sin embargo tiene puntual importancia en la historia.
Creo que lo más interesante de esta historia gira en Giovanni Ribisi uno de los mejores actores jóvenes del cine usamericano que bien se merecía un protagónico luego de varios años paseando como secundario de lujo. (El hermano de Phiby en Friends).

Por otra parte este es un cine bastante frecuente en usamerica donde aún se apela a los guiones y con escasísimo presupuesto pueden llegar a superar con mucho a las cabezas de cartel con que nos tienen bastante saturados últimamente, La recomiendo si quieren ver un cine casi de autor, su director se llama Scott Cann que también interpreta al amigo, será de no perderle la pista…creo. 

Le petit Nicolas

Le Petit Nicolás
Por: Darío Valle Risoto

Estamos frente a una más que disfrutable comedia que gira en torno a las peripecias del pequeño Nicolás y sus compañeros de primaria en una escuela de Francia. Historia inspirada en un cómic del que se desprende dándole realismo a un grupo de niños con especiales características hacia una historia que en ningún momento tiene un descanso que nos separe del entretenimiento.

Muy buenas actuaciones, ambientación y un guión donde la inocencia infantil tiene lugar también para anécdotas donde los adultos se verán íntimamente involucrados como la invitación de un jefe a cenar a la casa de Nicolás con los consiguientes problemas de “Comunicación”, ni les voy a contar lo que sucede cuando el fantasma de un nuevo hermano usurpador se cierne sobre su perfecto hogar.

Muchos de sus compañeros tienen también sus perfiles, está el infaltable gordito, el millonario, el tonto y desde luego que el sabelotodo que también es muy alcahuete de la maestra, así que de
esta manera nada le podemos echar en falta a una excelente película que a los jovatos nos recuerda viejos tiempos y a los jóvenes hará reír por igual.

Magistralmente ambientada, dirigida, actuada y escrita es una insuperable forma para escapar aunque sea por un ratito de aliens, disparos y nenas en tanga.

Montevideo huele muy mal

Recibo y Publico
Por: Pablo Romero
 
Estimados/as, los invito a leer el siguiente texto (escrito unas horas antes de que finalmente la Intendenta decrete la esencialidad) y a debatir sobre el tema -con el debido respeto, más allá de las saludables e inevitables diferencias de opiniones-, dejando sus comentarios en mi blog www.romeroweb.com (o  http://pabloromero7.blogspot.com).
Abrazos,
Pablo

Montevideo huele muy mal

Montevideo parece estar convirtiéndose en la capital de la basura, rehén de un conflicto desencadenado una vez más por la peor expresión del sindicalismo uruguayo, título que merecidamente se llevan los integrantes de ADEOM. Este sindicato de trabajadores municipales -que desde hace años para obtener sus desmedidos privilegios apela permanentemente con notable éxito a castigar de variadas formas a los pobladores de la capital como mecanismo sistemático de efectiva presión a las autoridades- se ha erigido como el verdadero polo de poder político de nada más ni nada menos que el segundo gobierno en importancia de nuestro país. Incontenibles ya en anteriores administraciones del Frente Amplio, parecen haber encontrado aún mayores facilidades en un gobierno municipal llevado adelante por representantes del Partido Comunista (PCU), minoritario sector de la izquierda uruguaya que obtuvo el manejo del poder en Montevideo tras su alianza con Mujica y el MPP, quienes le devolvieron -para la ocasión del reparto político del poder de cara a las elecciones municipales- el favor recibido por el apoyo de los comunistas en el Congreso frenteamplista del 2009 (en aquel momento, el PCU y el MPP se aliaron para desacreditar la candidatura presidencial de Astori en favor de la de Mujica (MPP) y luego volvieron a unirse para favorecer la candidatura a Intendente de Ana Olivera (PCU) en contra del candidato socialista Daniel Martínez).

Es importante recordar, además, que varios integrantes de la directiva de ADEOM son activos militantes del PCU, lo cual en buena medida colabora con que el conflicto sea aún más difícil de resolver por parte de la Intendenta Ana Olivera, quien se muestra demasiado comprometida con su sector político, olvidándose que debería gobernar para todos los montevideanos, convirtiéndose así en un punto muy débil al momento de ejercer efectivamente el gobierno y la autoridad.

Mientras la basura comienza a pudrirse en nuestras calles –proceso que se acelera con esos días de altas temperaturas- y lentamente nos acercamos al límite de comenzar a tener problemas sanitarios, algo huele muy mal también a nivel político.

¿Quién finalmente ganará esta pulseada entre ADEOM y el PCU? De momento, perdemos todos los montevideanos con un sindicato abusivo y carente de solidaridad y un gobierno que se olvida de gobernar y se muestra absolutamente ineficaz para resolver el conflicto desencadenado por sus propios compañeros de otras luchas -y por un modus operandi que tan bien conoce y que siempre ha alentado desde su concepción de cómo el sindicalismo debe actuar para obtener sus reclamos corporativos-. En algún punto, enfrentarse a su propio espejo parece que ha dejado paralizada a la Intendenta y a la capacidad de gobernar del PCU.

Quizás sea tiempo de que Mujica y su gobierno –que carga con varios frentes de conflictos con otros sectores sindicales que parecen irse “adeomizando”, adoptando una receta que resulta altamente exitosa frente a gobernantes de izquierda- asuma también la responsabilidad de este enredo que en buena medida le corresponde. El espectáculo de la impotencia del gobierno central y el gobierno municipal frente a los reclamos abusivos de los sindicatos privilegiados de nuestro país, genera una sensación nada saludable en el Uruguay de estos días: las autoridades elegidas parece que no son quienes efectivamente mandan, sino que el poder está en manos de las cúpulas sindicales –particularmente las vinculadas a sectores minoritarios de la izquierda uruguaya-. ¿Son, entonces, estos sectores los que marcan la cancha y efectivamente gobiernan en nuestro país? Del presidente Mujica y la Intendenta Olivera -provenientes precisamente del MPP y el PCU, sectores dominantes del aparato sindical uruguayo- depende que esta situación se modifique y que gobiernen aquellos que sí hemos votado. Bastará con que ejerzan el gobierno y la autoridad (que no supone autoritarismo), para lo cual cuentan con toda la legitimización popular y con el aval de la amplia mayoría de los uruguayos, que son los que en definitiva se perjudican a diario con esta situación de conflicto permanente.

¿Qué siguen esperando nuestras principales autoridades? ¿Hasta cuándo debemos aceptar ser pasivos espectadores y víctimas de esta situación de patoterismo sindical y falta de ejercicio del principio básico de autoridad por parte de los gobernantes? ¿Hasta cuándo la imposición de la prédica de los derechos por sobre toda forma y práctica de responsabilidad? En tanto, en cada esquina de Montevideo, el olor reinante parece ser una viva metáfora de la actual situación política en el país, dominado por los conflictos sindicales.