Mi Drogada Soledad

Mi Drogada Soledad
Por: Darío Valle Risoto

Un golpe de dedos eléctricos
Una mano invisible
Un silencio exquisito
La comisura de sus labios
Desnuda el alma y abrazada
La piel de los amantes.

Me caí en un mundo de sueños
No fue el alcohol
Ni mí drogada soledad
Solo la necesidad lasciva
De recorrerla lentamente
Como conquistando la Luna.

Ella suspiraba y era la gloria
Entrar a su universo de humedad
Las estrellas explotaban
A cada orgasmo lujurioso
Cuando la tarde moría viciosa
Y la radio con su rock and roll

No quisimos despertarnos
Pero vino un día intruso y odioso
Que nos quitó el refugio del pecado
Y nos devolvió a nuestros espejos
Su esposo y mi rostro cansado
Al afeitarme nuevamente
De frente a mi drogada soledad.