Esto NO Es Anarquismo

Esto NO ES Anarquismo
Por: Darío Valle Risoto

Vivo por la calle que se ve a la izquierda de su vista al costado del muro de la foto, por lo tanto observé a través de los días el lindo trabajo que estaban haciendo un grupo de personas para darle algo de color y vida a un barrio que está lleno de basura y en una pared donde solo se pintan consignas, muchas de ellas perimidas cuando no absurdas.

Hace unos días encontré que un imbécil o un grupo de ellos, habían tachado parte de este pero no había advertido que firmaban como: Alternativa FM 105.5, radio en la que trabajé durante siete años interrumpido tres veces en mis ciclos de programas por una única razón: Me iba frustrado por un grupo de gente en su mayoría suficientemente idiota como para creer que Anarquismo es tomar alcohol, rascarse las bolas e irrespetar el trabajo o la creatividad ajena, no digo que todos mis “Compañeros” fueran así pero la prueba está en que los que valían (O valíamos) la pena dejamos la radio.

Por lo tanto esto me duele en lo personal porque involucrar el nombre de una radio comunitaria donde hice más de 500 horas al aire tiene el sabor amargo de no haber hecho realmente nada y mucho menos ser oído en incontables asambleas, donde siempre luché para que en el recinto de la emisora no se fumaran porros, no se tome alcohol, etc. Para dar una imagen digna que pueda atraer a una emisora de Rock and Roll a la gente del barrio que ya sabemos está para otro tipo de música en su gran mayoría. Los que quedan son o delincuentes o cómplices que es más o menos lo mismo pero no Anarquistas o al menos lo que yo entiendo como Libertario.

Pintar muros con consignas parece ser la única militancia de pibes que nunca se ganaron el pan y tienen o padres y/o abuelos que los mantienen: “Lindo el nenito revolucionario, ayer lo saqué de la comisaría porque le patearon el culo por joder propiedad pública”. Triste mérito si queremos cambiar el mundo, que se le va a hacer.

Publico esta carta de repudio con mucho dolor porque no puedo evitar sentirme culpable, por lo menos de no haberles roto la boca a tantos gansos que se la pasan lanzando consignas y lo que realmente hacen es trabajar para una sociedad fascista de las peores. ¡Qué tristes las explicaciones dadas a quien les fue a pedir una explicación por tremendo insulto a esos niños!
¡Que radio plancha de mierda!

Antes

Después

Recibo y Publico:

En las primeras semanas de noviembre, decoramos un muro en la calle San Quintín casi Garzón, barrio Belvedere. Los dibujos ilustraban una canción del maestro Esteban Klisich, músico nacido en este barrio.
La tarea estuvo a cargo de niños en edad escolar, que concurren al taller de expresión plástica ““Barcos y Banderas”, cito en la calle Linterna 265 del mismo barrio. Colaboraron con la tarea los padres, jóvenes alumnos de otro curso y niños vecinos.
Este taller, dirigido por Pedro García y Liliana Testa, funciona desde el 2007 y tiene sus antecedentes en el taller del Prof. Dumas Oroño, con quien nos formamos y trabajamos muchos años. Ya en aquel taller, decorar algún muro del barrio con los niños formaba parte de las actividades regulares, que propician la expresión por el arte y la posibilidad de un quehacer colectivo,
formador en sí mismo y particularmente beneficioso para los demás. El taller le regala al barrio un muro decorado.
Es así que realizar esta actividad, una vez al año como fin de curso, se ha hecho una tradición y, cuando no hemos podido realizarla, los niños la reclaman.
Brevemente, diré entonces que, hasta la fecha, decoramos con este nuevo taller 5 muros. En los dos primeros, tomamos como referencia los derechos del niño y en particular el derecho al juego, tan importante como cualquier otro. En uno de ellos (ubicado en Lucas Obes y Agraciada), participó además un grupo de niños de la Escuela Especial Nº 203, que en ese momento también venían al taller.
En el 2008, la Organización de las Naciones Unidas en Uruguay llamó a un concurso de murales, festejando los 60 años de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Decidimos participar, tratando de no crear expectativas con respecto a lo competitivo y sí trabajando el tema con técnicas de juego, lo que llevó a los niños a apropiarse y entender muchos de los derechos enunciados, para representarlos en el muro, cada uno de acuerdo a sus posibilidades. Al igual que en ocasiones anteriores, procuramos la integración con otros niños, en este caso los que habitan el Hogar Especial del INAU, cuyo muro decoramos sobre la calle Carlos Mª de Pena, esquina José Castro. Culminamos la tarea con una fiesta en el Hogar, con títeres y juegos.
En el 2009 pintamos otro muro, en el CAIF “La Tortuguita” del barrio Capra, a pedido de padres y docentes.
Cada vez que pintamos un muro, fuimos felicitados por los vecinos, los destinatarios, que veían con entusiasmo cómo suplantábamos el enchastre con la alegría del color, en la expresión genuina de un arte infantil, surgido como en un juego y referido siempre a valores universales compartibles por todos, más allá de credo o ideas políticas. El largo muro pintado hace unas semanas no fue la excepción.
Como hicimos siempre, hablamos con la gente de la casa, que nos autorizó con beneplácito. Nos costó mucho trabajo prepararlo, sacar las innumerables capas de pegatinas y pinturas; con la ayuda de los alumnos más grandes, estuvimos todo un día para limpiarlo. Luego le dimos una mano de buena pintura blanca, como fondo. Esta pintura y la de color la compramos en la fábrica que está en frente y ellos colaboraron haciéndonos una buena rebaja, cuando se enteraron para qué era.
En los días previos, trabajamos el tema en el taller. La canción elegida, de Esteban Klisich, se llama “Chamarrita de los artistas “y habla de un hipotético pueblo donde los artistas no son respetados en sus derechos y se van. Cuando esto sucede, dice uno de sus versos: “Adormecida y vacía sin memoria ni canción, la gente siguió su vida pero nadie la cantó”
Los niños de a poco se fueron adueñando de la canción, se repartieron las cuartetas, organizamos equipos, trabajamos primero en pequeño formato, luego agrandamos la escala, en forma individual, luego de a dos, etc. Nos preparamos, procuramos que sea divertido y bien hecho, ya que este y otros murales exigen mucho trabajo previo, por parte de los adultos y de los niños. Hay que ponerse de acuerdo en lo que va a hacer cada uno, respetar y valorar lo que hizo el otro, aceptar la sugerencia o la crítica, estimular para vencer los excesos de autocrítica, hacer más de una versión de lo que se quiere expresar. Después viene la más brava, si bien la actividad les encanta, no es lo mismo trabajar en el taller o en la casa, con el aliento de docentes o padres, que hacerlo en plena calle. Hay que enfrentarse al gigantesco muro y toda esa gente desconocida que pasa y mira, aguantar algún comentario no muy atinado de algún vecino, lograr los cambios de escala, que no se te chorree, superar el “me quedó espantoso“, etc. Pero, todo se supera por las ganas que tenemos de poner ahí, en el muro de nuestro barrio, la canción de nuestro músico y el arte de los niños; todo se supera porque somos un colectivo, integrando además por niños de la cuadra, que nos piden participar. Los vecinos empiezan a pararse, cuando ven aparecer las primeras formas y colores, leen la letra de la canción, felicitan a los niños, se produce el intercambio amistoso con gente que no conocemos, los vecinos están contentos, nosotros también. Los padres ayudan, sacamos fotos, viene Esteban, con su esposa y un alumno mexicano que queda encantado, filma la obra y nos hace preguntas. Nos pregunta por qué hacemos esto y le decimos que el arte es un lenguaje para expresar ideas y sentimientos, que estaría bueno que todos los niños lo pudieran hacer, porque es una actividad integradora y porque nos queda lindo. Le explicamos también que la canción de Klisich habla de una ciudad, que podría ser esta, donde muchas veces el arte de nuestros creadores es ignorado y sus derechos no son valorados y está bueno hacerlo conocer pintado en colores. Luego alguien comenta “ojalá lo respeten”. Todos los murales que pintamos anteriormente fueron respetados, esperábamos lo mismo en este caso. A lo sumo, estábamos preparados para la acción de algún descerebrado de los que suelen trasladar a cualquier muro sus desavenencias futboleras, en el estilo que los caracteriza.
Jamás se nos pasó por la cabeza que, unos sujetos que dirigen una radio comunitaria, ALTERNATIVA 105.5, con sede en la calle Gral. Hornos (Nuevo París), tacharan con una franja de cal el centro del mural, cruzándolo en todo su largo, para escribir sobre ella el siguiente texto: “En este muro falta el dibujo del niño Santiago asesinado por la policía. Firmado: Alternativa 105.5”
El pasado domingo 26 de diciembre, a las 19hs, fui a hablar con ellos. Me aseguré, por que así lo dijeron, de que habían sido los autores. Fui para decirles lo que pensaba sobre lo que habían hecho, lo hice antes de escribir esta carta de denuncia pública de semejante salvajada, perpetrada por gente que pregona por la justicia social y la solidaridad.
Les pregunté por qué usan una circunstancia terrible, como el asesinato de un niño, hecho repudiable para cualquier persona y digno de ser denunciado, pero que de ninguna manera podemos admitir que se lo haga pasándole por arriba al esfuerzo, al trabajo, la alegría y la entrega de un grupo de niños, de los padres que ayudaron y de todo un barrio que cambiaba cara seria por sonrisa cuando miraba nuestro trabajo.
Les pedí que pidieran disculpas, lo menos que podían hacer, ya que el muro está arruinado, que pidieran disculpas a los niños, al barrio, porque el mural es del barrio.
“De ninguna manera” me contestaron y entre los argumentos que me expresaron, en medio de un discursito de lugares comunes recuerdo dos: primero, que los muros están para ser pintados, no importa si hay allí un trabajo, como en este caso, y, segundo, que los niños que participaron de esta actividad eran unos privilegiados.
Esta frase es expresada sin temor a equivocarse, sin preguntar nada, ni saber absolutamente nada de los niños y de sus familias, todos ellos trabajadores comunes y corrientes. Con la soberbia del que se cree que la tiene clarísima, traslada la lucha de clases a la infancia, “estos son privilegiados y pueden, aquellos son pobres y no pueden”, y, en una suerte de lógica perversa, se arrojan el derecho de pasarle por arriba al trabajo de los niños. Toman como excusa un hecho terrible, como el asesinato de un niño, para tachar la actividad de otros niños, tan niños como todos.
Me viene a la cabeza el grito de Millán Deastray ante el discurso de Unamuno en Salamanca, ese grito que oponía fuerza bruta a la inteligencia. Una acción brutal contra la sensibilidad y el arte de los niños.
La denuncia del asesinato de un niño, se llame como se llame y en el lugar que sea, necesita de mejores personas, que sean capaces de actos inteligentes, que respeten al semejante, trabajadores y trabajadoras de nuestro barrio, que practiquen de verdad la solidaridad, que reconozcan en el arte, en la poesía, un lugar donde podemos ser mejores.
La denuncia de un asesinato, de cualquiera, debiera estar asociado a la vida y la vida se merece mejores personas que la defiendan. Estos asociaron una causa justa a un hecho brutal, no han hecho más que subirse al mismo peldaño que cualquier brutal asesino.
A pesar de todo, vayamos con los poetas que siempre nos salvarán, como dijo Antonio Machado: “Hoy es siempre todavía”. Queda mucho muro por pintar y, quién te dice, el año que viene otra vez a defender la alegría, se lo merece el barrio, nosotros y todos los niños.

PEDRO GARCIA LANZA
Docente y artesano
LILIANA TESTA
Sicóloga y artesana ceramista
Rogamos difundir esta carta a todos los medios y contactos posibles. 
Gracias

Zone of the Dead

Zone of the Dead
Por: Darío Valle Risoto

A estas alturas hemos visto alguna película que otra del género y esta podríamos situarla en un buen lugar más tampoco es la gran cosa, tal ves su mayor logro es que sea de origen Serbio y por lo tanto bastante original en ese sentido aunque sea una coproducción con Italia y España.
La versión a la que accedí sin embargo es en inglés y desconozco si fue hecha en su idioma de origen o como tantas producciones que pretenden acceder al mercado internacional ya se presentan en esa lengua.

La historia entra en los tópicos habituales y se centra principalmente en un grupo de policías que traslada a un sospechoso hacia el aeropuerto y en un demente que escapa de un sanatorio para combatir a los zombies como si fueran la manifestación de esos habituales panfletos bíblicos sobre el fin del mundo, la muerte, la bestia y preciosidades por el estilo.
No falta la incorporación de un muy menor actor norteamericano para darle algo de lustre, me supongo, ni la teoría sobre la plaga desatada luego de la exhumación de unos cadáveres y la consabida matufia del ejército para usar la cosa como arma, incluso muy buena resulta la teoría de que en Chernobyl pasó algo igual anteriormente y fue oculto con el verso del derrame nuclear.

Los zombies tienen un 7/10, sangre suficiente, alguna originalidad menor como una no muerta en bolas que me hizo pensar en mi idea de: ¿Uno se podría follar una zombie?, final muy a lo resident evil con una especie de súper zombie gritón y bien en general tratándose de un trabajo de muy bajo presupuesto y viniendo de donde viene, hay unas cuantas películas del género hechas en Zombielandia (Estados Unidos) que apestan, así que se deja ver. Todo sea por esperar a la segunda temporada de The Walking Dead que si se deja ver aunque no tenga muertas en bolas.

Fijense en el tipo que se tira en el aire disparando su arma totalmente al pedo y solo para darle espectacularidad a la escena