Riff en mi memoria

Riff en mi memoria
Por: Darío Valle Risoto

Parece mentira que pasaron tantos años desde que escuché a Riff en ese disco grandioso llamado “Ruedas de Metal”, supongo que cada uno de ustedes debe tener algún disco de esos en que solo colocarlo en el equipo basta para que se disparen montones de imágenes de amigos, momentos, situaciones, etc.

Recuerdo el apartamento de Juan en Capurro y a él tocando con la petisa, el flaco y el Tucho todos los temas, en orden y exactamente de este disco y después seguir con “Pantalla del mundo nuevo” y muchos más, también recuerdo haber visto al grupo “Acido” una imitación de la banda de Pappo uruguaya que tuvo su efímera pero sustancial historia: Perro, Danny, Varo y no recuerdo al bajista, creo que era Iván y luego fue Bill, también grabaron un single con “A orilla de un gran río” y “Torturadores” pero nada más, también les vi en el primer Montevideo Rock junto a Cross y Alvacast. Pasaron tantos años que parece otra vida.

Lamento no haber visto nunca en vivo a Pappo y eso que vino en varias oportunidades a Montevideo con Pappo’s Blues y con Riff pero la verdad que nunca fui muy afín a los toques en vivo y más bien me gusta escuchar lo que me gusta con gente a la que se pueda acompañar.
Mágico rock y mágica la memoria que dispara recuerdos y revive a los amigos que hoy no estan, al menos visibles, claro.

Vergüenza Ajena
Riff
Autores: pappo-vitico-michel-boff

Yo no quiero ser el que te diga
Qué está bien y qué está mal;
Porque como siempre vas a hacer
Lo que quieras igual.
Yo no quiero ser el que esté en el medio,
Entre tu enfermedad y el remedio;
Yo no quiero ser ese, nunca más,
Nunca más.
La tomo con calma, mejor salvar mi alma,
Hay cosas que mejor no hacer;
Llega la mañana y no puede ser peor,
A menos que se ponga a llover.
Aparte de una gran pena,
Siento en este momento por ti,
Vergüenza ajena,
Vergüenza ajena.

Una carta para Alejandra

Una carta para Alejandra
Por: Darío Valle Risoto

Querida Alejandra, te confeso que tu último mail me ha sorprendido porque luego de que me dejaste en Abril porque según tú: “Habías encontrado al hombre de tu vida”, me he tenido que acomodar a esto de no tenerte como mi novia ya que yo te quería mucho, fueron dos años en que salimos juntos y pese a que muchas veces no me sentí cómodo traté de continuar a tu lado porque de verdad te quería.
En este momento me pregunto a que alturas te he querido porque durante nuestra relación tuve que lidiar con tu familia y la mayoría de las veces me he sentido como un verdadero extraterrestre cuando no con ganas de aniquilarlos a todos con un chaleco bomba o algo parecido.
Se que quieres mucho a tus padres, me consta, pero tu viejo es un gordo alcohólico desagradable al que le tuve que soportar sus chistes machistas y erróneamente sexuales y la forma en que trata a tu vieja que aunque le guste me parece lamentable. Por otro lado tu madre es una pobre ignorante que cree que todo lo que ve en la televisión es verdad y habla sobre la honestidad de sus vecinos y parientes olvidándose que tu hermana tiene cuatro hijos de cuatro padres diferentes. Mira que no la juzgo a “La Gladys”, tal vez no tuvo suerte pero si sigue buscando pareja en las bailantas probablemente dentro de unos años tendrán que comprar otro terreno al costado de tu casa.
Por otro lado no todas las veces que se llevaron preso al sátrapa de tu hermano fue porque la policía reprime a los pobres, vos sabes bien que casi todo lo que tiene en su cuarto es robado o “De costado” como dice él con su enorme facilidad para hablar mal.
Yo me tuve que fumar que me tomen el pelo por trabajar y estudiar, hasta me hicieron bromas porque aquella vez te fui a buscar para ir al teatro con saco sport y creo que siempre pensaron que soy medio afeminado porque me baño a diario y uso perfume, no los culpo, creo que tengo un lado femenino que me ha hecho sentir lástima por tu vieja como dije antes y esa tristeza de verla soportar a ese gordo borracho que la trata como a una esclava.
Por otro lado tu hermano más chico con solo siete años tiene la boca más sucia que vi en mi vida, la otra vez que encontramos a la maestra fue la primera vez que vi a una mujer grande mirar aterrada a un pibe cuando se lo cruza por la calle, creo que la tiene amenazada de muerte a la pobre señora.
Tampoco me explico la enorme imaginación que tiene ese pequeño demonio para inventar toda clase de tonterías, trata de hacer memoria cuando aseguró que a mi me gustaba tu prima y tuve que soportar los consejos dispares de toda tu familia mientras miraban ese horrible programa de “Bailando por un sueño” y yo trataba de no vomitar en tu living.
Alejandra querida, siempre me gustó salir contigo, hacer el amor, conversar, estar a tu lado, nunca me explicaré como de una familia de simios pudo salir alguien tan simpática y educada como vos, se muy bien que tienes tu propia personalidad y ni siquiera te gustan esas cumbias groseras que escuchan en tu casa a todo volumen y tampoco insultas todo el tiempo como ellos, incluso hasta te vistes con buen gusto.
Pero querida Alejandra, comprendí al poco tiempo de salir contigo que uno se relaciona con una persona y la familia viene como parte de esta relación, esa es una de las razones porque a casi dos años de noviazgo nunca quise que mis padres conocieran a los tuyos y no digo que yo sea hijo de estudiantes de Cambridge pero te puedo asegurar que siempre me he sentido orgulloso de ellos y tus viejos me dan una sobredosis de vergüenza ajena cada vez que salíamos juntos.
¿Cómo es posible que un grupo de gente como tu familia tenga la enorme facilidad de tener líos o hacerse de ver en cualquier lugar y situación?
Por lo tanto cuando en Abril me dijiste que habías conocido al tal Luís o Pablo (Perdóname no me acuerdo bien), me sentí muy mal pero lentamente me puse a ver en toda su perspectiva nuestra situación y me di cuenta que me haz hecho el más grande favor de mi vida sacándome de la tuya, espero que sigamos en contacto vía mail pero la única forma de estar juntos sería envenenando a toda tu familia incluido ese perro de mierda que tu viejo adora y que ladra todo el tiempo.
Pensalo, con amor: Mauricio.