Cuentos de Robots 3: A.U.R.O.R.A.

Fembots (47)

Cuentos de Robots 3
El signo de Aurora
Por: Darío Valle Risoto

__ ¿Cómo murió el profesor?
__ Paro cardíaco, lo encontraron como a la semana de muerto, estaba al final de la escalera, o al principio, según como se mire o acababa de subir o pensaba bajar pero todo indica que se sintió mal y subió a la planta baja para morir cerca del teléfono. ¿Usted es pariente?

Carlos Valdemar estaba en el gran salón de la mansión conversando con “Totito” el último asistente del profesor Finestorm. Totito era un hombre de escasa estatura y rostro desigual, casi deforme con una especie de protuberancia como joroba sobre el hombro derecho y casi calvo salvo algunas hebras de cabellos grises.
__ En realidad yo vivía en una casa de esta cuadra __ Miró para arriba como revisando imágenes en el recuerdo. __ Y de niño me colaba a jugar en los jardines, me gustaban las esculturas de gárgolas y caballeros que rodean el laberinto de ligustros, no pasó mucho tiempo para que Clemencia la esposa del profesor me invitara a tomar chocolate con galletas y luego como que me adoptaron a la muerte de mis padres. Aunque viví con mis tías hasta los dieciocho años, pasaba mucho tiempo entre estas enormes paredes.
__ No conocí a la señora, el profesor Finestorm me empleó hace quince años y ella ya había fallecido. __Bajó la cabeza con honesta tristeza.
__ Así que no soy pariente, sino una especie de “nieto adoptado”, por lo tanto me extraña que me haya nombrado en su testamento, sobretodo porque hace años que me fui para Australia y habíamos roto la comunicación.
__ ¿Se pelearon?
__ No, para nada. __Sonrió. __ Cosas de la distancia y me case, tuve hijos, luego me separé y los niños quedaron con mi ex en Sidney y yo me volví a Buenos Aires.
__ “Mi Buenos Aires querido”
__ Exacto __Ambos rieron hasta que repararon en el gran cuadro donde estaban pintados el profesor Otavio Finestorm y su esposa Clemencia Duarte. Ambos parados frente a la chimenea vestidos con ropas antiguas.
__ De usted y de su fallecida esposa era de los únicos que hablaba hasta que surgió “Aurora”, no hace falta que me pregunte, no se quién es pero sin duda mujer y joven, no puedo darle más detalles. Además según sé el finado no tenía otros parientes. ¿Quiere bajar al sótano?

Totito dejó su taza vacía sobre la mesa, parecía increíble que con su diminuto cuerpo se encargara de todo en la casa que estaba lo suficientemente limpia pese a ser una especie de gran museo de cosas viejas y muebles antiguos así como de innumerable cuadrería y esculturas de bronce.
Carlos Valdemar tenía cuarenta años, era un hombre alto de cuerpo atlético y rostro cuadrado, había practicado natación y algo de boxeo durante su primera juventud hasta que había dejado América con su reciente esposa, pero lo que más había extrañado de su terruño era esa casa y las grandes conversaciones sobre ciencia, química y física cuántica con el profesor.

Antes de bajar las escaleras recordó lo que le había dicho Totito y un estremecimiento recorrió su cuerpo al imaginar el cuerpo frío del profesor tratando de alcanzar el teléfono mientras la vida lo abandonaba.
La escalera daba a un pequeño cuarto que estaba atiborrado de aparatos eléctricos, cajas de fusibles y grandes cables que daban a una centralita en el patio lindero a la mansión, indudablemente Finestorm tenía necesidad de energía que sobrepasaba la de un hogar común a la hora de practicar sus experimentos.
__ Le confieso que conozco del interior del sótano casi tanto como usted, nunca me permitió entrar más que un par de pasos para dejarle el desayuno, el almuerzo o algún entremés, esas cortinas siempre estuvieron cerradas para mí.
El pequeño cuarto daba a una puerta de gruesas maderas que se abría lanzando una especie de chillido agónico, luego el sótano era un enorme salón iluminado de día por innumerables banderolas de vidrios biselados, el piso era de granito negro y por aquí y allá enormes columnas sostenían a la casa, a un costado al norte había un par de piezas más chicas pero luego todo el recinto estaba poblado de grandes artilugios aparentemente eléctricos y desde luego que mecánicos.
__ ¿Sabe en que estaba trabajando cuando pasó…?
__ Nada, pero unos días antes tomó más vino del acostumbrado en la cena y cuando levantaba la mesa me tomó del brazo y me dijo que “Aurora” era casi una realidad que iba a cambiar el mundo.
__ ¿Aurora?
__ No quise revisar mucho pero creo que es eso que está dentro de esa caja tapada con una lona, si quiere ver allá usted pero a mi me da miedo, preferiría subir, ya tiene las luces encendidas y no le hago más falta, sobre esa mesa hay notas del profesor. __ Con evidente nerviosismo Totito se fue rengueando escaleras arriba y Carlos se quedó solo.

Casi en el centro del laboratorio había en efecto una enorme caja cuadrada tapada con una lona, la lona no tenía mucho polvo encima e indicaba que no tenía mucho tiempo, cuando la quitó observo entre fascinado y suficientemente asustado su contenido.

Era contra lo imaginado una especie de acuario de metal con una de sus paredes de vidrio, las otras también metálicas, en su centro flotaba en un líquido verdoso nada menos que una mujer absolutamente desnuda conectada con cables a una especie de generador en el techo.
Carlos observó a la muchacha e inmediatamente comprendió que no se trataba de una locura tal como un secuestro o algo peor, algunas señas indicaban que no se trataba de un ser vivo sino de otra cosa. Sobre la mesa de notas descansaban diversos papeles escritos de puño y letra por Octavio Finestorm y en la única pizarra había un detallado dibujo de la chica con diversas indicaciones como: alimento, ADN, neurotransmisores, corte axial, memoria direccional, etc.

__ “Aurora: Autómata – Único – Robótico – Óptico – Racional Argentino”. __ En realidad el nombre era una sigla o la sigla había surgido a partir del nombre.
__ “Aurora es mi amanecer, el mañana de una nueva raza de humanos perfectos y argentinos” __ No era fácil olvidar que el profesor era además de un excelso científico un patriota y por ende un peronista de pura cepa. __ Carlos se sentó a revisar los papeles, nada indicaba que hacer en caso de…

Continuará.