Cuentos de Robots 2: Soñar con sexo eléctrico. cap: 11

Fembots (19)

Cuentos de Robots 2
Soñar con sexo eléctrico cap: 11
Por: Darío Valle Risoto

El edificio de las oficinas Matsushita estaba en la plaza central de Montevideo Nuevo, era un edificio enorme, mucho vidrio, mucho cemento y su propio generador de energía por medio de paneles solares y receptores de viento en las azoteas. Nick saludó a Berta que le extendió el resto de su paga por probar a Fito.

__ ¿Sabes si lo trasladaron?
__ Creo que fue enviado a Oregón en los Estados Unidos. ¿Por qué?
__ No por nada, hice la solicitud por otra prueba, tienen…
__ Llegaron varios modelos nuevos, a propósito: están muy conformes por la evaluación que hiciste, dijeron que aunque algo peculiar en tus palabras fue muy detallada. Puede ser un buen paso para que alguna vez piensen en ponerte en planilla.
El rostro de Nick se iluminó y se detuvo brevemente en los amplios pechos de Berta que respiraban solitos como dos ardillitas gordas dentro de su escote.

__ ¿Me escuchaste?
__ Claro.
__ Porque te noto distraído mirándome las tetas.
__ Perdón. __ Se disculpó sonrojándose como un niño.
__ Ya lo sabes, sector diecisiete y envíale mis saludos a Jim.

No estaba el mismo joven de la vez anterior atendiendo el mostrador de cristal en diferentes tonos de verde, el resto de la gran sala estaba cubierto de paredes pintadas de blanco, un par de cuadros de César Ureta adornaban el lugar.

__ ¿Que tipos de modelos está interesado en probar señor?
Era una empleada alta de cuerpo grueso, aspecto nórdico, minifaldas, uniforme color beige, también de buen escote, ¿Sería un requisito para trabajar en Matsushita?
__ Femeninos si es posible.
Ella consultó su ordenador, Nick miró sus manos perfectas. Pintura de uñas color rojo, labios de un débil rimel rosado, nariz algo aguileña, los pechos…
__ Tenemos solo una en este momento, si está interesado en la prueba se la enviaremos a su casa en el correr de este día.
__ ¿No la puedo llevar conmigo como a…?
La chica miró a Nick con gesto extrañado, claro, ella no sabía que se habían llevado a Fito con el hacía prácticamente un mes de ello.
__ No está bien, ¿Firmo aquí?
__ Exacto, muchas gracias por su interés, ¿Le parece en su casa a eso de las cuatro de la tarde?
Nick aceptó, en realidad no había reparado en preguntar si la chica era un modelo sexuado o no o si tenía tal o cual edad, la empleada lo había sobrepasado con su actitud y como si fuera una obligación antes de salir le dio un último vistazo a sus pechos.

En el tren de camino a su hogar comprobó que la sociedad ya no podría subsistir sin los robots y mucho menos luego de la aparición de los bioandroides, una chica llevaba aun bebé en sus brazos mientras una mujer madura caminaba a su lado, evidentemente la joven era uno de ellos. Al bajar en la estación Nueva Sayago compró un refresco y se sentó entre los frondosos árboles, un perro holográfico corría alrededor de un niño mientras tres robots municipales cortaban el pasto junto al monumento a Sendíc.

La cosa era para meditarlo, pasados los treinta años apenas si había vivido pensando en ello, sin embargo toda su vida los había visto hacer las tareas de los humanos o hasta sirviendo de compañía, su tío Abel había muerto de cirrosis luego de muchos años de alcoholismo acompañado por su fiel androide Sebastián. ¿Qué habrá sido de él luego de que su amo murió?

¿Sueñan los robots?, ¿Pueden tener sexo entre ellos?, ¿Sentirán algo por nosotros?
El refresco tenía un desagradable gusto a esencias frutales artificiales de naranja y mango, alimentarse en el siglo veintiuno era muy parecido a envenenarse en pequeñas cuotas.

Cuando entró en su casa prendió el estéreo y puso una memoria de Ozzy Osbourne, consultó el reloj y eran casi las tres. No pudo sentir ese calorcito en el estómago muy parecido a aquel nerviosismo que sentía cuando se iba a encontrar con alguna chica siendo adolescente, una chica que le interesara por supuesto.

Pensó en Tiara y en su sedoso bello púbico que aún le hacía cosquillas entre los dedos de la mano en esa especie de memoria enferma que suelen tener los tipos que no tienen sexo muy a menudo, bueno, todos los demás también…

El sonido de su celular casi le parte el corazón al medio.
__ ¿Qué es eso de ir a buscarte otro espécimen sin tu amigo?
__ ¡Jim!, no te quise molestar, veo que tu prima te contó.
__ También me dijo que te hipnotizaste con sus tetas, sos un pervertidito amigo mío, ya te dije que es Lesbiana.
__ Y yo que es una verdadera lástima.
__ ¿Ya llegó?
__ No, en media hora, más o menos, pero no tengo idea de lo que vendrá, probablemente con mi suerte sea una bioandroide vieja de esas que se fabrican para bibliotecarias.
__ Lo dudo mucho, el culto a nuestra plastificada belleza del siglo veintiuno hace que la mayoría encarnen verdaderos dechados de perfecciones así que no te asombres si te mandan una de esas minas increíbles.

Cuando se apagó el teléfono se quedó mucho más nervioso aún y en ese justo momento sonó el timbre de su casa.

Continuará.

Cuentos de Robots 2 Plástico, metal y circuitos cap: 10

Fembots (22)Cuentos de Robots 2
Plástico, metal y circuitos cap: 10
Por: Darío Valle Risoto

Intentaba seguir adelante y comprendió muy pronto que la vida en soledad es difícil de sobrellevar sobretodo cuando se trata de algo que podría cambiar por ejemplo con solo una llamada telefónica comprando a Fito. Seguramente le darían crédito, pero no se trataba de eso.

Hacía años la tierra había superado largos y atávicos sentimientos xenofóbicos y racistas entre los seres humanos pero: ¿Realmente se habían superado? O seguían latentes como para hacerlo sentir disminuido por desear la amistad de un ser artificial.

Plástico, metal, circuitos, cerebro electrónico positrónico de quinta o sexta generación, banco de datos, emulador de voz, calor corporal artificial, memoria con estancos para simular a los humanos y hasta podían profesar una fe religiosa. Por lo menos si sus amos los llevaban a la iglesia no salían corriendo.
Podían comer si así era requerido y hasta podían escupir, ir al baño, hacer muchas cosas que hacen los seres humanos para limpiar el cuerpo y reabastecerse para otro día en la oficina.

Y Tiara con esos pechos perfectos, turgentes especiales como dos platos de postre en la ventana de su casa de verano, sus nalgas eran las incandescentes señales de …

__ ¡Hellow my friend!
__ ¿Cómo mierda entraste?
__ Deberías cerrar la puerta, estaba entornada y temí que te hayas cortado las venas por la falta de tu novio “Arturito” pero veo que no. __ Jim entró como si fuera su casa y se sirvió una bebida cola de la heladera, se notaba que había entrado dinero porque estaba casi repleta y pensar que antes solo albergaba hielo.
__ ¿Cómo te ha ido?
__ Rhonda sospechó que el otro día nos fuimos de putas por el perfume en mi camisa, no le pude decir nada, solamente que el metro estaba muy lleno y se me habría pegado de alguien.
__ Pero si tenés auto pelotudo.
__ Le inventé toda una bola de que se me había roto el coche y te tuve que acompañar a reparar a Fito y toda una caterva de bobadas al punto que ya no me quiso escuchar más.
__ Bueno, te habrá creído.
__ En realidad creo que no me creyó una poronga, pero me temo que ella debe estar cogiendo con alguien porque está ausentándose mucho aparentemente por trabajo.
Nick se preguntó como un tipo puede tomar coca cola fría y reírse de todo mientras evalúa la idea de que su mujer le hecha los cuernos.

Dejó la botella vacía sobre la mesa ratona y le apoyó una mano sobre la pierna mirándolo con rostro elocuentemente sexual.
__ ¿Qué tal si volvemos al parque Next a encamarnos con esas putitas, la pelirroja hasta te puso cachondo a vos que pareces hijo del Papa.

Nick fue a llevar la botella vacía a la cocina, abrió un estante y sacó dos vasos para servir ginebra, Jim hizo un gesto de admiración con al pulgar arriba hacia su más querido amigo.
__ Estoy realmente preocupado, creo que debería ver a un terapeuta, primero mi amistad con Fito y luego mi primera relación con la tal Tiara, creo que no es sano tener esta predilección por los bioandroides que estoy sintiendo.
Le acercó el vaso que aceptó el trago, luego se sentó frente a él, Jim tenía ese gesto de torcer la cara cuando estaba a punto de decir algo serio.

__ Estamos en el año 2071 hermano, la gente se coge hasta perros cibernéticos, los seres humanos siempre fuimos una porquería, ¿Sabes que el vaticano es el primer comprador de niños androides? ¿Querés saber para que los solicitan?
__ No me digas nada, no quiero saberlo.

__ Desde que los machos han pisado sobre la tierra solo tienen tres ambiciones: Comer, cagar y ponerla donde sea: animales, hombres, mujeres, sus manos, plantas, tortas de chocolate, muñecos de trapo y ahora tenemos la mejor época para dar rienda suelta a cada enfermedad que tengamos con el sexo sin lastimar a personas reales. ¿Sabes que las violaciones son casi inexistentes desde que aparecieron los androides sexuales allá por el 2020?

__ ¿No sabía que estabas tan informado?
__ Y que me decís: ¿Volvemos al putero?
__ No lo se, temo enamorarme de esa muchacha, es realmente especial.
__ Todas lo son, las dos que me llevé conmigo me hicieron divertir de lo lindo, tres polvos me eché: dos con la policía y uno con la enfermera aunque creo que fueron dos con la enfermera y uno con la policía o más bien el primero se me escapó y luego uno para cada una…
Nick no tuvo remedio que reír a carcajadas y alcanzar la botella de ginebra para servir de nuevo, realmente quería a su amigo aunque fuera un bromista desenfrenado.

__ Creo que si la humanidad hubiera contado con los bioandroides desde siempre se hubieran evitado unas cuantas guerras, fíjate que ahora hasta los mandamos a morir en batallas tan al pedo como siempre lo han sido.
__ Es cierto, me dan pena.
__ Son modelos uno con el mismo nivel que los bichos esos que limpian la basura, comparados con tu amigo Fito y esas putas maravillosas no tienen nada que ver.

Rhonda llamó a su marido y Jim tuvo que volver a casa. Nick había tomado la decisión de ir a adoptar otro androide en la compañía Matsushita pero prefirió ir solo esta vez a casi dos semanas del encuentro con Tiara y despedirse luego de Fito sentía que de alguna manera estaba ligado a estos seres tan especiales. Desechó con esfuerzo la idea de que era un pervertido. Había escuchado la noche anterior sobre una secta que pretendía volver a la vida natural sin el uso doméstico de los humanoides.

Continuará. (Son muy importantes sus comentarios. gracias)