Enredados en las redes sociales 7: El cholulismo

FB_IMG_1490486765004Enredados en las redes sociales
De fanáticos y cholulos varios
Por: Darío Valle Risoto

Allá por el año 1992 asistí con los ojos alucinados y el alma en vilo al concierto en vivo de Iron Maiden en la estación central de Montevideo, fue uno de los mejores conciertos de rock que vi en mi vida y por supuesto que no se volvió a repetir. Recuerdo que unos días después me encontré con un amigo que también había estado allí y me dijo que fue hasta la puerta del hotel donde se hospedaba la banda, supongo que era el Victoria Plaza en frente a la plaza Independencia. Mi amigo me dijo que el mismo Bruce Dickinson le pegó en la palma de la mano saludándolo y desde luego que para él fue maravilloso.
De verdad que en aquel momento como en todos los momentos de mi vida ni me pasó por la mente seguirle el tranco a un famoso por más que lo admire.

Ni que decir que estábamos aún a un tiempo de esta explosión mediática que significa Internet donde parece que ya nadie es anónimo y muchísimo menos los famosos sean de donde sean. Desde cantantes, actores, deportistas hasta simples periodistas y ni que hablar de los políticos. Parece que todo se ve y todo se sabe.

Recuerdo que hace unos años vi algunos programas de ese reality show llamado: “The Osbournes” y que me di cuenta de que poco y nada me interesa la vida privada de Ozzy Osbourne, quien para mi es uno de los fundadores del estilo musical más grande del rock: “el Heavy Metal”. Comprobé que lo cotidiano de las estrellas colinda con lo patético sobretodo porque entre equipos de cámaras y sonido hay muy poco de real y mucho de teatro forzado, donde con un poco de capacidad de análisis nos iremos dando cuenta de que era mucho mejor solamente conocer los productos artísticos y no que comen, que cagan y que estupideces hacen y dicen las estrellas.

De todas maneras gran parte de esta invasión de redes sociales se basa en el voyeurismo, que dicho en criollo es el chusmerío de barrio llevado a sus últimas consecuencias. De las viejas que barrían las veredas y destruían a la vecina casquivana pasamos a compartir, colgar y retuitear aquella noticia generalmente carente de contenido que fenecerá cinco segundos después de que cientos de miles la vieron, replicaron y a otra cosa.

Por lo tanto nuestra mente puede llegar a guardar una cantidad demasiado generosa de información basura que nada agrega ni nada enriquece a la hora de disfrutar aquellos productos artísticos que alguna vez nos dejaron en paz con el mundo escuchando una obra musical, viendo una película o leyendo un libro. Conocer los detalles íntimos de las estrellas o personajes que admiramos mucho se puede acercar a derribarnos una idea primaria y digna que teníamos de ellos y si bien es terapéutico bajarlos del sitial de casi dioses, peor es desnudar sus miserias para correr el riesgo de manchar sus propias obras y dejarnos con la sensación de que estamos al borde del vacío.

A veces leo información absolutamente superficial en los post de mis amigos y escasos seguidores y suelo ponerles cosas tales como: “Justo eso es lo que quería saber” e ironías por el estilo, pero bien que cada uno es libre en ocupar su tiempo desde leyendo “La guerra y la paz” (Que nunca leí) hasta la biografía de las Kardacians (Que ni tengo idea de quienes son, salvo que vi sus culos en algunas fotos)

Lo que me preocupa es algo que por supuesto no descubrí yo y ya los teóricos de los medios masivos de comunicación por la década del cincuenta iban adelantando: estamos llegando a tal estado de sobre información que nos saturamos de datos infames y nos vamos olvidando de lo que realmente importa y que mucho tiene que ver con cambiar este mundo para mejor por lo tanto poco importa si tal cantante se casó con un pequinés o aquel actor era gay, lo que realmente debe importar es lo que quizás muy pocas redes sociales estén en capacidad o interés de mostrarnos.

Del Amor Porfiado (Poema)

FB_IMG_1499220337896

Del Amor porfiado
Por: Darío Valle Risoto

No tengo razones para no quererte
Ni puedo explicar este extraño amor
Cada día respiro solo para verte
Y sin embargo, este se que no soy yo.

Ahora un extraño asalta mi espejo
Sus ojos cansados su mirada infeliz
Pienso en que soy tan solo un reflejo
De aquel tipo libre que fuera feliz.

Acodado en el bar me voy diluyendo
Cada copa me ahoga la sensibilidad
Quiero olvidarte y estas todo el tiempo
Ni siquiera durmiendo me puedo librar.

Acaso he pensado en dejar este mundo
Ya no puedo vivir enamorado y gris
Con tu nombre en mis labios cada segundo
Y el sueño imposible de vivir junto a ti.

Vi tu cuerpo recortado en la niebla oscura
Vi tus ojos bailar en los rayos del sol
Vi tus manos tocar las manos de otro
Y allí todo mi universo se derrumbó.

Escribo mis versos tan cerca del ocaso
Como un caballero nunca te lo confesé
Se desde conocerte que tan solo te amo
Y también que estaba condenado a perder.

Creo que este es el destino de los hombres
Aquellos que idealizamos un buen amor
Los pocos poetas que siembran amores
Y cosechan tristeza, olvido y dolor.

Ahora te veo rodeada de tus hijos
Te veo ya vieja con un triste caminar
Acompañada de un pobre individuo
Y pienso que raro es nacer y amar.

The Thin Man: Clásicos inolvidables

thin man 2

The Thin Man
Por: Darío Valle Risoto

Cuando creía que este tema de las sagas cinematográficas era nuevo, debo reconocer que había olvidado viejos clásicos como por ejemplo: El planeta de los simios o Los Siete magníficos que tuvieron varias continuaciones desde su debut. En este caso llegué casi por accidente a toparme con las películas de “The Thin Man” y todo gracias a que soy un admirador de Myrna Loy y estoy poco a poco consiguiendo toda su obra.

En este caso se trata de un personaje de las series negras del famoso escritor Dashiell Hammet el que confieso nunca leí pero gracias a un ignoto amigo fanático de las series negras algo tenía en mente de lo que podría encontrarme. A si que a través de seis fabulosas películas tenemos a dos protagonistas excelentes como Robert Powell y Myrna Loy metiéndose en problemas por más que Nick es ya un detective retirado, todo esto en la compañía de su perro barbilla; “Asta”.

Y me quiero detener en algo que tenía ese cine de los años 30 a 50 que quizás y salvo raras excepciones ha muerto para siempre y es lo que llamo una “divertida inocencia” en el tratamiento de sus historias que siempre ofrecen todo tipo de formas de entretenernos desde como en estos casos: intrigas detectivescas y crímenes misteriosos a la maravillosa relación del matrimonio entre Nick y Nora que manifiesta un humor fino y realmente disfrutable.

Son seis las películas a saber: La Cena de los Acusados (The Thin Man) 1934
Ella, Él y Asta (After the Thin Man) 1936
Otra Reunión de Acusados (Another Thin Man) 1939
La Sombra de los Acusados (Shadow of the Thin Man ) 1941
El Regreso de Aquel Hombre (The Thin Man Goes Home) 1945
La Canción de los Acusados (Song of the Thin Man) 1947

Como verán los títulos en castellano poco y nada tienen que ver con los originales, de todas maneras valen la pena sea como las nombres, además de esto yo les agregaría: Te quiero otra vez de 1940 y Loco amor de 1941 con las misma pareja protagónica pero en otros papeles no menos interesantes; en la primera un hombre recibe un golpe en la cabeza olvidando sus últimos diez años de vida y debe reconquistar a su esposa a punto de separarse y en la segunda un matrimonio en crisis solamente podrá ser salvado si el marido se hace pasar por loco con todo lo que esto significa.

Así que mis amigos si gustan de las comedias inteligentes y divertidas y además aman el cine de detectives a la antigua estas ocho películas son realmente cada una una joya que les darán varias horas de satisfacción, luego me cuentan.after the thin mananother thin mangoes homeshadow of the thin manthe thin manwilliam-powell-asta-y-myrna-loy

Los Amigos de Caín (Cuento)

Landscapes 5 (32)

Los amigos de Caín
Por: Darío Valle Risoto

Con el pasar de los años Leonardo se preguntó si de verdad fue amigo de Esteban o solamente siguieron siendo compañeros como en el liceo con todo lo que puede significar eso. Para empezar había una clara diferencia entre ambos en el aspecto religioso porque tanto Esteban y su familia eran porfiadamente católicos con cuadro del papa en el comedor y toda esa parafernalia de imágenes cristianas que en determinado momento se le volvieron perturbadoras al visitante.

En aquellos años Leonardo manifestaba un incipiente ateísmo que por aquellos tiempos aún se permitía tolerar lo intolerable de una familia desquiciada por la mitología Bíblica, el creacionismo y esa sarta de fantasías tan falsas como antiguas. De igual modo no le era fácil sostener que Esteban le daría gracias a dios hasta si le cortaran una pierna y que todo lo que emprendiera en su vida estaba medido por la extraña magia de la frase: “Si dios quiere”

Por lo tanto no fue difícil imaginarse que esta amistad con el tiempo se fue diluyendo porque Esteban demostró ser otro creyente hipócrita engañando a su esposa hasta con unos travestis aquella noche que salieron con otro amigo, el que luego le contó a Leonardo esa retorcida aventura en una fiesta donde se acostaron con dos tipos vestidos de mujer.

Leonardo no era un santo, si es posible utilizar tal comparación, pero estaba incapacitado para mentir y mucho menos a sus escasas parejas a las que siempre trató de respetar más que a si mismo, en su defecto prefería estar solo. Sin embargo descubrió que Esteban era un mentiroso consumado y un absoluto enfermo a por conseguir continuamente mujeres con las que relacionarse sin importarle un caracho tener esposa y dos hijos.

De igual manera su esposa era evangélica por lo que era casi seguro que si sabía que era sistemáticamente engañada por su marido, probablemente trataría de solucionarlo rezando o entregando más dinero al pastor de turno. Así que Esteban trató de poner cada vez más espacio entre las visitas a la casa de su amigo sobretodo porque sus hijos crecían y le era duro ser espectador de cómo le metían en el cerebro a los pobres niños aquella podrida metafísica religiosa.

Y si bien Leonardo evadía conversar de temas religiosos tanto como su amigo, no era fácil evitarlo todo el tiempo sobretodo porque el otro, el creyente, se sentía dado el momento con la responsabilidad casi obsesiva de atraerlo al redil de la gente que solo por creer piensa que todo es posible.

Cierta noche antes de navidad conversando con él y su esposa les expuso la teoría de por que sentía que no podía seguirles la corriente por más que ellos tuvieran toda la fe y la convicción en ese mamotreto de cuentos cristianos y se los expuso de la siguiente manera:

__ Si yo les invito por ejemplo un sábado a mi casa a cenar y cuando ustedes entran me encuentran con un sombrero de papel diario en la cabeza y les manifiesto que ambos deben llevar sombreros de papel durante toda su visita porque los sábados los que somos seguidores del gran unicornio rosado del templo del arco iris así lo hacemos. ¿Qué pensarían?
__ Bueno, si es en lo que tu crees.
__ Bárbaro, entonces antes de comer tomo el gran libro de la liturgia del arco iris y recito veinticuatro versos sobre el gran unicornio y cada vez que trate de contar una situación donde tenga algo que ver la suerte le agradezco a la figura de un pequeño unicornio pony rosado en la repisa a la que le acaricio el cuerno y digo la frase: Gracias gran equino cornudo por todos tus dones.
__ Pero no podes comparar todo eso con la Biblia y el cristianismo que tienen miles de años y son seguidos por la mayoría de los seres humanos, lo tuyo sería una secta y por supuesto que endemoniada. ___Dijo ella.

__ ¡Ese es el punto! Ustedes están convencidos que esa mentira repetida y transformada hasta el cansancio debe ser cierta por dos razones absolutamente inconsistentes: 1-Porque mucha gente cree en ella y 2- Porque es una cuestión de fe.
__ Será mejor que te vayas mi amigo, hoy estás mal. __ Dijo Esteban cambiando su clásico semblante afable.
__ Si, claro que me iré y no voy a volver a su casa porque perdónenme pero esa foto del papa me revuelve el estómago y ya me tienen harto hablando de Jesús como si fuera un amigo invisible presente hasta cuando voy a cagar al baño y sobretodo porque vos Esteban sos un tipo de mierda que vive cagando a su esposa y vos Soraya sos o muy pelotuda o tan “inteligente” como él y realmente espero que te acuestes con ese pastor brasileño que les vive quitando la plata.

Leonardo retornó triste a su casa porque apreciaba a la pareja pero sobretodo porque quería a sus hijos y sabía que ya estaban irremediablemente contaminados por un católico y una evangélica absolutamente desquiciados con la Biblia y toda su mierda. Para ellos todo era un acto de “fe” y estaba sometido a la ley de un dios que no existe y para Leonardo había miles de cosas en la naturaleza que aún estaban por explicarse pero si sabía muy bien que él era el artífice de su destino en la medida de lo posible porque en un mundo rodeado de gente que alucina todo tipo de dioses esto suele ser bastante difícil.

 

El Cascabel

FB_IMG_1485848877502El cascabel
Por: Darío Valle Risoto

Un discurso responsable
En la escuela y después en el trabajo
Viva la patria y basta de relajo
Que hay que trabajar sin parar.

Hay que seguir a los señores
A los abogados y a los doctores
Que saben de los discursos
Que no machetean recursos
Aunque de vos venga la plata
Y de dios todas sus promesas.

Seguir laburando y envejecer
Cruzando los dedos al jubilarse
Nunca putear hay que callarse
Ellos saben lo que hay que hacer
Aunque nos vendan el país
Y nos endeuden hasta la reencarnación.

Podremos ver la humillación
De vivir de asistencialismo
El estado y su oportunismo
Somos su carne de cañón.

El humilde en su ambición
Compra futbol, compra celular
Tiene tarjeta para pagar
Y disfruta su reggaeton
Vive en casas de cartón
Pero mira a Mirtha Legrand
Cagar más grande que el culo.
Vaya tristeza inmoral
De un idioma particular
Y socializarnos la miseria
Tanto material como moral.

Lindo discurso de izquierda
Y economía neoliberal
Buena forma de disfrazar
Que el sistema no ha cambiado
Sigue habiendo impunidad
Y el rico nunca fue frenado.

¿Que será revolución?
Sin sangre no hay morcillas
Ni omelettes sin romper los huevos
Pero quien le pone
¿El cascabel al tigre?

Cuanto nos cuesta hacer bien nuestro trabajo?

jh-03¿Cuanto nos cuesta hacer bien nuestro trabajo?
Por: Darío Valle Risoto
Técnico en comunicación social

Si bien es algo que lentamente está mejorando en el Uruguay aún es muy difícil encontrar que los servicios funcionen mínimamente bien y uno se pregunta generalmente cuando es mal atendido si es que los funcionarios de algún comercio o institución realmente quieren hacer bien su trabajo. En este caso voy a contarles dos experiencias muy recientes que ejemplifican esto que trato de compartir.

Hace unos días compré una botella de Salus naranja sin gas de dos litros y un cuarto, bebida que tomo habitualmente desde que comenzó a salir a la venta. Al abrirla compruebo que tiene un fuerte olor como a orín de gato por lo que llamo a su servicio de atención al cliente para manifestarles que es la segunda vez que me pasa y que quizás se trate de algo que deban solucionar. La chica me atiende muy bien pero cuando se comunican conmigo para ir a retirar la botella y fijan el día jueves después de las seis para retirarla comienza la cosa.

Para comenzar me llama un hombre el miércoles diciéndome que está en la escalera del edificio y no encuentra el apartamento, le digo que habían dicho que pasaban el jueves, me contesta que por favor baje para encontrarlo y le digo que no estoy vestido para salir y le indico que suba hasta el último piso (El cuarto) y que la segunda puerta es la mía. Llega, no saluda, me cambia la botella, me hace firmar un papel que ni pude leer y se va diciéndome que si yo subo todos los días tantas escaleras a lo que le contesto que desde hace cuarenta años.

Y me quedé pensando en la incapacidad de comunicarse mínimamente de algunos empleados y por supuesto la inexistente y mínima capacidad de relaciones públicas de una compañía que debería tener un personal idóneo para defender la imagen de una marca que fue estropeada por un producto defectuoso. nada de ello y realmente malos en todos los aspectos, solo le hubiera faltado cobrarme la otra botella.

Una empresa inteligente hubiera sabido comunicarse con el usuario, le pediría disculpas por el producto defectuoso déjanosle a cambio algo de mayor valor para contrarrestar positivamente este desliz y así reforzar la imagen favorable de la empresa. Nada de ello.

Lo siguiente me pasó ayer: fui al supermercado Devoto de San Quintín a comprar un ropero, pedí en atención al cliente por alguien idóneo para la compra porque tenía que hacer unos preguntas y llaman por interno a la encargada de electrónicos que demoró lo suficiente para que me quede pensando que tienen que ver los muebles con los electrónicos.
Aparece la chica que va conmigo hasta el ropero en cuestión, le pregunto si me lo pueden enviar desarmado, averigua por interno que si y en medio llega otro cliente con un reproductor de dvd portátil preguntando si tiene radio. La chica lo atiende y me dejan parado como un gil sin mas explicaciones, un rato después voy a hacer mis compras de comestibles e insumos bastante caliente y sin saber si de verdad querían atenderme o no.

Luego de comprar algunas cosas voy hasta la caja uno que es la más cercana a “atención del cliente” con la intención remota de que quizás se acuerden de mi pero ya casi seguro de que estoy nuevamente rodeado de incompetentes.

La encargada de electrónicos me notifica que le dejó en la caja la factura del ropero, le agradezco y espero mi turno, cuando llego la chica pone una factura en el lector y le sale que es una cocina, le digo que no y me dice que es lo que tiene por lo que le contesto que solo me cobre los comestibles porque vendiendo son un desastre y que por favor se lo diga a sus compañeras.

Así que nada de ropero y por lo menos me ahorré unos dosmil quinientos pesos. Sumémosle a estas situaciones el maltrato en el sistema de transporte, la ausencia de un mínimo de atención en la mayoría de las oficinas estatales y hasta la incapacidad del propio gobierno para responder a la ciudadanía sobre asuntos de importancia como son los de notorio conocimiento en aspectos que hacen a la gestión de las empresas públicas y la mala praxis de muchos de sus funcionarios: directores, personal de confianza, etc.

Pero lo más triste es una vez más volver a tener la sensación de que vivo en un país tercermundista de mierda donde todos nos tratamos mal y los que venden no quieren vender ni los que sirven servir. Muy triste realmente.

PD; Nobleza obliga, me llamaron de la compañía Salus para comunicarme que el contenido del refresco estaba alterado por exposición al calor y me pidieron que si se repetía llamara nuevamente.

Por otro lado el otro día fui a una zapatería de mi barrio, una vieja zapatería que creo que se llama Badano y debí esperar a que atiendan a una señora, el vendedor me pidió que por favor espere como corresponde y luego cuando me atendió y me probé un par de botas, le dije que me disculpara pero no me gustaban y el tipo un genio porque me dijo que no había problema y que quizás en otro momento encuentre lo que busco…. así se atiende a la gente.