08 MCMXC: Enigma

08 MCMXC ad.
Enigma
Por: Darío Valle Risoto

En 1990 aparece este disco que mezcla música electrónica con coros eclesiásticos en un sesgo por demás profano, lo que a muchos nos gustó incluidos muchos cristianos. Tomemos en cuenta desde el aspecto técnico que recién comenzaban los más grandes avances en el tema electrónico que hoy día se han potenciado gracias a los ordenadores de última generación y si bien este proyecto del alemán Michael Cretu no tardó en ser superado desde ese aspecto: Sigue siendo un verdadero clásico en este tipo de música inclasificable que muchos meten en esa errática bolsa llamada: New Age.

Así que por esos años me prestaron el cassette que copie como correspondía en mi doble cassettero marca Crown que tanto placer me dio en su larga vida, aún más que muchas mujeres que he conocido.
Desde luego que como los discos de Pink Floyd, Queen y alguno otro no demoró en ser expropiado por mi madre este enorme trabajo de música sacra pero para el lado de los buenos, digamos: nosotros los profanos.

Imitado hasta el hartazgo este disco ha sido usado en películas, cortinas de programas de radio y cuanta cosa se les ocurra donde intenten darle un toque sagrado y a la vez pervertidillo a la cosa pero fuera de esto es un disco realmente formidable que quizás nunca fue superado por otros trabajos posteriores de este proyecto de Cretus que ha contado con grandes colaboradores incluida su hoy ex esposa.

Podríamos acusarlo de repetitivo en algunos momentos pero indudablemente el disco es de esos pocos que logran una atmósfera que supera la música en si misma para cubrir el espacio donde sea escuchado y me imagino por ejemplo meter unos buenos equipos en la iglesia Matriz de Montevideo y darle bomba mientras bailamos con unas monjas de veinte años con portaligas y… perdón me fui de tema.
 

09: El día que me quieras – Carlos Gardel

09 El día que me quieras
Carlos Gardel
Por: Darío Valle Risoto

Este no se trata de uno de los tantos discos grabados por este músico legendario sino una compilación editada en una colección por ediciones Altaya de España, lamentablemente en su momento, hace ya varios años, eran bastante caros los discos y solo compré cuatro de ellos.

Pero como toda buena colección que se precie sobre el tango la figura de Carlos Gardel es obligatoria e indiscutible. Este disco en particular compila las canciones que ejecutara en sus películas filmadas en Nueva York poco tiempo antes de su accidente en Medellín. De más está decir que cada uno de los tangos que podrán ver en las carátulas son imperecederos clásicos arraigados en la memoria del Río de la Plata y me atrevería a decir que de gran parte del mundo.

Hay una absurda frase echa que se refiere a que tarde o temprano el tango llega a nuestras vidas en referencia a cierta madurez que traen los años, eso es una mentira absurda porque se trata de interpretar no solo su enorme riqueza musical, también comprender que quizás en el habla hispana no haya mejor poesía, mejores historias cantadas  que en este género que aún pervive gracias a innumerables jóvenes que le rinden tributo.

El disco lo abre “Volver” y lo cierra “Estudiante”, grandes tangos entre otros grandes donde si leen el sobre interno verán lo mejor de los compositores de todos los tiempos que la voz inigualable de Carlos Gardel insufla de veracidad y lírica. Un disco esencial para mí que siempre prefiero a otros tangueros a la hora de escuchar este género, pero si tratamos de clasificar a Gardel es un absoluto: “Fuera de concurso” porque su calidad es única e indiscutible.

Ayer mismo pensaba en esta nota y llegué a la conclusión que no hay género de música en español que siquiera se iguale a la calidad compositiva del tango, tal vez el rock pero en pequeños lapsos y generalmente por músicos que ya no están o sobreviven su propia decadencia. Como dijeran los Estómagos: (Banda uruguaya de los 80) La música está enferma y nosotros también. Aún así el tango y Carlos Gardel son eternos.
 

Cuesta Abajo
Carlos Gardel

Si arrastré por este mundo
La verguenza de haber sido
El dolor de ya no ser
Bajo el ala del sombrero.
Cuántas veces, embozada,
Una lágrima asomada yo no pude contener

Si crucé por los caminos
Como un paria que el destino
Se empeño en deshacer

Si fui flojo, si fui ciego,
Solo quiero que hoy comprenda
El valor que representa el coraje de querer.

Era, para mi la vida entera
Como un sol de primavera
Mi esperanza y pasión,
Sabía que en el mundo no cabía.
Toda la humilde alegra de mi pobre corazón

Ahora cuesta abajo en mi rodada
Las ilusiones pasadas
Ya no las puedo arrancar.
Sueño, con el pasado que añoro,
El tiempo viejo que hoy lloro
Y que nunca volverá

Por seguir tras de sus huellas
Yo bebí incansablemente.
En la copa de dolor

Pero nadie comprendía
Que si todo yo le daba
En cada vuelta dejaba
Pedazos de corazón.

Ahora triste en la pendiente,
Solitario y ya vencido,
Yo me quiero confesar,
Si aquella boca mentía,
El amor que me ofrecía,
Por aquellos ojos brujos
Yo habra dado siempre más

Era, para mi la vida entera
Como un sol de primavera
Mi esperanza y pasión,
Sabía que en el mundo no cabía
Toda la humilde alegra de mi pobre corazón

Ahora cuesta abajo en mi rodada
Las ilusiones pasadas
Ya no las puedo arrancar

Sueño, con el pasado que añoro,
El tiempo viejo que hoy lloro
Y que nunca volverá

10 Yo, minoría absoluta – Extremoduro

10 Yo, minoría absoluta
Extremoduro
Por: Darío Valle Risoto

Como verán aquellos que siguen esta lista de mis 100 discos esenciales he dejado para mucho tiempo entre los últimos dado que entre tanta música que me gusta me será difícil quedarme solo con 100 pero os debo asegurar que a la fecha cada uno de ellos por las razones explicadas en los post me han ido construyendo tal como soy ahora…  nada del otro mundo pero con esta afición por la música a prueba de balas.
 
Y quizás este disco de la banda española Extremoduro sea de los últimos discos que me han roto la cabeza a puro rock and roll como para seguir recordando y despreciando a aquel locutor de FM que se atrevió a decir que en España era imposible hacer rock. Pobre diota.
 
Yo Minoría absoluta es de esos trabajos que no tienen ningún desperdicio y si alguna vez a algún comerciante se le ocurre hacer un grandes éxitos de los Extremos deberá incluirlo completamente, no se los otros porque no los tengo pero este disco es una verdadera bomba con guitarras distorsionadas como nos gustan y una poesía de puta madre, unas letras con un vuelo intelectual y fumeta que verdaderamente llega a lugares donde pocas bandas han llegado. Intelectualmente Extremoduro es una banda con cuotas altísimas de creatividad sin desmedro de la música y los pone al menos en mi corazón entre mis otras preferidas de las Iberias, como ustedes saben: Barón Rojo, Los Suaves y Barricada. Ni más ni menos.
 
Puedo ir a más y si les digo que las letras de este disco se editaran como un libro de poesía sería genial así mismo si los temas fueran solo instrumentales porque los tipos son unos virtuosos con cierto vuelo “gitano” que aprecio en las composiciones y dan para tomarse unos vinos y escucharlos una y otra vez. Yo minoría absoluta es un disco que suelo tener cargado en mi reproductor de MP3, rumbo al trabajo lo escucho y se me olvida que ese día seré nuevamente explotando como la mayor parte de mi vida.
 

11 El Tren Bala: El Cuarteto de Nos

11 El Tren Bala
El Cuarteto de nos
Por: Darío Valle Risoto

Desde los primeros temas del Cuarteto de Nos fui un admirador de esta banda realmente renovadora de la segunda camada del rock uruguayo surgida poco antes de que terminara la dictadura, su primer disco compartido con Alberto Wolf data del año 1984.

Poco más de una década después durante una conversación en la radio comunitaria donde trabajaba les dije a todos que para mí esta banda era la más “Punk” de todas las existentes en el momento y no precisamente por su música sino porque era absolutamente irreverentes y revolucionarios dentro de prácticamente todas sus letras.

Y mi duda para este ranking personal estaba entre este disco y “Otra navidad en las trincheras” porque sigo considerando que de sus trece discos son los mejores. Me decidí por este enorme trabajo quizás por el tema que abre titulado: “El día que Artigas se emborrachó”  porque en su momento desató una absurda polémica que solo puso de manifiesto el carácter endiabladamente estúpido de la clase política uruguaya del momento (¿Solo de ese?) que se puso a intentar prohibir un tema que dicho de entre casa: “Es para la joda”. No vale la pena seguir mencionando esta avergonzante situación.

Disco de 1996 que no se queda en este éxito sino que como es de costumbre en esta banda ellos solían dentro del Rock and Pop rebotar entre estilos y encontramos una murga en: Morcillo López o una grandiosa tomadura de pelo a los cumbieros en: Mongo y el Oficial, un tema realmente impresionante. Otro tema que se mofa del canto tan peculiar de los centro americanos (Al menos para mi) es: No puedo más, donde se juega con determinada palabra que en estos lares suele significar algo diferente. Tambíen encontramos una variación de “La Gallina cululeca” en “El Cuarteto Tapicero”

Lamentablemente en el año 2006 el cuarteto sufre la participación de Campodónico en su producción y se transforma en una banda diferente, especie de bisagra entre aquel Cuarteto y la sobrevalorada El Peyote Asesino, aún así hasta el disco “Raro” es una gran banda pero los dos trabajos siguientes son muy olvidables por tratarse en su mayoría de temas que son diversas variaciones de un rap infructuosamente creativo la mayoría de las veces.

Aún así durante casi veintiséis años El Cuarteto de Nos fue la banda más desenfadada del panorama local con una diversidad de estilos envidiable sobre todo porque ellos mismos no se han considerado grandes músicos, tengo el placer de haber iniciado en mis sobrinos e hijos de mis amigos a varios fans suyos.
 La formación clásica

12 Ace of Spades – Motorhead

 
12 Ace of Spades
Morothead
Por: Darío Valle Risoto
 
Hay discos que redefinieron el concepto del rock y este fue uno de ellos, Ace of Spades es un trabajo fundamental en la larga historia de Motorhead, una banda puntual si hablamos de Heavy Metal pero por sobre todas las cosas del espíritu libre y duro de aquellas bandas legendarias del rock and roll de los setentas muchas de ellas casi olvidadas.
 
Recuerdo que mi amigo Juan se había comprado el “Somewhere in time” de Iron Maiden y no le había gustado mucho que digamos entonces aparece un pibe y le canjea el vinilo por este que hoy nos convoca de Motorhead, desde ese momento mi amigo se volvió incondicional de este power trío y por supuesto todos los que vivíamos aquellos días de metal, vino y compañerismo en su cubil de la calle Capurro.
 
Sería largo hacerles un racconto de porque este disco desde ese momento fue un aditamento más a nuestro fanatismo por bandas realmente mágicas, probablemente luego de Black Sabbath sea la bandita de Lemmy la que más ha influenciado tanto el Trash Metal como el posterior estilo llamado a veces erráticamente: Ñu Metal porque incorporando aún estilos como el Hip Hop y el Rap tienen en su corazón ese machaqueo fantástico de bases contundentes al mejor estilo de los cabeza de motor.
 
Ace of spaces comienza con todo y así termina, se hace corto, hay reediciones con algunos agregados pero por si solos los temas que le dieron la categoría de disco histórico siempre sonarán como nuevos a los oídos de aquellos que amamos el metal y si tuviéramos que creer en algunos dioses estos serían tipos de verdad como Lemmy, Ozzy o Dio, por solo citarles a los fundamentales de una larga lista.
 
 
 
 
TRES TIPOS QUE SUENAN COMO UN BATALLÓN COMPLETO

13 Tales of Mystery and Imagination – The Alan Parsons Project

13- Tales of Mystery and Imagination
The Alan Parsons Project
Por: Darío Valle Risoto

Si indudablemente “The Dark side of the Moon” es el disco número uno de cualquier lista que trate de enumerar los mejores discos de la historia del Rock esta la obra primera del proyecto del genial Alan Parsons debe estar muy cerca en dicha lista.

Un verdadero adelantado que rodeado de músicos exquisitos comienza una historia de grandes trabajos con este disco conceptual que alegraría al mismo Edward Allan Poe con siete temas que sintetizan de manera mágica la obra de uno de los escritores más importantes de la literatura mundial.

Adelantado este proyecto porque estamos hablando de 1976 cuando apenas comenzaban a latir muy subrepticiamente los sones que inaugurarían lo que se daría en llamar “música electrónica” pero creo que en ese momento se le llamaba música progresiva o algo así y claro que siempre estuvo restringido este tipo de labores a algunos oídos exquisitos. Eso si, no debemos negar que Alan Parsons tuvo luego sus cuotas de popularidad con algunas canciones pero ahora entre mis 100 discos primordiales cuento con estos relatos de misterio e imaginación.

Como en mi anterior post les reitero que no solo de Heavy metal vivimos algunos aunque si rastreamos en la obra de Alan Parsons y sobre todo en este trabajo descubriremos mucha familiaridad con lo que luego nacería en la Europa continental como Heavy Metal gótico o sinfónico. Probablemente este disco también indique el nacimiento de una nueva era como quince años antes, todo un privilegiado y un adelantado para su tiempo.

 

14 Play – Moby

14 Play
Moby
Por: Darío Valle Risoto

No solo de Heavy Metal vive el hombre y será menester respetar a los creativos aún cuando están completamente fuera de nuestra onda si como Moby tienen un particular gusto y una creatividad realmente envidiables.

Hace varios años con motivo de hacer unas grabaciones para la radio donde tenía mi programa: “El diccionario del diablo”  en la casa de los líderes de “La Teja Pride”, tanto Leonard como su hermano me hablaron maravillas de Moby, creo que lo habían descubierto recientemente y estaban shockeados por el tipo.
Pero fue un tiempo después que Danny desde Barcelona me manda unos grandes éxitos cuando reparo que algunas canciones que escuchaba en la efe emes de mi país le pertenecían y curiosamente son muy buenas. Digo “Curiosamente” porque las radios uruguayas se dedican a pasar más o menos un 99.5% de basura mediática durante su programación donde no me voy a poner a mencionar los grupos y solistas que más abundan pero…

Para mi Moby hace Pop pero inteligente, inteligente su fusión tanto con la electrónica como sus derroteros a lo acústico y las voces, todo parece un producto hecho para vender pero realmente resulta, funciona y me pongo a pensar en este momento que si desde la década del noventa casi no hay nada que valga la pena en la música de este devastado planeta al menos encontramos algunas excepciones, este disco es una de ellas.

Resaltal desde luego Natural Blues que está súper gastada en supermercados, tiendas y orgías en el Vaticano, también me quedo con Porcelain y Honey, vean que son las tres muy diferentes en su concepción tanto como en la propuesta, es que Moby es una especie de alquimista moderno de las notas. El resto del disco no le va en saga y por lo tanto me veo obligado gustosamente en ponerlo entre mis 100 preferidos. ¿Qué tul?