Cuentos de Robots 2: Soñar con sexo eléctrico. cap: 11

Fembots (19)

Cuentos de Robots 2
Soñar con sexo eléctrico cap: 11
Por: Darío Valle Risoto

El edificio de las oficinas Matsushita estaba en la plaza central de Montevideo Nuevo, era un edificio enorme, mucho vidrio, mucho cemento y su propio generador de energía por medio de paneles solares y receptores de viento en las azoteas. Nick saludó a Berta que le extendió el resto de su paga por probar a Fito.

__ ¿Sabes si lo trasladaron?
__ Creo que fue enviado a Oregón en los Estados Unidos. ¿Por qué?
__ No por nada, hice la solicitud por otra prueba, tienen…
__ Llegaron varios modelos nuevos, a propósito: están muy conformes por la evaluación que hiciste, dijeron que aunque algo peculiar en tus palabras fue muy detallada. Puede ser un buen paso para que alguna vez piensen en ponerte en planilla.
El rostro de Nick se iluminó y se detuvo brevemente en los amplios pechos de Berta que respiraban solitos como dos ardillitas gordas dentro de su escote.

__ ¿Me escuchaste?
__ Claro.
__ Porque te noto distraído mirándome las tetas.
__ Perdón. __ Se disculpó sonrojándose como un niño.
__ Ya lo sabes, sector diecisiete y envíale mis saludos a Jim.

No estaba el mismo joven de la vez anterior atendiendo el mostrador de cristal en diferentes tonos de verde, el resto de la gran sala estaba cubierto de paredes pintadas de blanco, un par de cuadros de César Ureta adornaban el lugar.

__ ¿Que tipos de modelos está interesado en probar señor?
Era una empleada alta de cuerpo grueso, aspecto nórdico, minifaldas, uniforme color beige, también de buen escote, ¿Sería un requisito para trabajar en Matsushita?
__ Femeninos si es posible.
Ella consultó su ordenador, Nick miró sus manos perfectas. Pintura de uñas color rojo, labios de un débil rimel rosado, nariz algo aguileña, los pechos…
__ Tenemos solo una en este momento, si está interesado en la prueba se la enviaremos a su casa en el correr de este día.
__ ¿No la puedo llevar conmigo como a…?
La chica miró a Nick con gesto extrañado, claro, ella no sabía que se habían llevado a Fito con el hacía prácticamente un mes de ello.
__ No está bien, ¿Firmo aquí?
__ Exacto, muchas gracias por su interés, ¿Le parece en su casa a eso de las cuatro de la tarde?
Nick aceptó, en realidad no había reparado en preguntar si la chica era un modelo sexuado o no o si tenía tal o cual edad, la empleada lo había sobrepasado con su actitud y como si fuera una obligación antes de salir le dio un último vistazo a sus pechos.

En el tren de camino a su hogar comprobó que la sociedad ya no podría subsistir sin los robots y mucho menos luego de la aparición de los bioandroides, una chica llevaba aun bebé en sus brazos mientras una mujer madura caminaba a su lado, evidentemente la joven era uno de ellos. Al bajar en la estación Nueva Sayago compró un refresco y se sentó entre los frondosos árboles, un perro holográfico corría alrededor de un niño mientras tres robots municipales cortaban el pasto junto al monumento a Sendíc.

La cosa era para meditarlo, pasados los treinta años apenas si había vivido pensando en ello, sin embargo toda su vida los había visto hacer las tareas de los humanos o hasta sirviendo de compañía, su tío Abel había muerto de cirrosis luego de muchos años de alcoholismo acompañado por su fiel androide Sebastián. ¿Qué habrá sido de él luego de que su amo murió?

¿Sueñan los robots?, ¿Pueden tener sexo entre ellos?, ¿Sentirán algo por nosotros?
El refresco tenía un desagradable gusto a esencias frutales artificiales de naranja y mango, alimentarse en el siglo veintiuno era muy parecido a envenenarse en pequeñas cuotas.

Cuando entró en su casa prendió el estéreo y puso una memoria de Ozzy Osbourne, consultó el reloj y eran casi las tres. No pudo sentir ese calorcito en el estómago muy parecido a aquel nerviosismo que sentía cuando se iba a encontrar con alguna chica siendo adolescente, una chica que le interesara por supuesto.

Pensó en Tiara y en su sedoso bello púbico que aún le hacía cosquillas entre los dedos de la mano en esa especie de memoria enferma que suelen tener los tipos que no tienen sexo muy a menudo, bueno, todos los demás también…

El sonido de su celular casi le parte el corazón al medio.
__ ¿Qué es eso de ir a buscarte otro espécimen sin tu amigo?
__ ¡Jim!, no te quise molestar, veo que tu prima te contó.
__ También me dijo que te hipnotizaste con sus tetas, sos un pervertidito amigo mío, ya te dije que es Lesbiana.
__ Y yo que es una verdadera lástima.
__ ¿Ya llegó?
__ No, en media hora, más o menos, pero no tengo idea de lo que vendrá, probablemente con mi suerte sea una bioandroide vieja de esas que se fabrican para bibliotecarias.
__ Lo dudo mucho, el culto a nuestra plastificada belleza del siglo veintiuno hace que la mayoría encarnen verdaderos dechados de perfecciones así que no te asombres si te mandan una de esas minas increíbles.

Cuando se apagó el teléfono se quedó mucho más nervioso aún y en ese justo momento sonó el timbre de su casa.

Continuará.

Cuentos de Robots 2 Plástico, metal y circuitos cap: 10

Fembots (22)Cuentos de Robots 2
Plástico, metal y circuitos cap: 10
Por: Darío Valle Risoto

Intentaba seguir adelante y comprendió muy pronto que la vida en soledad es difícil de sobrellevar sobretodo cuando se trata de algo que podría cambiar por ejemplo con solo una llamada telefónica comprando a Fito. Seguramente le darían crédito, pero no se trataba de eso.

Hacía años la tierra había superado largos y atávicos sentimientos xenofóbicos y racistas entre los seres humanos pero: ¿Realmente se habían superado? O seguían latentes como para hacerlo sentir disminuido por desear la amistad de un ser artificial.

Plástico, metal, circuitos, cerebro electrónico positrónico de quinta o sexta generación, banco de datos, emulador de voz, calor corporal artificial, memoria con estancos para simular a los humanos y hasta podían profesar una fe religiosa. Por lo menos si sus amos los llevaban a la iglesia no salían corriendo.
Podían comer si así era requerido y hasta podían escupir, ir al baño, hacer muchas cosas que hacen los seres humanos para limpiar el cuerpo y reabastecerse para otro día en la oficina.

Y Tiara con esos pechos perfectos, turgentes especiales como dos platos de postre en la ventana de su casa de verano, sus nalgas eran las incandescentes señales de …

__ ¡Hellow my friend!
__ ¿Cómo mierda entraste?
__ Deberías cerrar la puerta, estaba entornada y temí que te hayas cortado las venas por la falta de tu novio “Arturito” pero veo que no. __ Jim entró como si fuera su casa y se sirvió una bebida cola de la heladera, se notaba que había entrado dinero porque estaba casi repleta y pensar que antes solo albergaba hielo.
__ ¿Cómo te ha ido?
__ Rhonda sospechó que el otro día nos fuimos de putas por el perfume en mi camisa, no le pude decir nada, solamente que el metro estaba muy lleno y se me habría pegado de alguien.
__ Pero si tenés auto pelotudo.
__ Le inventé toda una bola de que se me había roto el coche y te tuve que acompañar a reparar a Fito y toda una caterva de bobadas al punto que ya no me quiso escuchar más.
__ Bueno, te habrá creído.
__ En realidad creo que no me creyó una poronga, pero me temo que ella debe estar cogiendo con alguien porque está ausentándose mucho aparentemente por trabajo.
Nick se preguntó como un tipo puede tomar coca cola fría y reírse de todo mientras evalúa la idea de que su mujer le hecha los cuernos.

Dejó la botella vacía sobre la mesa ratona y le apoyó una mano sobre la pierna mirándolo con rostro elocuentemente sexual.
__ ¿Qué tal si volvemos al parque Next a encamarnos con esas putitas, la pelirroja hasta te puso cachondo a vos que pareces hijo del Papa.

Nick fue a llevar la botella vacía a la cocina, abrió un estante y sacó dos vasos para servir ginebra, Jim hizo un gesto de admiración con al pulgar arriba hacia su más querido amigo.
__ Estoy realmente preocupado, creo que debería ver a un terapeuta, primero mi amistad con Fito y luego mi primera relación con la tal Tiara, creo que no es sano tener esta predilección por los bioandroides que estoy sintiendo.
Le acercó el vaso que aceptó el trago, luego se sentó frente a él, Jim tenía ese gesto de torcer la cara cuando estaba a punto de decir algo serio.

__ Estamos en el año 2071 hermano, la gente se coge hasta perros cibernéticos, los seres humanos siempre fuimos una porquería, ¿Sabes que el vaticano es el primer comprador de niños androides? ¿Querés saber para que los solicitan?
__ No me digas nada, no quiero saberlo.

__ Desde que los machos han pisado sobre la tierra solo tienen tres ambiciones: Comer, cagar y ponerla donde sea: animales, hombres, mujeres, sus manos, plantas, tortas de chocolate, muñecos de trapo y ahora tenemos la mejor época para dar rienda suelta a cada enfermedad que tengamos con el sexo sin lastimar a personas reales. ¿Sabes que las violaciones son casi inexistentes desde que aparecieron los androides sexuales allá por el 2020?

__ ¿No sabía que estabas tan informado?
__ Y que me decís: ¿Volvemos al putero?
__ No lo se, temo enamorarme de esa muchacha, es realmente especial.
__ Todas lo son, las dos que me llevé conmigo me hicieron divertir de lo lindo, tres polvos me eché: dos con la policía y uno con la enfermera aunque creo que fueron dos con la enfermera y uno con la policía o más bien el primero se me escapó y luego uno para cada una…
Nick no tuvo remedio que reír a carcajadas y alcanzar la botella de ginebra para servir de nuevo, realmente quería a su amigo aunque fuera un bromista desenfrenado.

__ Creo que si la humanidad hubiera contado con los bioandroides desde siempre se hubieran evitado unas cuantas guerras, fíjate que ahora hasta los mandamos a morir en batallas tan al pedo como siempre lo han sido.
__ Es cierto, me dan pena.
__ Son modelos uno con el mismo nivel que los bichos esos que limpian la basura, comparados con tu amigo Fito y esas putas maravillosas no tienen nada que ver.

Rhonda llamó a su marido y Jim tuvo que volver a casa. Nick había tomado la decisión de ir a adoptar otro androide en la compañía Matsushita pero prefirió ir solo esta vez a casi dos semanas del encuentro con Tiara y despedirse luego de Fito sentía que de alguna manera estaba ligado a estos seres tan especiales. Desechó con esfuerzo la idea de que era un pervertido. Había escuchado la noche anterior sobre una secta que pretendía volver a la vida natural sin el uso doméstico de los humanoides.

Continuará. (Son muy importantes sus comentarios. gracias)

Cuentos de Robots 2: cap 9 perder la virginidad

Fembots dibujos (1)

Cuentos de Robots 2

Perder la virginidad cap: 9

Por: Darío Valle Risoto

Y al rato habían subido con Tiara a una de las habitaciones que estaba sobriamente decorada porque Nick detestaba esos cuartos de putas que parecen adornados por un diseñador demente.

Estaba a punto de tener sexo con un ser automático por primera vez en su vida y la imagen de un desperfecto técnico cuando “la tuviera adentro” comenzó a atentar contra una posible erección.
Jim en cambio estaba fatal, había subido las escaleras abrazado de las otras dos chicas mientras le daba instrucciones a la vestida como policía sobre una fantasía de ser esposado a la que estaba disfrazada como enfermera.

Fito se había quedado abajo en el salón sentado inmóvil como si fuera un perfecto maniquí.

__ Si no tienes ganas podemos bajar o traigo algo para tomar aquí. __Le dijo Tiara que casi completamente desnuda se quitaba las medias blancas de niña escolar con absoluta delicadeza. Sus pies eran perfectos, toda ella sin lunares o marcas, una piel sintética con un tono blanco adorable.
Tiara sonrió cuando lo vio de pronto listo para hacerlo.

Una media hora después bajó las escaleras antes que ella, Fito sonrió y le dijo que dentro de una hora pasaba el último tren a la ciudad si lo perdían deberían ir en taxi y costaría una fortuna.
Tiara vestida más normal bajó los escalones corriendo y preparó dos tazas de café, la otra era para Jim que bajaba chiflando las escaleras aún en calzoncillos.
__ Por lo menos te hubieras vestido.
__ Estamos entre amigos. __ Sonrió Jim mostrando sus preciosos calzoncillos con diseños de ardillas y bellotas, parecía que los había comprado en una tienda infantil.

Las otras dos chicas lo siguieron riéndose entre ellas, era de notar que siendo bioandroides todas eran especialmente naturales, tanto que llegaba a ponerlo nervioso al menos a Nick porque Jim volvía a ponerle la mano debajo de la falda a la chica negra.

Mientras bebían sus cafés Jim hizo un brindis por la pérdida de la virginidad de su amigo con una chica no-humana, término que disgustó un poco a Nick pero que parecía no molestar para nada a los cuatro seres artificiales que compartían la velada.

__ Se supone que esta es una infidelidad medio rara así que desde mañana solo sentiré un 50% de culpa. __ Dijo muy cretino en alusión a su compañera Rhonda la que estaba convencida de que habían salido por trabajo.
__ Yo diría un 100% porque luego de mi supuesto debút en el sexo con… estoy convencido de que es exactamente igual hacer el amor que con mujeres, digamos, reales.
Tiara le sonrió y Fito le apoyó una mano en el hombro, había cierto rictus de tristeza en sus ojos claros, era una separación que indefectiblemente ocurrió.

El Lunes lo dejaron en las empresas Matsushita, Nick cobró su dinero y ya recuperado económicamente tendría que esperar una semana para recibir a otro ejemplar mientras revisaban su evaluación sobre Fito y le hacían algunas preguntas extras sobre su funcionamiento pero todo parecía andar bien.

__ ¿Qué se siente separarte de tu novio?
__ ¿Alguna vez te dejarás de hablar pavadas?
__ Mí estimado Nickisito, si no jodo me aburro como un ajo además me apasiona verte calentarte porque te quedas colorado como…
__ Prefiero no saberlo.

Jim se fue a su trabajo, Nick llegó a su pequeño apartamento que parecía haber crecido más de la cuenta, Fito ya no estaba, miró al toma corriente de la pared donde se recargaba todas las noches y sintió una puntada en el pecho.
__ Soy un maricón.

Tenía sus cuentas más o menos al día, la experiencia aunque buena le comenzaba a resultar sospechosamente jodida porque nunca más vería a ese artefacto que los humanos habían perfeccionado en más o menos un siglo para facilitarse la vida.

Pero la existencia no podía replegarse a venas, carne, huesos y sangre, había descubierto los últimos tiempos que estar vivo significaba algo mucho más amplio sobre todo correspondiendo a las palabras de Fito cuando conversaban sobre esos temas.

Recordó especialmente la imagen de un androide modelo dos, antiguo humanoide flaco metálico especialmente usado para labores de limpieza y mantenimiento en la ciudad. Lo habían visto bajar juntos de un camión para darle de comer a un perro callejero.
__ Es parte de su programación. __ Había dicho Fito, pero Nick creyó notar en sus luces amarillas que oficiaban como ojos un rictus de compasión más que humana.

Y lo peor fue que hacía tan solo tres noches Tiara había gemido sintiendo un orgasmo mientras él la acariciaba aún dentro de ella disfrutando su perfume y sus cabellos cayendo sobre las sabanas blancas de seda.
__ ¿Qué nos está pasando? ¿Qué mundo nos hemos creado?
Nick tenía demasiadas preguntas que temía contestarse en los próximos tiempos.
Continuará

Cuentos de Robots 2 Abandonar las mascotas cap: 8

Cuentos de Robots 2
Abandonar las mascotas cap: 8
Por: Darío Valle Risoto

 
Las luces de la ciudad se iban apaciguando hasta que al dejar un camino a alto nivel comenzaron las casas bajas con jardines, algunas con pequeñas plantaciones de alimentos.
Jim observó a su amigo y luego a Fito, se sintió culpable por la idea de ese particular empleo para su amigo, probar bioandroides tenía ese efecto de que uno se encariñe, era algo similar a tener una mascota un tiempo para devolverla luego.
__ ¿De que te ríes? __Le preguntó Nick
__ Pensaba en esos turistas que les compran perros a sus niños para pasar las vacaciones y al regresar a sus países los dejan abandonados en los bosques. ¿Sabías de eso?
__ Todos los años en Ciudad Este dejan algunos perros llorando en los montes, son unos hijos de puta.
__ Bueno, al menos con las mascotas virtuales se dejaron de joder con ese tema.
__ ¿Pero a quién le interesa un perro que es un holograma?
__ Al menos no andan cagando ni huelen a perro.
 
Fito escuchaba la conversación de los dos humanos con particular interés, estaba programado para diversas funciones pero reconocer ese tipo de humor le era un tanto difícil.
__ Ya llegamos. __Les dijo incorporándose. Era verdad, afuera se veían las luces de una feria de diversiones o lo que parecía serlo.
 
No bien bajaron del tren les llenaron de folletos con las ofertas sexuales del parque “Nex” que se encontraba a escasos doscientos metros de la estación. Inteligentes empresarios habían plantado un negocio perfectamente legal a tan solo un kilómetro de la zona donde la prostitución era delito, eso significaba continuas visitas de hombres y mujeres buscando diversión.
__ Miren ese cartel.
Sobre ellos había un luminoso con una imagen creada por juego de luces y humo donde dos mujeres desnudas danzaban con serpientes multicolores.
__ ¡Buenísimo! ___Exclamó Jim y parecía un niño escolar mirando la vidriera de los dulces.
Algunos hombres sobre tarimas vestidos con trajes de muy mal gusto auspiciaban diferentes servicios.
__ ¡Entren, entren: dos chicas al precio de una, ambas modelos cuatro, no se lo pierdan!
__ ¡Tenemos chicas de razas alienígenas inimaginables! ¡Las hay con dos vaginas!
__ ¡Un auténtico baño romano con jóvenes efebos y vírgenes vestales, todo por mil créditos!
 
Fito les condujo a uno de los edificios más alejados, debían sortear automóviles y motos de jóvenes que bebían y festejaban preparándose para entrar o contándose sus experiencias luego de salir.
Casi al final de una angosta calle con mucho menos iluminación encontraron una casa blanca de tres pisos con un jardín muy bonito y el símbolo de un conejo rosado pintado sobre negro.
__ Aquí vive Tiara.
__ ¿?
__ No se preocupen les va a caer muy bien, es una gran chica.
Al entrar una mujer joven de unos dieciocho años y cabellos pelirrojos se abalanzó sobre el androide y le dio un beso en los labios.
__ ¡Que sorpresa Randall!
__ ¿Randall? __Se preguntó Nick.
__Ahora me llamo Fito, te presento a mi amo Nick y su mejor amigo Jim.
 
La chica estaba vestida con un conjunto escolar de camisa blanca, corbata y pollera tableada a cuadrados blancos y verdes y medias hasta las rodillas y unos hermosos zapatos de charol. Su cabello estaba atado en dos colitas y en su mano derecha sostenía un chupa chup.
__ ¡Creo que me voy a morir! ___Exclamó Jim al notar que dentro de la casa había dos chicas más una vestida como enfermera y la otra como mujer policía. Solo esperaba que el último fuera realmente un disfraz.
 
Tiara los invitó con bebidas mientras sorprendida aún saludaba a Fito e intercambiaban anécdotas como dos seres vivos normales.
__ Nunca creí que vendrías a Sudamérica, yo estoy muy bien como te conté en los mensajes, mis dos amigas y yo vamos muy bien con este pequeño negocio.
__ No creo que sea tan pequeño. __ Agregó Jim mientras observaba los pechos de la chica negra vestida de enfermera que parecían a punto de estallar en su túnica.
 
Nick sintió que todo lo que había pensado hasta el momento sobre los seres artificiales estaba a punto de reevaluarse como desde que había conocido a Fito, también deseó tremendamente que esta chica estuviera dispuesta a ir a un cuarto con él.
 
Continuará

Cuentos de Robots 2: Chicas como las reales cap 7

Cuentos de Robots 2
Chicas como las reales cap: 7
Por: Darío Valle Risoto

__ ¿Sabes Fito?, Creo que te envidio.
__ ¿No le comprendo?

Fito, el perfecto bioandroide que Nick probaba desde hacía unos diez días reparaba la televisión bastante vieja de su amo temporal mientras este trataba de coserle un botón a su saco más querido; es decir: Su único saco.
__ Debe ser interesante no tener eso que los humanos llamamos alma, no andarse preocupando por cosas como el sexo, la bolsa de valores, la existencia de dios y todas esas macanas.
__ Nosotros pensamos también pero hay teóricos que sostienen que a nuestra manera…
__ ¿Por ejemplo?
__ Bueno, algunos sostienen que tenemos un pensamiento más lineal mientras que los seres humanos llevan como una telaraña de ideas en su cabeza, donde a menudo es difícil mantener un solo tema sin evadirse.
__ ¡Me dejas helado!
__ La existencia de dios es un buen ejemplo.
__ Te escucho.
__ Realmente es una invención humana muy funcional para explicar lo que fuera del aspecto científico es imposible o aquello a lo que la misma ciencia todavía no ha llegado a resolver.

Nick observó como Fito encendió la vieja televisión y esta mostró a una bella periodista entrevistando a la vedette Lily Salomón.
__ Jim me dijo que es una de ustedes, ¡Qué buena que está!
__ Es atractiva aunque lejos de algunos cánones de belleza actuales, por ejemplo sus glándulas mamarias son algo exageradas para su estatura.
Nick sonrió y evitó explicarle al androide como eso mismo era parte de su atractivo y personalidad, se preguntó porqué una mujer artificial continuaba ganando millones en el show bisness cuando aún había mucha gente desempleada por el mundo.

__ ¿Señor? 
__ ¿Dime?
__ El próximo lunes termina nuestra evaluación. ¿Piensa devolverme?

__ Bueno mi trabajo consiste en probar que funciones bien y creo que sos perfecto para lo que quiera que estés construido, es más, creo que te voy a extrañar porque has sido muy buena compañía y hasta me prestaste dinero cuando estaba ahogado.

Nick creyó leer una leve sonrisa en el androide que le sacó la aguja y el hilo de las manos y continuó cosiendo el botón de su saco preferido. Su único saco.
Nick había llenado la noche anterior el formulario evaluatorio, había cobrado ya algún dinero y le había pagado su deuda a Fito pero se preguntaba si ese nuevo empleo de probar androides recertificados no era demasiado complicado a la hora de retornarlos porque no había evitado sentir afecto por ese muchacho.

Nick se sentó en el sofá y apoyó la cabeza sobre sus brazos cruzados por detrás mirando el techo, tenía unos deseos tremendos de tener sexo, hacía meses que había roto con su antigua pareja.
__ ¿Conoces algún lugar donde haya chicas para coger?
__ ¿Un prostíbulo?
__ Bueno, se que no son legales en la ciudad pero a doscientos kilómetros de aquí me dijo Jim que hay algunos.
__ Hay cuatro registrados, uno de ellos es el “Nex” donde solo tienen bioandroides de la empresa Matsushita.
__ Y vos estas programado para auspiciar a la compañía.
__ No es eso, es que conozco a una chica que pertenece a modelos de clase tres que estuvo conmigo en Europa y trabaja allí.
__ ¿Y?
__ No comprendo.
__ Será mejor llamar a Jim y salir de juerga, será como una despedida para ti aunque no estés programado para el sexo, al menos nos esperarás en el Bar y podrás saludar a tu amiga.
Fito entrecerró los ojos, pensativo evaluaba algo en su maravilloso cerebro positrónico que era imposible de adivinar. Y Nick volvía a encontrar una posible sonrisa dibujada en su rostro lampiño.

Esa misma noche iban sentados en el tren rumbo a la zona roja fuera de la city, Jim tuvo pocos problemas para mentirle a Rhonda porque ella había viajado a ciudad Este para trabajar en un juicio.
__ ¿Así que Fito te pasó el dato?
__ Mas o menos, este Lunes debo devolverlo y es como una despedida.

Jim adivinó cierta tristeza en Nick y evito hacerle algún chiste sobre que la parejita homosexual se iba a separar o algo así. En esos cortos días sabía que su amigo había dejado su pozo depresivo en gran parte gracias a probar el funcionamiento del muchacho artificial.

Continuará

Cuentos de Robots 2: La Hija automática cap 6

Cuentos de Robots 2
La Hija automática cap: 6
Por: Darío Valle Risoto

__ ¿Para que cuernos le conté? __ Jim entró preocupado a la casa de Nick, Fito había abierto al escuchar su voz en el interfono. Al subir, entró y se desplomó en el sofá.
__ ¿Pasa algo?
__ Que le conté a Rhonda que estas probando bioandroides para la compañía donde trabaja mi prima y ahora quiere que compre uno: ¿Te imaginas lo que valen?

Nick sirvió un poco de vino en dos copas y le alcanzó una a su amigo.
__ ¿Cómo compraste vino?
__ Fito me prestó plata.
La cara de Jim se iluminó, sus ojos perversos miraron al bioandroide que estaba de espaldas limpiando una ventana a la calle.
__ ¡Ah, ya son pareja! ¿Eh?
__ ¡Pero no podes ser tan imbécil!
__ Bueno, buen vino, pero no te enojes camarada, ahora tendrás que darme alguna idea para que Rhonda no me infle los cojones con eso de tener personal de servicio automático en la casa.
__ Búscale el lado bueno, podrías tratar de comprar una criada modelo 3 o 4 y te la podrías montar de vez en cuando.
Jim miró a su amigo como si fuera un completo idiota.
__ ¿Vos te pensás que Rhondita, mi amada esposa abogada y sagazmente mal pensada hasta los calzones va a permitir que tengamos una robotita de las buenas?
__ Eso te pasa por casarte con una mujer inteligente.
__ ¡Y no sabes como es en la cama!
__ No me hables de sexo que en cualquier momento comienzo a dormir con Fito.

__ ¡Te lo dije!

El bioandroide pasó a su lado y sin mirarlos fue hasta el baño a cambiar el agua del balde con que enjuagaba el limpiavidrios.
__ No habla mucho tu novio.
__ Por favor, para colmo no se le nota que es artificial, ya las viejas del primer piso me miraron como si fuera el marica del último.
__ ¿Cómo se llama?….. ¡Antoine!, ¿Te acordás cuando nos cargó en el ascensor?
__ Por favor, encima de que no consigo empleo ni mujer, vos todavía me haces repasar los peores momentos de mi vida.

Jim se puso de pie y se asomó a la ventana, estaban lo suficientemente alto como para tener una amplia vista de las calles, una plaza a la izquierda y los innumerables autos que pasaban absolutamente silenciosos.
__ Uno nunca lo sabe a ciencia cierta.
__ ¿Qué?
__ Pienso en que estamos caminando entre gente y seres automáticos todo el tiempo, uno nunca sabe si está frente a un ser humano o ante una máquina ultramoderna que nos imita a la perfección. ¿Sabías que la vedette Lily Salomón en realidad es uno de ellos?
__ Fuimos al Shopping con Fito y una de esas chicas automáticas me miró y me sonrió, tenía unos pechos enormes, creo en ese momento me enamoré.
__ No sería la primera vez que un humano o humana se junta en pareja con estos seres artificiales, eso ha bajado la taza de natalidad en el mundo desarrollado un 40% en los últimos veinte años.
__ Pero me dijo Fito que deben estar programadas, que fue un caso muy raro.
__ Los cerebros positrónicos posibilitan el autoaprendizaje a grados casi humanos, por eso hay tantos movimientos en contra de los androides.
Nick miró extrañado a su amigo, le pidió a Fito que trajera algo para picar.
__ ¿No sabía que conocías tanto del tema?
__ Como ya sabes mi prima Berta trabaja en la Matsushita desde que se recibió de secretaria, además la empresa donde yo trabajo le ha diseñado varios muebles a esta mega compañía.
__ Ah, tu prima la lesbiana.
__ No, mi prima Berta la secretaria, no seas discriminatorio.
__ Me pregunto…
__ ¿?
__ Cómo será hacer el amor con una androide, nunca lo he hecho.
__ ¿Me vas a decir que nunca lo hiciste con una?
__ Bueno, no es para tanto, me estás mirando como si fuera virgen con treinta y pico. ¿Acaso vos lo hiciste?
Jim sonrió y miró al techo tratando de imaginar su última vez.

__ Año 2062, ¿o fue el sesenta y tres?, fuimos a aquella fiesta en lo de Machado en que te mamaste al poco rato de llegar.  A la hija de Machado: me la levanté en el garaje.
__ Para, para, para querido, yo te digo una bioandroide no una piba que estaba buenísima y que claro que me acuerdo.
__ Bueno, es justificable, Machado es mi compañero de trabajo y vos los conoces poco, en el año 2058 su hija murió de un accidente, pocos años después decidieron comprar una bioandroide con las especificaciones exactas de su heredera.
__ Eso es truculento, retorcido y me atrevería a agregar que asqueroso.
__ No lo creo, hay muchas formas de sobrellevar el dolor, nosotros no tenemos hijos, quién sabe que haríamos en un caso así.
__ Tienes razón.
__ Y no sabes como cogía la perversa.

__ A veces pienso que más que un amigo sos una especie de prueba a la que me somete Satanás para ver si me voy o no al infierno.
Jim rió a carcajadas mientras probaba las aceitunas con queso que había servido el bioandroide.
Continuara.

Cuentos de Robots 2 La mirada del androide cap: 5

Cuentos de Robots 2
La mirada del androide cap: 5
Por: Darío Valle Risoto

Fito tenía el desayuno servido cuando se levantó y era más de lo mismo, no podía culparlo. Debía salir a buscar trabajo cuanto antes porque quizás no le alcanzaría con lo que iba a cobrar por probar esos trastos.
Pensándolo bien, ahora se sentía acompañado aunque se tratara de un ser artificial muy bien construido. Si fuera mujer le gustaría ese tipo, sin duda.
__ ¿Y no te preocupa?
__ ¿Qué señor?
__ No tener pito, digo, pene, algo con que hacer el amor… supongo.
 
Silencio
__ Haz de cuenta que no te pregunté nada.
__ Estaba evaluando su duda señor, en realidad no puedo discernir la real dimensión de su problema.
__ ¿Mi problema?
Se le calló un poco de jamón de la boca, lo recogió del piso y lo siguió masticando, creyó adivinar un rictus de asco en el humanoide que le miraba sentado al otro lado de la mesa.
__ ¿Qué problema?, Yo no tengo ningún problema, solo te preguntaba porque no te hicieron con pito.
__ Bueno, supongo que mi modelo está diseñado para el servicio doméstico y fueron planeados para no usarlos en el sexo. Creo que ahora todos los modelos de la clase tres en adelante son sexuados.
__ ¿Mm?
Nick siguió comiendo. Bebió agua, la heladera casi vacía era el testigo de su pésimo estado económico.
__ Fito, ¿Vos crees que la compañía Matsushita me podrá adelantar unos dos mil créditos antes de que termine una semana?
__ Lo dudo mucho señor, ellos son muy estrictos con sus finanzas… pero.
__ ¿Pero…?
__ Yo podría prestárselos si usted se compromete a devolvérmelos en cuanto le sea posible.
Nick se rascó la mejilla, le había crecido un poco la barba, miró al tipo artificial que a su vez tenía sus ojos verdes puestos en algún punto en el vacío.
__ ¿Ustedes tienen dinero?
__ La ley número 25.432 folio catorce del tercer gobierno mundial nos habilita a tener hasta un límite de 50.000 créditos en nuestras cuentas bancarias personales.
__ ¡Mira vos! ¿Y me podrías prestar unos 3000 para pagar el alquiler y comer algo más decente?
__ Siempre y cuando me de su palabra de que me los retornará…si.
__ Y si no te los pago nunca.
__ Bueno, me veré en la obligación de dejarlo tal como yo…
__ ¿?
__ Quiero decir, sin órganos sexuales.
Nick escupió la comida y le dio un ataque de tos que lo obligó a ir hasta la canilla y tomar agua a raudales, luego miró con el rostro desencajado al androide que permanecía sentado a la mesa. 
 
Unos segundos después de un silencio sepulcral la voz perfectamente modulada de Fito le dijo:
__ Es una broma señor, estoy seguro que usted es un hombre honesto.
A la media tarde fueron al banco Continental y retiraron los 3000 créditos que estaban bajo una clave secreta en la cuenta del androide.
 
Llegaron a un enorme Shopping y entraron al paseo de comidas.
__ ¿Daría mi alma por un burrito?
__ No creo que sea buena idea señor, los condimentos podrían hacerle mal y hasta causarle la muerte.
 
Se sentaron debajo de unos jardines colgantes, varias chicas pasaron riendo y bromeando, todas eran seguidas por autómatas también femeninas cargando bolsos y cajas. Solo esforzándose mucho se discernía que eran seres artificiales y en verdad uno lo suponía más por sus movimientos y la actitud que por su apariencia.
__ Mira que grandes tetas tiene esa robot Fito.
__ Es una bioandroide clase 3, realmente perfecta, un modelo…
__ Tetas Fito; tiene buenos pechos, me importa un corno que modelo es.
Nick pidió ensalada y un vaso de jugo de naranja, después de todo era dinero prestado y si Fito decía que los condimentos eran malos, eran malos y listo.
__ Y esas…chicas, tienen órganos sexuales.
__ ¿Vaginas?
__ Si…vaginas. __Pensó en las diferentes acepciones a la palabra que definía los órganos reproductores femeninos y sonrió.
__ Claro, las tienen, son modelos nuevos, pueden darle placer a sus amos…o amas dado el caso.
Una de las androides miró hacia atrás y sus ojos azules se cruzaron con la mirada de Nick, le sonrió y le hizo un gesto con la cabeza.
__ Es extraño. ___Dijo Fito mirando la escena.
__ ¿?
__ Esa chica, la modelo 3, le acaba de sonreír y usted es un completo extraño, es inusual.
__ No se  supone que están diseñadas para dar placer.
__ Si pero solo a sus dueños, a menos que la hayan programado para la prostitución pero eso está prohibido en este estado… es inusual.
__ Lo que realmente es extraño es que me está comenzando a gustar la ensalada y este jugo de naranja está buenísimo, creo que me estoy volviendo un humano sano.
__ Lo felicito señor.
__ Andate a la mierda.
 
Continuará.