Neo Vampiros 101: Cruel heavy

074_silent

Neo Vampiros 101
Cruel Heavy
Por: Darío Valle Risoto

La medicación la molesta, se siente mejor, es cierto, pero la pone mal vivir empastillada, con todo eso debería serenarse y hasta sentirse afortunada porque después de todo es la espectadora privilegiada de un extraño juego de vida y muerte que muy pocos a lo largo de la historia han tenido la oportunidad de presenciar.

Se desnudó, se miró al espejo, ese era uno de esos días en que se podría hasta sentir: linda, sensual… al carajo. Abrió el panel y puso el agua lo bastante caliente como para sacarla de la modorra en que esas malditas pastillas la ponían a lo largo del día y todo era para masticar ese raro privilegio, castigo, milagro y sacrilegio de ser amiga de una…

Se bañó lentamente, pasó la esponja por cada ángulo de su cuerpo aún joven y sensual, pero se detuvo en aquella cicatriz regalo del encuentro con la cazadora, con aquella alemana terrible… Morrigan Westenra. Nunca va a olvidar su nombre, sería imposible.

Comenzó a enjuagarse bajando la intensidad del agua y dejando que esta se enfríe hasta que llegó a estar completamente helada, eso se supone que hace bien para la circulación de la sangre, así dicen los que saben. Pero de seguro ninguno tiene a una no muerta que se alimenta de hemoglobina como amiga.

Se sintió mejor mientras se secaba, hacía un mes se había cortado el cabello pero aún lo llevaba suficientemente largo como para atarlo en una cola y mirarse de nuevo al espejo luego de quitarle el vapor.

Pensó en la última noche en que fue a la mansión del Prado, se había sobresaltado porque vio un par de ojos en la noche y no eran los de ella sino los de un gato negro que le bufó descontento de su visita mostrándole sus dientes.

__ ¿Es tuyo? __Le preguntó sin saludarla cuando la vio sentada frente al televisor.
__ Viene casi todos los días, le puse: Lucifer.
__ Muy original el nombre, si me lo permitís.
__ Le iba a poner Floppi pero no pega con mi personalidad.

Paula se acercó por detrás a su amiga y la besó en la mejilla helada, de porcelana.
__ ¿Qué te trae por acá a estas horas?
__ ¿Las noticias?, Otro milico muerto, bueno, un ex capitán de la armada y seguro que algo tienes que ver. ¿No?
__ ¿Desde cuándo te preocupan estas escorias?
__ Son seres humanos.
__ Y yo soy la Mujer Maravilla.
__ Déjate de bromas. ¿Lo mataste?

Lorena sin mirarla fue hasta la cocina y volvió con una botella de vino Tannat, sirvió para las dos. Paula dejó la cartera sobre un costado del sillón mientras Lucifer la miraba sin pestañear.
__ Creo que le caes bien.
Paula tomó media copa de un trago.
__ Era primo lejano de mi padre: el Capitán Beltrame Bayo.
__ ¿Y? __ La vampira se encogió de hombros, se sentó en el sofá sin hacer ruido pero tomando el control remoto apagó la televisión que estaba encendida y la miró a los ojos de esa forma que lograba sacarle más de un escalofrío.

__ Ese viejo de mierda estaba requerido por interpol y sin embargo en este país absurdo se le seguía pagando una pensión de ciento ochenta mil pesos por mes, el la cobraba por medio de un apoderado que luego le giraba el dinero al Brasil hasta que el mes pasado vino para el nacimiento de su tercer nieto… un niño precioso, es justo decirlo.

Paula tomó el resto del vino y sirvió más, su amiga aún tenía su copa casi llena. Encendió un cigarrillo lo que no era muy común en ella. Después de todo no le iba a hacer mal, ya era demasiado tarde, pero a Paula la soliviantaba ese olor inmundo a tabaco.

__ Me costó localizarlo, ya sabés que aún tienen intacto su sistema de encubrimiento y aún entre los políticos de izquierda se cuidan el culo unos a otros, así que me fue difícil encontrarlo y justito aquí en Montevideo, luego de más de treinta años que no contábamos con su desagradable presencia.

Sonrió mientas el gato se rozaba contra sus piernas heladas, parecía no importarle que estuvieran muertas como columnas.

__Así que hace dos o tres días me colé en esa preciosa casa en Malvín y lo encaré para disfrutar de su versión del terrorismo de estado como le llamamos algunos aunque para ellos fue un “gobierno de facto”, una especie de justa cruzada patriótica a ritmo de picanas, submarinos y desapariciones forzadas. Pero a estas alturas: ¿que más te voy a contar mí querida amiga?

Paula se sintió mareada pero desde luego que no por ese tipo sino por ella, la amiga extraña y casi inmortal que la miraba como leyéndole los más profundos pensamientos.
__ A propósito, el viejo, ese que según decís fue primo lejano de tu pituco padre me dio el placer de resistirse y por lo tanto le corté un brazo y lo vi desangrarse hasta que me dio hambre y ya sabés el resto.
__ Está bien, ya fue suficiente. ___Paula se puso de pie pensando en irse.
__ No, no fue suficiente, la mano la traje en el bolso y se la di a Lucifer pero… ¿Sabes una cosa?: Los gatos no comen mierda.

FIN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s