¿Es evidente la existencia de “Dios”?

184945_150141375044991_139887596070369_277119_264492_n

Sin Dioses
¿Es evidente la existencia de “Dios”?

En una discusión en las redes sociales, un creyente afirmó con toda seguridad que él no tenía necesidad de demostrar la existencia de “Dios”, porque es demasiado evidente. ¿Realmente lo es? – Obviamente no, porque si lo fuera, no tendríamos necesidad de abordar el tema de su existencia, como se ha venido haciendo durante siglos sin ninguna solución, apelando a argumentos filosóficos o tratando de adaptar (sin ningún éxito) algún descubrimiento científico a alguno de los conceptos que se tienen de “Dios”. A nadie se le ocurriría organizar un debate sobre la existencia de algo o alguien que es demasiado evidente. Eso sería motivo de risa. Y tampoco habría grupos o foros de discusión sobre el tema de la existencia de algo o alguien que fuera demasiado evidente.

Para empezar, ni siquiera hay una definición universalmente aceptada de “Dios” [1]. Si bien en el mundo occidental cuando alguien menciona a “Dios” se refiere por lo general a la deidad bíblica Yahvé-Jehová, eso no es válido para otras partes del mundo. Hay otras religiones con muchísimos seguidores, que no creen en ese dios. Se calcula por ejemplo, que hay en el planeta al menos unos 800 millones de hindúes y unos 1000 millones de budistas que no creen en él, sólo por mencionar dos de las religiones más grandes, de las 4.200 religiones que existen. Y sólo los hindúes tienen tantos dioses, que se ha perdido la cuenta. Algunos han llegado a afirmar que son 330 millones, aunque otros opinan que esa es sólo una cifra simbólica que representa el infinito [2]. Pero concedamos que al menos son miles. Y no hemos mencionado el islam, con unos 1.450 millones de seguidores, que tienen su propia versión del dios bíblico.

Además, por supuesto, también estamos los ateos o no religiosos, que según el último estudio internacional de Gallup (realizado en 57 países en 2011), somos el 36% de la población mundial, es decir, unos 2.600 millones de los 7.300 millones de población total.

Pero aparte mencionemos que muchos religiosos o no religiosos tienen también diferentes conceptos abstractos de “Dios”: Dios Trascendente, Dios Espiritual, Dios Energía, Dios Amor, Dios Naturaleza, Supremo Controlador, Principio Universal Supremo, Realidad Superior… definiciones que tampoco son aceptadas por toda la humanidad.

¿Podemos decir que “Dios” es algo demasiado evidente que no necesita demostración, si ni siquiera podemos definirlo unánimemente? ¿Cómo podemos decir que hay un Ser Supremo único que quiere relacionarse con nosotros, si ni siquiera es eficiente en eso? ¿No debería estar “Dios” proporcionando suficientes evidencias para que tengamos absolutamente clara su existencia? ¿Para qué tendría que exigirnos tener “fe” en su existencia si eso fuera completamente evidente? ¿No parece más bien que “Dios” ha estado continuamente “jugando al escondite” con nosotros? (quien lo encuentre, gana el juego).

Y tampoco es evidente la existencia de ningún “Dios” cuando observamos todo el sufrimiento innecesario que experimenta la humanidad, en un mundo donde 19.000 niños mueren diariamente por causas evitables (según datos de 2016), 6.400 de ellos por falta de alimentos; donde alrededor de 250.000 niños contraen cáncer cada año; donde 795 millones de personas padecen de hambre. Y esto, sin mencionar el sufrimiento de las demás especies. Si existiera un “Dios” todopoderoso y perfectamente bueno, ¿no impediría este sufrimiento?

Y si es en el campo científico, con cada nuevo descubrimiento tampoco se pone en evidencia la existencia de ningún “Dios”, sino todo lo contrario. Los cosmólogos más prestigiosos como Stephen Hawking han descartado la necesidad de algún dios para explicarse el origen del universo, y ya antes Charles Darwin había descartado la necesidad de un dios para explicarse la variedad de seres vivos. Los biólogos actuales se explican más la aparición de la primera forma de vida mediante la abiogénes, que introduciendo algún concepto de dios. Y las neurociencias explican ahora todos los fenómenos relativos a la conciencia (lo que antes llamábamos “alma”), también sin necesidad de ningún dios. Por esto, uno de los premios Nobel de Física 2019, el científico suizo Michel Mayor, ha llegado a esta conclusión: «para mí no hay sitio para Dios en el universo.» [3].

Referencias:

[1] https://es.wikipedia.org/wiki/Existencia_de_Dios

[2] http://www.viajeporindia.com/in…/religion/dioses-indios.html

[3] https://elpais.com/…/…/10/08/ciencia/1570566287_988305.html…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s