Una muchacha mirando al mar

Salvador Dalí, Woman at the Window (Muchacha en la ventana), 1925

Una muchacha mirando al mar
Por: Darío Valle Risoto

El mar amenaza con inundar la habitación, el viento trae un aroma salado que casi puede no solo sentir en su olfato sino también en todo su cuerpo. Un velero, las colinas y el pueblo pesquero, otro de tantos en Galicia. Y la tristeza que no es otra de tantas tristezas y sin embargo contiene una suerte de anhelo.

Papá siempre volvía con la piel curtida y ese mismo olor a mar pero concentrado en cada cicatriz de su piel de viejo navegante, papá siempre volvía hasta que lo trajeron muerto aquella noche aciaga en que la tormenta penetró todos y cada uno de los corazones de la casa. Pero ahora espera a otro mucho más joven pero también un pescador, es que en esa parte del mundo no caven muchas alternativas para ganarse la vida.

Al menos las mujeres pueden ser putas o monjas que no es lo mismo aunque muchos lo piensen y la muchacha pensándolo sonríe con una mueca triste mientras su madre la llama para que desayune.

Baja las escaleras pero antes de dejar la ventana en un último vistazo ve a aquel velero que no es la barca que espera pero tal vez esté transitando las mismas olas que el surcó a por los frutos de un mar no siempre generoso. Media luna navegando hasta Ferrol y luego otra media luna más grande hasta Gijón o tal vez ir hacia el oeste y arriesgarse a caer en el fin de la tierra.

La madre sirve el pan y la leche y la mira, sabe que está triste, las madres lo saben todo pero suelen no comprender mucho cuando se trata del amor.
__ Mi niña: ¿No te cansas de esperarlo? ¿Y si viene en el tren?
__ Nunca, esta tarde iré a la estación como todas las tardes.
__ Pero…

Y Penélope irá como desde hace ya dos años a la estación del tren por las tardes y por las mañanas mirará al mar por la ventana de su cuarto, hasta que sea necesario y quede sola en la casa y sus largos cabellos comiencen a volverse plateados pero nunca dudará de que él tenga que volver a su lado.

FIN

Tarea del taller de escritura, escribir un cuento inspirados en la pintura: “Muchacha en la ventana” de Salvador Dalí 1925

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s