Neo Vampiros 98: Un marido ejemplar

071_silent

Neo Vampiros 98
Un padre ejemplar
Por: Darío Valle Risoto

Ella amasaba el pan sobre la mesa de la cocina, sus manos le daban la forma adecuada a lo que iba a ser el alimento de su familia. No tenía idea de que alguien la observaba.
A la mañana siguiente la policía rodeaba la zona en un amplio operativo buscando rastros, la ventana destrozada en el patio era elocuente y las señales de lucha habían dejado harina y restos de masa por todas partes hasta el mismo jardín.
No supo cómo ni quién había entrado así, fue tan rápido que apenas su instinto de conservación la hizo patalear, golpear y arañar hasta que la habían dejado inconsciente de un golpe en el mentón.
__ Tu marido… decime si tu marido es el que busco.
__ No sé de qué me habla, ¿Quién es usted?, ¿Dónde estoy? __Le había vendado los ojos, ella permanecía en el piso de su casa en el Prado, Lorena por primera vez traía a alguien que podía incriminarla y acabar con todo con solo saber su localización pero esa mujer sabía algo de la niña desaparecida, tenía que saber algo.

¿Cómo había obtenido la pista?
Dos semanas y largas noches recorriendo la ciudad la pusieron como testigo de una discusión que al principio no había significado mucho, era sobre un marido esquivo y la falta de plata de la cuenta de la familia, bien podía tratarse de una infidelidad más hasta que en el sonido de la voz del hombre movió un profundo sentido oculto de su personalidad de mujer vampiro.

Paula ya de alta había vuelto a su casa pero no había dejado de seguir las noticias de la niña, ya hasta su propia familia la daba por muerta para peor la policía poco a poco dejaba de hacer preguntas, todo era un puzzle indefinido donde el abuso de menores era el móvil más formulado.
__Ya debe estar muerta. __Le dijo a su amiga que seguía con su habitual palidez y rostro inexpresivo sentada ahora en el escritorio mientras en el ordenador de Paula se agolpaban fotos y datos sobre: Alicia M. tal como la buscaban públicamente.
__ La voy a encontrar, aunque sea a su cadáver.
__ A veces me estremecen más tus palabras que saber lo que sós.
Pudo ser una sonrisa irónica pero no lo fue, Lorena beso subrepticiamente a Paula en la mejilla izquierda y se retiró como el viento por el hueco de la ventana, ella cerró apenas para ver una silueta pequeña que se remontaba como sin peso por sobre los techos vecinos.

__ ¿Su marido es un pedófílo?
__ ¿Qué dice?
Nunca saben nada y si lo saben lo niegan.
__ Tenemos dos hijas, ¡Por favor, Jeremías es un buen cristiano!
__ Pobre ingenua y estúpida mujer, ¿Cuánto hace que no coge contigo?, ¿Sienta a tus hijas en la falda demasiado tiempo?… ¡Decime! __La levantó en el aire y por suerte no podía ver el rostro desencajado, los ojos rojos, los colmillos y el hambre,
Rompió a llorar histéricamente y Lorena la mordió para alimentarse, no era necesario matarlos, a veces con medio litro alcanzaba.

Al otro día Jeremías regresó a casa y encontró la ventana de la cocina rota y a su mujer con un pañuelo al cuello sentada a la mesa, ni siquiera había limpiado el desorden, sobre esta tenía desparramados los DVD’s que él había escondido muy bien en el entre techo de ático.
__ ¿Desde cuándo hijo de puta?
Las tapas eran elocuentes, no había sido necesario ver las películas, él se derrumbó llorando, era media mañana y bastante lejos de allí alguien no dormía bien en su ataúd.

Juicio y Castigo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s