Neo Vampiros 95: Un Monstruo

068_silent

Neo Vampiros 95
Un Monstruo
Por: Darío Valle Risoto

Es una niña, casi una niña, probablemente tenga entre once, doce o tal vez trece y represente menos, pero: ¿A qué madre se le ocurre permitirle pintarse las uñas así?
Jeremías la miraba casi a diario en su viaje de regreso a casa en el colectivo, la joven viste la clásica túnica escolar, por lo tanto no es difícil imaginar la edad.

Rubia, con el pelo largo recogido y una mirada pícara. Hace días que descubrió que el hombre trata de observarla disimuladamente, ella coqueta se arregla el cabello y sonríe mientras viaja parada y poco a poco se va corriendo hasta donde está el observador, el colectivo lleno apenas deja lugar para estar parados. Jeremías viene de mucho antes por lo que siempre consigue un asiento junto a la ventanilla y conoce a la mayoría de los pasajeros.

Pensaba en que estaba enfermándose porque comenzó a tener sueños sexuales con la jovencita. Todos terminaban invariablemente en una orgía donde el placer y la culpa comenzaban a golpearle la conciencia hasta despertarlo. Varias madrugadas caminó hasta la cocina para tomar un vaso de agua fría mientras su esposa seguía durmiendo ajena a su procesión.

Unos días después rentó un apartamento con sótano, habló con la inmobiliaria para que la casa tuviera un sótano porque dijo trabajar en artesanías y esas cosas. Poco a poco acondicionó el lugar para aquel plan que como una fiebre creció dentro de su pecho sin poder contenerlo. No le costó armar la jaula, le vendieron las rejas como si se tratara de diferentes partes de portones, hasta le armó una ducha y un lugar donde hacer las necesidades.

Solo faltaba secuestrarla.

No fue fácil, varias veces la siguió, descubrió que tenía dos amigas, una blanca y la otra morochita, pero se despedían antes, tenía tres cuadras hasta la casa para hacerse cargo y aunque no fue fácil al fin lo hizo.

Y por más que le dijo que no le iba a pasar nada, que solo la quería mirar ella lloró y gritó y hasta se desmayó un par de veces con el pelo enmarañado ya no era tan linda como antes, pero igual así inconsciente la desnudó y la lavó delicadamente con las manos temblorosas y la mente hecha un torbellino.
Volvió a casa y estuvo dos días sin ir a trabajar porque se sentía mal, su mujer no se enteró, en el mismo horario en que debía estar en la oficina iba a la casa rentada y bajaba los diecisiete escalones hasta que la encontraba.
Al segundo día comenzó a hacerlo.

La noticia de la chica desaparecida conmovió a la gente, había algo de injusto en que la belleza mostrada en la foto dejara a las personas aún más sensibilizadas con la noticia, cuando Paula vio la nota a los padres por televisión aún estaba internada en el sanatorio e inmediatamente pensó en Lorena.

La llamó, hacía dos semanas que se encontraba internada en un sanatorio psiquiátrico luego de lo sucedido con el accidente del caballo, los sueños continuaban pero evitó decírselo al doctor aunque el profesional lo intuía.

Luego de intentarlo infructuosamente con el celular comprendió que Lorena seguía tan reacia a esos aparatos como de costumbre, pensó en que su conexión no podría haberse roto así nomás y cerró los ojos y trató de visualizarla para pedirle ayuda.

En ese momento entró el doctor Celestino Menchaca y la encontró sentada en su cama con actitud meditativa pero concentrada.
__ ¿Te encontrás bien?
__ Si doctor, déjeme sola, estoy tratando de descansar.
Él se rascó la barbilla y dejó la habitación no sin antes pedirle que trate de dormir que el fin de semana siguiente posiblemente le darían el alta.
Ella le regaló una sonrisa forzada, en ese momento algo se movió afuera contra la ventana.

Juicio y Castigo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s