En un Mundo Cualquiera

2018-11-20t122727z_846689133_rc12c6b186a0_rtrmadp_3_greece-pensioners-protests__tcp_gallery_image

Los jubilados griegos participan en una manifestación contra los recortes de pensión en Atenas COSTAS BALTAS / REUTERS

2018-11-20t195759z_2088427882_rc1def3b4730_rtrmadp_3_usa-thanksgiving-trump__tcp_gallery_image

El presidente Trump perdona el pavo del Día de Acción de Gracias durante la ceremonia en la Casa Blanca en Washington. LEAH MILLIS / REUTERST

2018-11-21t030951z_829867635_rc1bc37981f0_rtrmadp_3_usa-immigration-caravan__tcp_gallery_image

Kirstjen M. Nielsen, secretario de Seguridad Nacional, realiza un recorrido por un muro fronterizo reforzado junto a la frontera con México en el Parque Estatal Border Field en San Diego MIKE BLAKE / REUTERS2018-11-22t212937z_1640127478_rc1afccdb330_rtrmadp_3_global-plastic__tcp_gallery_image

Maria Bersabe Ponce, de 87 años, se sienta dentro de su casa hecha con botellas de plástico en el pueblo de El Borbollon en El Transito. JOSE CABEZAS / REUTERS2018-11-23t054312z_1864867711_rc18612b2b60_rtrmadp_3_usa-immigration-caravan__tcp_gallery_image

Un niño migrante, parte de una caravana de miles que viajan desde América Central en ruta hacia Estados Unidos. mira desde detrás del escudo antidisturbios de un policía mexicano cerca del puerto de entrada de El Chaparral del cruce fronterizo entre México y Estados Unidos. KIM KYUNG-HOON / REUTERS2018-11-24t104817z_1444379157_rc1fd153ce40_rtrmadp_3_france-protests__tcp_gallery_image

vestidas con un chaleco amarillo, un símbolo de la protesta de los conductores franceses contra los precios más altos del combustible, se encuentran en la luz roja en t l Champs-Elysee en París BENOIT TESSIER / REUTERS2018-11-25t010339z_550604362_rc1c04748230_rtrmadp_3_taiwan-politics__tcp_gallery_image

Una LGBT partidaria de LGBT llora después de perder el referéndum Taipei ANN WANG / REUTERS2018-11-25t185130z_786736237_rc12878e9c50_rtrmadp_3_taiwan-politics-lgbt__tcp_gallery_image

simpatizantes del matrimonio entre personas del mismo sexo participan en un desfile de orgullo LGBT después de perder en el referéndum de igualdad matrimonial, en Kaohsiung TYRONE SIU / REUTERS2018-11-25t222918z_1967713722_rc1c8ae957c0_rtrmadp_3_usa-immigration-caravan__tcp_gallery_image

Una familia de migrantes, parte de una caravana de miles que viajan desde América Central en ruta a los Estados Unidos, huyendo de los gases lacrimógenos frente al muro fronterizo entre los Estados Unidos y Méxco en Tijuana KIM KYUNG-HOON / REUTERS2018-11-26t024136z_1359432600_rc1155766a70_rtrmadp_3_usa-immigration-caravan__tcp_gallery_image

Migrantes, parte de una caravana de miles de personas que viajan desde América Central en ruta a los Estados Unidos, cruzan el río Tijuana para llegar al muro fronterizo entre los Estados Unidos y México en Tijuana ALKIS KONSTANTINIDIS / REUTERS2018-11-19t235415z_133056267_rc1994a3d680_rtrmadp_3_china-dailylife__tcp_gallery_image

Una madre mira a su hija entre las hojas caídas apiladas en forma de corazón en Beijing JASON LEE / REUTERS

 

 

Venom: La película

venom 0

Venom
Por: Darío Valle Risoto

Supongo que era de esperarse que tras el enorme auge que tiene en estos años el cine sobre superhéroes que poco a poco comenzaran a aparecer diferentes spin off y/o películas sobre los villanos. Venom comenzó como enemigo de Spiderman y luego se transformó en un aliado más y como suele suceder en este tipo de franquicias se usan hasta el abuso a los personajes exitosos y ya hay más de un Venom como así de hombres araña lo que a un servidor le resulta una pésima idea.

Esta película quizás obedece al renovado éxito de Spiderman agregado al universo Marvel tras su aparición en Capitán América Guerra Civil y luego ya en Homecoming, más recordemos que este simbiote había estrenado en la última de la trilogía maravillosa de Sam Raimi y fue demasiado criticado para mi gusto.

Tom Hardy es un gran actor y quizás gran parte de que esta película me haya resultado buena dependa de su protagonismo ya que el guion no tiene nada de original, para nada, es convencional, entretenido pero falto totalmente de algún giro que le aporte algo nuevo a esto o quizás sea porque la falta de Spiderman se nota demasiado.

Los efectos son buenos más tampoco deslumbrantes y tomemos en cuenta de que la película debió tener algún problema para su clasificación para todo público ya que por eso no vemos claramente cuando esta cosa se come la cabeza de la gente y después de todo tampoco que a uno le haga falta ver esas chanchadas. En síntesis la película cumple, no es ni fuera de serie ni quedará en la historia pero entretiene y eso es lo menos que se le puede pedir a este tipo de trabajos.

El cameo de Stan Lee: sencillamente glorioso.

venom 1

venom 2

venom 328225cc90b4307ed1cff6595be91f9f325dd3dd48a4e040bb7545805ebea1de314522b74925e603981934c32debf3f63

91 El Quinto Elemento

91

91 El Quinto Elemento
Mis 100 Películas
Por: Darío Valle Risoto

Si no tuviera otro remedio que elegir un solo género de cine me quedaría con la Ciencia Ficción y de entre cientos de grandes películas de este variopinto estilo: “El Quinto Elemento” del gran director escritor francés: Luc Besson se llevaría la palma.

Lamentare siempre no haberla visto en el cine porque es magnífica su fotografía y todo lo que rodea a esta historia inspirada en el cómic francés de ciencia ficción y de anticipación con una absurda y atractiva trama sobre el elemento que podrá salvar a la tierra de la gran oscuridad que se aproxima.

Milla Jovovich comparte cartel con el gran Bruce Willis pero también tenemos a un Gary Oldman como Hitler futurista y a entrañables secundarios que conforman una irrepetible aventura de acción, humor y una música inolvidables.

He discutido en varios foros sobre esta para mi joya del cine en todo su contenido: perfecta, redondita, revolucionaria película que me remite a la Heavy metal animada de años antes, a Den, a Moebius, a las revistas Cimoc, Metal Hurlant, etc. Lamentablemente al no ser del cine usamericano no ha sido valorada como se debe porque es europea pero no olvidemos que el estilo de Besson abreva del cine yanqui pero sin perder la calidad del cine del viejo continente, tal vez de allí su genio.

Info sobre esta película

 

 

 

92 Esperando la Carroza

92

92 Esperando la Carroza
Mis 100 Películas
Por: Darío Valle Risoto

Película argentina del año 1985 que retrata perfectamente a una familia rioplatense de clase media baja con sus ribetes grotescos, de humor involuntario y con personajes entrañables desde la propia Mama Cora a todo un verdadero zoológico de seres tan aborrecibles como entrañables.

Una película que me asaltó en el video club dejándome como a muchos en esta parte del mundo con la sensación de que el libro de Alejandro Doria y Jacobo Langsner pudo bucear perfectamente en la siquis cotidiana del criollo que habita tanto Buenos Aires como Montevideo pero que bien puede ser la anatómica recreación de cualquier familia de este mundo.

Un clásico de culto no podía faltar de mis cien películas porque sintetiza quizás en esta absurda historia de la abuela perdida aquello que en esta parte del mundo solemos tener como lo más preciado y que sin embargo no solemos tomar en cuenta: nuestros viejos y sus tradiciones.

Información sobre esta película

 

 

 

Aquella tumba sin nombre (Cuento)

cementerio-general

Aquella Tumba sin Nombre
Por: Darío Valle Risoto

Clarita se puso a llorar y nos arruinó la tarde. ¿Para que la trajiste? Le preguntamos a coro a su hermano Adrián y este se encogió de hombros pero todos sabíamos que la única forma de que sus sobre protectores padres los dejaran jugar con nosotros en el fondo de la iglesia era juntos.

Se la llevó lanzando mocos por el camino entre las últimas lozas del viejo cementerio, la tarde era gris y plomiza, al otro lado de la calle estaba el complejo de viviendas “Belle Rouge” y a nuestra derecha la carretera a “Kirk Town”.

Lucas me miró, su hermano me pidió un chicle, le di el último y el gordito me sonrió con sus cachetes pecosos. Yo sabía que siempre terminaba siendo el líder de todos los juegos y que con apenas once años era lo suficientemente maduro como para proponer ese tipo de aventuras que terminarían siendo cuentos para llevar a la escuela los lunes.

__¡Vamos al club!. __Les dije y el rostro de Marcel el hermano de Lucas se puso lívido, el siempre tenía mucho más miedo que el resto de nosotros fuera lo que fuera, quizás porque si algún monstruo pensaba almorzarnos seguro comenzaba por el más rollizo, en conclusión: Él.

__Se hace tarde y mamá se va a enojar. __Le dijo a Lucas mirándome a mí y luego en dirección entre las lápidas a “ese lugar”.
__ Nos vamos Peter, es tarde, perdónanos. __Me dijo Lucas y bajó el rostro como si hubieran cometido un imperdonable pecado.

Peter soy yo, un chico de once años, el más pobre de la escuela y una especie de protector de todos los niños que le temen a Randy Thomson o quieren comprar botellitas rellenas de licor en la tienda de Algorta. Trabajo casi todo el día en el taller de mi tío Farmus Callahan donde vivo, nunca conocí a mis padres ni me hubiera interesado conocer a ese par de perdedores.

Se fueron débiles y cansados de jugar por el mismo camino que Adrián y su hermana Clarita, un grupo de nubes negras sobre las sobrecargadas grises presagiaban la inminente lluvia y un halo de viento frío me hizo abrazarme a mi mismo tratando de calentar mis brazos desnudos.

Por el camino principal, a unos metros de la estatua del santo decapitado encontramos cierta vez una cripta que tenía la puerta oxidada y vieja, armados de valor bajamos en aquella ocasión Sixto y Yo y luego de hacernos de improvisadas antorchas descubrimos que era lo suficiente espaciosa e interesante como para limpiarla y hacer en ese lugar una especie de club de juegos.

__Nuestro club secreto. __Había dicho Sixto negro y casi invisible en la bruma del humo de las antorchas mientras el olor ácido de lo viejo nos cubría de sensaciones extrañas y nos obligaba a toser.

Lamentablemente ya no vivía en Kirk Town, el desempleo lo habían devuelto a él y sus once hermanos a Alabama. Cuando le mencioné al Ku Klux Klan creo que le arruiné el viaje, pero no me gustaba nada la idea que esos locos con sábanas lastimaran a mi más grande amigo. Obvio que Sixto era el sexto de esa docena de negritos.

Me había dejado su resortera, una fuerte honda de madera noble y casi tan oscura como su piel, dos cómics manoseados del capitán América y otro de Historias de la Cripta que les solíamos leer a Lucas, a Adrián y sobre todo a Marcel, el hermano pequeño del primero que indefectiblemente se meaba de terror.

La cripta tenía una estrecha escalera de ocho escalones bastante altos, siempre me preguntaba como diablos bajaban los cajones en tan poco espacio, luego tenía un amplio espacio de unos tres metros por tres con una especie de estanterías al fondo donde descansaban seis ataúdes, cuatro de ellos estaban totalmente destrozados y las maderas podridas con restos de huesos se desparramaban sobre las baldosas grises. La total ausencia de artilugios cristianos como cruces o imágenes era lo que más le había llamado la atención a Sixto.

Prendí la lámpara de aceite que le había robado hacía un par de meses a mi tío y arrimando el cajón que usaba de asiento a otro que tenía por mesa me dispuse a leer por millonésima vez: “El Tesoro Nazi”, una aventura narrada por Stal Lee con dibujos de un tal Jack Kirby con el capitán América destrozando un complot de la SS para invadir Nueva York con gárgolas de tres metros.

En el silencio absoluto de la cripta solía ponerme a pensar en cosas que nunca pensaba “arriba” o “afuera”, en cosas tortuosas y difíciles de comprender para un joven como yo obligado a madurar quizás antes de su tiempo. La resortera “de Sixto” y tres piedras descansaban a mi lado como si fueran el arma de un pistolero del oeste presto a jugar al poker con fantasmas invisibles. Frío, miedo y soledad se llamaban ellos.

De los seis cajones que había en la cripta solo quedaban dos, prácticamente solo Sixto había quitado los otros cuatro que el tiempo había destrozado, no sé cómo tenía el valor para barrer tanta inmundicia pero en un par de días lo había hecho tirándolo todo en el osario junto a la iglesia pero del lado de atrás.

El negro transpiraba mientras me alcanzaba las bolsas que olían como el carajo y que yo vaciaba en el pozo de huesos sin mirar que contenían, con respirar esa mierda ya era más que suficiente. Finalmente solo quedaron dos cajones, dos ataúdes negros, uno en el primer lugar y otro en el quinto. Sixto no quiso sacarlos, se persignaba varias veces al mirarlos, era como su salvoconducto para sentir que tomar la cripta como nuestro club era posible de ser.

Comí un emparedado de atún que había guardado en mi sucio morral, junto a este encontré un pañuelo bordado que me había regalado aquella niña en la escuela, no recordaba su nombre, era pelirroja y bonita y me había regalado justo a mi su…
Un ruido seco.

Un ruido seco como de algo que rasca la madera me puso todos los pelillos de la nuca en alerta y me hizo automáticamente tomar la resortera con la firme convicción de que no estaba solo. Una rata, es una rata, no puede ser otra cosa que una rata o tal vez los escarabajos, solo esos pueden ser, los fantasmas no existen y yo me cago en dios. Me repetía para sentirme más seguro pero ya me temblaban las piernas.

Algo en el primer ataúd rascaba la madera, algo desde dentro y yo paralizado de terror no podía correr a la escalera y el maldito farol a keroseno que comenzaba a mostrar una rara sombra en la pared que no era otro que yo mismo agigantado por una pavorosa angustia.

Entonces el cajón explotó, estalló en pedazos y un hombre pálido y alto, como de dos metros salió de él. Impecablemente vestido con traje negro y capa forrada de sedas rojas me miró con sus ojos punzantes y me dijo: __Yo soy el vampiro.

FIN

Gracias a Ray Charles

front

Gracias a Ray Charles
Por: Darío Valle Risoto

Aparte de su principal y primordial tarea de ver todo el porno gratis que queramos la internet tiene usos de fundamental importancia y no me refiero a perder horas navegando entre las innumerables redes sociales recolectando frases de Pablo Coelho o discutiendo los dos mil mensajes ocultos de la película Infinite War sino a la maravillosa posibilidad de colectar música.

ray_charles-the_genius_of_ray_charles_-atlantic-_(album_cover)Un melómano como yo, canción que debió escribir alguna vez ese genio olvidado apodado Palito Ortega, se ve continuamente buscando aquellos intérpretes musicales que anidan en alguna parte de la ya vetusta memoria de metalero anarquista friki que a uno le ha tocado ser. Por lo tanto casi agotada la discoteca en MP3 del heavy metal uno vive también de otras músicas como la clásica, el querido tango, algo del canto popular uruguayo, etc y también hay algunas bandas y solistas que gracias a la fabulosa creatividad de las radios uruguayas solo disfrutamos de uno o dos éxitos y nada más, a saber: The Eagles, Steppenwolf, Marillion, Kansas y muchas otras.

Por otra parte en las raíces de mis recuerdos de la niñez he rescatado y todo por la triste noticia de su muerte sendos grandes éxitos de Charles Aznavour, con cancioes que me hicieron estremecer, tiempo antes fue Tom Jones y ayer de tarde recordé a un hombre que debí haber disfrutado tanto como los mejores, nada menos que al fabuloso Ray Charles.

Y por allí me pongo a reflexionar en el enorme tesoro que la humanidad toda le debe a uno de los acontecimientos más reprobables y tristes que le tocó vivir y fue el tráfico de esclavos. Miles de hombres y mujeres de raza negra llegaron a América y alguna mágica alquimia hizo que en los territorios de los Estados Unidos gestaran el nacimiento nada menos que del Blues y por ende del Rock and Roll y prácticamente todas sus vertientes. Ni hablar del Soul, el Gospel, etc.

Ray Charles significa un viaje en cada canción, no es simplemente música, como afortunadamente algunos cuantos más, pero no demasiados. Ray tuvo la magia en la voz y la chispa en sus dedos para dejarnos la sensación de lo bueno de estar vivos pese a alguna historia triste, a tener a Georgia en la mente o a ver como Jack corre a alguna parte, quizás la libertad.

Gracias a todos ellos por la música, la verdadera música.

 

Lovecraft por Breccia

Lovecraft_001

Si mencionamos a H.P.Lovecraft no necesitamos muchos adornos para referirnos a un escritor fundamental de la gran literatura fantástica, si a eso le agregamos el trazo artístico del gran dibujante: Enrique Breccia, no falta nada para comprender que este cómic es una joya entre las novelas gráficas, se aconseja conseguirlo en papel, esperar una noche de tormenta y leerlo a la luz de una vela. Negra si es posible.

LOVECRAFT por Breccia

 

01