El Síndrome Guastavino

00

Esta es una novela gráfica muy dura, implica la vida de un hombre enfermo, un espíritu dañado por ser hijo de un torturador que se llevaba el trabajo a casa. Una terrible conjunción de crudeza en el arte de las viñetas sabiamente retratadas del señor Guastavino. No es un cómic fácil, para nada lo es, pero a veces es necesario ver estas cosas para que al menos reflexionemos esperando un mundo donde estos temas solo habiten el mundo del papel y no el de la realidad.

Aclaración: Absolutamente prohibida para personas sensibles

El Síndrome Guastavino

Aquellos días de Radio comunitaria

257d7eb587b8ccb1bf8d0d4168d26678

Aquellos Días de Radio
Por: Darío Valle Risoto

Allá por el año mil novecientos noventa y cinco comencé a hacer radio en una radio comunitaria, venía de la amarga experiencia de haberme presentado con un proyecto en la radio El Puente y este fue rechazado sin demasiadas explicaciones y luego me vengo a enterar de que presuntamente estaban disgustados porque les había enviado gente que se había ofrecido para hacer programas y eso no fue bien visto.

Nunca supe si eso fue verdad pero en síntesis se trató de que no les caí bien y porque había cierta persona que no me quería allí y listo, lamentablemente como muchas otras veces en mi vida me di cuenta que los cobardes te rechazan de costado y sin dar la cara porque carecen de argumentos y cojones para hablar de frente.

Después de todo no era para hacerse muchos problemas ya que se trataba de algo honorario que ni siquiera me iba a dar alguna ganancia y si mucho trabajo. Por lo tanto cuando fui aceptado en radio Alternativa sin demasiadas vuelas me sentí contento y traté de ser lo más profesional posible con mi primer programa: “Cuerdas de acero” que era de una hora y se dedicaba difundir Hard Rock y heavy metal entre otros.

En aquellos momentos estábamos en transición entre los cassettes y los compactos por lo que llevaba todos mis cassettes con los temas “en boca” listo para difundirlos y tenía a su vez una lista programa a programa para hacer seguimiento y no repetirme. Curiosamente cuando estudié comunicación mi interés estaba en los medios escritos y no en la radio aunque desde luego tuvimos mucha práctica en la sala de radio de la universidad del trabajo.

Aparte de hacer mi programa pagaba una mensualidad para sustentar la radio que era muy libertaria y tuve mis primeras experiencias con asambleas de los diferentes programas que se diferenciaban bastante de mi experiencia sindical porque era notorio que muchos jóvenes carecían de la madurez necesaria para cumplir las resoluciones que muchas veces ellos mismos habían votado o no, porque de eso se trata la participación y la autogestión.

Desde un principio me opuse al consumo de alcohol o mariguana en la radio, también a fumar adentro, mucho antes de la ley que hoy en Uruguay prohíbe hacerlo, porque el humo del cigarrillo perjudica gargantas y equipos y eso en radio no es para nada conveniente. Pero fue prácticamente infructuosa mi lucha a veces como un grito en el desierto o como hablarles a los sordos y los acontecimientos me fueron dando la razón.

Una pelea en una comida de fin de año con rostros sangrando y vecinos disgustados fue el resultado de la ingesta de vino y que un compañero fumeta le robara la bicicleta a otro para comprar droga fueron los frutos de una mala interpretación de lo que es ser libres y me fueron convenciendo de que en el grupo estaba muy fuera de ambiente. Para colmo comprobé que presuntos compañeros que hasta habían representado a la radio en convenciones fuera del país se hacían los “loquitos” y no iban a las jornadas de limpieza o para reparar los nuevos estudios que habíamos conseguido en Nuevo París después de mudarnos del barrio La Teja.

Comencé entre otras cosas a calentarme mucho porque no me entregaban el programa en hora solo para hablar pavadas o pasar alguna canción, me mostré muy disgustado porque se robaban los discos o porque no me los prestaban a mí que los devuelvo siempre y sin embargo encontraba tipos muy raros dentro de la discoteca revisando lo que era propiedad de todos nosotros.

Gasté mucho dinero comprando discos (Copias piratas) para tener siempre música diferente a la del resto de la radio porque era frecuente que se repitieran los mismos estilos y las mismas canciones dentro de los programas transformando a la radio en un emulo “anarquista” de las radios formales que siempre pasan más de lo mismo.
Para colmo llevé gente a la radio a trabajar conmigo que luego se pusieron sus propios programas y comenzaron a mostrarse en clara oposición con mi forma frontal de pensar y hasta fui censurado por un cuento que escribí motivado por uno que se había gastado el dinero de la tesorería sin mayores explicaciones. Por no tolerarlo fui el malo de la película y me fui quedando más solo que Adán el día de la madre.

Pero no todas fueron amargas, afortunadamente entre mis pocos oyentes tuve especialmente en mi más largo programa: “El Diccionario del Diablo” la satisfacción de contar con mucho respeto de uno y otro lado al punto que casi un año después de dejar la radio me contactó una chica para agradecerme y decirme que fui el mejor programa. Cosa que desde luego no es cierto pero al menos si es verdad que respeté a todos los oyentes.

Al fin un buen día se metieron en el estudio en plena transmisión, dos sujetos que sin ningún tipo de respeto se creyeron en casa y a sus anchas me pusieron en la disyuntiva de romperles la cara al aire o contar hasta diez y explicar que ese era mi último programa, eso fue en el año 2007 luego de más de quinientas horas al aire de “El Diccionario del Diablo”.

Me fui por la paz y confieso que me dolió mucho más que nadie, absolutamente nadie de la radio siquiera me preguntara que había pasado, ni siquiera quién creía mi amigo y así volví a convencerme que los seres humanos no tienen límites para lo mezquino pero mi paciencia sí.

Comprendí que me cuesta trabajar en equipo porque querer hacer las cosas bien parece un contrasentido en este país, que las pequeñas corrupciones nunca terminan bien ni quiero ser cómplice de ellas, pero también acepto mis errores. Aquel día amonesté a uno de la radio porque estaba fumando y el tipo me dice que yo había difundido la semana anterior una canción de la lista política de la 609 y que eso estaba prohibido por asamblea. Acepté mi error, pedí disculpas y eso lo dejó consternado porque quizás había esperado que tratara de defenderme, después me dice otro que el tipo, si, el mismo tipo que después se gastó el dinero de la tesorería quería pasar por mi casa porque se había sentido mal al denunciarme aquella falta. Le dije que a mi casa solo entran mis amigos. Así soy yo, que le voy a hacer.

 

94 Libertarias

6896920

94 Libertarias
Mis 100 Películas
Por: Darío Valle Risoto

La guerra civil española a través de las circunstancias que rodean a un grupo de mujeres anarquistas es retratada por esta película fundamental en el cine español y por sobre todas las cosas en una necesaria y urgente mirada sobre el rol de la mujer en esta lucha armada que enfrentó este pueblo contra el fascismo nacional e internacional.

Ana Belén y otros actores como el propio Miguel Bosé en una aguda fotografía de aquellos años en que se jugó el futuro de la tierra y quizás perdimos la mejor oportunidad de hacer internacional la justicia entre todos los hombres. Nunca me canso de recomendarla así como: “Esta tierra es mía”. “Doce rosas” y “La Lengua de las Mariposas”, todas muestras fieles pero que estarán lejos de aquella cruenta realidad que vivió España para toda la tierra.

Con momentos crudos pero también con humor esta aproximación nos pone en perspectiva y enseña sobre el anarquismo tanto como cualquier libro, por lo tanto es de mis películas favoritas, desde luego.

Escueta información sobre esta película

El Bulevar de los sueños rotos

001

Tenemos la duda de si Waldo es completamente original o una copia ácida del gato Felix, en ustedes está el saberlo, lo que si es cierto de que se trata de una historieta para adultos no muy bien de la cabeza o de que si están en su sano juicio tal vez después de algunas páginas queráis fumaros un canuto de mariguana o de tocarle las tetas a esa prima gorda que se sienta a nuestro lado en la misa, realmente no lo sé pero al menos comparto en Los Muertevideanos esta historieta que de seguro correreis a comprarla para tenerla en papel más no sea para fumárselo luego.

Descargar El Bulevar de los Sueños Rotos

 

004028053

Neo Vampiros 94: Todos los caballos negros.

067_silent

Neo Vampiros 94
Todos los caballos negros
Por: Darío Valle Risoto

__ En mi sueño veía un corral con varios caballos negros, era de noche pero la luz de los relámpagos me dejaba verlos, eran enormes, pero tenían rostros de personas, me miraban y además…
__ Dime Paula.
__ Sus… penes enormes lanzaban chorros…
__ ¿De semen?
__ No, de sangre.

Paula estaba tirada en el diván, era una de esas extrañas veces en que se abría por completo al doctor Menchaca, este se veía mucho menos profesional que en otras ocasiones, porque se le notaba preocupado por la joven.
Había acudido a la consulta del psicoanalista porque últimamente se sentía muy mal, hasta su relación con Lorena había cambiado, al menos eso era lo que sentía. Su amiga se distanciaba largas jornadas y luego leía todo lo que había hecho en los diarios y veía las noticias en la televisión.

__ Cuéntame más.
Paula cerró los ojos y los volvió a ver. Esos corceles terribles con caras humanas, sabía muy bien sus identidades pero no se lo podía decir. De todas formas la casa que se veía detrás le era desconocida aunque le recordaba a la mansión de la película Psicosis.

__ Dígamelo, ¿Me estoy volviendo loca?
__ Nada de eso. __ Sonrió el profesional mientras volvía a prender su pipa y un aroma achocolatado cubrió la habitación de cuadros antiguos y muebles no menos nuevos. __ Creo que estás pasando por alguna… etapa, algo te preocupa que no te animas a enfrentar, pero todo se va a solucionar créemelo, si te estuvieras volviendo loca sería muy diferente.

Terminada su hora salió a la calle. por la avenida Rivera llegó al estacionamiento donde guardaba su coche, en ese momento unos bocinazos la hicieron volver la cabeza en el mismo instante en que un colectivo golpeaba un carro cargado de botellas de plástico y cartones, cuando miró mejor vio un gran caballo debajo de las ruedas del vehículo y al animal con las tripas expuestas mientras bramaba de dolor.

__ ¡Por dios! __ Se tapó el rostro y cayó de rodillas en la vereda justo cuando la dantesca imagen del animal moribundo le llegaba mezclada con el griterío de los muchachos del carro que intentaban inútilmente de socorrer a su animal. La policía llegó y comenzó a alejar a la gente, Paula vomitó junto a una vidriera y caminó unos pasos, se sentía mareada.
La gente bajaba del colectivo y corría sobre la calle donde la sangre se abría paso como una enorme mano como para tomarla por los pies. entonces se desmayó.

A la noche Rosaura su empleada la fue a ver, la habían sedado y repetía cosas ininteligibles. Le avisaron a su analista que se hizo presente, el doctor Celestino Menchaca comenzaba a preocuparse en serio.

Paula estaba pálida como una muerta en la sala del Hospital Británico, tenía una venda en la muñeca izquierda por donde penetraba la vía del suero por donde la habían medicado fuertemente, algo se movía en su cabeza y volvían nuevamente a cabalgar los caballos negros dentro de un corral de espinas.

Quiso creer que era su imaginación pero las cortinas de la sala apenas se movieron cuando una figura diminuta penetró y se quedó mirándola con ojos negros de profunda preocupación.

Lorena le tomó la mano libre, su tacto helado le era familiar así como la leve humedad de sus labios carnosos sobre la frente de su amiga enferma.
__ Estaba “Durmiendo” cuando te vi pero era de día, no podía ayudarte, el caballo muerto alarmaba a la gente, un hombre se resbaló sobre la sangre o entre las tripas que asomaban debajo del colectivo, se que debió ser horrible.
__ Déjame sola.
Dijo Paula antes de perder el conocimiento.

Juicio y castigo