Neo Vampiros 93: Marginados por el odio

066_silent

Neo Vampiros 93
Marginados por el odio
Por: Darío Valle Risoto

Caminan drogados o borrachos, son cuatro, parece como si fueran amigos pero los depredadores no los tienen, solamente camaradas de caza, soportes para aumentar la fuerza del animal más débil de la creación. Si hasta un mosquito se puede defender mejor que un hombre.

El frío Montevideano llegó antes, apresurado, enlodado por una lluvia de cuatro días que hace llorar las rejas de las casas cuyos habitantes no se podrán resguardar del miedo o de la soledad reinante. la ciudad inmensa trata de sobrevivir a una miseria creciente y más negra que esa noche fría de Abril donde las almas atormentadas salen a beber la sangre de los cobardes.

Lorena salió a la noche, hace días que Jacqueline le ha prometido nueva información, esta vez: verdadera sobre la “operación zanahoria”, en realidad poco le importa saber donde están los restos de los asesinados por la dictadura, solo le interesa saber quiénes los “desaparecieron” y que estén listos para pagar o no tampoco le importa demasiado.

La delincuencia es otro tema, desde que es un ser nocturno convive con los marginales, muchos pueden ser brillantes o locos: músicos, actores, prostitutas, homosexuales viejos que salen a “trillar”, bebedores, filósofos del estaño, perdedores de toda hilacha…Montevideanos. Pero no dibujan un cuadro pintoresco, muchos guardan sueños degenerados y vigilias abominables.

Le quebró el brazo con una simple torsión de muñeca y el tipo calló de rodillas gritando de dolor, mientras su mujer lloraba por él más que por los golpes recibidos.

Unos segundos antes la protesta en una esquina cercana la hizo bajar como una sombra para ver que el hombre le pegaba a su compañera porque no traía suficiente dinero de su trabajo como prostituta.
Saltó entre ellos y la defendió, unos segundos después la mujer llamaba a los gritos a la policía y trataba de pegarle a Lorena.
__ ¡Puta de mierda te acabo de defender!, ¿Así me pagas?

Y no se pudo contener y los vació de sangre a ambos, a él por cobarde golpeador de mujeres y a ella por desgraciada, ni más ni menos.

Con su sed y su hambre casi saciadas trepó como el viento a lo alto de la iglesia matriz, allí la ciudad vieja ofrece un aspecto aún más desolador que sus veredas colmadas de basurales y el olor a fritangas de los conventillos.
Se limpió la cara embebida de hemoglobina violenta, sintió que volvían sus fuerzas y pensó en convertirse en lobo y entrar al mercado del Puerto para sacudir un poco las cosas, pero no era inteligente andar como si fuera una mala película avivando a la gilada.

Paula había conocido a otro tipo, al principio este como todos parece que tiene cerebro, al menos le ha durado más de quince días que es el promedio de sus salidas, este tipo es bien parecido y no es rico lo que tiene sus bemoles tratándose de los mundos que habita.

Le había contado como si se tratara de una traición que había conocido a este tal… Luís en la facultad, apenas va una vez por semana y casi nunca da un examen pero le sirve al menos para conocer alguno que otro espécimen que le caliente las piernas y la aleje de tanta muerte rondante.

Lorena sintió el roce de los cuerpos desnudos en el cuarto de Paula desde su azotea, mirando a un cielo gris y lluvioso se preguntó si el ahogo que sentía eran celos o la envidia de que ya jamás nunca conocería el amor.

Al volver al presente ve a los cuatro muchachos drogados y maltrechos caminando por las angostas veredas de Juncal mientras dos muchachas caminan en sentido contrario.
__ Vamos nenas, danos el celular, la campera, todo.
Una llora, la otra insulta mientras rápidamente les sacan todo, las manosean, se ríen con sus muecas siniestras, sus capuchas sobre el rostro, sus sombreros de béisbol y sus navajas mal afiladas.
Lorena baja a la calle, a veces, solo a veces siente la ironía de estarse convirtiendo en una especie de super heroína.

Juicio y Castigo.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s