The Warrior´s Gate: Muy buena película épica moderna

the warriors gate1

The Warriors Gate
Por: Darío Valle Risoto

Acabo de ver esta película titulada en español como: El portal del Guerrero y cuando la puse con la total convicción de que me iba a encontrar con una mediocre película adolescente me he sorprendido ante una coproducción Franco-China de enorme calidad y un argumento muy interesante.

La historia inicia con un chico adolescente amante de los video juegos que termina siendo transportado a la China medieval por un mago para rescatar a una emperatriz luego de un breve pasaje de la chica por esta dimensión, por ahí les dejo de contar porque de verdad la película es buena, entretiene y tiene tres o cuatro escenas a la par de las grandes producciones épicas Chinas como El tigre y el Dragón, Hero o la Casa de las dagas voladoras pero con cierto humor muy occidental.

Interesante muestra de un cine de gran producción que si bien puede contarnos una historia de aventuras algo trillada igual llega a rodearnos con su atmósfera festiva y sus grandes escenarios y vestuarios como el citado cine oriental suele mostrarnos. Para terminar les diré que el malo de turno no es otro que Dave Bautista, el que es más reconocido como el Drax de la versión cinematográfica de Guardianes de la Galaxia. El joven protagonista no es conocido para mí pero creo que puede tener un gran futuro en el cine, la chica china además de ser muy bella también cumple magníficamente con su rol, en definitiva una muy buena película.

the warriors gate2the warriors gate3the warriors gate4the warriors gate5the warriors gate6

Los Opositores (Poema)

5 basuras

Los Opositores
Por: Darío Valle Risoto

Andan a los ponchazos sembrando odio
Detestando a los socialistas
Y por ende no quieren a los pobres
Por más que los hayan hecho ricos.

Buenos cristianos rezan los domingos
A su dios amo de los torturadores
Y santo de los templos de Wall Street
Así son de asquerosos los opositores.

Hijos hidalgos de antiguos gobernantes
Terratenientes de latifundios productivos
Se llevan el agua y la madera a Europa
Y veranean con holgura en el Caribe.

Dicen que el comunismo es dictadura
Los que brindaron con el plan Cóndor
Y se dedican a perseguir
A los activistas por la paz.

Magos del discurso engañador
Ellos saben de robo y arrebato
Fundan y funden mil bancos
Y nos vienen a hablar de honor.

Difunden mentiras al por mayor
Los que nunca pasaron hambre
Y sonríen en fotografías infames
Haciendo letra para postergarse.

Y el pobrerío en su ignorancia
Suele apostarlos una y otra vez
Cavando con sus manos sucias
Su futuro de suicidio popular.

Y allá reciben sus honores
Los despreciables opositores
Que en el poder perseguirán
Con el desprecio más cruel
El estudiante, al obrero,
Y en definitiva…
A su propio pueblo.

Lenin: ¿Más necesario que nunca?

INEQUALITY 3

“Con todos sus errores, la Unión Soviética fue la única fuerza política que presentó una amenaza real al dominio mundial del capitalismo, impulsó la utopía en todo el planeta y generó un sano miedo a la revolución en las clases dirigentes occidentales que permitió a los estratos populares avanzar en materia de conquistas sociales. La legión de ex-comunistas que critican ahora el comunismo y abrazan el neoliberalismo suelen pertenecer a las capas que más se beneficiaron de esas conquistas. La caída de la Unión Soviética ha sido un desastre para la humanidad. Por eso los Soviets todavía conservan su potencial emancipatorio. Todo territorio comunista es territorio liberado. Lenin es más necesario que nunca en las circunstancias actuales, cuando ha llegado a desaparecer la creencia en el potencial de la humanidad para cambiar y mejorar la sociedad, cuando se contempla de nuevo la historia como destino inevitable, cuando todas las vías se ponderan excepto la revolucionaria Lenin personifica el acto revolucionario como única alternativa a la guerra y la barbarie. Lenin hoy no comporta aplicar mecánicamente sus análisis a la situación actual, ni siquiera ajustar el viejo programa a las nuevas condiciones, sino seguir su ejemplo: reformular completamente el proyecto socialista e iniciar un proyecto político que mine la totalidad del orden global capitalista liberal.

¿Cómo inventar la estructura organizacional que canalice el demanda política universal de contestación al capitalismo global? Lenin hoy significa que para ser anticapitalista hay que combatir el cáncer de la democracia: el liberalismo y su puntal, la propiedad privada. La lección clave de Lenin radica en que la política sin estructura ni organización que le confiera la forma de demanda universal es política sin política, revolución sin revolución condenada al fracaso.

Marx aseguraba que el socialismo no podía realizarse sin revolución y Lenin añadía que para tener una revolución hay que tener una revolución. Zizek propone una bella definición de revolución: es la representación de la utopía. Presente y futuro se aproximan brevemente en el instante revolucionario y podemos comportarnos como si la utopía nos tocara. El futuro utópico se materializa fugaz y somos realmente felices mientras luchamos por él. La utopía no es un sueño, una ilusión o un producto de la imaginación, sino un impulso surgido de la necesidad de supervivencia ante una situación sin salida. Nos vemos obligados a pensar la utopía ante la imposibilidad de solucionar los problemas dentro de las coordenadas existentes, ante la convicción de que la peor opción es continuar con lo que conocemos. Los momentos en que somos más libres e iguales en este sistema son aquellos que dedicamos a la consecución de la utopía. El resto del tiempo somos meros esclavos.”

Nota de Los Muertevidenaos: Este articulo lo copié de facebook pero desconozco a su autor, si alguien tiene idea de quién es con gusto agregaremos su nombre al mismo.

La Casita de Costa Azul (Cuento)

Landscapes 3 (14)

La Casita de Costa Azul
Por: Darío Valle Risoto

Mi hermana tiene un año y medio más que yo, pero a veces parecen siglos, sobretodo porque siempre ejerció una extraña influencia sobre mí, en uno u otro sentido ha sido mucho más importante que mis propios padres en mi vida.

Recuerdo que fue en el verano que media entre el año mil novecientos setenta y setenta y uno en que nos llevaron a pasar un mes en la casa de la tía Olga en Costa Azul. Por aquellos años era un balneario de segunda clase bastante deshabitado y la familia Carpinelli, la de la tía, fue una de las primeras en hacerse un “chalecito” a unas pocas cuadras de la playa.

Según Cristina, mi hermana, nos sacaban lejos para arreglar los puteríos que tenían entre ellos, lo sé, en aquella época para una piba de casi quince años eso era muy fuerte, pero en definitiva marcó la separación de mis viejos aunque ya es un tema que prefiero tocar en otro momento porque ahora quiero contarles como fue mi primera experiencia sexual a los trece años.

La tía Olga tenía cinco hijos, mi prima Susana era la mayor y de la misma edad que Cristina, se llevaban bien aunque competían una con la otra lo que es una muestra de salud a esas edades y algo de histeria hoy en día cuando todavía se encuentran y se miran de arriba abajo para ver quién está más destruida.

Recuerdo que una tarde tomábamos sol tirados en las reposeras del fondo, se escuchaba el chirrido de las chicharras en el aire caliente, el sol caía despiadado, y mis primos los cuatro varones se habían ido a pescar. No sé porqué preferí quedarme a descansar del partido de fútbol de la mañana en que los dos mayores habíamos sido derrotados por los tres más chicos con una goleada ofensiva de once a dos.

Y fue tal vez por la presencia de mis nacientes deseos sexuales que reparé en que Susana era una piba linda, más que mi hermana lo que despertó en mí el deseo de mirarla como de reojo, disimulando porque no era cosa de parecer un loquito.

__ ¿Por qué la miras tanto a la flaca?, ¿Te pica algo?
__ Yo no miro nada, loca.
__ Si, la estás mirando, las tetas, el culo…
__ ¿Cómo le voy a mirar el culo si está sentada?
__ Che, déjense de embromar que quiero cerrar los ojos tranquila.
__ Bueno, ¿porque no se van a la casita y se chuponean?

La casita era una preciosa mini cabaña de madera que mi tío Alejandro les había hecho en el fondo cerca de los alambrados. Haciendo gala de gran capacidad y mis primos la usaban para jugar y a veces hasta pasaban la noche allí. Era una casita de unos dos metros por dos y medio más o menos y que aún hoy existe aunque algo descascarada por los años. Tiene techo de dos aguas, ventanas y puertas color verde, paredes pintadas de blanco como el chalet y con techo de chapas a dos aguas aunque no muy alto.

Le tiré una patada a mi hermana desde mi reposera a la suya con tan mal tino que le pegué con el dedo gordo a la de ella justo en un borde y me quedó doliendo.
__ ¡Jodete degenerado!
Mi prima comenzó a reírse de nosotros y la tía Olga preguntó por qué tanto escándalo y antes de que mi hermana diga otro disparate, me levanté y le tapé la boca con ambas manos.
__ ¡Te voy a matar!
Me pellizcó en la barriga y tuve que soltarla pero le largué una andanada de insultos que terminaba como siempre en __”Gorda de mierda” lo que siempre la molestó tanto como para ponerla a llorar y más tarde obligarme a pedirle disculpas.

Pero en este día se puso de pie y se fue para la casa, probablemente para llorar a escondidas lo que me daba aún más culpa por lo que comenzaba a pensar en que mejor me hubiera ido a pescar con los gurises.

__ ¿En serio te gusto? __Me dijo Cristina mientras se ponía en pose de modelo de revistas levantando ambos pies descalzos sobre la reposera y poniéndose el índice sobre el labio superior.

Cristina era flaquita el año pasado pero cuando: “se desarrolló” según palabras de mi madre, sus hormonas explotaron haciéndola entre otras cosas: voluptuosa y la mar de linda… al menos para mí que llevaba enamorado de ella desde los cuatro años.

Era más baja que mi hermana, solo media cabeza, muy blanca de piel, la más blanca entre sus hermanos, tenía el pelo muy lacio, largo y castaño claro, al sol tenía reflejos rubios y sus ojos eran grises y almendrados y no negros y redondos como los de una lechuza de mi hermana.
Tenía algunas pecas en la cara pero en la espalda eran un bombardeo de hormigas sobre sus hombros delicados, sus manos eran “de pianista”, perfectas y ahora que había “explotado” debieron comprarle ese traje de baño entero que sin embargo tenía mucho para sugerir.

__ ¿No decís nada?
__ Si.
__ Si ¿Qué?
__ Que me gustas, pero no te pongas idiota como la gorda.
Me ruboricé, ella se ruborizó también y mi dedo gordo del pie derecho comenzó a latir pero no tanto como mi corazón.

Al ratito después de quedarnos callados mientras las chicharras seguían llamando a la lluvia y el cielo de tan celeste parecía un mar callado derritiendo nuestros pensamientos bajo un sol poderoso, reparé en que había algo de viento y los sarandíes se movían como invitándonos al pecado.

Fuimos a la casita y nos besamos al principio muy desprolijamente hasta que la naturaleza hizo lo suyo y nos tocamos temblorosos y con las pieles calientes, recordé las palabras de mi tío Luis sobre el embarazo y esos problemas que trae el no “cuidarse” pero no sabía que carajos era eso y menos como parar mis ganas de tocarla toda y todo lo posible mientras ella comenzó a gemir y a meter sus manos temblorosas dentro de mi short que ya venía castigado desde adentro por mi adolescencia.

Fue mi primera venida al mundo del sexo, un completo desastre, ella se rió a carcajadas y yo aterrado porque ya me parecía escuchar a la tía Olga diciéndome: __ ¿Que le haces a la nena? Y a mi hermana: __ ¡Degenerado! Y a la policía: __ ¡Marche preso!

Me limpié con las cortinas de la casita que luego tire disimuladamente para los fondos donde había un cañaveral y volvimos a sentarnos en las reposeras aún agitados y con la sangre en ebullición. Esa fue la primera de muchas escapadas a la casita en aquel verano en que experimentamos cierta exploración del amanecer sexual que en definitiva fue nuestro secreto por más de cuarenta años. O al menos así lo creía yo.

Hasta que ayer de tarde Susana de visita en casa le cuenta a mi esposa sobre aquel verano y Marta le dice que sí, que lo sabía porque mi hermana se lo había contado hacía como diez años y ambas se rieron pensando en que yo estaba dormido en mi habitación cuando en realidad estaba planeando tirarme por una de las ventanas del décimo piso.

FIN