Marshall: Una historia real

marshall 1

Marshall
Por: Darío Valle Risoto

Una película muy nueva inspirada en la vida del primer abogado de raza negra que integrara la suprema corte de justicia de los Estados Unidos, en este caso la historia se centra especialmente cuando este arrojado abogado que recorre el país en defensa de los derechos humanos debe defender a un chofer de su raza acusado de violar a su patrona y luego tirarla de un puente entre otros desmanes.

Interesante el protagonismo del actor que conocemos como “Black Panther” en sendas películas de Marvel, actor al que deberemos ponerle atención porque de verdad es muy talentoso. Por otra parte la película narra su furtiva relación con un abogado judío que no tenía experiencia en asuntos criminales y solamente se movía en lo civil pero dadas las circunstancias termina ayudándolo en un juicio difícil en una época, hablamos de los años treinta en que aún a los negros se los veía como proveedores de casi todos los males sociales. Tema que lamentablemente hoy sigue persistiendo pese a muchas conquistas.

Y si bien este tipo de películas “inspiradas” en hechos reales siempre me dejan con la duda de que pasó realmente o que se le ha agregado a fines de hacerla más interesante, el centro de la cuestión son el racismo, la xenofobia y esa terrible tendencia de los seres humanos de discriminar antes de pensar. En síntesis: “Marshall” es una excelente película dramática con un interesante juicio donde el inesperado resultado nos habla mucho de la hipocresía de una sociedad de cuellos blancos y pensamientos oscuros.

marshall 2

La extraordinaria Amanda

dcfb5891c537491e42393146d95bf03c

La extraordinaria Amanda
Por: Darío Valle Risoto

La primera vez que recuerdo haber reparado en ella unas chicas intentaban tomarle el pelo en el patio del secundario, digo: “intentaban” porque a sus bromas ella les contestó juntando sus manos sobre su cabeza y dando unas volteretas de ballet en perfecta posición de esas con nombres franceses que desconozco. Por supuesto que frente a una respuesta inesperada las agresoras se quedaron como petrificadas, ella volvió a tierra, les sonrió y se apartó pasando a mi lado, lo más curioso de todo esto es que me hizo una guiñada.

Yo era profesor de filosofía en el instituto, ella no era de mis alumnas pero tenía algo que realmente me producía una extraña sensación cada vez que la veía por lo que tenía que hacer denodados esfuerzos para no pasar por un viejo baboso. Esa fue la primera vez que comencé a notar en esta chica que algo no encajaba con el resto del panorama de lo cotidiano y me atrevería a decir que con lo que yo sostenía por realidad.

En esos tiempos yo tendría unos cuarenta y cuatro años por lo que está demás decir que rápidamente traté de olvidarme de esta joven y meterme en mis asuntos, es decir: dar clases, sobrevivir diariamente a mi insoportable madre y salir de vez en cuando con alguna amiga a tomar algo, bailar algunos tangos, etc.

Y fue aquella noche el año pasado en que Florencia me mandó definitivamente a cagar cansada de mis alargues en una relación de gente madura con sexo desgastado y conversaciones menos interesantes que contar baldosas por la calle, aquella noche en la tanguería ella se levantó de la mesa y se fue según dijo muy convencida: para siempre.

Después de todo era otra vieja de mierda y aunque también yo lo era o lo soy siempre creí que la vida me iba a dar algo más que una tremenda cantidad de aplastantes rutinas y sucedió entonces lo que no debería haber pasado nunca y sin embargo me hizo dudar sobre la existencia propia de la magia.

Allí estaba ella, aquella chiquilina que tenía reacciones inesperadas que desencajaban con el mundo como la vez en que Eduardo Fontes el profesor de matemáticas me contó que resolvió una ecuación de esas de arrancarse los pelos solamente para demostrar que estaba atenta cuando la amonestó por estar mirando por la ventana al patio y presuntamente no atender a la clase.
__ ¿Y cómo se llama la chica?
__ Amanda Robaina… creo. __Me dijo Fontes y traté de cambiar el tema de la conversación.

__ Profesor Rodríguez, ¿Me puedo sentar?
Allí estaba Amanda mirándome con ese rostro blanco de nariz perfecta, labios carnosos y sus ojos verdes penetrantes como dos serpientes de jade. Obviamente tartamudee un sí y ella se trajo una botella de cerveza de otra mesa que compartía con algunos amigos.
__ ¿No se acuerda de mí? Soy Amanda Robaina, iba al instituto donde usted daba filosofía, lamentablemente yo la tomaba con Margarita la otra profesora.
__ Si, te recuerdo, te vi una vez bailando ballet en el patio…creo que estaban tratando de burlarse de ti y…

Ella sonrió y noté que no se reía como todo el mundo sino que toda ella se convertía en risa, era como si la alegría emanara como rayos dorados de su cuerpo o quizás eran las luces de “Joven tango” que me estaban alucinando.
__Si, yo le hice una guiñada y usted tembló como una hoja, creo que se dio cuenta que usted me gusta.
__ ¿Qué?
__ No me venga con bobadas ni filosofías, siempre me gustaron los veteranos y no es porque haya tenido un tío que me sentaba en sus rodillas o tal vez si, quizás sus conocimientos de Kant, Freud y Pink Floyd me ayuden en esto.
__ Debo tener como treinta años más que vos, la verdad que…
__ No me venga con matemáticas, son veintinueve para ser exactos, estuve averiguando, así que cuando yo tenía cinco usted veinticuatro como yo tengo ahora, vaya sabiendo que soy una experta en eso de sacar cuentas pero no vale la pena ponernos a sacarlas. ¿No le parece?
__ ¿Y qué te trae por aquí?
__ A la tanguería porque sé hace tiempo que vos venís. ¿Te puedo tutear viejito?, a tu mesa por la misma razón porque la vida es corta y no nos queda mucho que digamos. ¿No le parece?, ¿Te puedo tutear?

Podría agregarle un par de cosas a esta historia, tal vez lo más relevante fue que cuando la llevé por primera vez a casa y le dije que mi madre era una vieja con un carácter de mierda ella apenas entró y gritó: __ ¡Señora: soy Amanda la pendeja que se acuesta con su hijo!

También puedo decir que con cincuenta y tres años realmente comprendí la cosa de “hacer el amor” y que este se va fabricando sobre un montón de condiciones imprevistas entre ellas indudablemente Amanda y su denodado esfuerzo por sacarle chispas a la vida, al punto de que mi madre se enfermó y ella la cuidó durante días en el sanatorio y que lo último que dijo mi vieja tomándole las manos fue que me cuide y también le pidió disculpas por ser una porquería con ella. Me lo contó una enfermera porque Amanda no me iba a decir nada de esta extraña muestra de humanidad en mi madre antes de bajar sus escaleras al infierno.

Y no hubo forma de desprender mi destino de esta tormenta de sueños que es Amanda que ahora espera nuestro hijo y yo le dije que ella iba a ser la madre pero yo era poco más que el abuelo y volvió a lanzar esas carcajadas que son como fruta madura y de verdad que todavía cada vez que la miro no comprendo como la naturaleza cada mil años nos da este tipo de criaturas increíbles.

FIN

Blondie: Algunos años después

blondie parallel lines 2001 a

Blondie: Algunos años después
Por: Darío Valle Risoto

Una de tantas cosas que le agradezco a estos tiempos de Internet y todo lo que significa estar conectado con todo tipo de información ha sido la posibilidad de reencontrarme con películas y discos que si no fuera de otra manera sería prácticamente imposible llegar a ellos, claro, a menos que uno tenga suficiente dinero para encargarlos. Por lo tanto desde que tengo este vetusto ordenador y conexión a internet vivo solazándome consiguiendo todo aquello que alguna vez pasó por mi vida y fue motivo de buenos momentos.

En este caso me quiero referir al grupo Pop: Blondie, liderado por una rubia fabulosa (Debbie Harry) con una voz increíble y una presencia en escena que muchas veces tenía como su música cierto tono “punk” que para los ochentas no era raro más a esta banda le venía como anillo al dedo.

Sin embargo tras quedar prendado de ella con aquella presentación en la Transtel del tema: “Heart of Glass” que vi por la televisión, más tarde mi madre se apropió de un cassette mío con la banda sonora de la película: American Gigolo, película muy mala pero que contaba como tema central con la canción: “Call me” de Blondie y estamos hablando de los años ochenta y no supimos más nada de ella hasta un breve éxito con el tema: “María” si no me equivoco por los noventa ya con una Debbie Harry bastante madura pero no menos interesante.

Así que cuarenta años más tarde llego a este disco: Paralel Lines de 1978 y que además de su gran éxito: Heart of Glass cuenta con: “One way or another” que en los últimos tiempos ha sido pasado repetidamente por algún patético programa radial en Uruguay y también con: “Sunday Girl”, tema que al escucharlo removió algún rincón mental de quién suscribe porque me resulta familiar de aquellos años en que supe ser bastante más joven.

Paralel Lines es un disco de Pop puro, digno y bien ejecutado con canciones comerciales pero buenas, un disco de esos que quizás no hayan cambiado el mundo pero que son buenos escuchar cuando queremos no complicarnos el oído pero disfrutar de algo bueno y simple.

Indudablemente el gran éxito de Blondie fue aquel: “Call Me” de la banda sonora de Gigolo Americano que desconozco si también forma parte de un disco propio de la banda, más solamente tengo el mencionado: Paralel y ahora acabo de bajarme él: “Exit” del año 1999 con el tema María y algunos Bonus tracks como Call me en vivo y para terminar debo agregar que también la versión que conseguí del “Paralel Lines” tiene como cuatro versiones diferentes de: “Heart of Glass” lo que realmente me parece un tanto exagerado por más bueno que haya sido el tema.

Blondie: buena música pop con algún toque de Punk y el rock necesario dentro del esquema comercial de los años ochentas que por cierto que mereció algo más de fama y no solo por contar con una rubia realmente súper, endiabladamente atractiva.

PD: Olvidaba mencionar que hay un disco de remixes de Blondie del año 1995 del que adjunto la carátula y que reconozco no le he prestado mucha atención y solo hice un punteo de sus canciones y parece prometer dentro de lo que este tipo de mezclas presentan algo interesante más solamente para los un poco fanáticos.

blondie - the remix project (front)6e84d899717095365e0bcb3bdbe34deb9f2abaaaf1503e555656f0a923c427fc130fc3b713abeb428a69407d15c8b1684f8b41e5064b83d74764750c2bd3afbb72c4baad8460db1f676cfca40a574349

Rex

327 (21)

Rex
Por: Darío Valle Risoto

Algún día habré de morir
Como el último dinosaurio
Solo y desconocido, extinguido
En un lugar apartado.

Y me tendrán que exhibir
Como a un bicho extraño
Un escritor de poemas
Un librador de epitafios.

Seré un animal perdido
Junto al último árbol
Y como los secos ríos
Donde todos naufragaron.

Será el fin de la tierra
Atardecer, gris, ocaso
Los colores de la noche
y el último lagarto.

Un buen día dormiré
Con los huesos lustrados
En el museo eterno
De los hombres olvidados.